El peor incidente nuclear en Fukushima desde el tsunami
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El peor incidente nuclear en Fukushima desde el tsunami

Mazayuki Ono, el gerente ejecutivo de Tepco informó que descubrieron un nivel de radiación lo suficientemente fuerte como para darle a un individuo una dosis equivalente a 5 años de radiación en una hora.
22 de agosto, 2013
Comparte

 

Es el incidente nuclear más grave desde el accidente de Fukushima en 2011. Así lo consideran las autoridades japonesas, que elevaron el nivel de alerta de uno a tres por la gravedad del vertido de agua radiactiva en la planta.

Tokyo Electric Power (Tepco), la empresa operadora de la central nuclear, admitió este martes que cerca de 300 toneladas de agua radiactiva se filtraron desde los tanques que se usan para almacenar agua y enfriar los reactores colapsados por el terremoto y el tsunami que devastaron la planta hace dos años.

Pero algunos especialistas nucleares temen que el problema sea mucho peor de lo que Tepco o el gobierno japonés quieren admitir, según informa Matt McGrath, experto en medio ambiente de la BBC.

La empresa dijo a la prensa que aún no ha detectado el origen de la fuga de agua tóxica y que los trabajadores están revisando si existen más filtraciones en otros 350 tanques de agua en Fukushima. La autoridad nuclear japonesa, por su parte, declaró que teme que se produzcan más filtraciones.

Esta es la primera vez que Japón declara un evento en la escala INES desde 2011, cuando el accidente nuclear de Fukushima fue calificado como nivel 7, el mismo que Chernobyl.

”Una dosis de cinco años”

El tsunami de 2011 afectó los sistemas de refrigeración de los reactores de la central nuclear y tres de ellos colapsaron.

Desde entonces, para mantenerlos fríos se utiliza agua, pero esto significa que una enorme cantidad de líquido contaminado debe ser almacenado en el lugar.

No es la primera vez que se registran filtraciones, pero este incidente es considerado el más grave hasta la fecha por el volumen –300 toneladas de agua radiactiva según Tepco– y por el alto nivel de radioactividad en el agua.

Según informó la agencia de noticias Kyodo, un charco de agua contaminada estaba emitiendo 100 milisieverts -unidades que miden la dosis de radiación absorbida por la materia viva- por hora.

Y esa cantidad, según dijo a la agencia Reuters Masayuki Ono, gerente de Tepco, “equivale al límite de exposición acumulada durante cinco años para los trabajadores nucleares, así que podemos decir que encontramos un nivel de radiación lo suficientemente potente como para dar a alguien una dosis de radiación de cinco años en una hora“.

Los equipos que trabajan en la planta rodearon el tanque en que se detectó la filtración con sacos de arena y han intentado absorber los charcos de agua radiactiva.

Pero es un trabajo difícil y peligroso, señala Rupert Wingfield-Hayes, corresponsal de la BBC en Tokio. El agua es tan radiactiva que los trabajadores deben rotar constantemente y es evidente que la mayor parte del líquido tóxico ya ha desaparecido hacia las capas subterráneas.

Filtración hacia el Pacífico

Las noticias sobre filtraciones de agua radiactiva no son nuevas, y existen dudas sobre la seguridad los mil tanques de agua gigantescos que fueron construidos en la planta para almacenar el agua de refrigeración contaminada.

A principios de este mes, la compañía admitió que el agua subterránea tóxica había superado la barrera de seguridad bajo tierra y estaba subiendo hacia la superficie y excediendo los límites legales de descarga radiactiva.

Esto significa que la cantidad de agua tóxica vertida al Océano Pacífico podía crecer rápidamente, según el ente regulador nuclear.

 

Pero en ese momento, más de quince días antes de la nueva y grave alarma, la empresa dijo que estaba tomando las medidas necesarias para solucionarlo, algo que el nuevo incidente pone en duda.

En las primeras semanas tras el tsunami, el gobierno japonés permitió a Tepco arrojar decenas de miles de toneladas de agua contaminada en el Pacífico en una medida de emergencia, pero esa acción fue duramente criticada por países vecinos y pescadores locales.

Desde el accidente la empresa ha sido muy cuestionada por los fallos en las medidas de prevención, por su gestión de la crisis y por la falta de transparencia al informar sobre la filtración de agua radiactiva.

Según la misma compañía, entre 20 y 40 billones de bequereles de material radiactivo pueden haberse filtrado al mar desde 2011. El bequerel es una unidad que mide la actividad radiactiva.

Tal como explica el corresponsal de la BBC, el incidente se suma a la “creciente evidencia de incompetencia, baja moral y mala gestión”.

Wingfield-Hayes habló con trabajadores de la planta y dice que existe entre ellos una sensación de frustración porque la gerencia de la compañía parece más preocupada por ahorrar dinero que por hacer bien el trabajo con todo el esfuerzo de seguridad que requiere.

Por esta razón, dice el corresponsal, muchos creen que llegó la hora de que el gobierno japonés intervenga y tome las riendas para controlar el desastre nuclear.

Aquí un video de EuroNews al respecto:


Fukushima :Tepco admit contaminated water has… por euronews-en

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La historia del meteorito 'del tamaño de una lavadora' que sigue cautivando a científicos

Un meteorito que cayó en Costa Rica hace un año se ha convertido en un invaluable tesoro científico. Los fragmentos recuperados contienen parte de la clave del surgimiento de la vida en la Tierra.
18 de agosto, 2020
Comparte
Meteorito

Getty Images
Decenas de meteoritos se destruyen a diario en la atmósfera de la Tierra

El evento alarmó a miles en Costa Rica. A las nueve de la noche del 23 de abril de 2019, el cielo se iluminó y se sintió una fuerte explosión.

