close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Las estructuras criminales que faltan por desmantelar en México
Localizar y detener a 45 delincuentes de alta peligrosidad dedicados al narcotráfico, el secuestro, la trata de personas y el tráfico de menores, es uno de los retos del gobierno federal en materia de seguridad. Animal Político presenta a los personajes en los que están enfocados
Por Omar Sánchez de Tagle
23 de julio, 2013
Comparte
//Foto: Cuartoscuro.

//Foto: Cuartoscuro.

 

Hace unos días el presidente Enrique Peña Nieto señaló que su gobierno tenía que capturar a 140 criminales, pero el gran reto para las autoridades de seguridad es localizar y detener a  45 delincuentes de alta peligrosidad dedicados al narcotráfico, el secuestro, la trata de personas y el tráfico de menores.

De acuerdo con información de la Procuraduría General de la República (PGR), sin bien hay diversas organizaciones y criminales que deben desmantelarse y  detenerse, es prioridad de las autoridades enfocarse a la detención de estas 45 personas dentro de las que destacan los líderes de los llamados cárteles de la droga.

Estos personajes por los que incluso se ofrecen recompensas que van de los 30 a los 10 millones de pesos por parte del gobierno mexicano forman parte de la estructura de seis cárteles de la droga, dos bandas de secuestradores, una de trata de personas y una de tráfico de personas.

Si bien en esta lista faltan nombres de operadores, sicarios  y otros delincuentes ya reconocidos por la autoridad, son estos 45 los que representan un gran peso dentro de sus propias organizaciones.

La Estructura Criminal a Desmantelar

El Cártel del Pacífico

Esta organización sigue siendo comandada por Joaquín Guzmán Loera El Chapo Guzmán, por quien pesa una recompensa de 30 millones de pesos. De acuerdo a las autoridades actualmente Juan José Esparragoza Moreno El Azul sigue siendo su principal socio y por ello también se ofrece una recompensa similar.

Otro de los líderes de la organización es Ismael Zambada García El Mayo Zambada, uno de los narcotraficantes con más bajo perfil en sus operaciones y contactos, este hombre de hecho empezó su carrera con Ernesto Fonseca Carrillo uno de los primeros líderes de los cárteles mexicanos. Por el Mayo Zambada también se ofrecen 30 millones de pesos.

De acuerdo a la PGR y pese a que varios ex funcionarios ya han sido exonerados de la llamada “Operación Limpieza”, José Antonio Cueto López sigue siendo señalado por su participación en el cártel del Pacífico y ser uno de los responsables de contactar a la organización criminal con varios servidores públicos. Este hombre sigue siendo prófugo y es a quien se le señala de haber sobornado a distintos funcionarios de la PGR.

Finalmente dentro de esta estructura se encuentra Francisco Javier Jiménez Sánchez ex agente federal por el cual se ofrecen 10 millones de pesos y quien se presume ayuda a la organización que dirige El Chapo.

Los Carrillo Fuentes

Pese a que se dice que Vicente Carrillo Fuentes hermano del famoso Amado Carrillo Fuentes El señor de los Cielos, se encuentra en jubilación, las autoridades federales ofrecen una recompensa de 30 millones por él pues se tiene detectado que su organización sigue operando junto con la organización de La Línea.

Se dice que Vicente Carrillo sigue defendiendo con violencia el estado de Chihuahua y para ello se apoya de Juan Pablo Guijarro Fragoza líder de la línea quién tiene a su mando a los sicarios que defienden la plaza y quién además se encarga de surtir y cobrar a las narco-tienditas y narcomenudistas. Por el existe una recompensa por 15 millones de pesos.

Otro de los jefes de dicha estructura es Juan Pablo Ledezma, quién las autoridades de PGR colocan como el segundo hombre en importancia tras Vicente Carrillo y por quien ofrecen una suma similar a la de Guijarro Fragoza.

Los Zetas

Con la detención de Miguel Ángel Treviño Morales el Z-40, quedaron en la operación de la estructura cuatro miembros de la organización, pero el mayor peso lo tiene Omar Treviño Morales hermano del Z-40 por quién el gobierno ofrece una recompensa de 30 millones de pesos.  Omar Treviño es quién está reorganizando la estructura.

Junto con él se encuentran Maxiley Barahona Nodales acusado de haber detonado una granada en las instalaciones de la procuraduría de Chipas, Sergio Ricardo Basurto buscado por distribuir y controlar las narco tiendas de la organización y Román Ricardo Palomo El Coyote, por ellos tres se ofrece una recompensa de 10 millones de pesos.

Dentro de esta organización existen 14 sicarios que son buscados por la PGR y las autoridades federales pues se presume su participación en el atentado del Casino Royale, por ellos se ofrecen 15 millones de pesos como recompensa.

El problema para las autoridades es que no se cuenta con su fotografía ni su nombre completo y en la lista solo vienen sus apodos o sobre nombres. Además de ello las autoridades no detallan si estos siguen trabajando para los Zetas o abandonaron la organización.

