Antártica: ¿cómo viven en uno de los lugares más remotos?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Antártica: ¿cómo viven en uno de los lugares más remotos?

Los habitantes de los dos asentamientos civiles de de este punto de la tierra sólo se tienen los unos a los otros para enfrentar los duros meses de extremo aislamiento invernal.
Por BBC Mundo
31 de julio, 2013
Comparte
Los residentes antarticos deben convivir todos los días con superiores y compañeros.

Los residentes antarticos deben convivir todos los días con superiores y compañeros.

Con ventiscas de nieve que nublan la vista a menos de un metro de distancia, mares congelados que frenan el paso de los barcos y aviones que apenas traen suministros una vez al mes, los habitantes de los dos asentamientos civiles de la Antártica sólo se tienen los unos a los otros para enfrentar los duros meses de extremo aislamiento invernal.

Uno está en la base argentina Esperanza; el otro, en la chilena Presidente Eduardo Frei. Se llama Villa Las Estrellas y cuenta con escuela, oficina de correos, banco, biblioteca, iglesia y un hospital para las familias de los militares apostados allí.

BBC Mundo tuvo la oportunidad de vivir de primera mano la experiencia que enfrentan los residentes de este paraje único y agreste ubicado a mil 500 km de la ciudad chilena de Punta Arena, donde las temperaturas en invierno alcanzan 35 grados bajo cero.

El pueblo antártico de Villa Las Estrellas

No se sabe a ciencia cierta a qué debe su nombre este pequeño asentamiento de 14 viviendas fundado en 1984, como un anexo a la base Presidente Eduardo Frei.

Unos dicen que es un homenaje a la estrella que adorna la bandera de la Chile. Otros lo asocian con las lucecitas de las casas que titilan sobre la nieve oscura durante las interminables noches de invierno.

El asentamiento civil tiene una población de 41 habitantes, aunque en verano queda casi vacío cuando las familias de los militares pueden regresar al continente para disfrutar de los meses del verano austral. La base, en cambio, siempre mantiene parte de su contingente.

El pueblo cuenta con dos profesores que imparten clases de primaria.

En el centro escolar, los niños disponen de computadoras y conexión de internet y los adultos pueden depositar su voto durante las elecciones.

Atrapados en el hielo

El congelamiento del mar en invierno y las malas condiciones climáticas en Antártica prácticamente paralizan el acceso de buques y aviones a esta base.

Las noches llegan a durar 20 horas y las ventiscas son tan intensas que muchos se pierden en la nada incapaces de ver a más allá de sus narices.

En esas condiciones, los residentes de la base a menudo comparten días, si no semanas, encerrados en refugios viendo las mismas caras.

¿Imaginan desayunar, trabajar, comer y cenar con su jefe durante todo el año?, me dice Gonzalo Pazo, capitán de la base antártica Eduardo Frei, en cuanto le pregunto cómo es la vida antártica.

“A diferencia de otro trabajo, donde uno va de 8 de la mañana a 5 de la tarde y luego marca tarjeta y apaga la luz y tiene diversas formas de liberar el estrés, aquí no puedo ir al cine o ir a un gimnasio, eso no existe”, reflexiona Pazo.

“(El residente antártico) debe ser una persona que realmente pueda soportar un año solo, convivir con mucha gente, mantener la disciplina, la jerarquía y trabajar permanentemente”. Coronel del Ejército chileno Carlos Prado

La vida en un refugio

Para vivir en el continente helado, todos a excepción de los niños, deben pasar pruebas médicas y psicológicas que determinen su aptitud para enfrentar el aislamiento extremo, lo que incluye someterse a cirugía para extirpar el apéndice y así evitar una emergencia médica que en esas condiciones podría ser fatal.

A nivel psicológico, uno de los primeros y más importantes requisitos, cuenta el coronel Carlos Prado, excomandante del departamento antártico del Ejército de Chile, es que uno vaya de forma voluntaria.

“A partir de ahí empieza un proceso que dura tres meses y en el que se realizan exámenes psicológigos muy intensos”, un proceso que incluye a las familias.

