Alerta de género en Edomex, sólo hasta que violencia sea "inmanejable"
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Alerta de género en Edomex, sólo hasta que violencia sea "inmanejable"

El Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (SNPASEVM) dijo a organizaciones civiles que antes de solicitar una investigación por violencia contra las mujeres en el Estado de México es necesario que prueben que los ataques son sistémicos.
Por Tania L. Montalvo
21 de agosto, 2013
Comparte
Manifestación en el DF para pedir justicia por los feminicidios en el Estado de México. //Foto: Cuartoscuro.

Manifestación en el DF para pedir justicia por los feminicidios en el Estado de México. //Foto: Cuartoscuro.

De 2005 a la fecha, cerca de mil 500 mujeres han sido asesinadas con exceso de violencia en el Estado de México, pero las autoridades federales y estatales han decidido no realizar una investigación con enfoque de género porque consideran que primero es necesario que la violencia sea generalizada en ese territorio y no se concentre en 10 de los 125 municipios de la entidad, en donde han ocurrido la mayoría de los feminicidios.

El Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (SNPASEVM) dijo a organizaciones civiles en julio pasado que antes de solicitar una investigación por violencia contra las mujeres en el Estado de México es necesario que prueben que los ataques son sistémicos, que ocurren en un contexto de impunidad y que la violencia se origina en conductas misóginas “que perturban la paz social”.

Alerta de género: el conjunto de acciones gubernamentales de emergencia, para enfrentar y erradicar la violencia feminicida en un territorio determinado.

“Nos están diciendo que para hacer la investigación las organizaciones civiles debemos demostrar que hay una violencia generalizada contra las mujeres, que tiene que haber una situación de violencia inmanejable para investigar aún cuando en el Estado de México no tienen información oficial, no existe información desagregada y confiable en relación a las cifras de homicidio de mujeres”, explica en entrevista Alejandra Nuño, Directora ejecutiva de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, A.C. (CMDPDH).

El SNPASEVM, integrado por las secretarías de Gobernación, de Desarrollo Social, de Educación Pública, de Salud, de Trabajo y Previsión Social; además de la Procuraduría General de la República, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, el Instituto Nacional de las Mujeres y las instancias de las mujeres de las 32 entidades federativas; rechazó la alerta de género en julio pasado y determinó que las organizaciones civiles no han demostrado que existe una verdadera situación de violencia de género en el Estado de México.

Con esa decisión se rechazó por segunda ocasión en la entidad —la primera vez ocurrió en enero de 2011— una investigación para determinar si es necesario declarar una Alerta de Violencia de Género, definida en la ley como “el conjunto de acciones gubernamentales de emergencia, para enfrentar y erradicar la violencia feminicida en un territorio determinado”.

Disparidad de cifras

El año pasado, el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio entregó un reporte en el que documenta que en el Estado de México ocurrieron 922 feminicidios de 2005 a 2010 y otros 563 de marzo de 2011 a diciembre de 2012.

Para las 43 organizaciones de derechos humanos y de mujeres que integran el Observatorio es una contradicción que las autoridades del Sistema Nacional argumenten que la violencia sistémica “no existe” en el Estado de México porque la mitad de esos feminicidios ocurrieron en 10 de los 125 municipios de la entidad, “¿Qué sí es violencia generalizada? ¿Que las cifras se disparen en toda la entidad?”, cuestiona Alejandra Nuño.

Los 10 municipios con más feminicidios son Ecatepec, Nezahualcoyotl, Tlanepantla, Toluca, Chimalhuacán, Naucalpan, Tultitlán, Ixtapaluca, Valle de Chalco y Cuautitlán Izcalli.

Además, el Sistema Nacional rechazó el reporte completo de las organizaciones civiles porque consideraron que la mayoría de los feminicidios documentados no pueden tomarse en cuenta en una posible investigación de género porque ocurrieron antes de marzo de 2011, cuando se tipificó ese delito en el código penal mexiquense.

