Cómo cambian de opinión las religiones
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cómo cambian de opinión las religiones

¿Cómo hacen las religiones para cambiar su postura?
28 de julio, 2013
Comparte
Religión. Foto: Cuartoscuro

Religión. Foto: Cuartoscuro

Había una época en la que los sacrificios animales eran parte importante del hinduismo, los sacerdotes católicos no practicaban el celibato y las representaciones gráficas del profeta Mahoma eran parte del arte islámico. Y en el futuro próximo, algunas de las Iglesias del Reino Unido celebrarán matrimonios de parejas homosexuales. ¿Cómo hacen las religiones para cambiar su postura?

En 1889, Wilford Woodruff se convirtió en el cuarto presidente de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, mejor conocida como la Iglesia mormona.

Como tal, era considerado como un profeta viviente, alguien que recibía consejos y sabiduría directamente de Jesucristo. Ciertamente, los necesitaba, su Iglesia estaba en crisis.

Durante 40 años, los mormones habían estado enfrentados con el Congreso de Estados Unidos por el tema de la poligamia, a la que alentaban a los varones a practicar. El gobierno dijo que era ilegal y que las convicciones religiosas no eran una defensa.

Woodruff y otros llevaban una vida precaria, cambiando constantemente de residencia en un intento por evadir las órdenes de arresto por bigamia. En 1890, el gobierno llevó las cosas al punto crítico al confiscar todos los activos de la Iglesia.

Fue entonces cuando Jesucristo se le apareció a Woodruff en una visión y le mostró el futuro de la religión mormona si no se suspendía la práctica y no era muy atractivo. Así lo contó el presidente quien, aunque no renunció al matrimonio plural, sí expidió un manifiesto prohibiéndolo.

Si suena como un problema que se resolvió con facilidad, no es cierto, según le dijo a la BBC Kathleen Flake, profesora de la historia religiosa de EE.UU. en la Universidad Vanderbilt y mormona.

“Fue muy difícil social, personal y teológicamente”, asegura. El cambio desestabilizó a toda la Iglesia y llevó a una profunda reflexión sobre cuáles eran los principios del mormonismo.

Sin profeta activo

La historia muestra que cualquier religión que se rehúsa a cambiar muere, añade Flake. Pero, ¿qué pasa con esas religiones que no tienen profetas vivos? ¿Cómo cambian?

Para los musulmanes, el último profeta, Mahoma, murió hace 1.400 años. Así que le corresponde a los ulema, doctores de la ley islámica, que dictaminan basados en un cuidadoso escrutinio de los textos sagrados fundamentales, que incluyen al Corán y el Sunna, una colección de historias que relatan las creencias y prácticas del profeta.

Un reto obvio es cómo leyes específicas para gobernar la vida en el siglo VII en Arabia pueden ser aplicadas a nivel global en el siglo XXI. Quizás por ello no sorprende que los ulema en distintos países tomen decisiones distintas, y a veces hasta cambien de opinión.

En la época de la revolución iraní de 1979, los ulema vetaron el control de natalidad, pero ahora se promueve el uso de preservativos, con fábricas subsidiadas por el gobierno de producción de condones y lecciones prematrimoniales de planificación familiar.

“Se asumía que cualquier cosa que viniera de Occidente iba a menoscabar al islam”, señala Muqtedar Khan de la Universidad de Delaware, EE.UU., en conversación con la BBC.

Y a menudo, precisa, existe una tensión entre aspectos de la cotidianidad de la vida occidental y las enseñanzas musulmanas.

Un desafío para los musulmanes es el urinal.

“Una de las tradiciones de los musulmanes es sentarse a orinar”, explica Khan, y añade que se consideraba como la mejor manera de evitar que salpicara y profanara las vestimentas de los fieles antes del rezo. Eso no siempre es posible en Occidente.

A veces, los musulmanes que viven en sociedades multiculturales añoran que se reinterpreten las escrituras, dice Khan.

La clave, de acuerdo con Tariq Ramadan de la Universidad de Oxford, es distinguir entre los “principios”, que son inmutables, y los “modelos”, que son producto de la época y lugar en las que fueron contadas las historias.

Desde esta perspectiva, opina, cambiar las inferencias del Corán no es una mera opción sino una obligación.

“No se es fiel al mensaje del Islam si nuestra comprensión no evoluciona”, declara.

Karma, antes y después de Gandhi

Arvind Sharma, profesor de Religión Comparada de la Universidad McGill, relata un incidente que parece mostrar cómo es posible actualizar modelos y al mismo tiempo resaltar principios que representan la continuidad de la religión.

Su anécdota se centra en el momento en el que Mahatma Gandhi discutió el principio del karma, la doctrina hindú según la cual es posible que uno pague o sea premiado por sus acciones en una vida futura.

“El karma se usaba para justificar la intocabilidad en el hinduismo clásico”, le dice Shama a la BBC. “Una persona nace intocable porque en una vida previa hizo algo malo, así que debe aceptar su statu quo”.

