El pastafarianismo y otras 4 religiones alternativas del planeta
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El pastafarianismo y otras 4 religiones alternativas del planeta

Hace poco un hombre ganó el derecho a usar un colador en la cabeza, como rito clave de la Iglesia "del monstruo de espaguetti volador" a la que pertenece. Pero no es el único credo alternativo en el mundo.
5 de agosto, 2013
Comparte

Cuando un tribunal de la República Checa le dio permiso a Lukas Novy de portar un colador en la cabeza en las fotografías oficiales de sus documentos de identidad, más de uno habrá sido pillado en su ignorancia acerca de un culto religioso conocido como el “pastafarianismo”.

Dicho culto, que prescribe el uso del colador -presumiblemente en honor de su dios, el Monstruo de Espaguetti Volador (FSM, por sus siglas en inglés), una especie de bola gigante de espaguetti con albóndigas- generalmente no es tomado en serio por los medios de comunicación.

En su página web, la Iglesia del referido monstruo declara que el “FSM es real, totalmente legítimo, y respaldado por ciencia dura”.

“Cualquier cosa que parezca humor o sátira es una mera coincidencia”, agrega.

Aunque, unas líneas más abajo, y en medio de razonamientos redactados de tal forma que no son fáciles de adscribir a la mera chanza, explica que “algunos pastafaris honestamente creen en el FSM; sólo haría la salvedad de que la sátira es una base honesta y legítima para religión”.

Esto pareciera haberse visto reivindicado por la decisión de la justicia checa, que el viernes pasado determinó que el uso del colador “se ajusta a las leyes de la República Checa en lo que corresponde al uso permitido de atuendos de cabeza por razones médicas o religiosas”.

Los pastafaris no son los únicos, ni los últimos, en haber creado para sí un culto alternativo a las religiones tradicionales, con mayor o menor grado de aceptación y credibilidad.

Jedismo y otras inspiradas en el cine y la TV

Es una religión basada en las ideas de la serie de la “Guerra de las galaxias”. No tiene fundador ni estructura central, pero tiene una base relativamente importante de seguidores declarados: ha figurado como el credo alternativo más importante en censos de varios países europeos a partir de 2001.

Claro que esos resultados estuvieron precedidos por una campaña liderada por jedistas, y se cree que muchos dijeron profesar esa religión simplemente para fastidiar al gobierno o protestar contra la inclusión de una pregunta de corte religioso en el censo.

Pero por una u otra razón, apareció en el sexto lugar en los censos de Nueva Zelanda y del Reino Unido de 2001 con 1.5% y 0.7% de la población respectivamente.

Existen varias “Iglesias de jedismo” en el mundo y su base común es el “código jedi”. Algunos la analizan como una mezcla de taoísmo y budismo, aunque otros no ven en ella más que a un grupo de fanáticos de línea dura de una historia de ciencia ficción.

Otras religiones inspiradas en series o personajes de cine o televisión incluyen el woodismo, en honor del director de cine Ed Woods.

Sociedad aetherius y otras relativas a extraterrestres

El número de religiones y cultos relacionados con la existencia de extraterrestres o la vida en otros planetas es comparativamente alto.

Quizás la más famosa sea la cienciología, que habla de Xenu, un dictador de la “Confederación Intergaláctica” que trajo a la Tierra y mató aquí a millones de los suyos, aunque algunos de los líderes de la cienciología dicen que la insistencia en asociar el culto a esta figura es una estrategia para desprestigiarlo.

Pero hay otras que no tienen empacho en verse asociadas a la creencia de que hay vida en otros planetas. Así, por ejemplo, el raelismo, creado por el frances Claude Vorilhons -alias Rael-, y con el que la misma cienciología ha sido comparada.

Rael dice que los extraterrestres lo llevaron a otro planeta, donde contactó a Jesús, Mahoma y otras grandes figuras de religiones establecidas.

Ellos le habrían dicho que la Humanidad fue creada en un laboratorio extraterrestre hace 25.000 años, que los extraterrestres aparecerán en Israel en el año 2025 y que debe transmitir un mensaje de “meditación sensual” al planeta.

La cienciología también ha sido comparada con la Sociedad aetherius. Su creador es George King, un extaxista londinense aficionado al yoga, que asegura que Jesús, Krishna y Buda eran extraterrestres.

Él mismo habría sido escogido para convertirse en la voz de un “parlamento interplanetario”.

La ciencia de la felicidad y otros mezclados con política

Se define como un movimiento religioso, creado en Japón por Ryuho Okawa, y reconocido oficialmente en 1991.

