Jalisco viola DH de 3 niños al investigar foto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Jalisco viola DH de 3 niños al investigar foto

Una imagen que circuló en redes sociales, la cual cuestionaba si una niña blanca de ojos verdes que pedía limosna podía ser hija de una mujer de piel morena, llevó a la procuraduría estatal a retener a la menor durante los últimos nueve meses.
Por Tania L. Montalvo
24 de julio, 2013
Comparte

lezly_blur.jpg

En octubre de 2012, los muros de Facebook se poblaron con una fotografía: la de una niña rubia y de ojos verdes pidiendo limosna en Guadalajara, Jalisco. En cuanto la imagen se hizo viral, la procuraduría estatal ordenó un operativo para detener a su madre y confirmar si ella, una mujer de piel morena, era realmente la mamá de Lezly.

Junto a Jiola Esmeralda Ornelas, madre de Lezly y otro pequeño llamado Tony, también se detuvo a su hermana Laura, mamá de una niña del mismo nombre. La investigación de las autoridades estatales duró nueve meses, tiempo en que Lezly estuvo lejos de casa. Después de confirmarse que Jiola era su madre, la pequeña regresó a casa el 17 de julio.

En junio pasado, la Comisión Estatal de Derechos Humanos emitió una recomendación a la Procuraduría: la investigación no respetó “el principio de no criminalización contra las familias en condición de pobreza económica”, pues tanto los niños como las dos mujeres se convirtieron en víctimas de las autoridades locales por su situación socioeconómica.

Además, la comisión también concluyó que las autoridades de Jalisco no cuidaron los derechos de los niños y actuaron sólo para responder a un acto de discriminación que se originó en Facebook, cuando se dudó del vínculo familiar entre Lezly y Jiola sólo por la diferencia en su color de piel.

En octubre de 2012 iniciaron las investigaciones tras la sospecha de que Lezly era una niña robada porque tenía ojos verdes y piel blanca y no se parecía a Jiola, su madre.

Ante el ministerio público, Jiola y su hermana Laura dijeron que eran madres solteras, que Lezly y Tony eran medios hermanos, y que la otra niña era hija de Laura.

Para la investigación, ambas rechazaron realizarse pruebas de ADN y presentaron las actas de nacimiento de sus hijos. Sin embargo, la procuraduría rechazó los documentos como oficiales e hizo los exámenes genéticos sin la autorización de Jiola.

Aunque la prueba de ADN salió positiva, las autoridades de Jalisco también buscaron al padre biológico de Lezly para, una vez más, confirmar la versión de Jiola: que su hija nació tras un noviazgo con un ciudadano estadounidense que no quiso hacerse responsable de la niña, y que Tony es hijo de un joven que lava coches y con quien Jiola ya no mantiene una relación.

Con la confirmación de la maternidad de Jiola, en noviembre de 2012, no terminó el caso. Jiola y su hermana Laura fueron acusadas de corrupción de menores e inducción a la mendicidad y se atendió una denuncia que la procuraduría había ignorado desde 2010, cuando se reportó que tres niños eran utilizados para pedir limosna en el cruce de las avenidas Lázaro Cárdenas y Niño Obrero en Guadalajara. No obstante, no pudieron confirmarse estos delitos, según consta en el expediente del caso.

Múltiples violaciones a derechos humanos

Quedó demostrado que la procuraduría actuó solo ante la cuantiosa participación de la ciudadanía en la red social”, cita el documento de la Comisión, que describe que se cometieron “múltiples violaciones” a los derechos a la igualdad, no discriminación y seguridad jurídica de los niños.

La Comisión también urgió al DIF a vigilar que, en caso de que Jiola y Laura no puedan cuidar de los tres niños, el Estado proporcione la ayuda necesaria para asegurar su subsistencia y darles máxima protección.

Por ello, el DIF estatal mantendrá en observación a Jiola y Laura durante dos años, tiempo en que deberán probar que pueden hacerse cargo de los niños, asegurarse de que vayan a la escuela y no vuelvan a pedir limosna en las calles.

Durante el proceso de investigación, Jiola y Laura recibieron pláticas sobre cuidado infantil, consiguieron un trabajo como empleadas domésticas y comenzaron a tomar clases para aprender a leer y escribir.

