El adolescente que fotografió la tragedia en Santiago
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El adolescente que fotografió la tragedia en Santiago

El fotógrafo dijo que las primeras fotos del accidente se las dio un amigo, pero que él es el propietario de las imágenes. El autor quiere permanecer en el anonimato y que las imágenes se firmen a nombre de Pérez.
26 de julio, 2013
Comparte

“Siempre me gustó dar primicias, mis jefes lo saben muy bien, pero la primicia de hoy me hizo llorar”. Quien firmó esta frase de 100 caracteres en Twitter fue Alén Pérez, un fotógrafo de 16 años tras el que se podría considerar su bautizo profesional a nivel internacional.

Lo hizo después de que las imágenes que publicó en esa red social de la tragedia ferroviaria de Galicia, la más grave de España en los últimos 50 años, dieran la vuelta al mundo.

La primera foto, en la que se veía el tren descarrilado y algunos de los vagones destrozados, se la mandó un amigo y la publicó poco después de que saltara la noticia del accidente ferroviario en el centro de Santiago de Compostela. En sólo tres minutos, la imagen fue replicada por cientos de usuarios de Twitter.

“No pensé que iban a tener esa repercusión, pero al final fui el primero junto con un amigo en publicarlas y en dos minutos tenía casi 300 retuits”, explica Pérez en conversación con BBC Mundo.

Fotos virales

La primera imagen del accidente que acabó con la vida de al menos 80 personas y dejó más de un centenar de heridos, dice, se la mandó un amigo que estaba en la estación.

Pero él, a quien la pasión por el fotoperiodismo le corre por las venas desde que cuando era todavía más pequeño sus padres le regalaron su primera cámara compacta, no dudó en correr hacia el lugar del accidente para tomar más fotos que siguió difundiendo a través de las redes sociales.

De ahí a la cascada de solicitudes de medios de comunicación de todo el mundo para poder publicarlas fue cuestión de minutos.

Una hora después del accidente ferroviario, cuando las agencias de noticias todavía no habían enviado las primeras imágenes del siniestro, las fotos de Alén Pérez ya estaba en medios de países tan diversos como Reino Unido, Dinamarca, Argentina, Colombia, Estados Unidos o Australia.

A sus 16 años, Pérez no es nuevo en esto de la fotografía. Desde hace dos años colabora con una página web de fotografía de su ciudad, Boiro, un municipio de poco menos de 20.000 habitantes, a unos 50 kilómetros de Santiago de Compostela.

“Por casualidad me fui encontrando con accidentes (que fotografiaba) y colaborando con (el diario regional) La Voz de Galicia”, recuerda Pérez al explicar que en esos dos años fue “dando saltos en la fotografía” y ahora colabora con la página web deportiva gallifutbol.com y es el fotógrafo del equipo de fútbol su pueblo, el C.D. Boiro, que milita en la tercera división de la Liga Española.

Hasta ahora dice que sus fotos más populares eran las de una pelea entre mariscadores en Boiro que fueron publicadas por la cadena de televisión nacional Telecinco.

Halagos y críticas

Esa experiencia previa, apunta, le sirvió para mantener la calma en la cobertura de la tragedia de Santiago de este miércoles.

“Quizás lo mejor de estar acostumbrado a sacar fotos en accidentes (de tránsito) es que creo que te afecta menos. Estás trabajando y no te das mucha cuenta de lo que pasa. Pero creo que lo peor es cuando llegas a casa y visualizas las imágenes que hiciste”, afirma.

En ese momento también tuvo tiempo de recibir felicitaciones que le llegaron de otros fotógrafos y de sus compañeros de colegio.

Pero no sólo hubo espacio para los halagos, sino también para las críticas de quienes lamentaban que en una de las imágenes se podían ver varios cuerpos de fallecidos parcialmente cubiertos por mantas.

“Críticas siempre las va a haber sea donde sea. En un accidente de tráfico con heridos sacas fotos peores y no tienen tanta repercusión como tienen estas”, dice Pérez quien asegura que llegaron a borrar “por las denuncias que tuvo”.

Y tras la jornada de la primicias llega la calma.

Alén Pérez seguirá con sus estudios de cuarto de secundaria donde comparte pupitre con compañeros que le piden que les fotografíe jugando al fútbol.

Y seguirá trabajando para tratar de cumplir su sueño: estudiar fotografía y convertirse en fotógrafo de guerra.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué son las armas nucleares ‘tácticas’ y cuán probable es que Rusia las use

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, vuelve a generar temores sobre el uso de armas nucleares en el campo de batalla.
23 de septiembre, 2022
Comparte

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, declaró estar dispuesto a usar armas nucleares para defender el territorio nacional, aumentando la preocupación de que podría lanzar un arma nuclear pequeña o “táctica” en Ucrania.

No es la primera vez que Putin hace ese tipo de amenazas. Al comienzo de su incursión en Ucrania, el mandatario ruso afirmó que estaba movilizando las “fuerzas de disuasión”, lo que se interpretó como sus armas nucleares, particularmente las armas tácticas.

Pero el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, inmediatamente advirtió a su homólogo que, de hacerlo, sería la más seria escalada militar desde la Segunda Guerra Mundial.

¿Qué son las armas nucleares tácticas?

Las armas nucleares tácticas son pequeñas ojivas nucleares con sistemas de lanzamientos destinados a usarse en el campo de batalla o en un ataque limitado.

Están diseñadas para destruir objetivos enemigos en un área específica sin causar una amplia descarga radiactiva.

Esto las distingue de las armas nucleares “estratégicas” de largo alcance que, durante la Guerra Fría, las dos superpotencias enfrentadas, Estados Unidos y la Unión Soviética, amenazaron con lanzar.