Okawa dice ser la reencarnación de un ser supremo espiritual llamado El Cantare, supuesto nombre real de varios personajes claves en las creencias cristianas, musulmanas, budistas y confucionistas. También dice estar en conexión directa con los guardianes religiosos de grandes figuras políticas, con quienes sostiene entrevistas que luego publica.

Uno de las más recientes fue una conversación que dijo haber sostenido con la ex primera ministra del Reino Unido, Margaret Thatcher, apenas 19 horas después de su muerte. Entre otras cosas, Okawa sostiene que Thatcher le recomendó a Japón nunca permitir una invasión.

La iglesia ha entrado en el terreno político, con la creación de un partido “de la realización de la felicidad”, pero al parecer no logrado todavía afianzarse en ese campo.

Pero mientras que la iglesia de la Ciencia de la Felicidad espera incrementar la población de Japón -en parte para neutralizar una futura invasión de Coread el Norte-, la Iglesia de la Eutanasia, creada por el reverendo Chris Korda en Estados Unidos, quiere resaltar el insostenible crecimiento de la población mundial.

Según su sitio web, que incluye un contador de población, su lema es “no procrearás”, y sus cuatro pilares son el suicidio, el aborto, el canibalismo y la sodomía (“cualquier acto sexual que no tenga por objeto procrear”). Supuestamente se trata de una provocación para inflamar a los activistas pro defensa de la vida.

El movimiento del príncipe Felipe

Es un culto que le rinde una tribu de Oceanía al príncipe Felipe, consorte de la reina Isabel II de Inglaterra.

Los indígenas Yaohnanen en las islas Vanautu creen que Felipe es un ser divino, la encarnación de una figura de piel blanca, hija de un espíritu de la montaña, que se aventura en los mares para casarse con una poderosa mujer.

Bastó una visita de Felipe a las islas en 1974 para que su creencia se viera confirmada en carne y hueso. Nació una religión.

La religión de los que no dan un cuerno

El apateísmo se define más bien como una postura filosófica o teológica, que se diferencia del ateísmo en que sí es posible que haya dioses, sólo que el asunto no es importante en lo absoluto.

Hay varias corrientes destacadas, incluida quienes carecen de una motivación religiosa, quienes le son completamente indiferentes, y quienes adoptan una visión más científica, agarrados del argumento de que no hay evidencia sobre la existencia de un dios o dioses.

El autor estadounidense Jonathan Rauch lo describió como “una aversión a darle importancia a la religión de uno mismo, y una aversión aún mayor a darle importancia a la religión de los demás”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los ultrarricos que piden a sus gobiernos pagar más impuestos por la crisis de coronavirus

Más de 80 millonarios de varios países firmaron una misiva pidiendo una subida de impuestos para que ese dinero se destine a los programas sociales necesarios para reactivar la economía tras la crisis del covid-19.
14 de julio, 2020
Comparte
Abigail Disney, Jerry Greenfield y Richard Curtis

Getty Images
Abigail Disney, el fundador de la firma de helados Ben&Jerry, Jerry Greenfield y el director Richard Curtis están entre los firmantes de la carta.

Entrar en el selecto segmento de los ultrarricos requiere contar con un patrimonio superior a los US$30 millones de dólares.

Participar en el aún más pequeño grupo de “Multimillonarios para la Humanidad” exige tener una visión distinta a la mayor parte de este colectivo.

Hasta 83 ultrarricos de distintos países han firmado una carta en la que piden a sus gobiernos que les suban los impuestos para contribuir en la factura de los nuevos programas gubernamentales destinados a reactivar la economía tras la pandemia de covid-19.

Están convencidos de que vivir disfrutando de grandes sumas de dinero y la seguridad que esto aporta sin contribuir a la sociedad “está mal”.

“Hoy, nosotros, los millonarios y multimillonarios que suscribimos esta misiva les pedimos a nuestros gobiernos que nos aumenten los impuestos. Inmediatamente. Sustancialmente. Permanentemente”, escribieron en una carta abierta.

“Tenemos mucho dinero”

“No estamos conduciendo las ambulancias que llevan a los enfermos a los hospitales. Ni reabasteciendo los estantes de los supermercados ni haciendo delivery de comida de puerta a puerta”, dicen, haciendo referencia a las actividades que han estado en la primera línea durante la fase de confinamiento.

“Pero sí tenemos dinero, mucho. Dinero que ahora se necesita desesperadamente”, escriben.