“Si la esposa entra en una crisis o un proceso depresivo no puede decirle al marido ‘vente que te necesito ya’, es imposible, así que el proceso de selección va en función de la persona y la familia”.

“Debe ser una persona que realmente pueda soportar un año solo, convivir con mucha gente, mantener la disciplina, la jerarquía, trabajar permanentemente”.

Las fases del aislamiento

Los residentes antárticos deben pasar rigurosas pruebas psicológicas y físicas.

Los residentes antárticos deben pasar rigurosas pruebas psicológicas y físicas.

Los residentes antárticos enfentan estadios emocionales muy diversos a lo largo de su estancia.

“En la primera etapa están todos muy entretenidos y alegres, porque están empezando el tema con entusiasmo, hay luz todo el día. Pero a mitad de año se da una baja en la moral y tienen hasta 20 horas de oscuridad”, señala el coronel.

En esas circunstancias, dice el comandante Gonzalo Pazo, hasta la falta de mantequilla para el desayuno puede convertirse en motivo de conflicto.

“Esa irritación no es porque no tenga mantequilla, sino porque estoy empezando a nevarme, como decimos acá. Mi enojo hace que se enoje el otro y el otro y se genera una masa de gente enojada que tenemos que detectar y solucionar en el camino”.

Todas estos factores se mitigan con actividades que tienen como fin último combatir el aburrimiento y la rutina, como la gran fiesta de disfraces de solsticio de invierno que todos los residentes antárticos celebran el 21 de junio y en la que participan los habitantes de todas las bases.

El síndrome del ermitaño

Fernando Fontt y Carolina Cabezas están criando a su hijo de un año en Antártica.

Fernando Fontt y Carolina Cabezas están criando a su hijo de un año en Antártica.

Pero uno de los efectos psicológicos más temidos aparece una vez se abandona Antártica. Los militares lo llaman el “síndrome del ermitaño”.

Tras pasar un año en la base, explica Prado, el individuo se acostumbra a ser completamente independiente en la administración de su tiempo y retomar contacto con la realidad puede resultar “abrumador”.

“Hay que prepararlo, se les dice qué les va a pasar. Cuando vuelve a casa todo se le viene encima: los niños, los parientes, los tíos, la señora que le exige que pase tiempo con ella, los niños”.

¿Cómo enfrentan los habitantes del lugar condiciones tan extremas?

Lo cierto es que las nuevas tecnologías juegan un papel central en la forma de vida antártica.

Las ventajas de Facebook

En uno de los refugios de Villa Las Estrellas encontramos a Carolina Cabezas.

Esta profesora de comunicación es una de las mujeres que decidió acompañar a su marido en sus dos años de residencia en la base antártica, llevando consigo a su hijo de apenas año y medio, quien ya sabe caminar sobre la nieve mejor que sus padres.

Atrapados en el hielo

En invierno los accesos por aire y tierra quedan literalmente congelados.

En invierno los accesos por aire y tierra quedan literalmente congelados.

El congelamiento del mar en invierno y las malas condiciones climáticas en Antártica prácticamente paralizan el acceso de buques y aviones a esta base.

“Para mí esto fue un gran cambio porque me ardía el corazón de dejar cada día a mi hijo Fernandito para ir a mi trabajo”, explica sonriente. “Cuando justo surgió esta oportunidad la aceptamos inmediatamente”.

“Creo que de esta forma no me voy a perder sus primeros años de vida, que son los más importantes”.

Carolina actualiza constantemente su página de Facebook para mantener al día a su familia y cuenta que su plan es cursar a distancia un Master en escritura de relatos infantiles en la Universidad Abierta de Cataluña, porque quiere escribir cuentos para niños sobre Antártica.

A pesar de las vicisitudes, de las ventiscas que impregnan no sólo los cuerpos sino también las mentes de sus habitantes, muchos en Base Frei y Villa las Estrellas insisten en decir que están viviendo un auténtico romance con el continente helado.