Segundos después cientos de pequeñas rocas cayeron a la Tierra. A esa hora Marcia Campos Muñoz descansaba en su casa cuando escuchó una serie de golpes en el techo.

El ruido y los aullidos de su perro la sobresaltaron. Pero el susto aumentó por el fuerte estruendo de la parte trasera de su vivienda. Al revisar encontró en el piso una roca caliente y con un intenso olor a gas de cocina.

Marcia vive en la comunidad La Caporal de Aguas Zarcas en el Cantón de San Carlos, ubicada 57 kilómetros al norte de la capital de Costa Rica.

Y lo que vivió fue la caída de un meteorito que según especialistas era del tamaño de una lavadora, aunque se partió al ingresar a la atmósfera de la Tierra.

Los fragmentos literalmente bombardearon la propiedad de Marcia y perforaron el techo de su casa.

“A la señora le apedrearon su casa desde el cielo, literalmente”, le dice a BBC Mundo Gerardo Soto Bonilla, investigador de la Escuela Centroamericana de Geología (ECG) de la Universidad de Costa Rica.

Invaluable tesoro

La caída de rocas espaciales es algo común. De hecho, decenas llegan a la Tierra todos los días. La mayoría se destruyen antes de llegar a la superficie.

Meteorito

Escuela Centroamericana de Geología
El meteorito perforó el techo de la casa de Marcia Campos

Pero éste no, ahora el objeto se ha convertido en un valioso tesoro para los científicos.

El meteorito contiene elementos similares a los que existían cuando se formó el sistema solar y además parte de su composición tiene origen orgánico.

Rocas como ésta cayeron hace miles de millones de años en la Tierra y según algunos especialistas pueden ser una de las claves del surgimiento de la vida en el planeta.

Por eso la importancia del meteorito de Aguas Zarcas, llamado así por la zona donde cayó.

Los fragmentos fueron recuperados por los pobladores de la comunidad y especialistas de la Escuela Centroamericana de Geología. La virtual cacería permitió reunir unos 27 kilogramos de trozos de roca.

Formado en las estrellas

El fragmento más grande que se recuperó pesa 1,800 gramos, pero su mayor valor es la información que contiene.

El meteorito que cayó en Aguas Zarcas es un condrito carbonáceo, una variedad muy rara y de alto valor científico.

De hecho, en la historia de la geología sólo se han recuperado 504 de este tipo de rocas, según el investigador de la Universidad de Costa Rica.

Los condritos carbonáceos contienen el único registro de la composición geoquímica de los primeros años del sistema solar.

Al analizar los fragmentos recuperados en Costa Rica se descubrieron componentes de carbono orgánico, pero que tiene un origen inorgánico.

Es un proceso que se remonta a los primeros momentos en la formación del sistema solar, dice el investigador Soto Bonilla.

“El carbono original se formó a partir de la fusión nuclear en las estrellas, el origen es totalmente inorgánico” explica.

Meteorito

Escuela Centroamericana de Geología
El fragmento más grande pesa 1,800 gramos

Al analizar los fragmentos también se encontraron minerales que en su estructura molecular contuvieron agua, así como otros componentes como sulfuro con níquel.

Otro descubrimiento fue que la composición general de la roca contiene isótopos de oxígeno muy parecidos a los que existen en el Sol.

La clave de la vida

Los condritos carbonáceos se consideran fundamentales para estudiar la edad y composición del sistema solar.

Las rocas como la encontrada en Aguas Zarcas son ricas en carbonos, pero además contienen moléculas orgánicas como aminoácidos que son uno de los componentes básicos de las proteínas.

Un elemento fundamental fue el carbono estelar. “Como tiene una habilidad muy alta para asociarse con otros elementos lo llevó a mezclarse con otros elementos”.

Algunos de ellos fueron oxígeno, nitrógeno e hidrógeno, por ejemplo. La reacción química “empezó a formar las moléculas que dan origen a lo que son los seres vivos”.

Fósil

Getty Images
Los componentes del meteorito podrían explicar el surgimiento de vida en la Tierra

Un proceso que, al paso de millones de años, permitieron el surgimiento de vida en la Tierra.

De hecho según la ECG el meteorito de Aguas Zarcas puede tener una edad cercana a los 4,560 millones de años.

“Está fresquito”

Hay otro elemento que aumenta el valor científico del bólido: el momento en que cayó a la Tierra y la rapidez como se recuperaron los fragmentos.

Los condritos carbonáceos que cayeron hace decenas o cientos de años, al momento de ser recuperados perdieron la mayoría de los componentes orgánicos.

Un ejemplo es el meteorito de Murchinson que aterrizó en Australia en 1969 y que se consideró uno de los mayores hallazgos para conocer la historia del sistema solar.

La roca, sin embargo, fue manipulada en varios momentos y además sus componentes se contaminaron con los de la Tierra, o se perdieron con el paso de los años.

Microbios

Reuters
Los primeros microbios aparecieron hace cientos de millones de años

Además, explica Soto Bonilla, la tecnología de ese momento no permitía analizar por completo las partículas orgánicas, algo que hoy sí es posible.

En el caso del bólido que cayó en Costa Rica existe una amplia oportunidad de aprovechar al máximo la información que contiene.

“Está fresquito, acaba de caer”, dice el investigador de la ECG. “Nos da la oportunidad de analizar esos componentes que vienen prístinos del sistema solar porque cuando entra a la Tierra tienen muy pocos cambios”.

Los componentes orgánicos creados hace miles de millones de años se conservan casi por completo. “De allí viene la importancia del meteorito de Aguas Zarcas”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=C8-GB-H6p14

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0

https://www.youtube.com/watch?v=jizwCrw_WEU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.