close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

DF impulsa transporte limpio, pero 'subsidia' estacionamientos

El Gobierno del DF, la Asamblea Legislativa y otras dependencias gastan cada año 6 millones de pesos en la renta de unos 600 espacios para aparcar en el Centro Histórico.
Por Rafael Cabrera
19 de septiembre, 2013
Comparte
Para 2013, el gasto en estacionamientos del GDF fue de 6 millones de pesos. //Foto: Cuartoscuro.

Para 2012, el gasto en estacionamientos del GDF fue de casi 6 millones de pesos. //Foto: Cuartoscuro.

Cada día, al Centro Histórico del DF ingresan unos 600 vehículos particulares de empleados del Gobierno local y la ALDF a estacionamientos privados, lo cuál es pagado con millones de pesos de recursos públicos, a pesar de las políticas públicas impulsadas para fomentar el uso de bicicleta o compartir el auto.

Las cifras no son menores. El Gobierno local renta cada año unos 80 cajones de estacionamiento, la dirección del Sistema de Transporte Colectivo Metro un promedio de 18 espacios, pero es la Asamblea Legislativa la de mayor gasto, pues contrata anualmente unos 500 cajones para su personal:  los 66 diputados, sus asesores, el personal operativo y hasta reporteros.

Esta prestación, explica el investigador Xavier Treviño, del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP por sus siglas en inglés), ni siquiera es por Ley.

Y, peor aún, implica un problema mayor: se ingresan cientos de autos a una de las zona más complicadas del DF y, además, se acaba destinando dinero público para autos privados.

“El estacionamiento es un servicio privado y no puede ser subsidiado por el gobierno a sus trabajadores. No solo destina recursos públicos hacia gastos que no generan valor social ni beneficios a los trabajadores”, plantea el especialista, “sino que genera un alto impacto ambiental generando cientos de viajes en coche diariamente al centro de la Ciudad, justo donde hay mayor congestión”.

Es, en resumen, un autocongestionamiento pagado por el propio Gobierno y el dinero público.

“El automóvil es un lujo por el cual se tiene que pagar, y de ninguna manera transferir el costo a los contribuyentes”, explica Treviño.

Las cifras –entregadas vía transparencia- hablan: en 2007, la ALDF pagó 3.3 millones de pesos por los cajones. Hacia 2010, la renta alcanzó los 5.2 millones. En 2012, se elevó a 5.9 millones de pesos. Este año, el dinero rebasó los 6 millones anuales.

En total, los últimos siete años la Asamblea ha destinado unos 28 millones de pesos en subsidiar el estacionamiento para los vehículos privados de sus trabajadores, sin ningún beneficio público real.

El Gobierno local, por su parte, ha destinado unos 4.2 millones de pesos a la fecha para el mismo objetivo. De acuerdo con los contratos, al mes se pagan uno mil 800 pesos por cada cajón de dos estacionamientos en Isabel la Católica y Venustiano Carranza.

La Secretaria de Medio Ambiente del DF, Tanya Müller, admite que la política pública debe ir dirigida a disminuir este tipo de incentivos para usar el auto particular.

“Es importante tener programas alternos pero, sin duda alguna, sí tenemos que ir hacia programas y alternativas que incentiven reducir los viajes en automóvil, sobre todo en el Centro de la Ciudad dónde hay varias opciones de transporte público más sustentable –Metro, Metrobús, trolebús-”, señaló en entrevista.

Pero el Gobierno y la Asamblea locales no son los únicos que gastan en estacionamientos privados. Información pública muestra que el Tribunal Contencioso Administrativo destina unos 4 millones anuales y la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda un millón, entre otros con menor gasto.

A tres meses del programa de aventones, el Gobierno local presume que 846 empleados se han registrado para compartir auto. El resultado, según Medio Ambiente, es una reducción de 1.4 toneladas de dióxido de carbono que no se emitió hacia la atmósfera.

En el caso de Ecobici, actualmente ya hay 275 cicloestacionamientos y 4 mil bicicletas en servicio.

“Se tiene que reevaluar los tipos de incentivos que se están dando desde este Gobierno y otras instancias, para contribuir corresponsablemnte para movernos de forma más sustentable”, señaló Müller.