“Nos dicen que no hay tantos feminicidios como decimos porque las cuentas que lleva el Estado de México son diferentes y que presentamos casos de cuando el delito no estaba tipificado. Entonces no se investiga este delito en el Estado de México, no se ordena una investigación y por ende no hay una alerta de género, pero sigue habiendo homicidios de mujeres. Entonces, ¿qué mecanismo eficaz tenemos en México para poder prevenir y para poder investigar los homicidios de mujeres? ¿Qué otras medidas están adoptando realmente para salvar vidas e investigar estas muertes?, realmente no tenemos respuesta”, dice Alejandra Nuño a nombre del Observatorio Ciudadano.

“En el Estado de México la definición (de feminicidios) es tan ambigua, que resulta incomprobable  y se presta al encubrimiento de las cifras reales de mujeres asesinadas”.

Según cifras oficiales, desde que se tipificó el delito del feminicidio en el Estado de México en marzo de 2011 a la fecha, se han cometido hasta 500 asesinatos de mujeres, pero sólo 133 han sido feminicidios.

De esa cifra, la Procuraduría General de Justicia del Estado de México asegura que sea han resuelto 108 casos y que ya hay 51 sentencias contra los agresores.

El código penal mexiquense indica que el homicidio doloso de una mujer se considera feminicidio cuando ocurra por violencia de género, se cometa en contra de alguien con quien se haya tenido una relación sentimental, afectiva, de confianza o una de trabajo; o existan con antelación actos que impliquen violencia familiar.

Según el Estudio Nacional sobre todas las Fuentes, Orígenes y Factores que producen y reproducen la Violencia contra las Mujeres publicado en junio de 2012 por la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, “en el Estado de México la definición (de feminicidios) es tan ambigua, que resulta incomprobable  y se presta al encubrimiento de las cifras reales de mujeres asesinadas”.

Las organizaciones civiles que han solicitado desde diciembre de 2010 que se declare una alerta de violencia de género argumentan que además de que el delito del feminicidio no está debidamente tipificado en el Estado de México porque “no es un crimen en sí mismo” sino una agravante del homicidio doloso, tampoco queda claro sí la forma de investigarlo es la adecuada porque se incorporan “circunstancias de difícil acreditación”.

“Cuando tenemos cifras tan dispares entre lo que la sociedad civil plantea apoyado en recursos hemerográficos y lo que tiene las propias autoridades del Estado de México, eso ya es una cuestión de alarma porque no solamente tiene que ver con la forma en la que se están clasificando los delitos y cómo se están investigando, también tiene que ver con una disminución en el mérito de cómo está realmente la situación en el Estado de México. Es decir, se menosprecia porque hay menos información, porque se bajan las cifras y desconocemos la verdadera situación de violencia que viven las mujeres en el Estado de México”, dijo la directora ejecutiva de la CMDPDH, integrante del Observatorio.

Otro tipo de violencia

La fracción III del artículo 34 del reglamento de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia indica que se puede solicitar una investigación para una eventual alerta de género por la presencia delitos del orden común contra la vida, la libertad, la integridad y la seguridad jurídica de las mujeres.

Las organizaciones civiles argumentaron ante el Sistema Nacional que hay cifras oficiales que colocan al Estado de México como una de las entidades en las que ocurre más violencia contra las mujeres independientemente del feminicidio.

Según la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, de las 7 millones 778 mil mujeres en la entidad, el 54.1% ha sufrido violencia a lo largo de su última relación por parte de su pareja o expareja. De éstas, el 47.1% sufrió violencia emocional; el 29.6% violencia económica; 24.5% violencia física; y el 11.0% violencia sexual.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía indica que de las 32 entidades federativas, en once existe un porcentaje de violencia de pareja superior al de la media nacional, que es del 43.2%.

En primer lugar, está el Estado de México con 54.1%, seguido por Jalisco 52.8%, Colina con 50.3% y Durango con 48.3%.

