La represa de México donde murieron todos los peces
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La represa de México donde murieron todos los peces

Un derrame de melaza en un embalse de Jalisco causó la muerte de 500 toneladas de peces. Y parece que son más.
Por Alberto Nájar *BBC Mundo México
2 de julio, 2013
Comparte

Hace unos días los pescadores de la presa Hurtado en Acatlán de Juárez, Jalisco, notaron que al embalse llegaba un líquido espeso y rojo oscuro. Luego vieron a decenas de peces que nadaban en la superficie con la boca abierta.

Eso ocurrió el jueves 25 de junio. El domingo siguiente la presa estaba cubierta con cientos de miles de peces muertos.

Hasta ahora se han sacado del agua unas 500 toneladas, pero el alcalde Emeterio Corona Vázquez cree que pueden ser más.

“La mortandad es total. Vamos a ver que todos los peces de la presa se van a morir”, explica a BBC Mundo.

Las autoridades creen que el derrame de melaza desde una empresa cercana que produce alimento para ganado puede ser la causa del accidente. La sustancia que se encontraba en su bodega fue arrastrada por las lluvias recientes, y al llegar a la presa se descompuso y consumió todo el oxígeno.
No se sabe el tamaño del derrame. La Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (SEMADET) de Jalisco, dijo que encontró vacío un tanque con capacidad de 10.000 toneladas donde al parecer se encontraba la melaza.

La situación se agravó pues el embalse se encontraba sólo al 10% de su capacidad debido al estiaje que apenas concluye.

Es uno de los accidentes ecológicos más graves en los últimos años. Especialistas creen que la presa tardará por lo menos un año en recuperar la población acuícola, aunque eso dependerá del volumen de lluvias en el presente temporal.

Cerco sanitario

La presa Hurtado se encuentra a unos 40 kilómetros de Guadalajara, capital de Jalisco en el occidente de México.
Es un sitio tradicional de recreo al que cientos de personas visitan cada fin de semana para comer bagres, tilapias y carpas que se pescan en la presa.

De eso viven unas 380 personas, entre pescadores y dueños de restaurantes. Todos resultaron afectados por el derrame de melaza, reconoce el alcalde de Acatlán de Juárez.

La fábrica responsable del percance fue clausurada por el Ayuntamiento de Tlajomulco, donde se encuentra, pero no se ha informado el nombre de la empresa ni de su propietario. “Parece que es clandestina”, asegura Corona Vázquez.

Pero la clausura no termina con el problema pues hay riesgos a la salud de los vecinos. El gobierno de Jalisco estableció un cerco sanitario en la zona e inició una campaña para evitar que se consuman los peces de la presa Hurtado.

El Ayuntamiento de Acatlán hace lo que puede, le dice a BBC Mundo Víctor Zuru, regidor de Ecología del Cabildo.
“Vamos a tener problemas de salud. La gente soporta los olores fétidos y no tienen más que suero para aliviar lo que venga. Nosotros vamos a ver cómo los apoyamos”.

“Nada se hace”

La muerte de todos los peces en la presa Hurtado es sólo una parte del problema pues lo más grave es la falta de respeto a las leyes ambientales en el país, explica a BBC Mundo Antonio Gómez Reyna, investigador de la Universidad de Guadalajara.

De hecho en la zona donde se encuentra el embalse ya habían ocurrido accidentes similares, aunque no tan graves.
Hace seis años, por ejemplo, el equipo de Gómez Reyna encontró en una presa cercana una cantidad importante de peces muertos por la contaminación generada desde una procesadora de azúcar, conocidas en México como ingenios cañeros.

Reportaron el hecho al gobierno federal, que operaba la empresa, y sólo se suspendió el derrame de contaminantes. Fue todo.

“El problema es que nunca hay detenidos, no hay responsabilidad penal”, denuncia. “Hay ecocidios completos de cuerpos de agua y todo tan tranquilo. No se hace absolutamente nada”.

En el caso de la presa Hurtado la Secretaría de Medio Ambiente asegura que denunció a la empresa responsable del accidente ante la Procuraduría (fiscalía) General de la República.

También le exigió limpiar en cinco días la zona afectada, y presentar un programa de contingencia en caso de derrames. Un trámite que, legalmente, debió cumplirse desde que la empresa se instaló cerca de la Presa Hurtado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Lula y Bolsonaro se enfrentarán en segunda vuelta en Brasil tras una votación cerrada

La mayor democracia de América Latina elegirá en segunda vuelta a su próximo presidente después de que ningún candidato consiguiera este domingo el 50% de votos necesarios para proclamarse vencedor.
3 de octubre, 2022
Comparte

Brasil, la mayor democracia de América Latina, elegirá a su próximo presidente en segunda vuelta después de que ningún candidato alcanzara este domingo el 50% de votos necesarios para proclamarse vencedor.

En una votación más ajustada de lo que pronosticaban las encuestas y con más de 99% de los sufragios contabilizados, el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva logró el 48.33% de los votos, frente al 43.28% del actual presidente brasileño de ultraderecha, Jair Bolsonaro.

En tercera posición se ubicó Simone Tebet, con el 4.17% de los sufragios, seguida de Ciro Gomes, con el 3.05%.