Las armas nucleares tácticas varían enormemente en tamaño y potencia.

La más pequeña puede ser de un kilotón o menos (equivalente a mil toneladas del explosivo TNT).

Las más grandes pueden llegar a los 100 kilotones.

Los efectos dependerían del tamaño de la ojiva, qué tan lejos del suelo detone y el entorno local.

Pero como comparación, la bomba que mató a unas 146.000 personas en Hiroshima, Japón, durante la Segunda Guerra Mundial, fue de 15 kilotones.

Misil de crucero Kalibr de Rusia

Getty Images
Los misiles de crucero Kalibr de Rusia pueden transportar ojivas nucleares y convencionales. Se pueden lanzar desde barcos o aviones y tienen un alcance de 1.500-2.500 km.

¿Qué armas nucleares tácticas tiene Rusia?

Según la inteligencia estadounidense, Rusia tiene unas 2.000 armas nucleares tácticas.

Estas se pueden colocar en varios tipos de misiles que normalmente se utilizan para lanzar bombas convencionales.

Incluso se pueden disparar como proyectiles de artillería en un campo de batalla.

También se han desarrollado para aviones y barcos, por ejemplo, torpedos y cargas de profundidad para apuntar a submarinos.

EE.UU. dice que recientemente Rusia ha hecho una gran inversión en este tipo de armas para mejorar su alcance y precisión.

Se cree que estas ojivas están en instalaciones de almacenamiento, en lugar de desplegadas y listas para disparar.

Sistemas rusos capaces de transportar armas nucleares tácticas

BBC

¿Cuándo se han usado armas nucleares tácticas?

Las armas nucleares tácticas jamás han sido utilizadas en conflicto.

Las potencias nucleares como EE.UU. y Rusia han encontrado igualmente la manera efectiva de destruir grandes objetivos en el campo de batalla usando municiones convencionales.

Además, hasta ahora ningún país con potencial atómico ha estado dispuesto a ser el responsable de desatar una guerra nuclear absoluta por usar armas nucleares tácticas.

Sin embargo, la preocupación de la comunidad internacional es que Rusia podría estar dispuesta a usar armas tácticas más pequeñas en lugar de misiles estratégicos más grandes.

“Es posible que crean que el uso de armas más pequeñas no cruza la línea roja que transforma el conflicto bélico en un conflicto nuclear, dice Patricia Lewis, jefa del programa de seguridad internacional en el grupo de expertos Chatham House.

“Podrían verlo como un uso de fuerzas convencionales”.

Artillería Malka.

Getty Images
Las fuerzas rusas pueden disparar pequeñas ojivas nucleares usando artillería convencional.

¿Qué tan preocupantes son las amenazas nucleares de Putin?

Putin ha hecho más de una referencia a las armas nucleares que tiene Rusia, aparentemente para intentar crear una sensación de miedo.

En febrero de 2022, poco antes de la invasión a Ucrania, el presidente Putin puso a las fuerzas nucleares rusas en “alerta de combate especial” y realizó ejercicios nucleares de alto perfil.

Más recientemente, dijo: “Si la integridad territorial de nuestro país se ve amenazada, sin duda usaremos todos los medios disponibles para protejer a Rusia y nuestro pueblo. Esto no es un farol”.

Rusia planea anexar las regiones del sur y oriente de Ucrania que tiene ocupadas. En Lugansk, Donetsk, Jersón y Zaporiyia, en el este del país, ya inició los polémicos referendos para crear “repúblicas populares”, al tiempo que Putin reiteró defender la integridad territorial a toda costa.

Los espías estadounidenses ven esto como una señal dirigida a Occidente para persuadirlo de que no intervenga en Ucrania, no como una señal de que está planeando una guerra nuclear.

Pero a otros les preocupa que si Rusia sufre más reveses, podría verse tentada a utilizar un arma táctica más pequeña en Ucrania para forzar un cambio con el propósito de salir del estancamiento o evitar la derrota.

“Estoy legítimamente preocupado que en esa circunstancia, Putin podría usar un arma nuclear -muy probablemente sobre el terreno en Ucrania para aterrorizar a todo el mundo y salirse con la suya. No hemos llegado a ese punto todavía”, dice James Acton, un experto en temas nucleares del Fondo Carnegie para la Paz Internacional Pace en Washington DC.

Número total de ojivas nucleares

BBC

¿Cómo ha respondido Estados Unidos?

El presidente de EE.UU., Joe Biden, advirtió a Rusia de no usar armas nucleares en la guerra en Ucrania.

Durante una entrevista con el canal nociticioso CBS, Biden afirmó que dicha acción “cambiaría el rostro de la guerra de una manera nunca vista desde la Segunda Guerra Mundial”, añadiendo que tendría grandes consecuencias.

Es difícil predecir cómo responderían Estados Unidos y la OTAN a cualquier uso de armas nucleares.

Es posible que no quieran intensificar la situación aún más y arriesgarse a una guerra nuclear total, pero también pueden querer trazar una línea.

Esto podría significar una dura respuesta convencional en lugar de nuclear.

Sin embargo, hay una razón por la que Rusia podría no usar armas nucleares: China.

“Rusia depende en gran medida del apoyo chino” dice la doctora Heather Williams, experta nuclear de Kings College en Londres.

“Pero China tiene una doctrina respecto a las armas nucleares de “no ser el primero que las usa”. Por lo que si Putin lo hiciera sería increíblemente difícil para China apoyarlo”.

“Si las usa, probablemente perdería a China”, señala la experta.

“Una vez que ha cruzado el umbral nuclear, no hay un punto de parada obvio”, añade, por su parte, James Acton.

“No creo que nadie pueda decir cómo sería ese mundo”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pssIzBbUotE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.