En cuanto a violencia social, definida por la que ocurre en lugares públicos como calles, fiestas o cines; los estados con el más alto porcentaje de mujeres afectadas son el Distrito Federal con 59.6% y el Estado de México con el 55.1% de su población.

Sin fines políticos

El Observatorio alerta que la Declaratoria de Alerta de Género es vista por las autoridades “como un golpe político o un castigo”, por lo que prefieren ocultar la problemática en lugar de investigar e implementar una política efectiva de erradicación de este tipo de violencia.

En enero de 2011, cuando se solicitó la alerta de género en el Estado de México, el entonces procurador, Alfredo Castillo, dijo que más del 50% de los homicidios de mujeres documentados por organizaciones civiles no tenían el sello de violencia pues eran asaltos o accidentes.

El entonces gobernador, el ahora presidente, Enrique Peña Nieto, dijo que era “sospechoso” que el tema se discutiera justo a unos meses de la elección para elegir a su sucesor.

Las organizaciones de derechos humanos consideran que los funcionarios que integran el Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres lejos de estar preocupados por cómo abatir la violencia de género, se enfocan en el significado y peso político que puede tener que en sus estados haya una investigación de género.

“Si desde 1997 estamos sistematizando esta información no es por una complacencia, no es por una valoración política partidaria que a veces nos han dicho, si no porque realmente vemos que en este caso (el Estado de México) han pasado ya casi 20 años de casos de violencia excesiva contra las mujeres en donde pierden su vida, dejan hijos huérfanos y donde todavía no vemos una respuesta adecuada por parte de las autoridades”, dijo Alejandra Nuño a nombre del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio.

feminicidio1feminicidio2feminicidio3a

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Si ya tuve COVID-19, ¿es necesario que me vacune?

A un año de pandemia y pocos meses de vacunación, cada vez se sabe más sobre cuáles son las formas más ventajosas de inmunizar a la sociedad.
5 de marzo, 2021
Comparte

Si una persona se contagió con coronavirus hace dos meses y otra persona se vacunó hace exactamente el mismo tiempo, ¿cuál de las dos está más protegida?

La pregunta bien podría parecer un problema matemático, pero se aproxima al razonamiento del que parten expertos y autoridades médicas para definir qué tan necesario es vacunar contra la covid a aquellos que ya pasaron la infección.

Con los problemas de distribución en varias regiones, decidir quién necesita dos dosis, una o ninguna es vital para conseguir que más personas estén protegidas cuanto antes, lo que implica menos muertes y hospitalizaciones.

Un estudio reciente de la revista británica The Lancet “razona” que haberse infectado por coronavirus ofrece tanta protección como una sola dosis de una vacuna.

Esto significa que muchos pacientes solo necesitarían una de las dos dosis requeridas por varios fabricantes de vacunas. De ser así, los países podrían repartir sus dosis con más eficiencia.

España, por ejemplo, aplazó seis meses la vacunación a los menores de 55 años que ya han pasado la enfermedad.

De la misma forma, el Ministerio de Salud Pública de Ecuador anunció en diciembre que aquellos que ya pasaron la infección no recibirían la vacuna de forma inicial.

A la par que evoluciona la pandemia, también lo hacen las recomendaciones sanitarias. Por ello todas estas guías varían frecuentemente.

Pero, ahora mismo, ¿es recomendable vacunarse si ya hemos pasado la infección por covid-19?

Realización de prueba PCR a una paciente.

Getty Images
Varias investigaciones analizan la posibilidad de solo dar una dosis a las personas que ya han pasado la enfermedad.

“La protección más completa posible”

La respuesta más directa a la pregunta anterior es sí. ¿Por qué?

“Porque lo ideal es tener la protección más completa posible”, dice a BBC Mundo José Manuel Bautista, catedrático del departamento de Bioquímica de la Universidad Complutense de Madrid en España.

“Las vacunas han demostrado funcionar muy bien, con porcentajes de protección superiores al 90% y son un indicador más fiable. Las infecciones de la enfermedad son muy heterógeneas”, añade el académico.

