Pareja gay en Yucatán se podrá casar
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Pareja gay en Yucatán se podrá casar

Gracias a un amparo, Javier y Ricardo podrán casarse por la vía civil y lo único que podría evitarlo es que el Registro Civil impugne la decisión judicial y solicitar un recurso de revisión.
Cuartoscuro
Por Luis Castrillón
3 de julio, 2013
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

Javier y Ricardo acudieron a la justicia federal para reclamar su derecho de poder contraer matrimonio en Yucatán. El Juzgado Tercero de Distrito, con sede en dicha entidad, otorgó el amparo a esta pareja homosexual ante la negativa del Registro Civil estatal para permitirles casarse legalmente con las garantías y responsabilidades que esta unión implica.

Con el respaldo de la justicia federal, Javier y Ricardo podrán casarse por la vía civil en Yucatán, y lo único que podría evitarlo es que la autoridad competente, es decir, el Registro Civil de esta entidad, decida impugnar la decisión judicial y solicitar un recurso de revisión, para lo cual tiene 10 días hábiles a partir de hoy.

En su resolución, el Juzgado Tercero de Distrito ordenó a la instancia yucateca a hacer valer el criterio de “no discriminación” establecido en la Constitución Mexicana y no aplicar lo estipulado en los artículos 94 de la Constitución del Estado y 49 y 201 del Código de Familia de Yucatán.

Ambos estatutos legales impiden cualquier unión legal entre parejas del mismo sexo. En la Constitución del Estado se indica que “el matrimonio es una institución por medio de la cual se establece la unión jurídica entre un hombre y una mujer…”.

En los otros artículos se establece también el concubinato como la unión “de un hombre y una mujer libres de matrimonio”.

Javier y Ricardo interpusieron la demanda de juicio de amparo después que el 26 de marzo pasado se presentaron ante la autoridad civil para pedir formalmente que el Estado reconociera su unión como pareja legal dentro de la figura del matrimonio.

La Jefatura Jurídica del Registro Civil revisó su expediente y, acto seguido, les negó la solicitud basándose en lo establecido en las leyes antes citadas.

La pareja se quejó ante la autoridad y señaló que ésta tenía el deber de hacer efectivo el principio “pro persona”, el cual establece la obligación de cualquier autoridad de aplicar la norma más favorable, que en el caso de ambos, Javier y Ricardo, referiría el derecho a la no discriminación por preferencia sexual.

Frente a la reiterada negativa de la autoridad estatal, Javier y Ricardo presentaron en abril pasado el recurso de amparo, el cual considera inconstitucional la respuesta del Registro Civil, así como las normas en las cuales se basó para negarles el derecho al matrimonio civil.

Entre otros elementos, la pareja expuso:

*La violación al derecho a la no discriminación por preferencia sexual, establecida en el párrafo quinto del artículo 1° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

La negativa del Registro Civil impide que una pareja del mismo sexo acceda, en igualdad de circunstancias que una heterosexual, a la figura del matrimonio y los beneficios que éste conlleva para los cónyuges, los cuales la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ya definió al resolver el amparo en Revisión 581/2012.

*La violación al derecho fundamental a la protección del desarrollo y organización de la familia, protegidos por el artículo 4° de la Constitución.

La negativa tanto del Registro Civil y las leyes señaladas como inconstitucionales privan a las parejas homosexuales de recibir la protección jurídica del Estado a su núcleo familiar, además que se les da un trato diferenciado en situaciones que gozan del mismo estatus jurídico como lo son las familias homoparentales y heteroparentales.

*La violación al derecho al libre desarrollo de la personalidad en relación a la figura del matrimonio, específicamente por lo que hace a la diferenciación de sexo entre contrayentes como un requisito para celebrarlo.

Animal Político consultó a la defensa de Javier y Ricardo, quien aseguró que la solicitud del amparo y la resolución del Juzgado Tercero de Distrito “está apegada a derecho” y está basada en precedentes similares.