Ellos son, El Papas, Francisco Mejia, El Huevo; El Colitas, El Tony, El Junior, El Monterrey, El Tita, El Kitty, La Beba, El Negro, El Chimpas, El Flaco, El Casillas y El Comandante Lobo.

Los Caballeros Templarios – La Familia

Servando Gómez Martínez es identificado por la PGR como uno de los Líderes de los llamados Caballeros Templarios organización que surge tras su rompimiento con La Familia, estructura criminal que sigue reconociendo la autoridad federal.

Por la Tuta como le dicen se ofrece una recompensa de 30 millones de pesos y de acuerdo a las investigaciones es el operador de Michoacán y realiza incursiones a municipios colindantes con Guerrero.

Otro de los líderes de esta organización es Dionicio Loya Plancarte El Tío, a este hombre se le dio por muerto en marzo de este año, sin embargo en junio salió en un video a proponer a las policías comunitarias de Michoacán una tregua. Por el también se ofrece una recompensa de 30 millones de y acuerdo a las investigaciones él es el encargado de prensa y relaciones públicas de la organización.

Otros miembros de la organización por los que se ofrecen 10 millones son Ignacio Rentería Andrade, Enrique Plancarte Solís y Samer José Servín Juárez, ellos tres operan en Uruapan y en el caso de Servín apoya a la organización con todos los asuntos financieros.

Beltrán Leyva

De esta organización las autoridades solo están enfocadas en dos de sus líderes Héctor y/o Alberto Beltrán Leyva El General, y Francisco Hernández García este último encargado de todo el trasiego de droga de la organización hacia Estados Unidos. Por ellos se ofrecen 30 y 15 millones de pesos respectivamente.

Los Arellano Félix

Si bien esta organización cuenta con un mayor número de personas en su estructura la PGR sólo ofrece recompensa de 30 millones de pesos por su líder Fernando Sánchez Arellano El Ingeniero hijo de Enedina Arellano

Organizaciones de Secuestradores

La Flor

Dentro de esta estructura las autoridades identifican a tres de sus líderes Oscar Morales Alvarado, José Martín Jiménez y Raúl Jaime Santamaría Méndez los tres acusados de pertenecer a la organización que presuntamente secuestro a Fernando Martí hijo de Alejandro Martí. Por los tres la recompensa es de 15 millones.

Los Bayardo

De esta organización las autoridades sólo buscan a su líder Mario Alberto Bayardo Hernández quien se presume sigue operando y por tanto es uno de los personajes por quienes se ofrecen 15 millones.

Dos bandas: una de de tráfico de menores  y otra trata de personas.

De acuerdo a las pesquisas de la PGR existe una organización en la que al menos cinco personas están dedicadas al tráfico de menores y de hecho ya cuentan con una averiguación previa en la que se les acusa de haber traficado a 14 menores de edad.

Las personas buscadas por pertenecer a esta organización son Blanca Estela Rincón, Kenia Roció Priego, Carlos Loredo, Juan Carlos Tufiño y Vanessa Barroso. Por todos ellos hay una recompensa de 10 millones.

Finalmente la PGR busca a Saúl Romero Rugerio y ofrece 15 millones de pesos por su localización y detención al formar parte de una organización dedicada a la l trata de personas. Por este sujeto se ofrecen 15 millones.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
BBC
"El trabajo está matando a la gente y a nadie le importa"
En su último libro, Jeffrey Pfeffer, profesor de la Universidad de Stanford, argumenta que el exceso de trabajo y el estrés han provocado la muerte de miles de personas en Estados Unidos y el resto del mundo a causa de un sistema laboral que se ha vuelto "inhumano".
BBC
22 de marzo, 2019
Comparte

Cuando Jeffrey Pfeffer afirma que “el trabajo está matando a la gente y a nadie le importa”, no lo dice en un sentido metafórico.

Lo dice tal cual, con todas sus letras, basándose en las investigaciones que ha realizado durante décadas, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo.

Pfeffer, profesor de la Escuela de Postgrado de Negocios de la Universidad de Stanford y autor o coautor de 15 libros en el campo de la teoría organizacional y el manejo de recursos humanos, argumenta en su último libro, “Muriendo por un salario” (Dying for a paycheck, en inglés), que el sistema de trabajo actual enferma e incluso termina con la vida de las personas.

En él relata el caso de Kenji Hamada, un hombre de 42 años que murió de un ataque al corazón en su escritorio en Tokio. Trabajaba 75 horas a la semana y demoraba cerca de dos horas en llegar a la oficina.

Justo antes de su muerte, había trabajado 40 días seguidos sin parar y su viuda declaró que Kenji estaba excesivamente estresado.

Ese es solo uno de muchos ejemplos incluidos en la publicación, donde el autor pone en contexto los efectos de un sistema de trabajo que en ocasiones se torna “inhumano” por la excesiva carga laboral.

fsdf

BBC

Según la evidencia recopilada por Pfeffer, en Estados Unidos, el 61% de los empleados considera que el estrés los ha enfermado y el 7% asegura haber sido hospitalizado por causas relacionadas con el trabajo.