En esta jornada electoral, que ha trascurrido sin graves incidentes y con largas filas en los centros de votación, 156 millones de brasileños estaban llamados a las urnas. Además del presidente, también se elegía a los representantes de la Cámara de Diputados, a un tercio del Senado, a los gobernadores de los 26 estados y del Distrito Federal, y todos los parlamentos estatales.

Observadores electorales internacionales dijeron a BBC que esta votación fue “justa y transparente”, pese a las afirmaciones de Bolsonaro de que podría haber fraude.

También señalaron que el buen desempeño de Bolsonaro, que superó los pronósticos de las encuestas, desafía su afirmación infundada de que hay “una máquina de fraude” dentro del tribunal electoral.

Las últimas encuestas colocaban a Lula como líder en las intenciones de voto, con una ventaja de entre seis y 14 puntos sobre Bolsonaro. Algunas dejaban incluso abierta la posibilidad de que ganara la presidencia en esta primera vuelta.

La segunda vuelta entre Lula y Bolsonaro se celebrará en cuatro semanas, el domingo 30 de octubre.

Quien obtenga más votos en esa votación será declarado presidente electo. El nuevo presidente prestará juramento el 1 de enero de 2023.

Bolsonaro llega a la segunda vuelta con una tarea inédita en la historia electoral brasileña: superar al vencedor de la primera vuelta para ganar las elecciones.

Entre los desafíos que enfrenta el actual presidente brasileño están la ventaja numérica de Lula en la primera vuelta, el alto rechazo del electorado, el bajo potencial para atraer votantes de otros candidatos, un presupuesto de campaña restringido y una lenta recuperación de la economía.

Lee: Elecciones en Brasil: 3 claves para entender el áspero duelo entre Bolsonaro y Lula da Silva

Brasil

Getty Images
Se registraron lasrgas filas en los centros de votación.

Una prórroga

Tras conocerse los resultados de la primera vuelta, Lula compareció en público para hacer balance de la votación.

“Ayer, en la conferencia de prensa, les dije que en todas las elecciones a las que me presento quiero ganar en la primera vuelta, pero no siempre es posible”, dijo el cantidato del PT, quien puede regresar a la presidencia de Brasil tras haber pasado 580 días en prisión, antes de que sus condenas por corrupción fueran anuladas por la justicia.

Lula también afirmó que pasar a la segunda vuelta “es solo una prórroga” y aseguró que ganará las elecciones.

“Durante toda esta campaña íbamos adelante en las encuestas de opinión pública, de todos los institutos, y yo siempre pensé que íbamos a ganar estas elecciones y les quiero decir que vamos a ganar estas elecciones. Es tan solo una prórroga”, dijo.

Lula Da Silva

Reuters

Bolsonaro, al votar este domingo en Vila Militar, Río de Janeiro, volvió a poner en duda la seguridad de las urnas electrónicas y se negó a responder si reconocería los resultados del Tribunal Superior Electoral en caso de ser derrotado.

“Tanta gente en la calle apoyándonos, lamentablemente no lo vieron en la prensa. Es parte de las reglas del juego. Lo que cuenta es Datapueblo (an alusión a la encuesta de Datafolha, que lo situaba 14 puntos por detrás de Lula). ¿Elecciones limpias? No hay problema. Que gane el mejor”, aseguró el mandatario.

Como hizo este domingo, en las semanas previas a las elecciones, Bolsonaro puso en duda el sistema de votación, alegando, sin proporcionar pruebas, que es susceptible al fraude.

La autoridad electoral ha desestimado las acusaciones como “falsas y deshonestas”.

Jair Bolsonaro

EPA

“El bien contra el mal”

Durante la campaña, Bolsonaro planteó los comicios como “una lucha del bien contra el mal”, se presentó como garante de los valores conservadores y cristianos, y se refirió a Lula como un “ladrón” que puede llevar a Brasil hacia un socialismo como el de Venezuela.

Lula, por su parte, ha buscado ampliar su base electoral con acuerdos como el que alcanzó con su candidato a vicepresidente, Geraldo Alckmin, un exrival suyo de centroderecha al que derrotó en 2006.

El líder izquierdista tampoco rehuyó de la confrontación directa con Bolsonaro, a quien calificó de “genocida” por su respuesta a la pandemia de COVID-19, y sostuvo que en las elecciones se juega “la democracia contra el fascismo”.

Las mayores preocupaciones de los brasileños pasan por temas económicos como el desempleo o la inflación, así como por la salud, según distintos sondeos.

Un hombre en Brasil muestra un plato que tiene escrita la palabra "hambre" en portugués.

Reuters
La el hambre y la inseguridad alimentaria moderada afectan a tres de cada 10 brasileños.

Esta elección será la primera en Brasil luego de la pandemia que golpeó al país y dejó más de 685 mil muertes mientras Bolsonaro comparaba el COVID-19 con una “gripecita” y se mostraba escéptico sobre las vacunas para combatirlo.

La economía brasileña entró en recesión en 2021 y, si bien volvió a crecer desde hace casi un año y la tasa de desempleo cayó a 9.1% en julio, la mejora está lejos de ser percibida por la población en general.

El 15% de brasileños (unos 33 millones de personas) pasa hambre y más de la mitad de la población (125 millones de personas) padece en algún grado de inseguridad alimentaria, de acuerdo a un estudio de la red Penssan.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=S5Lkm_l-47M&t=1s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.