La lucha de las madres por pensiones alimenticias
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La lucha de las madres por pensiones alimenticias

Animal Político recogió testimonios de mujeres que deben pelear ante tribunales hasta por más de un año para que les otorguen cuotas de manutención para sus hijos, que van de los 300 a los mil pesos en promedio.
Por Lilia Saúl Rodríguez
2 de julio, 2013
Comparte
Madre_e_Hijo-1

//Foto: Cuartoscuro.

La justicia en México parece que se inclina sólo hacia quienes tienen más dinero. Así resume Yuzury, una de las mamás que hace fila cada quince días afuera del Juzgado de lo Familiar, en el Distrito Federal. Lleva más de dos años asistiendo para pedir una pensión alimenticia al padre de sus hijos, y aunque logró durante siete meses que le pagaran una mensualidad de mil pesos para dos hijos, el hombre dejó de trabajar y se esfumó.

Cuando Yuzury nuevamente dio con él y al saber que éste ya tenía trabajo, nuevamente inició los trámites, pero entonces en el juzgado le dijeron que el expediente estaba “extraviado”.

Otra vez comenzó el papeleo cuando nuevamente el padre de sus hijos se quedó sin trabajo. Después de ir y venir, los abogados le dijeron que podían demandar a los padres de su ex pareja, es decir, a los abuelos, para que entonces éstos sufragaran los gastos de los menores. Y ahí sigue el trámite. Años de espera.

Según Yuzury, si tuviera un abogado particular, podría “avanzar” en los trámites de forma más rápida.

Este es uno de los testimonios que recogió Animal Político, de mujeres que deben pelear ante tribunales para que les otorguen pensiones alimenticias a sus hijos que van desde los 300 y hasta los mil pesos en promedio y que el trámite puede tardar de un mes hasta más de un año.

¿Las deficiencias? Pérdida del expediente, falta de abogados que se interesen en sus casos o la falta de experiencia para pelear ante la justicia que les otorguen el derecho que les corresponde a estos menores: Que el padre se haga responsable de una pensión alimenticia.

En el edificio de Juárez número 8, en el Centro Histórico y justo frente al Hemiciclo a Juárez, se ubican los 42 juzgados de lo familiar que de lunes a viernes atienden a las mujeres que acuden a solicitar una pensión.

Las filas son largas a pesar de lo rápido que avanza el ingreso de las personas al inmueble.

Para iniciar el trámite lo único que se requiere es el acta de nacimiento del menor y en algunas ocasiones, el acta de matrimonio de los padres para solicitar la pensión alimenticia del pequeño y, en su caso, también para la madre.

Yuzury Loza y el expediente perdido

Yuzury espera recargada en una de las paredes del edificio que alberga a los 42 juzgados de lo familiar. Espera en la sombra, acompañada de uno de sus dos hijos de menos de 6 años mientras escribe un mensaje de texto.

Ella, al igual que muchas mujeres que acuden a este edificio va acompañadas de su niño. Aunque son mínimos los pagos como para mantener a un menor de edad, los padres en su mayoría se resisten a pagar.

“El trámite está bien, pero muchas veces el papá, quien tiene que dar la pensión, renuncia a su trabajo o te dice que el dinero que gana no es el verdadero. Para mí no hay una investigación que complemente y que diga realmente cómo está la situación entre los papás y el menor. Pero en sí yo creo que el trámite está bien, porque finalmente con todo, estos trámites son mucha pérdida de tiempo pero deberíamos ver la forma en que se hagan responsables los padres”, dice Yuzury.

Algo pasó en estos años que hizo que Yuzury lleve tres años y no consiga que su ex pareja pague algo de lo que debiera dar de manutención por dos hijos pequeños.

“La pensión ya se había tramitado como hace dos años, pero el señor (su ex pareja) salió de trabajar y entonces, ya cuando tuvo un empleo fijo, se los comenté (en el Juzgado) y se salió de trabajar. Entonces me dijeron: ‘veremos si le podemos decir que la obligación la tengan ahora los papás de él’”.

“Pero ahora perdieron el expedientillo como hace 15 días y apenas hoy me dijeron que lo habían perdido. Me dijeron que regresara el miércoles y que si no lo encontraban, que siguiera viniendo”, dijo fastidiada.

“Llevo como tres años y solamente dio pensión como siete meses. Depositaba mil pesos y cuando ya no estaba trabajando de fijo, me daba dinero pero eran 500 pesos al mes. De eso a nada era lo mismo, porque son dos niños. Entonces sí está complicado”, explicó.