De hecho, sus estimaciones apuntan a que el estrés está relacionado con la muerte anual de 120.000 trabajadores estadounidenses.

Y desde un punto de vista económico, destaca el académico, el estrés tiene un costo para los empleadores de más de US$300.000 millones al año en ese país.

En BBC Mundo hablamos con él.


En su libro usted menciona que existe un sistema laboral tóxico que está matando a la gente. ¿Qué evidencia tiene al respecto y cómo el trabajo moderno afecta a los empleados?

Existe evidencia de sus efectos sobre la salud. Las largas jornadas laborales, los despidos, la falta de seguro médico, el estrés provocan una enorme inseguridad económica, conflictos familiares y enfermedades.

El trabajo se ha vuelto inhumano. Por una lado las empresas, de una manera fundamental, se han desentendido de la responsabilidad que tienen con sus empleados.

Pero también ocurre que así como crece la “economía gig” (de trabajadores independendientes), también crece la inseguridad laboral.

¿Quién es responsable de este fenómeno?

Si piensas en los años 50 o los 60, los directivos decían que era necesario equilibrar los intereses de los empleados, los clientes, los accionistas. Ahora todo está centrado en los accionistas.

Esqueleto

Getty Images
Pfeffer dice que el estrés está relacionado con la muerte de 120.000 trabajadores estadounidenses al año.

En los bancos de inversión, por ejemplo, hay una práctica muy generalizada bajo la cual trabajas, vas a tu casa a darte una ducha y regresas a la oficina.

Bajo ese sistema, muchos empleados se vuelven drogadictos, porque terminan consumiendo cocaína y otras drogas para mantenerse despiertos.

Aunque el fenómeno que usted describe sería transversal, ¿hay ciertos sectores más afectados?

Un empleado de una fábrica, un piloto de avión, un conductor de camión, tiene un límite máximo de horas que puede trabajar.

Pero irónicamente, en muchas de las profesiones no hay límites.

En el caso de Estados Unidos, usted ha escrito que el lugar de trabajo es la quinta causa de muerte en Estados Unidos

Al menos la quinta causa, quizás más.

¿Y quién se hace cargo de esas muertes?

Los empleadores son responsables y los gobiernos son responsables por no hacer nada al respecto.

Enfermera

Getty Images
El 61% de los empleados en Estados Unidos considera que el estrés los ha enfermado.

¿Entonces qué papel juega la política en todo esto?

Tiene un rol enorme. Tenemos que hacer algo para detener esto. Pero no seremos capaces de hacer nada a un nivel individual.

Si quieres resolver el problema de manera sistémica, se requiere una intervención sistémica que debe provenir de algún tipo de regulación.

¿Cómo reaccionan los directivos de empresas cuando usted conversa con ellos?

Nadie argumenta que los datos no son correctos, porque los datos son bastante abrumadores. Pero esto es como el juego de la “papa caliente”: la gente ve el problema, pero nadie quiere hacerse cargo.

De hecho, los costos de salud son enormes. Las condiciones de trabajo causan enfermedades crónicas como diabetes o problemas cardiovasculares.

Pero también hablando de costos, las empresas pueden replicar que hacer cambios al sistema de trabajo afectará las ganancias corporativas

Es que eso no es verdad. Sabemos que la gente estresada tiene una mayor probabilidad de renunciar. Sabemos que los empleados enfermos -psicológica o físicamente enfermos- son menos productivos.

Sabemos, por estudios realizados en Estados Unidos y en el Reino Unido, que sobre el 50% de todos los días laborales perdidos por ausentismo están relacionados con el estrés laboral.

Hombre abrumado

Getty Images
El estrés tiene un costo para los empleadores de más de US$300.000 millones al año en Estados Unidos, según Pfeffer.

El Instituto Estadounidense del Estrés calcula que el costo anual es de US$300.000 millones al año.

Entonces es muy caro tener trabajadores enfermos o empleados que van a trabajar, pero con bajo rendimiento. Esto le cuesta a las empresas una fortuna.

Desde el lado de los trabajadores, usted ha escrito que las personas deberían cuidarse a sí mismas. Pero si un empleado reclama por mejores condiciones laborales, es muy probable que termine despedido. ¿Cómo se pueden cambiar las condiciones de trabajo?

Primero, los empleados tienen que asumir la responsabilidad de cuidar su propia salud.

Si vas a trabajar a un lugar donde no te permiten equilibrar tu vida laboral y tu vida familiar, tienes que irte.

Entonces la gente contesta: “No me puedo ir”. Y yo digo: “Si estás en una sala y esa sala está llena de humo, intentarás salir de ahí, porque las consecuencias para tu salud serán muy severas”.

Lo otro es que la gente tiene que presionar para que existan leyes y actuar colectivamente para protegerse, porque también hay costos para la sociedad.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.