El Terror en Tepito
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El Terror en Tepito

Los dueños de Heaven lavaban dinero del crimen organizado el cual, según una averiguación de la Procuraduría General de Justicia, proviene del exdirector de la policía de Cancún.
15 de julio, 2013
Comparte

El 26 de mayo del 2013 desaparecieron doce menores de edad. Habían ido a un antro como se le suele llamar. Cuando cerró el Bar Cristal, siguieron la fiesta en un “after”, uno de esos locales que abre cuando los demás cierran. No se sabe si después del after “Heaven” fueron a otro lugar o fueron tomados allí mismo.

Ha pasado más de un mes y no se sabe si los chicos están vivos o muertos. Nadie ha pedido rescate por ellos y tampoco se han encontrado sus cadáveres. Un dato muy importante es que todos los desaparecidos son del barrio de Tepito, en la cara norte del Centro Histórico.

Según las autoridades de la Ciudad de México, se trata de un ajuste de cuentas entre bandas de narcomenudistas. Los familiares de los desaparecidos no dicen nada, solo que tienen fe en Dios y en las autoridades. Al principio, a los parientes de las víctimas se les notaba la angustia y la desesperación, pero su actitud se transformó, como si las autoridades les hubieran dado buenas noticias a cambio de silencio.

Sin embargo, hay otros que no pueden guardar silencio y es un grupo de vecinos de los desaparecidos, también habitantes de Tepito. Ellos hablaron con Radio Nederland para dar su versión de las cosas a cambio de permanecer en el anonimato. Si revelan su identidad, ellos y sus familias serán ejecutados por un grupo de criminales autodenominado La Unión.

¿Por qué lo hicieron? ¿Por tráfico de drogas o por pelear mercado en la Ciudad de México?

“No, no fue por narcomenudeo. Por lo que sabemos fue por un pleito sin importancia en el Cristal, el primer antro donde estuvieron, que es el bar favorito de La Unión. Hay una segunda versión que no podemos confirmar donde una muchacha que fue novia de uno de los de la Unión, lo dejó por otro, por uno de los doce del Heaven”.

Las autoridades reforzaron su versión de que se trató de ajuste de cuentas entre bandas ya que los padres de dos de los desaparecidos purgan condenas en la cárcel por narcotráfico. Los vecinos tepiteños afirman: “Chale, eso no es hereditario. Una cosa es lo que hacen los papás; no hay que criminalizar a los jóvenes, pues eso no viene del ADN”.

Uno de los vecinos empezó contar todo lo que sabía de La Unión y se desahogó con la prensa a lo largo de tres horas.

“Nos tienen aterrorizados. Yo en lo personal traigo aquí una lista de treinta personas que ellos han asesinado. Los chavos de Heaven es lo más reciente y salió en la prensa, pero todos los asesinatos, secuestros, extorsiones, robos, no se conocen fuera de Tepito. Por eso es tan importante para nosotros hablar con la prensa y como te digo, a mí me constan 30 asesinatos y sé que hay muchos más”.

¿Por qué mata La Unión? ¿Para eliminar competidores?

“No, solo para controlar Tepito por medio del terror. Sin ningún motivo, sin mediar palabra llegan y le disparan a las personas, a cualquiera. Al principio dijeron que iban a limpiar al barrio de carteristas y se presentaron como los salvadores, pero simplemente matan al que se les pone enfrente. Así lo hicieron con 6 jovencitos que el 28 de octubre del 2010 peregrinaban a la Iglesia de San Hipólito a la fiesta de San Judas Tadeo: Así nomás llegaron, y ¡Pum pum pum! y los acribillaron. También asesinaron a Victor Juárez, un ex jefe de la Policía federal que transportaba mercancías de China a México. Mataron a Gustavo Bastelleros, alias El Gusano a quien la autoridad le había decomisado 60 millones de pesos en perfumes, pero eso no le afectó, los de La Unión sí”.

¿De esos treinta asesinatos de los que hablas, los familiares levantaron actas? ¿Qué hicieron las autoridades?

“Mucha gente no denuncia por miedo y las autoridades dicen lo mismo que ahora: que se trató de ajuste de cuentas entre bandas y no se meten, no averiguan, no hacen nada”.

¿Desde cuando La Unión tiene el control de Tepito y por qué?