2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013
ALDF 3.3 millones 3.4 millones 4.5 millones 5.2 millones 5.7 millones 5.9 millones 6 millones aprox.
GDF 470 mil 622 mil 763 mil 886 mil 480 mil 512 mil 550 mil aprox.

Created with the HTML Table Generator

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El viaje de Uber que costó casi 10 mil dólares

Un error de Uber hizo que se cobrara mal los viajes a muchos usuarios en Washington y San Diego, en Estados Unidos. Algunos de estos pagos hicieron saltar las alarmas antifraude de los bancos.
21 de julio, 2019
Comparte
Mujer mira su teléfono

Getty Images
Viajes cortos de no más de US$20 se convirtieron en facturas de US$2.000.

Uber llegó al mercado de transporte en las principales ciudades del mundo como una alternativa más barata que el taxi.

Pero, más allá del precio, los usuarios de la plataforma se encontraron con una ventaja esencial en Uber que después replicaría su competencia.

Antes incluso de que el auto llegue a recogerte, ya sabes con anticipación cuál va a ser más o menos el precio del trayecto.

Es más, con esa información todavía tienes tiempo de anular el pedido si es que la cifra no te convence.

Logo de Uber

Getty Images
Una de las ventajas de Uber es que puedes saber cuánto te costará el viaje antes de contratarlo.

Una pesadilla

Sin embargo, esta ventaja se tornó en pesadilla para varios usuarios de Uber en Estados Unidos.

Un fallo técnico de la empresa acabó con facturas que en algunos casos fueron hasta 100 veces lo presupuestado en un inicio.

Uno de los afectados explicó en Twitter que a su mujer le hicieron un cargo en su tarjeta de crédito de casi US$10,000.

El viaje que debería haber costado US$96.72 fue al final de US$9,672.

Algunos de los cargos a clientes fueron tan altos que activaron las alertas de fraude de sus bancos.

Este problema con los pagos afectó supuestamente a los pasajeros en San Diego y Washington.

Aplicación de Uber en el teléfono

Getty Images
Uber está enfrentado en muchos mercados a los taxistas locales por su modelo de negocio.

Uber dijo que el problema se solucionó rápidamente, pero se negó a decir cuántos de sus pasajeros se habían visto afectados por el error.

Otra usuaria de la compañía reportó que por un viaje corto que había realizado, Uber cargó a su tarjeta un importe de US$1,905 en lugar de los US$19.05 que debería haber sido.

Esto hizo que la tarjeta de su esposo alcanzara el límite de gasto precisamente el día de su cumpleaños.

Los casos se extendieron a más usuarios en las dos ciudades de Estados Unidos y casi todos los que contaron su problema en las redes sociales coinciden en que no existe una manera directa de contactar con Uber para informarle del problema.

Hey uber. Le has cobrado a mi esposa US$9,672 que estaba presupuestado en US$96.72, y no hay manera de ponerse en contacto con ustedes“., cuenta Aaron Himelman en la red social.

Uber dijo que entendía lo “frustrante” que había sido la falla para los pasajeros.

También aseguró que las tarifas se corregirían para que los pasajeros paguen solo el cargo anunciado sin tener que contactar a sus bancos.

Mark Smith, director de operaciones en el diario The Washington Post, quien se vio afectado por el problema técnico, dijo que la lección que extrajo de esta mala experiencia es que no hay que vincular una tarjeta de débito a una cuenta de Uber.

A diferencia de las tarjetas de crédito, en las de débito, al pagar con ellas, el dinero se retira de inmediato de una cuenta bancaria y puede tardar hasta un día en que se devuelva algún importe reclamado, dijo.

Abanderada de la “economía gig” (también conocida como economía colaborativa o economía de los freelancers), la compañía ha ido ganando cuota de mercado y enriqueciendo la experiencia con nuevos servicios para sus clientes.

El gigante del transporte se estrenó recientemente en Wall Street con una valoración de mercado cercana a los US$82,000 millones.

Una cifra menor de lo que inicialmente habían calculado los analistas.

Aunque la firma ha reportado pérdidas en los últimos años (US$9,000 millones en la última década), la oferta inicial de acciones en bolsa despertó el hambre de grandes y pequeños inversores.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=oFbgfkh4cj8

https://www.youtube.com/watch?v=J-7hKPwfNM0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.