Dueños del Heaven “pusieron” a jóvenes para ser secuestrados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Dueños del Heaven “pusieron” a jóvenes para ser secuestrados

Tras ser detenido, Gabriel Carrasco, "El Diablo", declaró ante la PGJDF que los dueños del establecimiento pidieron a los empleados que ayudaran en el plagio de los 12 jóvenes desaparecidos.
Por Luis Brito
6 de junio, 2013
Comparte
Familiares de los 12 desaparecidos, tras la última reunión con el Procurador capitalino, el pasado martes. //Foto: Cuartoscuro.

Familiares de los 12 desaparecidos, tras la última reunión con el Procurador capitalino, el pasado martes. //Foto: Cuartoscuro.

A unas horas de ser detenido, Gabriel Carrasco, “El Diablo”, jefe de seguridad del bar Heaven, declaró ante la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) que los dueños del establecimiento pidieron a los empleados que ayudaran en el plagio de los 12 jóvenes desaparecidos.

En su declaración ministerial, a la que tuvo acceso el diario Reforma, Carrasco no aclaró quiénes realizaron el plagio o a qué grupo delictivo pertenecen, pero sí aseguró que Marco Ledesma Rodríguez y su hermano Dartx, dueños del Heaven, dieron la orden de que en esos días debían apoyar para que se llevara a cabo un plagio, es decir, iban a poner a unos sujetos, al parecer de Tepito, para que los secuestraran.

“El Diablo” dijo que el secuestro estaba dirigido contra Jerzy Ortiz, un joven de 16 años de edad identificado como hijo de Jorge Ortiz, ex líder de narcomenudistas y preso en un penal federal y que se realizaría  al interior del bar Heaven, cuando los sujetos acudieran como clientes.

De acuerdo con el expediente DGAVD/CAPE/T2/891/13-05 de la PGJDF,  Gabriel Carrasco era el encargado de la seguridad del Heaven desde hace más de 2 años. El hombre sabe artes marciales y siempre estaba armado.

Ya hay pruebas de que los 12 jóvenes fueron secuestrados en el Heaven

La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) cuenta ya con pruebas que confirman que el bar Heaven es el lugar donde fueron privados de su libertad los 12 jóvenes que están desaparecidos desde el 26 de mayo, informó ayer Ricardo Martínez Chávez, abogado de familiares de las víctimas.

Acompañado por las madres de Jerzy Ortiz Ponce y Said Sánchez García, y el padre de Gabriela Ruiz Martínez, el litigante estudió durante 4 horas la información contenida en el expediente de la investigación en la Fiscalía Antisecuestros.

A su salida de las instalaciones, en la delegación Azcapotzalco, Martínez Chávez declinó detallar en torno a las pruebas, pero aseguró que se acreditó que el bar de calle Lancaster fue el lugar de los hechos, como las familias han insistido desde que realizaron las denuncias.

“Nos dieron acceso al expediente, ya lo revisamos. Lleva una buena investigación la Procuraduría, va muy avanzada. Por la secrecía no podría decir mucho, mas que ese es el lugar de los hechos. Sí estuvieron ahí y sí fueron sustraídos de ese lugar, eso es lo único que puedo comentar, que sí está establecido”, aseveró el abogado en entrevista.

El pasado lunes, policías detuvieron a dos hombres y a una mujer dentro de la investigación de las desapariciones. Ayer, una fuente de la Policía de Investigación consultada por Animal Político indicó que los individuos son Gabriel Carrasco, “El Diablo”, quien controlaba el acceso al bar, y Andrés Henonet González, chofer de Marcos Ledesma, propietario del establecimiento en sociedad con un hermano.

En el operativo también fue detenida Brenda Angélica Casas Figueroa, de 35 años de edad, quien manifestó vivir en unión libre con Ledesma. Hacia las 22:00 horas del pasado martes, la PGJDF obtuvo de un juez una orden para arraigar a las tres personas durante 30 días.

Henonet González tenía meses de haber abandonado el penal de Santa Martha Acatitla, tras pagar una condena de 6 años por robo. Desde su detención y hasta la tarde de ayer, ningún familiar u abogado los había visitado.