“Desde hace tres o cuatro años. Tepito es un lugar donde se mueve mucho dinero, decenas de millones de pesos. Allá hay contrabandistas, vendedores de droga, de ropa, de perfumes, de armas, de lo que quieras. La regla de Tepito siempre fue: oír, ver y callar. Cada quien hacía sus negocios lícitos o ilícitos y nadie se metía con nadie del barrio, pero de pronto, de entre los chavos de Tepito nació La Unión y empezaron a secuestrar a sus propios vecinos. Que sabían que fulano vende perfumes y tiene dinero, pues lo secuestraban y a pesar de que la familia pagaba el rescate, lo mataban. A todo mundo lo obligaron a pagarles piso (protección). Los de La Unión se convirtieron en un monopolio. Por ejemplo, el revender cigarros traídos de Belice es un negociazo porque en México una cajetilla cuesta cuarenta pesos y en Belice cuesta 10 pesos. Los de la Unión mataron o amenazaron a los que vendían cigarros, ahora solo ellos venden”.

¿Y la policía lo sabe?

“Claro que lo sabe. Las cámaras de vigilancia registraron el asesinato de dos jovencitos que estaban fumando mariguana en un portal. Llegaron los de La Unión, los mataron, así nomás. Algunos de los asesinatos salieron el periódico desde el 2010. La policía lo sabe y no hace nada”.

¿Por qué? ¿Reciben dinero de La Unión?

“No lo sé, no me consta pero no me extrañaría”.

Los trescientos

Ricardo López Pérez alias El Moco es de Tepito y fue policía de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI). Aprendió técnicas para dominar por medio del terror; él le dio pistolas a los vagabundos y a adolescentes de Tepito. También les paga para que lo acompañen. El Moco llega a extorsionar o a decirle a alguien que si sigue vendiendo droga que no es la de él, o cigarros que no son los suyos, los va a matar. El Moco y su gente asesina por el puro gusto y para hacer saber quién es el que manda en Tepito. Nadie le pone resistencia.

El origen de La Unión

“Todos los miembros de La Unión son de Tepito, igual que los levantados (desaparecidos). Allá todos nos conocemos desde siempre. Un grupo de tepiteños trabajó para la organización de los Beltrán Leyva (narcotraficantes) recogiendo cargamentos de cocaína (hablamos de toneladas) que los colombianos arrojaban al mar; empezaron en el negocio como ‘bajadores'”.

Los Beltrán no contrataron a los pescadores del lugar sino a gente de Tepito.

“El cartel de los Beltrán Leyva no produce droga, solo la recoge del mar y la hace llegar a Estados Unidos. El 16 de diciembre del 2009, el jefe del cártel, Arturo Beltrán Leyva, cayó abatido en un enfrentamiento con elementos de la Marina Armada de México. Los tepiteños se quedaron con aquel cargamento, mientras los herederos de Arturo Beltrán Leyva, se pelearon por el puesto del jefe. La guerra la protagonizaron Héctor Beltrán Leyva, alias el Hache, y su jefe de sicarios Edgar Valdez Villarreal, alias La Barbie, y Sergio Enrique Villarreal, alias El Grande pelearon por el control de la organización”.

Nuestro entrevistado continúa:

“Los tepiteños ‘bajadores’ de cargamentos quedaron huérfanos de cártel, de jefe, de organización. Lo más seguro es que ellos hayan comercializado la cocaína y se dice que también se quedaron con dos millones de dólares en efectivo.

Nosotros en Tepito tenemos mucho miedo de que los Beltrán Leyva vengan a recuperar el cargamento o el dinero. Si la autoridad no hace algo va a haber muchos, muchos muertos. Significaría que la misma guerra que hay entre cárteles en el norte de México la vamos a ver en el pleno corazón de la Ciudad de México. Es mentira que el DF esté blindado y que solo haya narcomenudeo.”

Los integrantes de La Unión son muy creyentes: son católicos, le rezan a la Santa Muerte, son peregrinos a todos los santuario y algunos van de peregrinación hasta Santiago de Compostela, España.

El Heaven

¿Hay alguna relación entre el Heaven y los doce desaparecidos? La policía arraigó al personal del “after” para interrogarlos, a Gabriel Carrasco (El Diablo) y Andrés Estuar (El Andresote). Uno de los copropietarios, Mario Alberto Rodríguez Ledesma (alias el Moshino) declaró que los del la Unión los obligaban a vender drogas en el Heaven y que lo tenían amenazado.

