Por qué EU no dice que hubo golpe en Egipto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Por qué EU no dice que hubo golpe en Egipto

Se dice que tuvo todas las peculiaridades de un golpe, pero que no lo fue. Otros llaman a lo que ocurrió en El Cairo como "una intervención popular" o "la segunda parte de la revolución". ¿Pero qué dice el gobierno de Barack Obama?
4 de julio, 2013
Comparte
Las manifestaciones en El Cairo tras la deposición del presidente Mohamed Morsi. //Foto: AP.

Las manifestaciones en El Cairo tras la deposición del presidente Mohamed Morsi. //Foto: AP.

Se dice que tuvo todas las peculiaridades de un golpe. Pero que no fue un golpe de Estado.

Otros lo llaman “una intervención popular” o “la segunda parte de la revolución”.

Lo que muchos se preguntan es: ¿cuándo un golpe no es un golpe?

Lo cierto es que los últimos hechos que han sacudido a Egipto dejaron a las grandes potencias -Estados Unidos y la Unión Europea- tratando de encontrar cómo responder ante la decisión de un aliado (las fuerzas armadas egipcias) de destituir a un presidente democráticamente elegido (el ahora derrocado expresidente Mohamed Morsi).

Tras guardar lo que muchos describieron como “un sospechoso silencio” el miércoles, el presidente Barack Obama hizo una declaración en la que expresó su “profunda preocupación” por las acciones del Ejército. Pero nunca usó la palabra golpe.

Y el ministro de Relaciones Exteriores británico, William Hague, se mostró igualmente cauteloso cuando dijo que los hechos en Egipto habían sido “una intervención militar en un sistema democrático” pero agregó que ésta “fue una intervención popular”.

Ayuda militar

Los hechos han dejado al presidente Barack Obama, y a sus aliados europeos, en una encrucijada: por un lado están los esfuerzos en los que están involucrados para promover la democracia en el Medio Oriente.

Del otro lado están los U$1.500 millones de dólares de ayuda que Washington envía cada año a Egipto -más US$1.300 de éstos para las fuerzas armadas- según indica el Tablero de Datos de la Ayuda al Exterior del Departamento de Estado de EE.UU.

Según un informe publicado en junio de 2013 por el Servicio de Investigación del Congreso, Estados Unidos ha otorgado a Egipto, desde 1948, US$72.000 millones de ayuda. Y, según el documento, US$42.000 millones han ido a las Fuerzas Armadas.

Desde 1979, Egipto ha sido el segundo mayor receptor de ayuda bilateral de Estados Unidos, después de Israel.

Tal como señala el autor del informe, Jeremy Sharp, “los hacedores de política estadounidenses rutinariamente han justificado la ayuda a Egipto como una inversión en la estabilidad regional, pero particularmente en asegurar la cooperación militar y en mantener el tratado de paz firmado en Camp David entre Egipto e Israel en 1979”.

Lo que está en juego

Según el documento “la administración y el Congreso tienen varios intereses en juego en Egipto, además de ciertas palancas de influencia”.

Estos intereses incluyen mantener el acceso de la armada estadounidense al Canal de Suez y mantener el tratado de paz Israel-Egipto de 1979. En otras palabras, mantener la estabilidad en la región.

El informe del Congreso estadounidense menciona asimismo temores de que el (ahora depuesto) presidente Morsi, y su Hermandad Musulmana, “decidan no cooperar con Estados Unidos en ciertos asuntos de seguridad y económicos” o que “su gobierno actúe de forma no democrática, o que sea más beligerante con Israel, o limite su cooperación con Estados Unidos en asuntos vinculados a inteligencia y terrorismo”.

Ante estos temores, agrega el documento “algunos legisladores y ciudadanos estadounidenses están preocupados porque la continua ayuda militar de Estados Unidos y sus ventas de armas (a Egipto) algún día puedan ser utilizadas por un gobierno y un ejército que estén controlados por fuerzas islámicas hostiles a los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos y a la paz con Israel”.

Para este efecto, el Congreso exigió, en 2012, cuando Morsi asumió el poder, la aprobación de una provisión que especificaba que “no deben otorgarse fondos a Egipto hasta que el secretario de Estado certifique que Egipto está apoyando la transición a un gobierno civil, incluida la participación en elecciones libres y justas y la implementación de políticas para proteger la libertad de expresión, asociación y religión y las garantías del derecho a un juicio justo”.

En efecto esto significa que si Estados Unidos declara que la destitución de Morsi fue “un golpe”, la legislación exige suspender los US$1.500 millones que le envía a El Cairo cada año.

¿Golpe o no?

Una etiqueta de “golpe de Estado”, además, no sería una buena tarjeta de presentación para los esfuerzos del presidente para promover la democracia en Medio Oriente.

Pero ¿fue un golpe de Estado? Aún cuando la oposición al ahora destituido presidente Morsi, era ya insostenible, es un hecho que fue un líder democráticamente elegido.

Tal como señala Edgard Jallad, editor del servicio árabe de la BBC, “estos hechos tuvieron todos los tecnicismos de un golpe. Pero no se le quiere presentar como un golpe porque ocurre en un contexto muy peculiar del cual no se tienen precedentes”.

“Egipto está tratando de practicar la democracia. Y no se puede practicar la democracia en unos cuantos meses”.

Según Jallad, es cierto que las elecciones de 2012 fueron vistas como justas y libres, pero “la gente reclama ahora que cuando éstas se llevaron a cabo las alternativas eran muy limitadas, después de casi 40 años del régimen de Mubarak”.

