¿Qué proponen las leyes secundarias de la reforma educativa?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¿Qué proponen las leyes secundarias de la reforma educativa?

México Evalúa hace una revisión de las ventajas y puntos a considerar de entre las leyes repudiadas por los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.
Cuartoscuro
22 de agosto, 2013
Comparte
Escuela secundaria rural de la SEP. Foto: Cuartoscuro.

Escuela secundaria rural de la SEP. Foto: Cuartoscuro.

A partir de hoy 22 de agosto, en el periodo extraordinario del Congreso, se discutirán los dictámenes de la legislación secundaria en materia educativa aprobados por la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados.

Desde la perspectiva de la organización México Evalúa los dictámenes contienen avances importantes de políticas públicas que mejorarán la calidad educativa en el país. Sin embargo, también contemplan propuestas que deben ser modificadas con el fin de consolidar esfuerzos. Aquí una valoración de las mismas.

De acuerdo con México Evalúa, en el lado positivo de las propuestas legislativas destacan:

• Establecen un sistema de evaluación docente tanto para el ingreso como para la promoción y permanencia en el servicio docente tanto en educación básica como media superior. En este sistema se recoge la necesidad de establecer un mecanismo evaluativo multidimensional y en el que se deben contemplar las circunstancias socioeconómicas diferenciadas que existen en el sistema educativo a lo largo del país.

• Con este sistema se establece un dique institucional para evitar la tentación de continuar con prácticas contrarias al espíritu de la calidad educativa como son la herencia y venta de plazas, prácticas que lamentablemente han persistido en los sistemas estatales de educación pese a los concursos de selección magisterial implementados desde hace 4 años por el gobierno federal.

• Asimismo, las reformas propuestas privilegian un proceso más riguroso en la selección de los docentes en México. Por ello contempla un periodo de inducción de dos años en los que los nuevos maestros serán evaluados dos veces y serán capacitados con el fin de propiciar que sean los individuos más capaces para estar al frente de las aulas en el país. Sin embargo, en caso de que tras sendas evaluaciones los maestros no cuenten con los conocimientos y habilidades necesarios para desempeñar adecuadamente su labor docente, serán cesados.

• Tiene el acierto de establecer la obligación para que el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) realice pruebas piloto con el fin de validar los instrumentos que tanto las autoridades estatales como el propio INEE propongan para la evaluación educativa. La complejidad de la evaluación en el ámbito educativo se podrá atender a partir precisamente del trabajo técnico que desarrolle el instituto.

• Como medida complementaria para atajar la corrupción al interior del sistema educativo, la legislación secundaria establece explícitamente que aquellos evaluadores que favorezcan a individuos por interés personal, familiar o de negocios serán separados del servicio público.

• De forma valiente, el marco jurídico propuesto establece una solución legal al problema de los paros magisteriales recurrentes en algunos lugares del país con menoscabo para la educación. Se propone con toda claridad que en caso de que el personal docente o el personal con funciones de dirección o supervisión ya sea en la educación básica o en la media superior, decida ausentarse sin causa justificada de sus labores por más de tres días consecutivos dentro de un periodo de treinta días naturales, será separado del servicio público sin responsabilidad para la autoridad educativa.

• El marco jurídico propuesto establece las bases para tener un Sistema de Información y Gestión Educativa (SIGED) en el que se enumeren los distintos recursos humanos y materiales que actualmente integran el sistema de educación básica del país. Tiene el atino de establecer la obligación legal para que las autoridades estatales y autoridades escolares proporcionen al Instituto de Evaluación Educativa la información requerida que permita realizar la evaluación del sistema educativo. Con ello se acota la posibilidad –como ocurre lamentablemente y de forma recurrente desde la malograda descentralización educativa impulsada en 1992- que las autoridades estatales oculten información estadística relevante para evaluar las políticas educativas impulsadas por las entidades federativas.

• La buena educación es resultado de un esfuerzo conjunto entre alumnos, padres de familia, maestros y autoridades. En este esfuerzo, y consistente con un espíritu democrático a favor de la rendición de cuentas y la participación ciudadana, se contempla en la propuesta que los padres de familia puedan ser observadores en las evaluaciones de docentes y directivos. Sin embargo, la legislación no establece los criterios y mecanismos en los que posibles opiniones derivadas de estos ejercicios de observación puedan ser recogidas dentro del marco de las políticas encaminadas a la evaluación y formación de los docentes en servicio.