Por las declaraciones de los arraigados, la policía arrestó a Armando Hernández Gómez, alias El Ostión, quien participó en el plagio de los doce. Según las declaraciones de Hernández Gómez el secuestro de los tepiteños fue en represalia del asesinato de Horacio Vite, alias El Chaparro, en el Bar Black el 24 de mayo.

Los vecinos de Tepito, entrevistados por Radio Nederland, dudan de esta versión. Según las autoridades capitalinas, hay dos grupos de jóvenes narcomenudistas de Tepito peleando por el mercado de drogas en el Distrito Federal: La Unión de Tepito (Los Tepis) y la Unión de Insurgentes.

Uno de nuestros entrevistados afirma categórico: No es cierto, esas organizaciones no existen; las inventó la autoridad. Es La Unión y ya.

El otro copropietario del after, hermano de Mario Alberto, Dax Rodríguez Ledesma fue asesinado junto con su novia Heydi Fabiola Rodríguez Ledesma y una prima de ella. Los cuerpos fueron encontrados en Morelos. Todo indica que los quemaron vivos. Dax y su novia se fueron a Acapulco el 26 de mayo, el mismo día que desaparecieron los doce tepiteños. El 20 de junio, en Iguala Guerrero fueron interceptados y asesinados. Sus cuerpos fueron encontrados el 22 de junio.

Dax era testigo clave del lavado de dinero del crimen organizado en los antros de la Ciudad de México y del estado de México.

El personal del Heaven fue acusado, en noviembre del 2012, del robo de más de doce millones de pesos en efectivo que uno de sus clientes traía en la cajuela de un coche de lujo. El afectado dijo ser empresario textil. Los arraigados por la desaparición de los 12 fueron acusados en el 2012 del robo de los 12.3 millones de pesos.

Los vecinos tepiteños continúan con las denuncias: 

“Lo que sí está claro es que los dueños de Heaven lavan dinero del crimen organizado. El dinero, según una averiguación de la Procuraduría General de Justicia (cuya copia tiene Radio Nederland) viene de Yucatán, de Luis Felipe Saiden Ojeda, quien fuera director de la policía de Cancún, en Quintana Roo.”

Es probable que el asesinato del Dax fuera para impedir que hablara, no solo de la desaparición de los doce, sino del lavado de dinero en los centros nocturnos.

Del Heaven al Infierno

Justo cuando el Procurador capitalino Rodolfo Ríos tenía una reunión con los familiares de los doce desaparecidos del Heaven, irrumpió Amalia Márquez Orozco para denunciar que su hijo Antonio César Ortega también desapareció en el bar Heaven el 13 de agosto del 2011 y que las autoridades le dieron carpetazo al asunto. La noticia fue un balde de agua helada para los familiares de los doce.

El Gobierno del Distrito Federal ofrece una recompensa de 10 millones de pesos a quien facilite información que conduzca al paradero de los desaparecidos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: el lugar en América del Norte donde no ha habido casos de covid-19

Mientras los casos de coronavirus siguen aumentando en muchas partes del mundo, hay una región en Canadá que ha logrado permanecer libre del virus.
20 de octubre, 2020
Comparte
niños inuit

AFP via Getty Images
Dos niños inuit regresan de la escuela en Iqaluit.

Los casos de covid-19 están aumentando en muchas partes de Canadá, pero una región, Nunavut -un territorio del norte-, es un raro lugar en norteamérica que puede decir que sus comunidades están libres de coronavirus.

En marzo pasado, cuando las fronteras de todo el mundo se cerraban a medida que aumentaban las infecciones del coronavirus, los funcionarios de Nunavut decidieron que no tomarían riesgos.

Impusieron algunas de las regulaciones de viaje más estrictas en Canadá, prohibiendo la entrada a casi todos los no residentes.

Los residentes que regresan a su casa desde el sur primero tienen que pasar dos semanas, a expensas del gobierno de Nunavut, en “centros de aislamiento”: hoteles en las ciudades de Winnipeg, Yellowknife, Ottawa o Edmonton.

En todos los hoteles están apostados guardias de seguridad y hay enfermeras que controlan la salud de los que se aíslan.