Entre ellos, la sentencia de la solicitud de amparo de revisión 581/2012, resuelto por la Primera Sala de la SCJN en diciembre de 2012.

En ese caso, la Corte obligó al Registro Civil de Oaxaca a casar a tres parejas del mismo sexo a quienes había negado este derecho. En esa ocasión, el órgano judicial resolvió también pronunciarse sobre la inconstitucionalidad de aquellas normas de la entidad que impedían la unión civil de esas parejas.

La autoridad judicial ordenó también el reconocimiento de matrimonios entre personas del mismo sexo en el Distrito Federal y establecido que no se alude a un “modelo de familia ideal” –como el establecido por la ley en Yucatán- que tenga como objetivo la unión entre hombre y mujer con el fin de procrear.

A través de esa resolución, la Corte estableció que la Constitución tutela a la familia entendida como realidad social. En ese sentido, la ley debe cubrir todas sus formas y manifestaciones existentes:

“Familias nucleares compuestas por padres e hijos (biológicos o adoptivos) que se constituyan a través del matrimonio o uniones de hecho; familias monoparental compuestas por un padre o una madre e hijos; familias extensas o consanguíneas que se extienden a varias generaciones, incluyendo ascendientes, descendientes y parientes colaterales; y desde luego también familias homoparentales conformadas por padres del mismo sexo con hijos (biológicos o adoptivos) o sin ellos”.

La iniciativa pendiente

La orden del órgano judicial permitiría también que una iniciativa de reforma presentada en noviembre del año pasado ante el Congreso del estado de Yucatán por el Partido de la Revolución Democrática y grupos a favor del matrimonio igualitario pudiera avanzar hacia la modificación o derogación de lo establecido en los artículos antes señalados.

Esa iniciativa se encuentra aún en la Oficialía de Partes del Congreso del estado de Yucatán, bajo el argumento de las bancadas de los Partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN) de que existen otros proyectos de ley o de modificaciones y reformas que deben de “forma prioritaria”.

Las organizaciones civiles han insistido y convocado a sus pares para tratar de ejercer presión desde la base social. Incluso se han manifestado ante las puertas del Congreso recibiendo por respuesta únicamente el compromiso de palabra de los legisladores perredistas yucatecos, así como del PRI y del PAN.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Tsunamis en el Ártico: la nueva y peligrosa amenaza del cambio climático

Geólogos advierten que Alaska está en puertas de un deslizamiento de rocas tan grande que puede ser capaz de provocar un tsunami no visto nunca antes.
28 de octubre, 2020
Comparte
Hielo en Alaska

Getty Images
Millones de toneladas de roca pueden deslizarse hasta el océano por el derretimiento del permafrost.

Barry Arm es una estrecha brecha de costa en el sur de Alaska.

No es muy grande si se la compara con el extenso borde de Norteamérica que colinda con el océano Pacífico, pero el lugar provoca una particular preocupación.

En Barry Arm, advierten geólogos, se puede llegar a producir un deslizamiento de hielo y roca capaz de desatar un tsunami catastrófico para la región.

Y ese sería solo uno de los posibles efectos del cambio climático que amenazan a Alaska y otras regiones del Ártico.

Por ello diferentes autoridades, científicos y activistas ambientales quieren llamar la atención sobre el peligro.

¿Alaska en peligro?

“Posibles efectos devastadores” es como califica Anna Liljedahl a lo que puede pasar en Alaska, que algunos científicos hablan incluso de en 12 meses o tan solo algunos años.

La geóloga le señala a BBC Mundo que su preocupación es muy grande debido a que existen condiciones para un deslizamiento mucho más grande que todos los vistos en el siglo XX.

“Se trata de fenómenos diferentes a los que conocimos antes. Y lo peor es que pensamos que se volverán cada vez más frecuentes”, señala la experta del Woods Hole Research Center de Alaska.

 

Liljedahl añade que la energía de un deslizamiento como el que considera es posible en Barry Arm puede superar al de un terremoto de magnitud 7.

