Tecnología antimigrante: El nuevo negocio en la frontera
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Tecnología antimigrante: El nuevo negocio en la frontera

Como se aburren de matar gente a palos, echan mano de nuevos gadgets.
Por Luis Chaparro/Vice.
26 de julio, 2013
Comparte
tecnologia migrantes vice

Foto: Luis Chaparro

Ahora que los indocumentados se han cansado de ser perseguidos por los minutemen en Arizona y han encontrado que el desierto entre Chihuahua y texas es más poroso, los contratistas de seguridad militar, que antes vendían armamento al ejército estadounidense en Irak y Afganistán, han encontrado su nueva mina de oro en la frontera entre México y Estados Unidos.

Los gerentes de ventas, directores e ingenieros de estas empresas de la industria militar que entrevisté en El Paso, Texas, están deprimidos por los recortes presupuestales a sus negocios en Medio oriente ya que las guerras están terminando. Pero están entusiasmados en el nuevo negocio de cazar indocumentados en esta frontera.

Aquí hay algo de lo que ofrecen:

Pistolas de láser con descargas eléctricas

La migra no se anda con jueguitos. Para estar preparados en caso de un ataque armado, la patrulla fronteriza utiliza chalecos fotosensibles y pistolas láser. Pero que te pegue un rayo láser no es suficiente para Kyle Crooks, director de ingeniería de Stress Vest Inc.

“No es muy realista que un rifle de asalto te lance un láser, por eso cada vez que la luz pega en el centro, tu chaleco te da fuertes descargas eléctricas. ¡Es básicamente un juego de láser-tag pero con descargas!”.

Kyle me mostró también un cuchillo de plástico que al tocar la piel lanza descargas con la misma potencia que una Taser Gun y me hizo una prueba. Mi brazo sigue vendado y aplico pomada cada dos horas.

¿Cómo usar un AK-47 o un M240 como un verdadero narco?

Una de las principales amenazas para la “seguridad fronteriza” en lugares como El Paso, Texas, es el narco. Y el narco es bien conocido por sus exóticas y potentes armas de fuego.

Gracias a Dios, Special Tactical Services pensó en eso y ahora es la encargada de dar entrenamiento en armas extranjeras y de alto poder a los agentes de la patrulla fronteriza, DEA, FBI y otras agencias estadunidenses.

James Richmond, técnico experimentado en armas, me contó que han entrenado a empresas de seguridad privada que trabajan para el gobierno de Estados Unidos en México.

“Cuando nuestros agentes se topen con narcos que usan un AK-47 como la que usaba Bin Laden cuando fue asesinado o una metralla M240, se van a preguntar ‘¿por qué sólo aprendimos a usar armas norteamericanas?’ Y es ahí donde entramos nosotros”.

Pistolas de aire cargadas con pelotas de gas pimienta

Scott Monte, técnico de la empresa Pepperball me cuenta: “Prefiero pegarle a los indocumentados con gas pimienta y evitar la muerte”.

Las pelotas de gas pimienta son básicamente lo mismo que las de pintura, sólo que fabricadas con un plástico más duro y por eso, más caras.

“Si son caras, cuestan de dos a tres dólares cada pelota, pero vale cada centavo evitar la muerte de un migrante”.

Al parecer Scott Monte es un minuteman muy considerado.

Un globo aerostático que lo ve todo

Rami Shmueli, director de la empresa RT viajó desde Israel para dar un consejo a los migras: “Sus torres de vigilancia no funcionan”. “Es mejor tener un globo aerostático que lo ve todo desde el aire. Así lo hacemos en Israel para vigilar durante manifestaciones o el flujo de personas en la frontera”.

El Skytar 180, es un globo aerostático pequeño que puede subir hasta 300 metros con una cámara superpotente instalada y controlada desde un maletín.

Robot agente

En el futuro de los puentes internacionales que conectan a México con Estados Unidos los agentes sobran. ¿Para qué enviar agentes o a canes entrenados cuando se puede enviar a un robot que examine las pupilas, identidades y olfatee drogas? Esa es la finalidad del robot Dragon Runner 10 fabricado por TSG. Rémy Frank, director de ventas, me dijo que el robot podía identificar a alguien nervioso desde la pupila.

“El robot cuesta entre 60 y 70 mil dólares. Pero te ahorra el riesgo que corren los agentes, además a la larga dejas de pagar salarios y todo eso de las prestaciones. Sólo necesitas a alguien que controle a tus robots”.