“Tenemos una enorme deuda con las personas que trabajan en la primera línea de esta batalla global. La mayoría de los trabajadores esenciales están muy mal pagados para la responsabilidad que tienen”.

El documento lleva la firma de distintas personalidades, entre las que se incluye la heredera de Walt Disney Co., Abigail Disney, el ex director gerente de BlackRock Inc., Morris Pearl, y el empresario danés-iraní Djaffar Shalchi.

Abigail Disney

Getty Images
Abigail Disney dijo una vez que de joven se avergonzaba de su fortuna.

También el guionista y director británico Richard Curtis, el cofundador de la marca de helados Ben&Jerry, Jerry Greenfield, o el rey de España, Felipe VI de Borbón, aparecen en la lista de los firmantes.

En su carta, los ultrarricos “explican que el impacto de la crisis actual se sentirá durante décadas y podría empujar a otros 500 millones de personas a la pobreza. Esto, dicen, es un problema que no se puede resolver con la caridad, por generosa que sea”, cuenta Theo Leggett, corresponsal de Negocios de la BBC.

“Por lo tanto, los impuestos sobre los ultrarricos deberían aumentarse de forma permanente para ayudar a pagar los sistemas de salud, las escuelas y la seguridad”, añade.

“Buena idea”

Para Arun Advani, profesor de la Universidad de Warwick, Reino Unido, un impuesto al patrimonio, como el que proponen los ultrarricos es “muy buena idea”.

“La pandemia de covid-19 ha expuesto deficiencias en nuestros servicios públicos después de una década de recortes en términos reales, lo que significa que rara vez ha habido un momento más urgente u oportuno para pensar en grande sobre los impuestos”, le dijo a BBC Mundo.

Bezos y su novia

Getty Images
Jeff Bezos, propietario de Amazon, es junto a Bill Gates uno de los hombres más ricos del mundo.

A la espera del G20

Esta petición se produce antes de la reunión este fin de semana de ministros de Finanzas del G-20, el grupo de países que representan el 85% de la economía mundial.

A medida que los países se esfuerzan por responder al impacto económico de la pandemia global, muchos ya han puesto la atención en los sistemas impositivos.

En Reino Unido, el grupo de expertos del Instituto de Estudios Fiscales dijo que los impuestos más altos son inevitables para una gran parte de la sociedad, no solo para los súperricos.

Y a principios de este mes, el presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez, indicó que su gobierno evalúa si introducir impuestos más altos.

Rusia también analiza mayores gravámenes.

Por su parte, Arabia Saudita ya ha aumentado el IVA para compensar los efectos económicos de la pandemia y la caída en los precios del petróleo.

Pero el reclamo de un sistema fiscal más justo no es nuevo.

Varios de los firmantes pertenecen también al grupo de “Millonarios Patrióticos”, unos 200 ultrarricos que ya antes de la pandemia pedían que les subieran los impuestos.

Bloomberg recogía declaraciones de algunos miembros en las que afirmaban sentirse “culpables” de ser tan ricos y reconocían haber tenido muchas ventajas en la vida al nacer directamente en una familia adinerada.

Jeff Bezos, Warren Buffett, Amancio Ortega, Michael Bloomberg y Jack Ma.

Getty /BBC
Subir el impuesto a la fortuna o patrimonio de los más ricos por una sola vez, como una especie de “tasa solidaria” frente a la pandemia, es una de las propuestas que se han oído.

Varias críticas

Otros, como Karen Seal Stewart, reconocen haber sacado ventaja de su profundo conocimiento de “las leyes fiscales extremadamente favorables”.

“Casi todos los que tienen una cantidad significativa de riqueza en Estados Unidos se han beneficiado al menos en cierto nivel del trato preferencial que nuestro código tributario le da a los ricos”.

Quienes critican a estos ultrarricos apuntan precisamente a que durante años han aprovechado las favorables condiciones para su fortuna, aunque ahora pidan algo distinto.

Además, dicen, nadie les impide pagar más impuestos de forma voluntaria.

“Hay entre 10 y 12 millones de millonarios en este país y solo somos 200, ¿qué diferencia podemos hacer?”, dijo Seal Stewart en una entrevista a principios de este año.

“Creo que la pandemia ha llevado a las personas a ver cuánto dependen del Estado, por lo que existe una verdadera disposición a pagar más. Pero obviamente es difícil saberlo”, sentencia el profesor Advani.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=mYv_EYYngC4

https://www.youtube.com/watch?v=fezPCtz6HSQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.