Para cualquier mujer que quiera tramitar una pensión alimenticia para sus hijos, el papeleo, en sí, es mínimo: “Te piden actas de nacimiento y traer la demanda.  Al principio no necesitas abogado, pero más adelante sí”, concluye Yuzury.

Martina y su hijo  de 14 años

Martina, una mujer de cabello negro, rizado, alta y morena, se encuentra en los juzgados de lo familiar porque ahora vive una segunda tragedia.  Se murió el que fuera su esposo y ahora su cuñada la quiere echar de su casa.

Pero antes, hace un año exactamente, ella logró después de 14 años de no haberla pedido, una pensión para su hijo.

“A mí sí me tocó rápido, no sé si haya sido porque había común acuerdo, tanto él como yo. Porque la abogada de oficio que me tocó fue muy accesible, me defendió muy bien y se logró un común acuerdo. No tuve que contratar abogados privados. La abogada que me designaron muy linda”, dijo.

—¿Y qué opina de las leyes mexicanas para defender al menor y otorgarle una pensión alimenticia?

—Pues yo siento que las leyes están bien, pero sí es muy poco lo que les dan. Les deberían dar un poco más. Te dice el juez que va a ser el 10%. A mí me daban el 20% para mi hijo. A mí me gustaría que se pusieran de este lado los jueces. ¿Qué haces con mil 400 pesos al mes con un hijo en la preparatoria? No es ni el mínimo y un trabajo en la prepa no te cuesta 50 pesos. Simplemente de pasajes a la semana le doy 150 pesos. ¿Qué voy a hacer? Estoy consciente de que tengo que trabajar, pero era un porcentaje muy bajo. Él traía abogado particular y yo no. Por ese lado las leyes siempre apoyan a las personas que tienen más dinero. Como que te hacen más caso. Porque los que traen de oficio, no nos hacen caso”,  dijo Martina Pineda.

Alicia y la burocracia

Alicia sale del juzgado de lo familiar acompañada de su padre y su hijo de menos de tres años.

Después de una larga mañana, la joven dice que todo son trámites burocráticos y que su desventaja fue no contar “desde un principio” con un abogado privado, a diferencia de su ex pareja. Además, hasta ahora, después de más de un año, ella no ha recibido nada de pensión alimenticia.

“Es ágil el proceso para tramitar la pensión. Más que nada es burocrático, mientras tengas un abogado que se sepa mover, porque uno solo no. Tienes que llevar siempre a alguien que te ayude. Yo llevo ya un año con el trámite. Primero busqué un abogado de oficio y luego éste me dio la vuelta. Tuve que buscar uno privado y ahora sí me están adelantando el procedimiento. Conmigo no han perdido el expediente, pero son las fechas, que cuando uno programa las fechas, te las posponen, o la otra parte no viene. Lo que él quiere son visitas más constantes con el niño pero no ha dado nada. Él tiene abogado privado y yo de oficio”, cuenta Alicia.

—¿Qué opinas de la justicia?

—Es burocrática. Hay personas buenas, el problema es que hay personas que te ponen la traba de papeleo y trámites que a veces no son necesarios, explicó Alicia.

¿Qué haces con mil 400 pesos al mes con un hijo en la preparatoria?

Jimena y su nueva familia

Jimena Díaz tiene una bebé recién nacida de su actual pareja y una niña de seis años de su anterior matrimonio. Cuando ella decidió tener un segundo hijo con su actual pareja, el padre de su hija le pidió la custodia.

Ella peleó y aunque ganó la pensión alimenticia, también tendrá que “prestar” durante los fines de semana a su hija, quien además no conoce a su padre biológico. Esa situación, dice Jimena, es injusta y considera que los abogados no ven que será “raro” para su hija irse con un extraño, aunque sea su padre.

“Es lento el proceso. Para nosotros fue más bien por acuerdo. No nos quedamos a un juicio. Pero de repente son injustas las cuotas que les imponen a los papás. Son muy bajas. Por un acuerdo llegamos, pero es poco. Es muy desgastante estar viniendo todo el tiempo, para que al final te dicten una cantidad muy baja. Deberían darnos el 50%. Ya llevo un año y ahorita ya son las últimas visitas. Ya ahorita ya traje el número de cuenta, ya falta que depositen”, dijo con una risilla que muestra que  no cree que haya logrado llegar hasta ahí.

