Una estudiante, en medio de las protestas en Brasil
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Una estudiante, en medio de las protestas en Brasil

Mayara Vivian, de 23 años es un referente de la mayor ola de protestas callejeras que Brasil conoce en dos décadas. Pero ella parece tomar lo que ocurre con naturalidad.
28 de junio, 2013
Comparte

Estudiante de geografía y camarera de un bar de Sao Paulo, Mayara Vivian se ha convertido con apenas 23 años en un referente de la mayor ola de protestas callejeras que Brasil conoce en dos décadas. Pero ella parece tomar lo que ocurre con naturalidad.

“Tenemos que conciliar estudio y trabajo para pagar las cuentas”, comenta cuando le preguntan cómo hace para alternar su rutina con las manifestaciones de calle y una agenda que e esta semana incluyó un encuentro con la presidenta Dilma Rousseff, a pedido de ésta.

A ese encuentro en Brasilia asistió junto a otros representantes del Movimiento Pase Libre (MPL), la organización que ella integra y que este mes impulsó las protestas contra el aumento de la tarifa de autobús en Sao Paulo que se expandieron sorpresivamente por el país.

Las protestas incorporaron cientos de miles de manifestantes con diversas demandas y llevaron al gobierno y al Congreso brasileño a comenzar a procesar una serie de cambios en transporte, salud, educación y en el propio sistema político.

También consiguieron anular el aumento de las tarifas de ómnibus. Pero Vivian se muestra insatisfecha, dice que seguirá en lo mismo, traza un paralelismo con las protestas de estudiantes en Chile y niega que piense dedicarse a la política partidaria.

Lo que sigue es una síntesis del diálogo telefónico que mantuvo con BBC Mundo.

El gobierno, los estados y el Congreso están comenzando a responder a varias demandas de las calles. ¿Han ganado esta lucha?

Este espacio del Estado de discutir diversos temas sólo vino por la movilización popular. El movimiento comenzó con un pedido de revocación del aumento de la tarifa de ómnibus, que es muy cara y en nuestra opinión ni debería existir. Conseguimos pautar en la opinión pública la cuestión de la tarifa cero y reclamamos a la presidenta medidas en ese sentido. Si cobras por el transporte, y encima cobras muy alto, las personas son impedidas del derecho a la ciudad, al uso de equipamientos públicos. Un ejemplo es la educación: deja de ser universal y pasa a ser para quienes pueden pagar el transporte público. Entonces esperábamos medidas más concretas en el sentido de la tarifa cero.

¿Qué evaluación hacen de ese encuentro que tuvieron con la presidenta Rousseff?

Evaluamos que la presidenta no tenía contacto con esta cuestión. Cuando planteamos la tarifa cero, ella lo trató como si fuese una cosa imposible. El Movimiento Pase Libre propone que se inviertan las prioridades del gobierno, sea con subsidios, que se cercene el lucro de los empresarios o se anule la figura del empresario y se estatice. Hay varios caminos para costear la tarifa cero. Y la presidenta, a pesar de que planteamos ese debate de forma bien pública, no tenía contacto con eso y parecía una novedad para ella. Vamos a continuar luchando por tarifa cero y buscamos una posición del Estado.

Las manifestaciones de esta semana parecen haber bajado la intensidad de la semana pasada. ¿A qué obedece eso?

Pasamos por un momento de efervescencia muy grande y todavía tenemos movilizaciones. Más importante que la cantidad de personas en las calles es que en este momento la gente discute política con una intensidad que nunca discutía antes. Por todos los lugares que pasamos se da cuenta de eso.

¿Cuál es el desafío principal ahora para el movimiento de protestas en las calles?

Con el movimiento contribuimos a construir una cultura de movilización y acción directa muy importante. Conseguimos marcar de manera más profunda la cuestión del derecho a la ciudad y movilidad urbana, con una perspectiva anticapitalista. Profundizar ese debate en la sociedad y no dejar que muera es un paso importante ahora.

¿Por qué el MPL decidió no convocar nuevas protestas?

En realidad nos sumamos al calendario de movilizaciones de otros grupos de izquierda que están planteando también otras cuestiones. Aquí en Sao Paulo estamos presionando para que exista lo más rápido posible la CPI sobre transporte (Comisión Parlamentaria de Investigación sobre los gastos municipales en ese rubro y las empresas responsables por el servicio de ómnibus). Salir de las calles no necesariamente es la orientación del movimiento, pero existe la preocupación de crear espacios de debate en actividades abiertas que ayuden a profundizar el debate público.

Muchos creen que hay grupos radicales y de extrema derecha que intentan influir en el movimiento pacífico de protestas, incluso usando la violencia en las calles. ¿Les preocupa esto?

Lamentamos ese tipo de acción oportunista de algunos focos de derecha. Consideramos que no son hegemónicos y que la tendencia es que no lo sean, porque el movimiento es bien fuerte y la pauta bien clara. Pusimos una nota en Facebook repudiando cualquier forma de agresión a cualquier organización política de izquierda presente en la manifestación. Dejamos claro que somos un movimiento de izquierda y anticapitalista. No defendemos agendas conservadoras como algunas que fueron levantadas de manera aislada en medio de la manifestación. Somos un movimiento autónomo, horizontal y no partidista.