Hasta la fecha, poco más de 7.000 residentes de Nunavut (los nunavummiut) han pasado un tiempo en estos centros como escala durante su regreso a casa.

Ha habido desafíos. Algunas personas que han sido descubiertas violando el aislamiento y se les han impuesto estadías más prolongadas.

Esto en parte ha contribuido a que haya una espera para ingresar a algunos de los centros.

También ha habido quejas sobre la comida disponible para los confinados.

Pero, a medida que las infecciones por coronavirus se propagan por todo Canadá, y con el número de casos en aumento nuevamente, el recuento oficial de casos en Nunavut sigue siendo cero.

madre inuit

Getty Images
Una madre inuit con su hija en la isla de Baffin, Nunavut.

La decisión “bastante drástica” de introducir estas medidas se tomó debido a la vulnerabilidad potencial de la población al covid-19 y los desafíos únicos de la región ártica, explica el director de salud pública de Nunavut, el doctor Michael Patterson.

Aproximadamente 36.000 personas viven en Nunavut, limitada por el Océano Ártico al norte y los Territorios del Noroeste al oeste, en 25 comunidades esparcidas en sus dos millones de kilómetros cuadrados.

Esto es aproximadamente tres veces el tamaño de Texas.

Distancias “alucinantes”

Las distancias son “alucinantes a veces”, admite el doctor Patterson.

Es probable que el aislamiento natural sea parte de la razón de la falta de casos: solo se puede llegar a esas comunidades en avión durante todo el año.

A fines de septiembre, hubo un brote vinculado a los trabajadores que volaron desde el sur a una mina de oro remota a 160 km del círculo polar ártico.

(Esos casos se cuentan actualmente como infecciones en las jurisdicciones de origen de los mineros, lo que mantiene el recuento oficial de casos del territorio en cero).

Ese brote no tiene “casi ninguna posibilidad” de propagarse en la comunidad porque no ha habido ningún viaje entre la mina y alguna de las comunidades durante meses, dice Patterson.

Inukshuk sobre Iqaluit

Getty Images
Es probable que el aislamiento natural de Nunavut sea parte de la razón de la falta de casos.

Pero si bien el aislamiento puede ayudar, también puede crear obstáculos.

La mayoría de las comunidades no tienen la capacidad de realizar pruebas de covid-19 a nivel local, por lo que las pruebas deben recibirse y enviarse en avión.

Los resultados de las pruebas pueden tardar una semana, lo que significa que “estás realmente muy atrasado en el tiempo que te toma identificar y responder”, dice Patterson.

Se están realizando esfuerzos para aumentar la capacidad de prueba y los tiempos de respuesta para obtener resultados en el territorio.

También los recursos médicos son limitados en el norte.

El Hospital General Qikiqtani en Iqaluit, la capital, cuenta con 35 camas de cuidados intensivos y puede atender a unos 20 pacientes con covid-19, estima el doctor Patterson.

En el caso de un brote, “entre las personas que necesiten tratamiento, o necesiten ingreso, muchas de ellas terminarán teniendo que ir al sur y eso supondrá otra carga para nuestro sistema de salud”.

Riesgo de infecciones

Muchas comunidades inuit, en Nunavut y en otros lugares, corren potencialmente un riesgo mucho mayor.

Hay algunos factores en juego, incluidas las condiciones de vivienda inadecuadas e inseguras y las altas tasas de hacinamiento, una realidad demasiado común en el territorio.

La alta prevalencia de tuberculosis es otra preocupación.

Los inuit, que representan más del 80% de la población del territorio, son en general un grupo de alto riesgo para las infecciones respiratorias, incluida la tuberculosis, dice el Inuit Tapiriit Kanatami, un grupo nacional de defensa de los inuit.

niños inuit

Getty Images
Muchas comunidades inuit, en Nunavut y en otros lugares, corren potencialmente un riesgo mucho mayor de infecciones.

Los inuit tienen casi 300 veces más probabilidades de contraer tuberculosis que los canadienses no indígenas.

Debido a una experiencia familiar con esta enfermedad respiratoria, Ian Kanayuk pudo ver los peligros potenciales de covid-19.

El estudiante de 20 años y su madre contrajeron tuberculosis hace unos años. Él pasó nueve meses tomando medicamentos, su madre tuvo una larga estadía en el hospital.