Esto quiere decir que en dos personas sanas de la misma edad, la infección por coronavirus puede dejar niveles de protección distintos.

Vacunación en una residencia de ancianos en Mallorca, España.

Getty Images
Sacar conclusiones universales sobre qué funciona y qué no con las vacunas no es recomendable, dado que la respuesta puede ser distinta según el grupo de edad.

Por no hablar de las diferencias entre pacientes sanos y aquellos más vulnerables como ancianos o con dolencias crónicas. Es por ello que sacar conclusiones universales ahora mismo es prematuro y los expertos recomiendan más seguimiento.

Por lo tanto, Bautista estima conveniente que los infectados también se vacunen, para que “se estabilice la respuesta inmunitaria y sea protectora”.

En este sentido, el experto también considera que pensar en alternativas como dar una sola dosis a los que ya pasaron la enfermedad ayudaría a contrarrestar los problemas de distribución de vacunas que acusan regiones del mundo como la Unión Europea y América Latina, por ejemplo.

¿Y si se le da una sola dosis a los infectados?

Una vez aclarado que a pesar de superar la infección sigue siendo conveniente vacunarse, algunos científicos y gobiernos debaten sobre la posibilidad de retrasar la inoculación o solo ofrecer una dosis a esos pacientes.

Las autoridades se basan en que, según estudios recientes, una persona que recibe las dos dosis de la vacuna de Pfizer, por ejemplo, adquiere una protección similar que otra que, tras pasar la infección, recibe una dosis única del mismo fabricante.

Jeringuillas apiladas.

Getty Images
Definir la mejor estrategia de vacunación puede contrarrestar los problemas de distribución de vacunas que sufren varios países.

Esto es porque en las vacunas bidosis, la primera funciona para crear la protección y la segunda para reforzarla y hacerla más duradera.

“Una sola dosis de vacuna puede cumplir la función de reforzar la protección si el individuo ya tiene inmunidad natural por haberse infectado”, explica a BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester en Reino Unido.

Esto, agrega el experto, “puede ser útil pero no necesariamente requerido”.

“Dependerá de cuánto refuerzo natural también hayas desarrollado por exponerte al virus en tu comunidad”, complementa Tang.

Entonces, ¿quién está más protegido? ¿Vacunados o infectados?

Como suele ser habitual en las ciencias médicas, no hay respuestas absolutas.

Amós García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología, asegura a BBC Mundo que ambos casos estarían protegidos.

Otro asunto es saber cuánto duraría esa protección. En este caso influye mucho cuánto durará la protección natural por coronavirus y cuánto la ofrecida por las vacunas.

No ha habido mucho tiempo para analizar esto, dado que apenas llevamos un año de pandemia y pocos meses de vacunación.

El doctor Andrew Badley, de la Clínica Mayo en Estados Unidos, confía en que la protección de las vacunas “dure años”.

Tang, por otra parte, asegura que “habitualmente una infección produce una respuesta inmune más amplia y duradera que una sola dosis de una vacuna. Por ello es necesario complementar la inoculación con una segunda”.

Claro que, al infectarse, uno también se arriesga a ser hospitalizado o enfermar de gravedad, por lo que lo ideal, por supuesto, es protegerse a través de la vacuna.

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0&feature=emb_title

Otra cuestión a considerar es cuán eficaz será la protección si aparecen nuevas variantes del patógeno que mermen la eficacia de los inmunizadores.

Bautista considera que por mucho que mute una variante, al menos próximamente no debería afectar la protección contra formas graves de la enfermedad, aunque se requieren más estudios para aclararlo.

Mientras, García Rojas opina que “el único escenario que debe plantearse ahora mismo es vacunar lo más que se pueda. Y ser conscientes de que en un futuro pueda ser necesario revacunarnos en la medida que los fabricantes modifiquen sus inmunizadores contra nuevas variantes”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.