Al final de la convención me separé de los uniformados que ya se reunían en grupitos para felicitarse mutuamente por ser tan inteligentes y querer tanto a su país, y me fui a Ciudad Juárez por unos tacos. Recordé que un comedor comunitario cerca de donde me encontraba era un punto de reunión de futuros migrantes y polleros. Así que con la barriga llena fui en busca de mi amigo José, el pollero.

¿Y ahora…quién podrá defendernos?

Cuando le conté a José todo lo que había visto no pareció sorprenderle ni un poco. Me dijo que siempre van a encontrar maneras de cruzar “hasta disfrazados de piedras”. Que la necesidad es mucha y su creatividad infinita.

“Mira, loco, la gente tiene hambre y tiene familias allá y aquí estamos muy pobres. Aunque tengan todo un ejército, tal vez nos agarren a algunos, pero otros vamos a seguir cruzando. Ya nos han cerrado túneles y nos han quitado escaleras, pero por ejemplo, ahorita lo que hacemos es amarrar una cuerda al que se quiere cruzar, lo colgamos por el puente y los vamos bajando poco a poco. No tardamos más de un minuto”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ana Paula Jiménez, la joven mexicana que no deja de ganar medallas en matemáticas

Nacida en Ciudad de México, se convirtió este año en la primera mexicana en ganar dos medallas de bronce en la Olimpiada Internacional de Matemáticas.
9 de octubre, 2020
Comparte

“Supóngase que a un tablero de ajedrez estándar de 8×8 se le eliminan dos esquinas diagonalmente opuestas, dejando 62 casillas. ¿Es posible colocar 31 piezas de dominó de tamaño 2×1 recubriendo todo el tablero?”.

Cuando Ana Paula Jiménez leyó este enunciado, más conocido como el “Problema del tablero de ajedrez” que fue propuesto por el filósofo analítico Max Black en 1946, se enamoró de las matemáticas para siempre.

Por una razón muy sencilla: “Cuando lo leí, me di cuenta que resolver problemas de matemáticas no era solo ese proceso repetitivo y aburrido, sino que se podía y debía utilizar la creatividad”, le cuenta a BBC Mundo.

Desde entonces eso se convirtió en su pasión. En los últimos seis años, Jiménez ha ganado más de 24 medallas en olimpiadas nacionales e internacionales de matemáticas.

Entre ellas, dos medallas de oro en la Olimpiada Matemática Europea Femenina y dos preseas de bronce en la prestigiosa Olimpiada Internacional de Matemáticas (IMO, por sus siglas en inglés).

Fue la primera mexicana en hacerlo, y por esa razón recibió el premio Maryam Mirzakhani -en honor a la primera mujer en recibir la Medalla Fields, el Nobel de las matemáticas- que se le otorga a la mujer con mejores resultados en las IMO en América del Norte.

“No ha sido fácil. Dedicarme a esto ha hecho que me pierda de algunas cosas durante mi adolescencia, pero he logrado otras como por ejemplo ayudar a quitar el prejuicio de que las mujeres no somos buenas para las matemáticas”, explica Jiménez.

“No me llamaban tanto la atención”

Los primeros recuerdos de Jiménez, quien nació en el año 2001, y las matemáticas se remontan a cuando estaba en el jardín de infantes y las profesoras comenzaron a enseñarle sobre sumas, decenas y centenas.

Pero durante gran parte de la primaria y principios de la secundaria las matemáticas no le atrajeron demasiado.

Siempre me parecieron muy repetitivas y no es que me atrajeran tanto como para pasar cuatro o cinco horas diarias como hago ahora“, nos contó la joven.

El cambio radical ocurrió en primero de secundaria. En su colegio comenzaron a organizar una serie de pruebas con el fin de ver quiénes podían participar en las competencias estatales de matemáticas.

“Pasé varias pruebas y finalmente fui escogida”, relata.

Para prepararse para las pruebas estatales, Ana Paula comenzó una serie de sesiones de entrenamientos.

Fue entonces cuando se encontró con problemas como el enunciado de Black y otros similares.

"Las matemáticas son arte"", Source: Ana Paula Jiménez, Source description: Medallista de Oro en Olimpiadas de Matemáticas, Image:

“Ahí me di cuenta que las matemáticas no solo eran mucho más complejas, sino que había que ser creativos para resolver la mayoría de los problemas. Y eso hizo que me apasionara por esto”, cuenta.