Ambos están bien ahora, pero “fue realmente serio”, dice el joven.

Por ello está a favor de las medidas de distanciamiento social, los límites a las reuniones y las reglas sobre las mascarillas que se han impuesto en todo el territorio, a pesar de la falta de casos.

El doctor Patterson asegura que las medidas todavía son necesarias porque “aunque los centros de aislamiento están ahí, éstos no son perfectos”.

También hay algunas exenciones al aislamiento obligatorio fuera del territorio, por ejemplo, para ciertos trabajadores críticos.

Pero incluso sin casos comunitarios, la pandemia ha afectado al territorio de manera similar a como ha afectado a las personas que viven en todo Canadá.

Kanayuk, al igual que muchos estudiantes universitarios en otras partes del mundo, está decepcionado de tener que estudiar de forma remota desde su casa en Iqaluit, y no en Ottawa, la capital nacional, donde planeaba asistir en persona al Nunavut Sivuniksavut, un programa para jóvenes inuit de todo el país.

“Es descorazonador no poder ir”, dice.

Iqaluit, Canada.

Getty Images
Más de 80% de los residentes de Nunavut son inuit.

También está el desafío adicional de que las lentas velocidades de internet en el territorio afectan el aprendizaje remoto.

La pandemia también ha saturado a un sistema de correo que estaba bajo presión, lo que ha provocado frustraciones por las largas colas para recoger paquetes.

La oficina de correos de Iqaluit ya era una de las más concurridas de Canadá, ya que muchos residentes dependen de la entrega gratuita de Amazon a la ciudad ártica.

Esa oficina de correos ha experimentado durante la pandemia un aumento en el número de paquetes “más allá de lo que podríamos haber anticipado”, indicó Correos de Canadá en un comunicado.

Desde que las estrictas medidas entraron en vigor en Nunavut en marzo, ha habido cierta relajación de las regulaciones.

Con algunas condiciones, los residentes de Nunavut ahora pueden viajar a los Territorios del Noroeste y regresar sin aislarse, al igual que las personas que van a Churchill, Manitoba, para recibir tratamiento médico.

Pero tal como explica el doctor Patterson, es necesario que existan medidas para limitar el contagio cuando el virus llegue a Nunavut, ya que no cree que éste permanezca libre de covid-19 para siempre.

“No, indefinidamente no,” dice. “No habría apostado a que se quedaría así por tanto tiempo”.

Toronto

Getty Images
Algunas regiones en Canadá han impuesto restricciones en las actividades en interiores.

¿Qué ocurre en el resto de Canadá?

Canadá, en general, logró detener la ola del brote durante los meses de verano mediante confinamientos completos en primavera, hasta una reapertura durante el verano.

A fines de la semana pasada se habían registrado 191.732 casos en todo el país y 9.699 muertes.

Pero con la llegada de un clima más frío, las infecciones han aumentado considerablemente en muchas partes del país, impulsadas por las provincias altamente pobladas de Quebec y Ontario.

El número promedio de personas internadas en hospitales cada día también está aumentando en los lugares con más casos, y los funcionarios de salud advirtieron que si hay un gran aumento el sistema de salud podría potencialmente quedar abrumado.

Además, las infecciones han comenzado a resurgir en los asilos y otros centros de cuidado.

Partes de Ontario y Quebec han establecido algunas medidas de confinamiento mientras intentan controlar las infecciones, con suspensiones de eventos como cenas en interiores y cierres de gimnasios en los lugares con más casos, como Montreal y Toronto.

Otras partes de Canadá lo están haciendo mejor.

Las provincias atlánticas -las cuatro provincias al este de Quebec-, han podido limitar la propagación de infecciones y han implementado “burbujas de viajes”, con libre movimiento para los residentes y estrictas órdenes de aislamiento de 14 días para los viajeros externos.

El país todavía está rezagado en la capacidad de realizar pruebas y, a medida que los niños regresaban a la escuela, en algunas áreas se han experimentado largas colas y cambios lentos para obtener resultados.

Aproximadamente 77.000 canadienses se someten a pruebas diarias, pero el objetivo es poder realizar más pruebas.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

MAPA: Alcance global del coronavirus

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-V2gDY8mttE&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.