En Ciudad Juárez "seguir a Jesucristo" tiene un significado distinto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

En Ciudad Juárez "seguir a Jesucristo" tiene un significado distinto

Los polleros independientes que trabajan fuera de las organizaciones criminales, se han inventado frases para señalar en clave, puntos estratégicos en el trayecto hacia el sueño americano.
Por Vice
20 de julio, 2013
Comparte

Cuando llegas a Ciudad Juárez con el objetivo de cruzar la frontera hacia El Paso, sin documentos, las frases “Sigue a Jesucristo” o “Encuentra a la virgen María” no significan que te pongas a rezar. Aquí, esas dos frases quieren decir “sube un cerro y escóndete en una casa de seguridad al otro lado del Río Bravo”.

En el camino hacia Estados unidos, en ambos lados de la frontera, los indocumentados se encuentran con símbolos de la fe católica: cruces, estatuas de Cristo, de la virgen de Guadalupe, capillas, iglesias y misiones. Pero junto con eso vienen las amenazas, extorsiones, golpizas y asesinatos.

Las agencias de inteligencia dicen que el Cártel de Sinaloa se ha quedado con el negocio del tráfico de drogas a Estados unidos en esta región, sin embargo, el de tráfico de personas sigue a manos de sus enemigos, el Cártel de Juárez. En este ambiente hostil, los polleros independientes que trabajan fuera de las organizaciones criminales, se han inventado frases para señalar en clave, puntos estratégicos en el trayecto hacia el sueño americano.

Del lado mexicano de la frontera, frente al seco Río Bravo que divide a ambas ciudades, Chuy Cruz un pollero de 58 años ofrece misa en un albergue cristiano, donde además de ser pastor, sirve como punto de contacto para los futuros indocumentados mexicanos o centroamericanos.

Durante dos días acompañé a Chuy a recorrer los principales puntos por donde cruza gente a El Paso, Texas o a Nuevo México y me explicó el verdadero significado de seguir a Jesucristo en estas tierras.

 ¿Estamos en problemas si me dice dónde están estos puntos de cruce?

No hay cuento si te digo dónde están y hasta cómo los cruzamos, que al cabo pronto los cambiamos y encontramos otros lugares. Si los tapan, hacemos otros o los buscamos.

El primer punto que me muestra Chuy, es un túnel de entre diez y 12 metros de largo con una altura de 1.5 metros que atraviesa la pared norte del lecho del Río Bravo a la altura de Anapra, y tiene salida en El Paso, por una alcantarilla pegada al gigantesco muro fronterizo metálico, instalado en 2009. Aquí es territorio de La Línea (al servicio del Cártel de Juárez), quienes controlan el negocio de los indocumentados.

¿Cuáles son las indicaciones que les da a los indocumentados a partir de este punto?

Para que sepan a dónde llegar exactamente les digo: “Cuando salgas por la alcantarilla, cruza el I-10 corriendo. Busca a la virgen de Guadalupe, cuando ya cruces”. Allá en el otro lado, enfrente de utEP , está una casita que controlamos nosotros y tiene un estampado de la virgen de Guadalupe, grandote, en una pared que da para acá.

¿Cuánto cobran por cruzar personas?

El viaje lo hacemos de mínimo seis personas, para que valga la pena el riesgo. Se les cobra de 500 a cinco mil dólares, depende de lo que anden buscando y a dónde vayan en Estados unidos o los días que se vayan a quedar en la casita. Ese es el precio porque tenemos que reportar una parte a nuestros jefes, y pagarle a los chavalos que andan por aquí que usamos como distractores para que la Patrulla Fronteriza no nos agarre.

Este territorio no lo controla ningún cártel de la droga, como los demás. Pero aquí lo difícil es el calor, el hambre, la sed y los accidentes. Nos toma unas cinco horas subir y bajar esta montaña, pero así es como nos la rifamos.

El segundo punto se encuentra kilómetros más hacia el oeste de la ciudad hasta llegar a Rancho Anapra, una zona sin servicios básicos de agua y donde gran parte de la población infantil de la colonia muestra desnutrición. En el cruce de la calle Cangrejo y ostra se extiende un sendero malformado y rocoso que sube hasta el Cerro de Cristo Rey, la montaña más alta en la frontera sobre la cual se encuentra una cruz que mide unos cinco metros.

 ¿Aquí cuál es la señal?

Aquí les decimos que sigan a Jesucristo, pero que primero se van a encontrar a la virgencita de Guadalupe. A la mitad del recorrido se van a encontrar con una pequeña estatuilla de la virgen y dos horas después está la cruz del Cristo Rey y ahí comienza la bajada hasta Sunland Park .

¿Y si cruzan por aquí a dónde llegan?