“Él nunca había peleado la custodia, apenas que iba a tener un bebé. Y yo no le había pedido nada. Pasaron seis años y no me había dado nada. Entonces yo les dije a las abogadas que no sólo debía pagar una pensión alimenticia, sino todos los seis años que no estuvo presente. Pero las abogadas no te apoyan. La mía es de oficio y la de él es particular”, explicó.

—¿Cómo ves la justicia mexicana para los menores?

—A los niños no los toman en cuenta. Para la niña es obligarla a irse con alguien desconocido. No sé si se quiera ir.

El abogado privado

Javier González es abogado de profesión y su trabajo es asesorar a quienes pidan sus servicios en materia penal y administrativa.

Se encuentra afuera de las instalaciones de los juzgados de lo familiar y desde ahí se observa cómo asesora a quienes son sus clientes para que la próxima visita sea exitosa.

Al preguntarle si las leyes están mal o es la impartición de justicia lo que falla, éste responde que es lo segundo.

“Lamentablemente es nuestra impartición de justicia. Aún cuando han hecho cosas para que sea más rápido el procedimiento. Aproximadamente en un procedimiento de esa naturaleza te dicen que de 15 días a un mes le están descontando (la pensión), la realidad es que tarda aproximadamente tres meses y eso a veces”.

“Desafortunadamente lo que se ve es que una ama de casa, una madre soltera, con hijos, para solicitar una pensión alimenticia, sí debe pasar bastantes complicaciones para que luego no se le demuestre los ingresos al padre o se pacte una pensión irrisoria, esa es la realidad lamentablemente”.

Para el abogado, la ley está bien.

“Ha habido bastantes reformas. La ley protege mucho al menor y a la mujer. Lo que está mal es la impartición, el procedimiento burocrático, tardan muchísimo y efectivamente sucede de pronto que pierden expedientes, los traspapelan, realmente es eso. No son las leyes, es la aplicación de las leyes”, dijo el abogado Javier González.

“El caso más común es que es difícil demostrar los ingresos reales de los padres. Es complicado porque finalmente viene esto de la declaración de impuestos, de cómo te pagan, si por nómina o por prestador de servicios. El caso más común es que la madre sabe que el papá gana determinada cantidad pero se demuestra que gana menos y la pensión es menor”, explicó el abogado Javier González.

Al cuestionarle sobre el caso del ministro en retiro de la Suprema Corte de Justicia, Góngora Pimentel, -señalado por no dar pensión a sus hijos- el abogado prefirió no dar su opinión al respecto.

#BastaDeGóngoras

Un grupo de periodistas busca alentar la discusión de este tema a profundidad. Y sin minimizar la tragedia de la familia víctima del ex presidente de la Corte Genaro Góngora, llamar la atención sobre lo común que es este tipo de violaciones a las leyes y los derechos, y lo mucho que las toleramos como algo “normal”.

Invitamos a los lectores a visitar la página de Facebook de “Basta de Góngoras en México, donde podrán compartir historias sobre “otros Góngoras”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué es el friluftsliv de los escandinavos y cómo puedes aplicarlo en la pandemia de COVID

Friluftsliv significa literalmente "vida al aire libre" y comprende todas las actividades que permiten entrar en contacto con la naturaleza. ¿Cómo puedes ponerla en práctica?
Getty Images
11 de octubre, 2020
Comparte

Los escandinavos aman tanto la naturaleza que su pasión tiene hasta nombre propio: friluftsliv.

La expresión significa literalmente “vida al aire libre” y fue popularizada en la década de 1850 por el dramaturgo y poeta noruego Henrik Ibsen.

El autor de “Casa de muñecas” utilizó el término para describir la importancia de pasar tiempo en lugares remotos para el propio bienestar físico y espiritual.

Ahora que la pandemia de COVID-19 ha llevado a imponer confinamientos generalizados, esta práctica podría resultar beneficiosa para la salud física y mental, siempre y cuando se cumplan las medidas de distanciamiento social y demás precauciones para evitar los contagios.

¿Cómo puedes aplicarla en tu día a día?

Arraigo

Hoy en día, suecos, noruegos y daneses usan la expresión friluftsliv de manera amplia para referirse a actividades diversas como correr en un parque o bosque a la hora del almuerzo, ir al trabajo en bicicleta, reunirse con amigos en una sauna junto al lago (con chapuzón en el agua fría incluido) o simplemente relajarse en una cabaña de montaña.

Todos los países escandinavos tienen leyes similares que le permiten a la gente caminar o acampar prácticamente en cualquier lugar, siempre y cuando muestren respeto por la naturaleza, la vida silvestre y los lugareños.