Gandhi señaló que todas las castas de hindús habían sido tratadas como intocables por los británicos en India, que ponían señales afuera de sus clubes diciendo “No se permiten perros ni indios”.

“El argumento de Gandhi era: ‘¿ven cómo funciona el karma?’ Ustedes han tratado a alguna gente como intocables basándose en su nacimiento y ustedes han sido tratados como intocables con base a su nacimiento”.

Al criticar la interpretación tradicional del karma y demostrar que ellos estaban pagando por la manera en la que trataban a los intocables, Gandhi estaba invocando y replanteando el principio del karma al mismo tiempo.

Cambio pronosticado

Una famosa historia del Talmud, uno de los libros sagrados judíos, parece anticipar que las generaciones futuras reinterpretarían la ley sagrada a su manera.

En la historia, Moisés va al Monte Sinaí a recibir la Torá -otro de los libros sagrados judíos- que le entrega su Dios. Moisés ve que a Dios embelleciendo las letras con pequeñas coronas.

“Moisés, quien era un hombre humilde, dice: ‘A mí me gustan sencillas'”, relata el rabino Burt Visotzky del Seminario Teológico Judío en Nueva York.

“Y Dios le dice: ‘No, dentro de varias generaciones habrá un rabino llamado Akiva quien deducirá leyes judías de estas coronas en las letras”.

“Entretejida en el mismo Talmud -ese repositorio de leyes y sabiduría de los rabinos- está la noción de que las cosas cambian pero eso sigue siendo parte de la revelación”, le explica Visotzky a la BBC.

El dolor de cabeza que es la ciencia

Una de las fuerzas que ejercen presión para que la religión cambie es la ciencia.

La revolución de Copérnico -cuando los eruditos comprendieron que la Tierra gira alrededor del Sol y no al contrario- es un ejemplo obvio.

Chocaba con lo que decía la Iglesia católica. La Inquisición halló “vehementemente sospechoso de herejía” al sucesor de Copérnico, Galileo, quien tuvo que pasar la última década de su vida bajo arresto domiciliario.

La Iglesia católica admitió eventualmente que Galileo tenía razón y en 1992 el papa Juan Pablo II formalmente lo exoneró.

Sin embargo, la ciencia sigue planteándole preguntas espinosas a la Iglesia.

“Todas las áreas de la genética, biología molecular y evolución en general son un reto”, le confiesa George Coyne, un sacerdote jesuita que dirigió el observatorio del Vaticano durante 28 años a la BBC. “¿Retorna el fantasma de Galileo a hablar? Sí, lo hace”.

Para Coyne, el papel de los fieles entrenados científicamente es dedicarse al turbio y difícil proceso de cuadrar las enseñanzas de la Iglesia con los descubrimientos científicos y las oportunidades que le ofrecen a la humanidad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué son las armas nucleares ‘tácticas’ y cuán probable es que Rusia las use

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, vuelve a generar temores sobre el uso de armas nucleares en el campo de batalla.
23 de septiembre, 2022
Comparte

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, declaró estar dispuesto a usar armas nucleares para defender el territorio nacional, aumentando la preocupación de que podría lanzar un arma nuclear pequeña o “táctica” en Ucrania.

No es la primera vez que Putin hace ese tipo de amenazas. Al comienzo de su incursión en Ucrania, el mandatario ruso afirmó que estaba movilizando las “fuerzas de disuasión”, lo que se interpretó como sus armas nucleares, particularmente las armas tácticas.

Pero el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, inmediatamente advirtió a su homólogo que, de hacerlo, sería la más seria escalada militar desde la Segunda Guerra Mundial.

¿Qué son las armas nucleares tácticas?

Las armas nucleares tácticas son pequeñas ojivas nucleares con sistemas de lanzamientos destinados a usarse en el campo de batalla o en un ataque limitado.

Están diseñadas para destruir objetivos enemigos en un área específica sin causar una amplia descarga radiactiva.

Esto las distingue de las armas nucleares “estratégicas” de largo alcance que, durante la Guerra Fría, las dos superpotencias enfrentadas, Estados Unidos y la Unión Soviética, amenazaron con lanzar.

Las armas nucleares tácticas varían enormemente en tamaño y potencia.

La más pequeña puede ser de un kilotón o menos (equivalente a mil toneladas del explosivo TNT).

Las más grandes pueden llegar a los 100 kilotones.

Los efectos dependerían del tamaño de la ojiva, qué tan lejos del suelo detone y el entorno local.

Pero como comparación, la bomba que mató a unas 146.000 personas en Hiroshima, Japón, durante la Segunda Guerra Mundial, fue de 15 kilotones.

Misil de crucero Kalibr de Rusia

Getty Images
Los misiles de crucero Kalibr de Rusia pueden transportar ojivas nucleares y convencionales. Se pueden lanzar desde barcos o aviones y tienen un alcance de 1.500-2.500 km.