Ahí abajito está la misión católica de San Martín de Porres. Ahí pueden hacer una llamadita a sus familiares que están de aquel lado para que los recojan. también el padre siempre se porta bien y les da agua o lo que necesiten.

El tercer punto es el desierto de Palomas, Chihuahua-Columbus, Nuevo México. Ahí el riesgo es de perderse entre la gigantesca planicie seca. Hay que caminar durante dos días para rodear los retenes de la Patrulla Fronteriza y llegar a la ciudad de Columbus por un costado. En este punto no hay una casa o una iglesia que los reciba. Los indocumentados llegan a la ciudad y ahí comienzan una travesía solitaria.

¿Qué tan difícil es cruzar por esta zona?

Aquí se pone difícil porque no traemos GPS ni nada de eso. Los llevamos hasta darle la vuelta a todo Palomas. Aquí no hay malla, ni bardas, ni nada, el cruce está casi libre, pero porque el desierto está cabrón, es la muralla más grande que hay.

Hay unos que traen celular, pero se los quitamos porque los satélites nos encuentran de volada, aunque los apagues. Hay que destruirlos o no traerlos.

Con Chuy llegué hasta la línea de cruce. No me atreví a cruzar sin antes preguntarle a Ramiro Cordero, el vocero de la Patrulla Fronteriza en El Paso, texas, qué me esperaba si cruzaba junto a un pollero pero con mi visa en mano. Me dijo que me pasaría lo mismo que a los demás, una chinga y la cárcel, pero que además me quitaban mi pasaporte. Aún así, Ramiro es consciente de algo: “La gente va a seguir haciendo intentos por cruzar y nosotros por detenerlos. Si ven que es difícil por un lado, encuentran otro, pero si los agarramos saben que tendrán consecuencias”.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ana Paula Jiménez, la joven mexicana que no deja de ganar medallas en matemáticas

Nacida en Ciudad de México, se convirtió este año en la primera mexicana en ganar dos medallas de bronce en la Olimpiada Internacional de Matemáticas.
9 de octubre, 2020
Comparte

“Supóngase que a un tablero de ajedrez estándar de 8×8 se le eliminan dos esquinas diagonalmente opuestas, dejando 62 casillas. ¿Es posible colocar 31 piezas de dominó de tamaño 2×1 recubriendo todo el tablero?”.

Cuando Ana Paula Jiménez leyó este enunciado, más conocido como el “Problema del tablero de ajedrez” que fue propuesto por el filósofo analítico Max Black en 1946, se enamoró de las matemáticas para siempre.

Por una razón muy sencilla: “Cuando lo leí, me di cuenta que resolver problemas de matemáticas no era solo ese proceso repetitivo y aburrido, sino que se podía y debía utilizar la creatividad”, le cuenta a BBC Mundo.

Desde entonces eso se convirtió en su pasión. En los últimos seis años, Jiménez ha ganado más de 24 medallas en olimpiadas nacionales e internacionales de matemáticas.

Entre ellas, dos medallas de oro en la Olimpiada Matemática Europea Femenina y dos preseas de bronce en la prestigiosa Olimpiada Internacional de Matemáticas (IMO, por sus siglas en inglés).

Fue la primera mexicana en hacerlo, y por esa razón recibió el premio Maryam Mirzakhani -en honor a la primera mujer en recibir la Medalla Fields, el Nobel de las matemáticas- que se le otorga a la mujer con mejores resultados en las IMO en América del Norte.

“No ha sido fácil. Dedicarme a esto ha hecho que me pierda de algunas cosas durante mi adolescencia, pero he logrado otras como por ejemplo ayudar a quitar el prejuicio de que las mujeres no somos buenas para las matemáticas”, explica Jiménez.

“No me llamaban tanto la atención”

Los primeros recuerdos de Jiménez, quien nació en el año 2001, y las matemáticas se remontan a cuando estaba en el jardín de infantes y las profesoras comenzaron a enseñarle sobre sumas, decenas y centenas.

Pero durante gran parte de la primaria y principios de la secundaria las matemáticas no le atrajeron demasiado.

Siempre me parecieron muy repetitivas y no es que me atrajeran tanto como para pasar cuatro o cinco horas diarias como hago ahora“, nos contó la joven.

El cambio radical ocurrió en primero de secundaria. En su colegio comenzaron a organizar una serie de pruebas con el fin de ver quiénes podían participar en las competencias estatales de matemáticas.

“Pasé varias pruebas y finalmente fui escogida”, relata.

Para prepararse para las pruebas estatales, Ana Paula comenzó una serie de sesiones de entrenamientos.

Fue entonces cuando se encontró con problemas como el enunciado de Black y otros similares.