Los puntos a considerar, de acuerdo con la organización son los siguientes:

• Llama la atención la diferencia en los procesos de selección y evaluación de los directores y supervisores de educación básica y los de media superior. Mientras que en el caso de educación media superior, los individuos seleccionados a partir de un concurso de oposición reciben sus nombramientos por un periodo fijo con posibilidad de reelección condicionada a una nueva evaluación, en educación básica una vez concluido un periodo de inducción de dos años, aquellos individuos que aprueben una única evaluación, serán nombrados en sus puestos directivos o de supervisión de forma perpetua. Este nombramiento definitivo es contrario al espíritu de calidad educativa, la cual se incentiva a partir de la evaluación periódica de los docentes, directores y supervisores del sistema educativo mediante la preparación y actualización constantes de todos los individuos con función docente, de dirección y de supervisión escolar. Por ende, los legisladores dentro de las modificaciones a considerar en el proceso de aprobación de la legislación secundaria educativa deben armonizar los procesos de selección y evaluación de directores y supervisores de educación básica y establecer que sus nombramientos sean por un periodo fijo con posibilidad de reelección condicionada a una nueva evaluación.

• Dentro de las consecuencias de la evaluación docente contrastan tres propuestas contempladas en la Ley del Servicio Docente. Por un lado se tiene el acierto de establecer que en el proceso de evaluación para docentes, aquellos individuos que se nieguen a participar en los nuevos mecanismos de evaluación serán separados. De forma similar, para los futuros maestros se establece que en caso de reprobar tres evaluaciones consecutivas, pese a cursos de actualización a los que tendrán acudir con el fin de solventar los problemas en su formación docente, se les separará de su cargo sin consecuencia para la autoridad educativa. Sin embargo, en el caso de aquellos individuos que actualmente están dentro del servicio docente que incurran en una situación similar a la descrita, la ley contempla en un artículo transitorio que serán separados de la labor docente pero se les integrará a funciones administrativas en el servicio educativo. Esta propuesta es un despropósito educativo y presupuestal, refiere la organización.

• Es necesario precisar los alcances de la transparencia en la información que se genere a partir de la evaluación en el sistema educativo. Por ejemplo, pese a que en el articulado de la ley del INEE se prevé que la información relacionada con el sistema nacional de evaluación es de “interés social y de utilidad pública”, sería deseable que los legisladores establezcan puntualmente el principio de máxima publicidad que debe regir esta información. De esta manera se promovería que ante cualquier duda de reserva como la que se prevé respecto a información que puede poner “en riesgo a los instrumentos de evaluación educativa”(artículo 59 Ley del INEE), se evite la tentación de opacidad por parte de quienes estén encargados de la evaluación docente y estudiantil. Este detalle que pareciera un tecnicismo jurídico es fundamental a la luz de dos de los principales objetivos que se contemplan con la evaluación en el sistema educativo: la calidad de la educación y la rendición de cuentas. Sin información estadística que pueda ser analizada con detalle, para entender las fortalezas y debilidades en el magisterio y el sistema educativo en su conjunto, es difícil entender cómo se puede perseguir la calidad educativa y rendir cuentas a la sociedad de cómo se enseña en las aulas de este país.

• Sin duda la labor de los miembros de la junta del INEE será fundamental para el desarrollo de los lineamientos y directrices adecuadas para la evaluación educativa. Su labor implica, como se ha mencionado anteriormente, excelente capacidad técnica con el fin de desarrollar los instrumentos adecuados para la evaluación (entre ellos evaluaciones en clase, el uso de pruebas estandarizadas, evaluaciones de portafolio docente e incluso la implementación de encuestas a estudiantes y la consideración efectiva de las opiniones de los padres de familia).

La memoria institucional del INEE será fundamental, máxime que tendrá que desarrollar nuevas funciones vitales para transformar al sistema educativo. Sin embargo, se considera excesivo el tiempo considerado para la permanencia de los miembros de la junta del INEE, ya que actualmente se contempla permanezcan en sus encargos 7 años con la posibilidad de una reelección. Potencialmente un miembro de la junta del INEE podrá permanecer en su encargo 14 años, refiere México Evalúa.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Kate McHenry

'La pérdida de olfato por coronavirus hizo que la carne me sepa a gasolina'

Un fenómeno llamado parosmia ha dejado a algunos sobrevivientes de coronavirus en un mundo de esencias distorsionadas.
Kate McHenry
31 de agosto, 2020
Comparte

Perder la facultad de oler y degustar son dos síntomas asociados a la COVID-19.

Mientras muchos han recuperado sus sentidos, otros sufren un fenómeno llamado parosmia en el que tienen los sabores y olores distorsionados.

Para Kate McHenry, el agua de la pila deja un hedor horrible. Eso, junto a otro desagradable olor que destila al ducharse, significa que incluso el aseo se ha convertido en algo que debe enfrentar.