Jiola y Laura todavía temen que las autoridades les quiten a sus hijos. La organización civil Find, que les brindó acompañamiento durante el caso, informó que decidieron cambiar de domicilio y alejarse del sitio en que todo comenzó.

La vida de la familia Ornelas cambió después de la imagen de Lezly que se publicó en Facebook, la cual fue compartida, hasta noviembre pasado, por más de 60 mil personas y puso en la mesa el debate sobre si es discriminación o no dudar del origen de una niña rubia que pide limosna en las calles de México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ralph Lauren se disculpa tras ser acusado de 'plagio' por Beatriz Gutiérrez

Beatriz Gutiérrez Müller publicó una imagen en Instagram de una prenda con un diseño colorido que, según denunció, fue copiado por la empresa estadounidense de las prendas que usan las comunidades indígenas de Contla y Saltillo, para las que pidió una compensación.
21 de octubre, 2022
Comparte

Ralph Lauren se ha disculpado por vender un artículo de ropa que supuestamente copió diseños indígenas mexicanos.

La cadena de moda estadounidense fue acusada de “plagio” por la esposa del presidente de México, Beatriz Gutiérrez Müller, y por la ministra de cultura de ese país.

México ha realizado denuncias similares contra otras grandes marcas en los últimos años.

Ralph Lauren dijo que estaba “sorprendido” de ver que la prenda en cuestión todavía estaba a la venta, después de haber emitido una “directiva severa” meses antes para retirarla.

En un comunicado, la compañía de ropa dijo que estaba trabajando para averiguar cómo terminó el producto en el piso de ventas y que estaba “profundamente arrepentida de lo que sucedió”.

La agencia de noticias Reuters informó que encontró ese mismo artículo a la venta por internet por cientos de dólares.

En su publicación de Instagram, Gutiérrez -esposa del mandatario Andrés Manuel López Obrador- compartió una imagen de una prenda larga que tenía rayas y patrones y colgaba en una tienda con una etiqueta de Ralph Lauren.

Dijo que a la marca le gustaban los diseños inspirados en las tradiciones textiles indígenas. Pero -agregó- “copiar” estos patrones era “incurrir en plagio”, algo que calificó de “ilegal e inmoral”.

Gutiérrez, quien es escritora e investigadora, agregó que ese artículo en particular se apropió del diseño de las prendas que usaban los pueblos de Contla y Saltillo, y pidió una compensación para las comunidades indígenas.


La ministra de Cultura, Alejandra Frausto, agregó sus propias críticas, calificándolo como un caso de “apropiación cultural”.

La frase se utiliza para hacer referencia a una tradición particular, como un peinado o vestimenta, que se toma de un grupo marginado y se usa de manera diferente por una cultura dominante.

Hay una línea clara entre la apreciación y la apropiación, dice la antropóloga residente en los Países Bajos Sandra Niessen.

“Inspirarse en los diseños hechos por otras personas es tan antiguo como el diseño mismo”, dice, y agrega que así es como crecen las culturas.

Pero -afirma- la apropiación que a veces se ve en la moda contemporánea sugiere desequilibrios de poder y “colonialismo en la práctica”.

En su comunicado, Ralph Lauren hizo referencia a un anuncio que había realizado en junio en el que prometía mayor “crédito y colaboración” para nuevas prendas con motivos indígenas a partir del verano de 2023.

Agregó que la empresa estaba profundizando su “formación de conciencia cultural” y ampliando su trabajo con las comunidades indígenas.

Andrés Manuel López Obrador y Beatriz Gutiérrez Müller

AFP
La escritora e investigadora Beatriz Gutiérrez Müller es la primera dama de México.

Los reclamos de este tipo de explotación surgen con frecuencia en la industria de la moda, y Ralph Lauren es solo la más reciente marca global en enfrentar acusaciones de funcionarios mexicanos.

En julio, se criticó al minorista chino Shein por un producto que, según México, utilizaba los diseños de la comunidad maya, lo que llevó a la empresa a retirar el producto de la venta.

Zara, Mango y Anthropologie se encuentran entre muchas otras marcas occidentales que han sido criticadas, y en 2020, la diseñadora francesa Isabel Marant emitió su propia disculpa después de acusaciones de apropiación.

A principios de este año, México aprobó una ley que se compromete a brindar mayor protección a los pueblos indígenas y afromexicanos del país.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.