Una pasión que la llevaría a múltiples victorias.

Medallas nacionales e internacionales

Cuando le pregunto cuándo fue la primera vez que se ganó una medalla en una competencia de números, recuerda con exactitud el año: 2015.

Pero le cuesta responder cuántos años tenía al momento de ganarla.

“Creo que tenía 14… Fue una medalla de oro en unos nacionales en Mexicali. Ahí comenzó todo”, relata.

Jiménez tiene claro que la complejidad de los números solo puede ser descifrada después de muchas horas de trabajo y estudio.

Para las competencias estatales y nacionales -ella representa a Ciudad de México, donde nació- tiene una rutina de tres horas diarias de estudio.

Pero cuando se trata de ir a competir en torneos internacionales como las IMO o las Olimpiadas Europeas de mujeres, el asunto se vuelve más serio: concentrada y aislada en un lugar con sesiones diarias de casi nueve horas.

Ana Paula con sus medallas

Ana Paula Jimenez.
Ana Paula Jiménez ha recibido cerca de 24 medallas por su pasión por las matemáticas.

Todo esto acompañado por tutores y personas que guían a los competidores durante las prácticas.

“Nos pasamos las nueve horas resolviendo problemas. Es como el entrenamiento de un atleta para los Olímpicos”, señala.

Y como atleta para las olimpiadas, también tienen trabajos específicos para mejorar en sus campos.

“Se trabaja en cuatro áreas: geometría, álgebra, teoría de números y matemáticas discretas”, dice.

“Me va muy bien en geometría y en general tengo que trabajar un poco más en álgebra. Pero creo que me va bien en todas en general”.

¿Y no es mucho tiempo dedicado a resolver solo problemas? Responde que ella tiene claro el por qué de esas sesiones intensas.

“Una prueba en una olimpiada internacional dura cuatro horas. Te dan tres problemas para resolver en cuatro horas”, relata.

Olimpiadas internacionales

Hace cuatro años comenzó a competir de manera internacional, tras la experiencia adquirida en competencias nacionales.

Después de ganar cuatro medallas, dos de oro y dos de plata en las Olimpiadas Europeas Femeninas, uno de los más grandes retos le llegó en 2019: la Olimpiada Internacional de Matemáticas, que se realizó en la localidad de Bath, en el suroeste de Reino Unido.

Medalla de oro para Ana Paula Jimenez

Getty Images
Jiménez recibió una medalla de oro en la Olimpiada Matemática Europea Femenina.

“Es un reto, porque solo el 10% de quienes compiten allí son mujeres, así que se siente bastante presión”, señala.

En Bath, después de varias tensas pruebas, logró quedarse con la medalla de bronce.

“Fue muy emocionante, porque durante varios días compartes con personas de todo alrededor del mundo que también tienen esta misma pasión por las matemáticas”, señala Jiménez.

Este año, de forma virtual, volvió a repetir la hazaña. Se convirtió en la primera mujer mexicana en ganar dos medallas de bronce en una IMO.

Mujeres y matemáticas

Uno de los reconocimientos que recibió se debió a su notable desempeño en las IMO, el premio Maryam Mirzakhani.

Este galardón fue creado en 2017 para reconocer el desempeño de las mujeres en las Olimpiadas Internacionales. Ese mismo año falleció, a los 40 años, la matemática iraní Maryam Mirzakhani, quien ha sido la única mujer en recibir la medalla Fields, considerada el Nobel de esta disciplina.

Para mí fue muy importante ese reconocimiento, porque algo que queda claro desde que entras en esto es que hay un prejuicio de que las mujeres no somos buenas para las matemáticas”, señala.

“Y para mí fue muy importante tener en mi proceso a otras mujeres como entrenadoras. Por ejemplo, Olga Medrano, que fue la primera mexicana en ganar una medalla en las Olimpiadas Europeas”, agrega.

Ahora Jiménez terminó el colegio y entró en la universidad, por supuesto siguiendo la carrera de matemáticas.

“Para mí las matemáticas son arte. Pero también ganas. Dedicación. Perseverancia. Es algo que ha estado presente en mi vida durante mucho tiempo”, concluye.

A punto de colgar, le pregunto cuál es la solución al problema enunciado por Black.

“La solución es que el rompecabezas que él propone no se puede completar. Pero cuesta bastante tiempo llegar a esa respuesta”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=aBKdOAVLVEc

https://www.youtube.com/watch?v=0fHkEolNWFc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.