El operativo para cazar a ‘El Diablo’

Fachada del edificio donde vive el encargado de la seguridad del bar Heaven, hoy bajo arraigo. //Foto: Luis Brito.

Fachada del edificio donde vive el encargado de la seguridad del bar Heaven, hoy bajo arraigo. //Foto: Luis Brito.

El Gobierno capitalino movilizó a decenas de agentes de Investigación y policías para cercar a Gabriel Carrasco, “El Diablo”, la noche del pasado lunes en la Colonia Narvarte, Delegación Benito Juárez, donde residía desde hace al menos un año.

Según el Secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal, Jesús Rodríguez Almeida, la detención de “El Diablo”, Henonet González y Casas Figueroa fue producto de una revisión de rutina a un vehículo por una denuncia ciudadana en calle Luz Saviñon y Cuauhtémoc.

No obstante, vecinos y comerciantes de la zona relataron que, hacia las 19:30 horas del lunes, elementos en al menos 10 patrullas de las policías de Investigación de la PGJDF y la Preventiva de la SSPDF arribaron a Cuauhtémoc 787, entre Luz Saviñon y Torres Adalid, apoyados por un helicóptero.

Mientras policías rodeaban el edificio donde “El Diablo” vivía, otros ingresaron a dos gimnasios ubicados a una cuadra de distancia, también sobre Cuauhtémoc, buscando al trabajador del Heaven, quien tiene la cabeza rapada y los brazos tatuados.

“A nosotros nos preguntaron por un ‘pelón’, que en dónde estaba. Nos daban un nombre, pero aquí no hay ningún cliente así. Les enseñamos la lista de clientes y los dejamos pasar para que vieran que no”, recordó el encargado de un gimnasio.

Otro habitante indicó que un joven fue revisado por los policías, pero al verificar su identificación descartaron que se tratara del Carrasco, quien tiene 39 años de edad. La empleada de un local recordó que otros dos hombres fueron bajados de un taxi sobre Cuauhtémoc.

“Qué pinche investigación hacen aquí, a un muchacho ya se lo estaban llevando pero les enseñó que vive enfrente”, reprochó un voceador.

Para las 20:20 horas arribaron más vehículos de la Policía e incluso camiones con granaderos, los cuales se estacionaron sobre la avenida.

Sin embargo, según una fuente de la PGJDF, las detenciones terminaron realizándose al interior del edificio de cuatro niveles, donde “El Diablo” y Henonet González residían en distintos departamentos.

Los vecinos de la zona coincidieron en que era común observar a “El Diablo” conduciendo una motocicleta tipo Chopper negra o paseando a un perro blanco, a veces acompañado por una mujer con acento sudamericano. Un habitante del edificio contiguo incluso mencionó que hace un año murió atropellado en el crucero un perro del encargado de seguridad del Heaven.

Aunque supuestamente ya era buscado por trabajar en el bar donde desaparecieron 12 jóvenes, dos habitantes manifestaron que el pasado domingo lo vieron en el mercado que está en Anaxágoras, justo detrás de su edificio, y días antes en un café conversando con una joven.

No obstante, ninguna persona sondeada sabía que el hombre, delgado pero con el cuerpo marcado por ejercitarse, era trabajador del establecimiento bajo investigación de la PGJDF.

Ayer, al menos 15 granaderos y elementos de la SSPDF permanecían resguardando el edificio a bordo de dos camionetas y un camión. La PGJDF también cateó el departamento de Marcos Ledesma, uno de los propietarios del Heaven, en avenida Gabriel Mancera, en la Colonia Del Valle.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Agresión de policías a músico reenciende protestas en Francia por polémica ley de seguridad

El ataque a un productor de música negro, que fue golpeado por policías de París, ha elevado la indignación en Francia en momentos en que el gobierno promueve una polémica ley de seguridad.
28 de noviembre, 2020
Comparte

Los policías involucrados “han manchado el uniforme de la república”, sentenció este viernes el ministro del Interior de Francia, Gérald Darmanin.