Se han hecho comparaciones entre el MPL y la protesta de los estudiantes de Chile. ¿Sienten algún tipo de identificación?

Creo que existe la cuestión de la mercantilización de la educación en Chile y del transporte en Brasil. Mientras los servicios públicos sean tratados como mercaderías, tenemos que ir a la calle para reivindicar otro modelo de educación, transporte y salud. La insatisfacción parte de la misma raíz.

¿Cuánto ha cambiado su vida en las últimas semanas?

Todo el mundo que se dedicó a esta lucha evidentemente está con una vida bien agitada. Pero no está perjudicando a nadie. Tenemos que conciliar estudio y trabajo para pagar las cuentas.

¿Piensa dedicarse a la política como profesión?

No, nuestra política se hace en la calle y no existe esa posibilidad. En el Movimiento Pase Libre tenemos claro que salir a la calle sí es política, pero que la vía institucional no es el camino: creemos en la acción directa y la movilización de la calle.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: BBC

Nicolás Toledo: quién era el mexicano que murió en el tiroteo del desfile del 4 de julio en Chicago

La familia Toledo había acudido junta a disfrutar del desfile del Día de la Independencia en Highland Park.
Foto: BBC
6 de julio, 2022
Comparte

Nicolás Toledo, el mexicano que murió en el tiroteo, no estaba muy convencido de ir a ver el desfile del Día de la Independencia la mañana del lunes en Highland Park.

El mexicano de 78 años necesitaba de una andadera para caminar y sabía que podría ser difícil para él desplazarse por las aceras llenas de gente en esa ciudad al norte de Chicago.

Su familia, sin embargo, no quería dejarlo solo en casa. Todos iban a asistir y era una buena oportunidad para pasar un día juntos.

Iban 15 de la familia y eligieron un buen sitio para ver el desfile en el centro de Highland Park. Los carros alegóricos comenzaron a pasar, dice Xochil Toledo, una de sus nietas que lo acompañó.

Súbitamente estalló el caos: Robert Crimo, un estadounidense de 22 años, comenzó a disparar hacia la multitud con un rifle de alto poder. Más de 70 disparos, según la investigación de la policía.

Nicolás Toledo fue uno de los siete fallecidos, además de una treintena de heridos, que ha dejado este ataque del 4 de julio.

“Un día que se suponía que iba a estar lleno de alegría y felicidad se convirtió en un sueño lleno de terror y dolor”, dice la nieta de Toledo en un mensaje de su perfil de Facebook.

Las autoridades han identificado a otras víctimas mortales como Katherine Goldstein, de 64 años, Irina McCarthy (35), Kevin McCarthy (37), Jacquelyn Sundheim (63) y Stephen Straus (88).

Irina y Kevin McCarthy eran una joven pareja que dejan huérfano a un bebé de 2 años.

“Un ángel de la guarda”

Xochil Toledo explica que su abuelo estaba sentado en medio de la familia cuando arrancó el desfile.

Mientras pasaba un carro con una banda en la Avenida Central de Highland Park, su abuelo se veía feliz, “disfrutando el momento”.

El lugar del tiroteo

Getty Images

Escucharon detonaciones, que en un principio pensaron eran parte del espectáculo. Pero entonces comenzaron a caer las balas justamente en el lugar en el que estaba la familia.

Tres impactaron en el abuelo, causando su muerte.

“Él nos salvó la vida a todos. Pudieron haber ido contra mí, contra mi novio o contra mis primos”, dijo Xochil Toledo al diario Chicago Sun Times.

Un hijo de Toledo trató de protegerlo y recibió un disparo en el brazo, pero todos los demás pudieron ponerse a salvo luego del ataque.

La familia dice que Toledo es unángel de la guarda” que los protegió.

Abrieron una recaudación de fondos que en poco más de 24 horas obtuvo la respuesta de más de 1.200 personas y una ayuda superior a los US$60.000.

“No hay palabras para decir cuánto agradecemos a la comunidad por toda su ayuda en estos momentos tan difíciles para nuestra familia. Todas las donaciones irán para los gastos del funeral”, escribieron.

Dos personas frente a un ramo de flores

Reuters
Algunas personas han regresado al sitio del ataque para colocar flores por las víctimas del tiroteo.

Nicolás Toledo estaba de visita a su familia al norte de Chicago, luego de dos años de no poder viajar a EE.UU. por las restricciones de la pandemia.

Era originario del estado de Morelos, en el centro de México, pero durante muchos años trabajó en Estados Unidos, donde está una buena parte de su familia conformada por su esposa y ocho hijos.

Tenía doble nacionalidad mexicano-estadounidense, así que pasaba largos periodos con su familia en Illinois.

“Lo trajimos aquí para que pudiera tener una vida mejor”, dijo su nieta al diario The New York Times. “Sus hijos querían cuidarlo y estar más en su vida y luego sucedió esta tragedia”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=IyD55w5yihM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.