Un universo donde, dicen, cualquier problema vanal se emborrona con la distancia y la nieve, y donde sus habitantes comparten y cooperan sin importar su nacionalidad.

“Existe un antes y un después de haber estado en Antártica”, dice el coronel Prado. “La persona que ha estado allá por un año tiene una marca especial en su ser que le lleva a defender, en el buen sentido de la palabra, lo que significa estar en la Antártica”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El país que tardó una década en darse cuenta de que le robaban cientos de miles de barriles de petróleo diarios

El descubrimiento de una tubería paralela de 4 km de largo construida por ladrones para robar el crudo de Nigeria deja muchas preguntas y sospechas de corrupción.
25 de octubre, 2022
Comparte

El descubrimiento de una red de oleoductos ilegales en la región del delta del Níger en Nigeria ha revelado el alcance del robo de petróleo, que es parte de una oscura pero enormemente lucrativa industria del crudo en el país.

En el estado de Delta, en el sur del país, los ladrones construyeron su propia tubería de 4 km de largo a través de los arroyos fuertemente custodiados hasta el océano Atlántico.

Allí, embarcaciones cargaron descaradamente el petróleo robado desde una plataforma de unos 7 metros visible desde kilómetros en mar abierto.

“Fue un trabajo profesional”, dijo el jefe de la empresa estatal de petróleo, la Nigerian National Petroleum Company Limited (NNPC), Mele Kyari, mientras caminaba sobre un pantanoso y resbaladizo sendero durante una visita televisada al lugar.

Sospechas de corrupción

El petróleo crudo es la principal exportación de Nigeria, pero la producción y los ingresos han disminuido durante años debido a los robos, afirman las autoridades.

La producción de petróleo cayó de 2,5 millones de barriles por día en 2011 a poco más de un millón en julio de 2022, según el organismo regulador.

Las autoridades dicen que se perdieron más de US$3.300 millones por el robo de petróleo crudo desde el año pasado.

Hombres en overoles azules

NNPC
El jefe de la compañía petrolera estatal de Nigeria lidera a un equipo de seguridad a través de un rastro de petróleo dejado por ladrones.

Esto ocurre en un momento en que otros productores están derrochando petrodólares y Nigeria ni siquiera puede cumplir con su cuota de producción.

Y no es que el país pueda permitirse perder dinero con los ladrones, ya que está sumido en una pobreza generalizada y una gran deuda.

Muchos dicen que el reciente descubrimiento de los oleoductos ilegales confirma las viejas sospechas de corrupción masiva en el sector, donde hay poca transparencia.

La industria petrolera de Nigeria tiene un historial documentado de corrupción, desde un esquema interminable de subsidios de combustible en el que nadie sabe realmente cuánto se importa, hasta la oscura asignación de áreas de exploración petrolera.

Tompolo

Que el robo haya sido descubierto por una empresa de seguridad privada y no por las autoridades también aumentó el enojo y las sospechas.

Pero Government Ekpemupolo, conocido como Tompolo, no es un contratista de seguridad privada común.

Government Ekpemupolo

Jacob Abai
Tompolo ejerce una enorme influencia en la región del delta del Níger

El jefe de 51 años del reino de Gbaramatu en el estado de Delta rico en petróleo estuvo involucrado en el pasado en la voladura de los mismos oleoductos que ahora protege gracias a la concesión de un controvertido contrato de 48.000 millones de nairas (US$110 millones) del gobierno a finales de agosto.

Podría decirse que es el exmilitante petrolero más rico de Nigeria, que una vez fue el hombre más buscado del país y que, en un momento, incluso vendió al Estado una flota de buques de guerra.

También conoce la geografía del delta del Níger, los pozos de petróleo y los oleoductos oficiales, por lo que muchos creen sus comentarios sobre la identidad de los ladrones.

Muchas de las personas de seguridad están involucradas porque no hay forma de que puedas cargar un barco sin arreglar a las personas de seguridad en esa región”, le dijo Tompolo a Channels TV.

También sugirió que gran parte del petróleo fue robado precisamente de aquellas áreas donde había puestos de control del ejército y la marina.