Y es que la golpiza que recibió el productor de música Michel Zecler el pasado 21 de noviembre ha indignado al país luego de que se diera a conocer un video del incidente que tuvo con policías en París.

Un caso que ha reavivado las protestas que se registran en el país por una ley de seguridad que propone el gobierno y que los manifestantes advierten hará invisibles casos de abuso de las fuerzas del orden.

Las imágenes de una cámara de seguridad, difundidas primero por el sitio de noticias Loopsider, muestran a tres agentes pateando y golpeando con porras a Zecler, cuando este entraba a su propio estudio musical.

El productor de Black Gold Studios presuntamente se había cruzado con una patrulla y, al no llevar puesta una mascarilla, trató de entrar rápido a su oficina para evitar ser multado.

Tres agentes lo siguieron e ingresaron al estudio para sacarlo a la calle. Para conseguirlo, hicieron uso de la fuerza, hecho que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, dice que es “inaceptable” y “vergonzoso.

Tras pedirles ayuda, artistas que estaban en el estudio consiguieron liberarlo de los agentes y cerrar la puerta, pero los policías reingresaron y lanzaron una granada lacrimógena en el interior.

Zecler asegura que, además de ser golpeado, fue objeto de insultos racistas por ser negro durante los cinco minutos de golpiza que le dejó hematomas en todo el cuerpo, además de necesitar puntos en la cabeza.

Inicialmente había sido acusado de violencia y resistencia al arresto, pero los fiscales desestimaron los cargos y en su lugar abrieron una investigación contra los agentes.

“Me atacaron personas que deberían haberme protegido. No hice nada para merecer esto. Solo quiero que estas tres personas sean castigadas según la ley”, dijo Zecler a la prensa afuera de la jefatura de policía el jueves, a la que llegó con su abogado para presentar una denuncia.

Los tres policías que aparecen en el video han sido suspendidos y están bajo investigación. Fueron interrogados el viernes.

Pero este caso y otros de uso excesivo de la fuerza solo ha reavivado las protestas en el país contra el gobierno de Macron.

Una protesta en París

EPA
Miles de manifestantes tomaron las calles, a pesar de las restricciones de movilidad por la pandemia de covid-19.

La policía lanzó gases lacrimógenos contra los manifestantes que se manifestaban en París este sábado.

Los enfrentamientos comenzaron después de que algunos en la multitud arrojaron piedras y fuegos artificiales a los agentes. Autos fueron incendiados y se levantaron barricadas.

Una protesta en París

Reuters
Hubo algunos disturbios en París durante una marcha multitudinaria.

Macron exigió el viernes una respuesta rápida de sus subalternos para reconstruir la confianza entre la policía y los ciudadanos. Dijo que Francia nunca debería “resignarse a la violencia” o “dejar que prospere el odio o el racismo”.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, dijo estar “profundamente conmocionada” por este “acto intolerable”.

El ojo sobre la policía

El gobierno francés ha emprendido un controvertido proyecto de ley de seguridad, que según los opositores podría socavar la capacidad de los medios para examinar el comportamiento de la policía.

El artículo 24 del proyecto de ley tipifica como delito la publicación de imágenes de policías o soldados en las redes sociales que puedan afectar a los uniformados en su seguridad física y psicológica.

Los críticos de la legislación dicen que sin tales imágenes, ninguno de los incidentes como el de Zecler, o el desalojo de un campamento de migrantes la semana pasada en París, habría salido a la luz.

El gobierno argumenta que el nuevo proyecto de ley no compromete los derechos de los medios de comunicación ni de los ciudadanos comunes a denunciar los abusos policiales.

Una protesta en París

Reuters
Tras las protestas, el artículo 24 del proyecto de ley ha sido enmendado.

Ante las críticas, el gobierno agregó una enmienda, especificando que el artículo 24 “sólo tendrá como objetivo controlar la difusión de imágenes claramente dirigidas a dañar la integridad física o psicológica de un oficial de policía o soldado”.

Las personas declaradas culpables podrían ser castigadas con un año de prisión o con una multa de hasta 45.000 euros (US$53.800).


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=KmgRXXNvokE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.