“Mi champú favorito tiene ahora el olor más asqueroso del mundo”, dijo McHenry.

Tras caer levemente enferma en marzo, esta inglesa de 37 años fue incapaz de oler algo durante cuatro semanas. Su sentido regresó poco a poco, pero a mediados de junio las cosas “empezaron a oler muy raras” y fueron reemplazadas por un “hedor químico horrible”.

Este hecho ha cambiado la vida de McHenry. Ha perdido peso, tiene ansiedad y añora el placer de comer, beber y socializar. Su problema es tan fuerte que este hedor le desborda incluso en lugares donde simplemente se cocina comida.

Le aterra pensar que ha perdido el sentido de olfato para siempre.

Kate McHenry y su pareja Craig Gordon.
Kate McHenry

Kate se siente culpable cuando su pareja le pregunta qué le apetece comer.

“Me encanta las buenas comidas, salir a restaurantes y beber con amigos, pero todo eso se ha ido. La carne me sabe a gasolina y el prosecco a manzana podrida. Si mi novio Craig se come un curry el olor es horrible. Le sale de sus poros y es difícil estar cerca de él”.

“Me entristezco cuando cocino en las tardes. Craig me pregunta qué quiero comer y me siento mal porque no hay nada que me apetezca. Sé que todo tendrá un sabor horrendo. Me asusta quedarme así para siempre”.

Comida que McHenry puede comer.

Kate McHenry
La pasta con queso es uno de los pocos platos que McHenry puede tolerar.

Las personas con covid-19 pueden perder su sentido del olfato porque el virus daña los nervios terminales de sus narices.

La parosmia puede producirse cuando esos nervios se regeneran y el cerebro es incapaz de identificar debidamente el olor real de algo.

Esta condición está habitualmente vinculada a los resfriados comunes, la sinusitis y las lesiones en la cabeza. Los que los sufren describen oler a quemado, humo de cigarro o carne podrida. En algunos casos el olor es tan fuerte que induce al vómito.

Aunque los profesionales reconocen que la parosmia es un signo de recuperación del olfato, para algunas personas puede tardar años en pasar.

Pasquale Hester

Pasquale Hester
Pasquale Hester afirma que lidiar con la parosmia le quita fuerzas.

Lavarse los dientes con sal

Para Pasquale Hester, también de Inglaterra, la pasta de dientes es uno de sus peores enemigos.

El gusto químico que desprende le produce tantas arcadas que ha empezado a lavarse los dientes con sal, que sabe normal para ella.

Como muchos otros afectados por coronavirus, pasaron semanas hasta que mejoró su sentido del olfato. Pero entonces comió curry por su cumpleaños en junio y se dio cuenta de lo distorsionado que estaba su gusto.

“Escupí la comida porque sabía a pintura. Algunas cosas se toleran mejor. El café, el ajo y la cebolla son lo peor. Puedo comer judías verdes y queso. Lo que me está pasando me afecta. No se lo desearía ni al peor enemigo”, dice Hester.

Lo que comer Pasquale Hester

Pasquale Hester
Un plato de judías verdes y queso es de lo poco que Pasquale puede comer.

Brooke Jones empezó con síntomas en abril y dio positivo por covid-19 una semana más tarde. Describe casi todo lo que huele como “carne podrida con algo sacado de una granja”.

Esta estudiante de 20 años hizo una lista de comida que puede tolerar: gofres tostados, pepino y tomate. Lo demás le disgusta.

“Trato de imaginarme el sabor de las cosas. Si como comida china, incluso si no sabe tan bien, me convenzo de que en realidad no está tan mal”.

Brooke Jones

Brooke Jones
Brooke Jones perdió el sentido del gusto y del olfato.

Impacto psicológico

Se desconoce el número de infectados por covid que han tenido parosmia, pero se estima que cientos de miles han perdido el olfato o gusto de forma temporal.

La profesora Claire Hopkis, presidenta de la Sociedad Rinológica Británica, advierte que hay una “creencia incorrecta generalizada” de que la pérdida de olfato por el virus es a corto plazo”.

“Sí, hay una gran probabilidad de recuperación, pero también muchas personas que perderán este sentido por un período largo de tiempo y ese impacto se está infravalorando“, agrega la especialista.

El olfato juega un rol importante en la memoria, el estado de ánimo y las emociones. Aquellos que sufren alguna disfunción se sienten recluidos.

“Cuando intento explicarlo, algunos piensan que es gracioso. Sé que las secuelas del coronavirus pudieron ser mucho peores, pero me afecta y asusta que nadie es capaz de confirmar si mejorará”, confiesa Jones.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.