“Creo que lo que ha ocurrido hasta hoy puede ser algo positivo para Egipto. Porque se está dando otra oportunidad al país de reintegrarse al proceso de la transición democrática”.

“Sin embargo, es cierto que muchos en la región ven con sospecha la estrecha relación de Estados Unidos con las Fuerzas Armadas. Y también es cierto el papel clave que juega el ejército en la política del país”.

“Lo importante ahora, no es debatir si es un golpe o no, sino observar si los militares siguen al pie de la letra el proceso democrático que han prometido. Estados Unidos también estará vigilando muy de cerca”, señala Edgard Jallad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Los líderes mundiales que aún no reconocen la victoria de Joe Biden

Decenas de mandatarios en todo el mundo reaccionaron rápidamente con mensajes congratulatorios para el presidente electo Joe Biden, sin embargo, hay unas notables excepciones.
Getty Images
9 de noviembre, 2020
Comparte

Mientras que decenas de mandatarios y líderes alrededor del mundo se apresuraron a felicitar a Joe Biden una vez fue oficialmente declarado ganador de las elecciones en Estados Unidos, algunos -muy notables- brillan por su silencio.

Muchos de los mensajes congratulatorios vinieron acompañados de declaraciones públicas señalando las buenas relaciones y alianzas con EU y el entusiasmo ante la perspectiva de trabajar conjuntamente en asuntos de interés conjunto y global.

Estos incluyeron los líderes de Reino Unido, la mayoría de Europa, gobiernos en Asia, Medio Oriente, África y América.

Excepciones en América Latina

En el continente americano hubo dos importantes excepciones: Brasil y México, curiosamente gobiernos reconocidos como populistas.

El presidente Jair Bolsonaro de Brasil sigue manteniendo silencio con respecto a la declaración oficial de la victoria de Biden.

Bolsonaro siempre ha sido un abierto admirador del presidente de EU y un imitador de su estilo de liderazgo hasta el punto en que se le ha tildado el “Trump latinoamericano”.

Desde un principio, Bolsonaro expresó esperanza en la reelección de Trump y a uno de sus hijos Bolsonaro -que trabaja en el gobierno- se le vio portando una gorra con la sigla MAGA (Make America Great Again) el principal slogan del presidente republicano.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador

Getty Images
La reserva de AMLO se puede deber a que quiere evitar un conflicto con el actual gobierno de Trump.

Por su parte, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador tuvo palabras, pero no de felicitaciones, sino para explicar que no lo haría hasta que se resolvieran las demandas legales que la campaña de Donald Trump anunció que entablaría contra el resultado electoral.

Algunos observadores indican que la postura de López Obrador se debe a que quiere evitar un conflicto con el actual gobierno en Washington con el que ha tenido una cordial relación.

López Obrador estuvo en Washington recientemente para la promulgación del nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte y expresó que el presidente Trump ha tratado a México “con respeto”.

Potencias rivales

Dos grandes potencias mundiales han seguido el ejemplo de México.

Los gobiernos de Rusia y China mantuvieron reserva durante varios días antes de emitir declaraciones respecto, sin embargo, este lunes reaccionaron con cautela.

Vladimir Putin y Xi Jingping

Getty Images
Vladimir Putin y Xi Jingping siguieron el ejemplo de AMLO.

El Kremlin dijo que esperaría a que todos los resultados oficiales se conocieran y se libraran todos los obstáculos legales.

Aunque el presidente Vladimir Putin felicitó a Donald Trump el día después de su victoria en 2016, esta vez no ha felicitado al presidente electo.

No obstante, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, aclaró a la prensa que Putin repetidamente ha dicho que está preparado para trabajar con cualquier líder estadounidense y buscar una normalización de las tensas relaciones bilaterales.

China también señaló las trabas legales que se pueden interponer al resultado oficial y el presidente Xi Jinping se abstuvo de felicitar a Biden.

Las relaciones entre Washington y Pekín pasan por su punto más bajo en décadas, particularmente por la serie de sanciones impuestas por la administración Trump y sus disputas en el campo tecnológico, las represión en Hong Kong y el brote de coronavirus.

Pero Biden también ha sido muy crítico de China y Jinping, prometiendo mantener la presión y una postura dura contra Pekín.

Tono discordante en Turquía

Joe Biden y Recep Tayyip Erdogan

Getty Images
A pesar de haber recibido a Biden en 2016, cuando era vicepresidente, Erdogan ha mantenido su distancia.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, es otro líder en un punto neurálgico del mundo que tampoco ha enviado sus felicitaciones a Joe Biden.

Aunque analistas en Turquía han discutido qué cambios en la relación puede haber con el nuevo ocupante de la Casa Blanca, los medios turcos pro gubernamentales han mantenido un tono anti Biden.

Uno de los focos de tensión entre Ankara y Washington es el papel más activo que ha tomado Turquía en Siria.

Cabe anotar que Arabia Saudita, que hasta el domingo también mantuvo silencio, finalmente felicitó al presidente electo 24 horas después de que se anunciara oficialmente el resultado en EE.UU.

El príncipe heredero Mohammed bin Salman -líder de facto de Arabia Saudita- felicitó a Biden y a Kamala Harris y resaltó las relaciones cercanas entre los dos países, según la agencia estatal SPA.

Bin Salman tiene una fuerte relación con Trump, que lo escuda de las críticas internacionales por violaciones a los derechos humanos, el asesinato del periodista Jamal Khashoggi y la intervención de Riad en la guerra de Yemen.

Todos esos asuntos, así como la relación entre ambos países, prometen ser replanteados por el nuevo gobierno de Joe Biden.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pcPRlgwLMv8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.