¿Qué armas nucleares tácticas tiene Rusia?

Según la inteligencia estadounidense, Rusia tiene unas 2.000 armas nucleares tácticas.

Estas se pueden colocar en varios tipos de misiles que normalmente se utilizan para lanzar bombas convencionales.

Incluso se pueden disparar como proyectiles de artillería en un campo de batalla.

También se han desarrollado para aviones y barcos, por ejemplo, torpedos y cargas de profundidad para apuntar a submarinos.

EE.UU. dice que recientemente Rusia ha hecho una gran inversión en este tipo de armas para mejorar su alcance y precisión.

Se cree que estas ojivas están en instalaciones de almacenamiento, en lugar de desplegadas y listas para disparar.

Sistemas rusos capaces de transportar armas nucleares tácticas

BBC

¿Cuándo se han usado armas nucleares tácticas?

Las armas nucleares tácticas jamás han sido utilizadas en conflicto.

Las potencias nucleares como EE.UU. y Rusia han encontrado igualmente la manera efectiva de destruir grandes objetivos en el campo de batalla usando municiones convencionales.

Además, hasta ahora ningún país con potencial atómico ha estado dispuesto a ser el responsable de desatar una guerra nuclear absoluta por usar armas nucleares tácticas.

Sin embargo, la preocupación de la comunidad internacional es que Rusia podría estar dispuesta a usar armas tácticas más pequeñas en lugar de misiles estratégicos más grandes.

“Es posible que crean que el uso de armas más pequeñas no cruza la línea roja que transforma el conflicto bélico en un conflicto nuclear, dice Patricia Lewis, jefa del programa de seguridad internacional en el grupo de expertos Chatham House.

“Podrían verlo como un uso de fuerzas convencionales”.

Artillería Malka.

Getty Images
Las fuerzas rusas pueden disparar pequeñas ojivas nucleares usando artillería convencional.

¿Qué tan preocupantes son las amenazas nucleares de Putin?

Putin ha hecho más de una referencia a las armas nucleares que tiene Rusia, aparentemente para intentar crear una sensación de miedo.

En febrero de 2022, poco antes de la invasión a Ucrania, el presidente Putin puso a las fuerzas nucleares rusas en “alerta de combate especial” y realizó ejercicios nucleares de alto perfil.

Más recientemente, dijo: “Si la integridad territorial de nuestro país se ve amenazada, sin duda usaremos todos los medios disponibles para protejer a Rusia y nuestro pueblo. Esto no es un farol”.

Rusia planea anexar las regiones del sur y oriente de Ucrania que tiene ocupadas. En Lugansk, Donetsk, Jersón y Zaporiyia, en el este del país, ya inició los polémicos referendos para crear “repúblicas populares”, al tiempo que Putin reiteró defender la integridad territorial a toda costa.

Los espías estadounidenses ven esto como una señal dirigida a Occidente para persuadirlo de que no intervenga en Ucrania, no como una señal de que está planeando una guerra nuclear.

Pero a otros les preocupa que si Rusia sufre más reveses, podría verse tentada a utilizar un arma táctica más pequeña en Ucrania para forzar un cambio con el propósito de salir del estancamiento o evitar la derrota.

“Estoy legítimamente preocupado que en esa circunstancia, Putin podría usar un arma nuclear -muy probablemente sobre el terreno en Ucrania para aterrorizar a todo el mundo y salirse con la suya. No hemos llegado a ese punto todavía”, dice James Acton, un experto en temas nucleares del Fondo Carnegie para la Paz Internacional Pace en Washington DC.

Número total de ojivas nucleares

BBC

¿Cómo ha respondido Estados Unidos?

El presidente de EE.UU., Joe Biden, advirtió a Rusia de no usar armas nucleares en la guerra en Ucrania.

Durante una entrevista con el canal nociticioso CBS, Biden afirmó que dicha acción “cambiaría el rostro de la guerra de una manera nunca vista desde la Segunda Guerra Mundial”, añadiendo que tendría grandes consecuencias.

Es difícil predecir cómo responderían Estados Unidos y la OTAN a cualquier uso de armas nucleares.

Es posible que no quieran intensificar la situación aún más y arriesgarse a una guerra nuclear total, pero también pueden querer trazar una línea.

Esto podría significar una dura respuesta convencional en lugar de nuclear.

Sin embargo, hay una razón por la que Rusia podría no usar armas nucleares: China.

“Rusia depende en gran medida del apoyo chino” dice la doctora Heather Williams, experta nuclear de Kings College en Londres.

“Pero China tiene una doctrina respecto a las armas nucleares de “no ser el primero que las usa”. Por lo que si Putin lo hiciera sería increíblemente difícil para China apoyarlo”.

“Si las usa, probablemente perdería a China”, señala la experta.

“Una vez que ha cruzado el umbral nuclear, no hay un punto de parada obvio”, añade, por su parte, James Acton.

“No creo que nadie pueda decir cómo sería ese mundo”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pssIzBbUotE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.