Una mujer meditando en un área verde.

Getty Images
Sentarse y relajarse en un área verde califica como friluftsliv.

Según los datos de 2017 de la agencia estadística del gobierno de Suecia, alrededor de un tercio de los ciudadanos de ese país realiza actividades al aire libre al menos una vez a la semana. Y más de la mitad de la población tiene acceso a una casa de verano en el campo o en la costa.

Muchas empresas escandinavas incluso incentivan a sus empleados a pasar más tiempo al aire libre en horas de trabajo.

Existen incluso exenciones de impuestos para las firmas que incentivan el friluftsliv. De esta manera, compañías en algunos de estos países pueden subsidiar las actividades deportivas del personal.

“Todo esto demuestra claramente que la obsesión escandinava por el friluftsliv está más arraigada que las raíces de los omnipresentes abedules”, dice Maddy Savage, periodista de BBC Worklife, en un artículo sobre el tema publicado en 2017.

Tanto, que por ejemplo, en Noruega, han sabido mantener la práctica durante la pandemia e incluso, reforzarla.

Friluftsliv en pandemia

“Cuando la pandemia llegó a Noruega y todo se cerró, la naturaleza se mantuvo abierta 24 horas al día, 7 días a la semana. Así es como la gente podía mantenerse físicamente activa, caminando y corriendo en la naturaleza”, dijo Siri Meland, de Norsk Friluftsliv, una coalición de grupos de actividades al aire libre de Noruega, a BBC Mundo.

“La gente usaba árboles, piedras y elementos naturales en lugar de máquinas de ejercicio”.

Piernas estiradas sobre el pasto.

Getty Images
Puedes simplemente descansar en un parque…

“Con la pandemia, la frecuencia de las personas que hacen friluftsliv ha aumentado, al igual que su popularidad, especialmente entre los jóvenes”, aseguró.

Meland detalló que durante este verano, 1,5 millones de noruegos durmieron en una carpa o en una hamaca al aire libre.

“Pero la atención también se centra en lo bueno que es para la salud mental salir y, por ejemplo, dar un paseo por la naturaleza o el bosque junto a su casa”, añadió.

Friluftsliv en otros lugares

Aunque otros países no tengan la misma historia o infraestructura para la promoción del friluftsliv, es un concepto que puede exportarse fácilmente, según dijo Angeliqa Mejstedt, autora de Vandringsbloggen, un blog sueco sobre esta práctica, a Maddy Savage, de BBC Worklife.

“No tienes que comprar muchos equipos o cosas costosas para hacerlo. Usa la naturaleza cerca de donde vives”, dijo Lasse Heimdal, exsecretario general de Norsk Friluftsliv al programa The World de la Public Radio International (PRI) en septiembre.

Si vas a compartir la experiencia de la naturaleza con amigos o familiares, asegúrate de llevar mascarilla, mantener el distanciamiento social y tomar todas precauciones para evitar la propagación del COVID-19.

“No hay problema mientras sigas los consejos de las autoridades de salud”, dijo Meland.

Heimdal señaló también que pasar tiempo al aire libre produce una gran cantidad de beneficios.

“Es social, es saludable”, le dijo a PRI. “Es bueno para tu cuerpo y bueno para tu mente”.

Pero friluftsliv “no solo significa participar en deportes al aire libre”, aclaró.

“Es mucho más (que esquiar o patinar). Son todo tipo de actividades en la naturaleza”, dijo. “También estar en la naturaleza, descansar en la naturaleza. No solo se relaciona con la actividad física, sino con las experiencias en la naturaleza en una amplia gama”.

“Salir a caminar en un entorno verde es lo más fácil para todos”, dijo Meland. “La ciencia muestra que te sientes menos estresado después de solo diez minutos caminando en un entorno verde”.

Sentarse en un parque y compartir té, por ejemplo, también funciona como friluftsliv.

“Relajarse, observar la tranquilidad, descansar, estar en la naturaleza, disfrutar del olor del café en una hoguera, es friluftsliv”, dijo también Meland.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0fHkEolNWFc&list=PLLhUyPZ7578crTFv0q0Lb134UzgFe8735&index=2

https://www.youtube.com/watch?v=8urGTdEioOQ&list=PLLhUyPZ7578crTFv0q0Lb134UzgFe8735&index=10

https://www.youtube.com/watch?v=SZY7ugs_DvI&list=PLLhUyPZ7578crTFv0q0Lb134UzgFe8735&index=17

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.