"Las matemáticas son arte"", Source: Ana Paula Jiménez, Source description: Medallista de Oro en Olimpiadas de Matemáticas, Image:

“Ahí me di cuenta que las matemáticas no solo eran mucho más complejas, sino que había que ser creativos para resolver la mayoría de los problemas. Y eso hizo que me apasionara por esto”, cuenta.

Una pasión que la llevaría a múltiples victorias.

Medallas nacionales e internacionales

Cuando le pregunto cuándo fue la primera vez que se ganó una medalla en una competencia de números, recuerda con exactitud el año: 2015.

Pero le cuesta responder cuántos años tenía al momento de ganarla.

“Creo que tenía 14… Fue una medalla de oro en unos nacionales en Mexicali. Ahí comenzó todo”, relata.

Jiménez tiene claro que la complejidad de los números solo puede ser descifrada después de muchas horas de trabajo y estudio.

Para las competencias estatales y nacionales -ella representa a Ciudad de México, donde nació- tiene una rutina de tres horas diarias de estudio.

Pero cuando se trata de ir a competir en torneos internacionales como las IMO o las Olimpiadas Europeas de mujeres, el asunto se vuelve más serio: concentrada y aislada en un lugar con sesiones diarias de casi nueve horas.

Ana Paula con sus medallas

Ana Paula Jimenez.
Ana Paula Jiménez ha recibido cerca de 24 medallas por su pasión por las matemáticas.

Todo esto acompañado por tutores y personas que guían a los competidores durante las prácticas.

“Nos pasamos las nueve horas resolviendo problemas. Es como el entrenamiento de un atleta para los Olímpicos”, señala.

Y como atleta para las olimpiadas, también tienen trabajos específicos para mejorar en sus campos.

“Se trabaja en cuatro áreas: geometría, álgebra, teoría de números y matemáticas discretas”, dice.

“Me va muy bien en geometría y en general tengo que trabajar un poco más en álgebra. Pero creo que me va bien en todas en general”.

¿Y no es mucho tiempo dedicado a resolver solo problemas? Responde que ella tiene claro el por qué de esas sesiones intensas.

“Una prueba en una olimpiada internacional dura cuatro horas. Te dan tres problemas para resolver en cuatro horas”, relata.

Olimpiadas internacionales

Hace cuatro años comenzó a competir de manera internacional, tras la experiencia adquirida en competencias nacionales.

Después de ganar cuatro medallas, dos de oro y dos de plata en las Olimpiadas Europeas Femeninas, uno de los más grandes retos le llegó en 2019: la Olimpiada Internacional de Matemáticas, que se realizó en la localidad de Bath, en el suroeste de Reino Unido.

Medalla de oro para Ana Paula Jimenez

Getty Images
Jiménez recibió una medalla de oro en la Olimpiada Matemática Europea Femenina.

“Es un reto, porque solo el 10% de quienes compiten allí son mujeres, así que se siente bastante presión”, señala.

En Bath, después de varias tensas pruebas, logró quedarse con la medalla de bronce.

“Fue muy emocionante, porque durante varios días compartes con personas de todo alrededor del mundo que también tienen esta misma pasión por las matemáticas”, señala Jiménez.

Este año, de forma virtual, volvió a repetir la hazaña. Se convirtió en la primera mujer mexicana en ganar dos medallas de bronce en una IMO.

Mujeres y matemáticas

Uno de los reconocimientos que recibió se debió a su notable desempeño en las IMO, el premio Maryam Mirzakhani.

Este galardón fue creado en 2017 para reconocer el desempeño de las mujeres en las Olimpiadas Internacionales. Ese mismo año falleció, a los 40 años, la matemática iraní Maryam Mirzakhani, quien ha sido la única mujer en recibir la medalla Fields, considerada el Nobel de esta disciplina.

Para mí fue muy importante ese reconocimiento, porque algo que queda claro desde que entras en esto es que hay un prejuicio de que las mujeres no somos buenas para las matemáticas”, señala.

“Y para mí fue muy importante tener en mi proceso a otras mujeres como entrenadoras. Por ejemplo, Olga Medrano, que fue la primera mexicana en ganar una medalla en las Olimpiadas Europeas”, agrega.

Ahora Jiménez terminó el colegio y entró en la universidad, por supuesto siguiendo la carrera de matemáticas.

“Para mí las matemáticas son arte. Pero también ganas. Dedicación. Perseverancia. Es algo que ha estado presente en mi vida durante mucho tiempo”, concluye.

A punto de colgar, le pregunto cuál es la solución al problema enunciado por Black.

“La solución es que el rompecabezas que él propone no se puede completar. Pero cuesta bastante tiempo llegar a esa respuesta”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=aBKdOAVLVEc

https://www.youtube.com/watch?v=0fHkEolNWFc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.