“Se trata de una combinación muy peligrosa y es apenas un ejemplo de los peligros que tenemos en Alaska”, afirma.

Ante este tipo de advertencias, la División de Estudios Geológicos y Geofísicos de Alaska ha querido expresar cautela y señala que monitorea de manera permanente los posibles movimientos de tierra en la zona.

La entidad señala que se generaron modelos para el estudio de la geología de la región para predecir qué tan grande podría ser un tsunami y cómo se propagaría.

Se utilizan monitores con el sistema GPS (sistema de posicionamiento global) que funcionan con energía solar para detectar el potencial de deslizamientos que son los que preceden a los eventos sísmicos.

La preocupación

El estrecho de Barry Arm se encuentra en la bahía de Prince William Sound, en el golfo de Alaska.

Se trata de una zona con frecuente presencia de pescadores y que, antes de la pandemia, también recibía turistas en cruceros.

Ártico

Getty Images
El Ártico es una de las zonas que mayores riesgos corre ante el cambio climático.

Un deslizamiento de millones de toneladas de roca tiene potencial para eliminar esas actividades económicas en el lugar por un tiempo indeterminado.

Así lo advierte Steve Masterman, director de la División de Estudios Geológicos y Geofísicos de Alaska.

“El más notable de los tsunamis fue en 1958, cuando un deslizamiento de tierra generó una ola que se elevó a 1.700 pies (520 metros)”, señala el experto.

Masterman apunta que las rocas liberadas en esa ocasión eran apenas una décima parte del tamaño de un hipotético deslizamiento en Barry Arm.

Es por ello que la entidad dirigida por Masterman expresó su preocupación sobre los peligros geológicos que corren los habitantes de la zona.

Montañas de Alaska

Getty Images
Alaska puede estar a muy poco de un fenómeno climático devastador, advierten los expertos.

El paulatino del derretimiento del permafrost, la capa de suelo congelado existente en regiones como Alaska, el noreste de Canadá, Groenlandia (Dinamarca) o Siberia (Rusia), es apuntado como uno de los principales factores de riesgo de tsunamis en esa zona.

“El permafrost mantiene unida a la tierra y cuando ese hielo se convierte en agua de manera repentina cambian las condiciones y el suelo puede moverse”, explica Liljedahl.

La geóloga apunta que se trata de un asunto muy complejo porque es difícil hacer un diagnóstico de las condiciones en las que se encuentra esa capa congelada en la región, pese a las numerosas simulaciones con computadores que se realizan.

“Realmente necesitamos saber un poco más para determinar qué tan peligroso es el deslizamiento que se avecina. Por eso creemos necesario que se conozca de esta amenaza”, indica.

Liljedahl, al igual que Masterman y un grupo de científicos escribieron una carta pública a mediados de año advirtiendo del peligro de que un deslizamiento y un tsunami devastador se produzca en Alaska.

Otros peligros

Alaska no es la única región que se encuentra en peligro, explica la geóloga del Woods Hole Research Center.

También Columbia Británica, una provincia en el noroeste de Canadá, y Noruega se encuentran ante la posibilidad de deslizamientos y tsunamis por causa del cambio climático.

Terremoto Alaska

Getty Images
En 1964, Alaska vivió un terremoto que dejó decenas de muertos.

“A medida que el calentamiento global continúe derritiendo los glaciares y el permafrost, los tsunamis creados por deslizamientos de tierra están emergiendo como una amenaza mayor”, explica.

Durante el siglo pasado, 10 de los 14 tsunamis más altos registrados ocurrieron en áreas montañosas glaciares.

En 1958, el deslizamiento de tierra en la bahía de Lituya, en Alaska, creó una ola de más de 520 metros, la más alta jamás vista en la zona.

También, después de un el terremoto en Alaska en 1964, la mayoría de las muertes se debieron a tsunamis provocados por deslizamientos de tierra bajo el agua.

190 personas fallecieron aquella vez y se lo registra como el movimiento sísmico más poderoso en Estados Unidos.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.