El ejército no respondió a estas acusaciones, pero es poco probable que contradigan abiertamente a un hombre con el que se han asociado para acabar con el robo de petróleo.

Lucky Irabor, jefe del Estado Mayor de Defensa de Nigeria, que formó parte de la comitiva que recorrió el rastro de los ladrones escoltada por los hombres de Tompolo, dijo que fue una “revelación” y prometió una investigación.

Antecedentes

No es la primera vez que las agencias de seguridad de Nigeria, especialmente los altos mandos del ejército y la marina, son acusados de robo de petróleo.

En enero, Nyesom Wike, gobernador del estado vecino de Rivers, dijo que un superintendente de policía estaba involucrado en el robo de petróleo en el área de Emuoha, en ese estado, y quería que lo echaran.

En 2019, Wike también acusó a un comandante militar de alto rango de participar en un robo masivo de petróleo en el estado, lo cual fue negado.

Efectivos de seguridad se paran alrededor de un oleoducto

Jacob Abai
Los contratistas de seguridad privada llevaron al personal de seguridad de Nigeria a la escena del enorme robo de petróleo.

Que la corrupción a esta escala sucediera directamente bajo el presidente Muhammadu Buhari, quien también ocupa el cargo de ministro de Petróleo de Nigeria,pone en entredicho su postura en la lucha contra la corrupción, dijo Salaudeen Hashim de la Fundación CLEEN, una ONG anticorrupción.

Buhari fue elegido en 2015 con la promesa de lucha contra la corrupción, pero muchos cuestionan cuán efectivo fue su gobierno.

“El alcance del robo de petróleo en curso podría no conocerse completamente hasta que esta administración deje el cargo en mayo”, le dijo un analista a la BBC.

Industria lucrativa

Desde su independencia en 1960, Nigeria ha sido gobernado intermitentemente por militares que tomaron el poder mediante golpes de Estado, dejando atrás una huella de corrupción financiada a través de la vasta industria del petróleo y el gas en el delta del Níger.

Los despliegues de oficiales a la región para proteger las instalaciones petroleras son considerados lucrativos tanto por altos funcionarios de seguridad como por la base, quienes hacen lobby y pagan sobornos para conseguirlos, dijo Hashim.

“Una vez allí, es una carrera para acumular riquezas ilegales”, agregó.

El reciente incendio de un buque incautado por acusaciones de transportar 650.000 litros de crudo robado en el estado de Delta también ha llamado la atención.

Un hombre con uniforme azul vierte un líquido en un bidón mientras otro observa

AFP
Los agentes de seguridad de Nigeria realizan redadas en los escondites de los ladrones de petróleo, pero fueron acusados de sustraer dichos productos.

Muchos cuestionaron por qué los agentes de seguridad fueron tan rápidos en destruir la evidencia -parte del éxito reciente de Tompolo-, pero el jefe de defensa de Nigeria dijo que como el barco incautado estaba contrabandeando petróleo robado, no era necesaria una investigación.

La motivación de Tompolo para tomar medidas enérgicas contra el robo de crudo ha dejado a muchos desconcertados.

A él le pagan por ello y ha hablado con entusiasmo de su amor por Nigeria y el medio ambiente del delta del Níger, pero este es el mismo Tompolo, dicen muchos, que hizo estallar oleoductos en el pasado.

Como señaló un experto, los oleoductos ilegales descubiertos por Tompolo han estado hasta ahora en el estado de Delta, donde ejerce un enorme poder.

Es poco probable que alguien haya operado pacíficamente tales instalaciones en su territorio durante años sin su conocimiento, dijeron.

En el pasado hubo enfrentamientos mortales entre las fuerzas de seguridad y los militantes armados que operan en la región, pero las cosas estuvieron relativamente tranquilas durante años, y muchos dicen que en el fondo hay un acuerdo de ambas partes para no interferir en los “negocios” del otro.

Los únicos perdedores, al parecer, son los nigerianos respetuosos de la ley y, tal vez, las empresas petroleras. Estas últimas tampoco ganan mucha simpatía en el país.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.