#1SMX: manifestantes y policías exhibieron nuevas tácticas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

#1SMX: manifestantes y policías exhibieron nuevas tácticas

Tanto los grupos juveniles más beligerantes que participaron en la manifestación del 1 de septiembre, como los policías encargados de contenerla exhibieron estrategias de acción y confrontación renovadas, tras acumular ambos bandos experiencias y conocimiento sobre el rival en los pasados disturbios del 1 de diciembre y del 10 de junio.
Por Paris Martínez
3 de septiembre, 2013
Comparte

disturbios_1s_001Durante las protestas realizadas  el domingo 1 de septiembre en la Ciudad de México, con motivo del primer informe de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, tanto los grupos juveniles más beligerantes que participaron en la manifestación, como los policías encargados de contenerla exhibieron estrategias de acción y confrontación renovadas, tras acumular ambos bandos experiencias y conocimiento sobre el rival en los pasados disturbios del 1 de diciembre y del 10 de junio.

A continuación, te presentamos algunas de estas nuevas tácticas instrumentadas tanto por los jóvenes manifestantes como por los policías del DF, con base en distintos videos en los que quedaron registrados la protesta y los choques violentos de este fin de semana en la capital del país.

Acorralamiento

Durante las protestas del 1 de diciembre –con el arribo de Peña Nieto a Los Pinos– y del 10 de junio –en la conmemoración de la matanza estudiantil del Jueves de Corpus–, la policía capitalina destacamentó a sus granaderos a varios metros de distancia de la manifestación, lo que dio pie en ambos casos a que los grupos beligerantes tomaran control momentáneo ya sea de los puntos de la vía pública por los que transitaban en marcha, o de aquellas zonas en las que se detenían. Esto dio pie, en ambas ocasiones, a que los manifestantes agresivos vulneraran tanto los negocios de estos puntos bajo su control, así como el mobiliario urbano, tal como ocurrió en el Zócalo, la Alameda y San Lázaro.

Este 1 de septiembre, sin embargo, la policía aplicó un estrecho cinturón de seguridad en torno a la vanguardia de la manifestación, donde venían los jóvenes más radicalizados –anarquistas y la agrupación estudiantil denominada Frente Oriente–, manteniéndolos dentro de un corral formado con los escudos antimotines, sin darles espacio de movilidad, de tal forma que cada paso que avanzaban los manifestantes era un paso cedido por los granaderos.

Esta estrategia provocó, desde el inicio de la manifestación, crispación entre los jóvenes y roces con la policía, que a empujones los mantenía dentro del cinturón de seguridad.

#1SMX corral policiaco

Uso y abuso de la fuerza

Tal como documentan videos difundidos por la ciudadanía, las detenciones de manifestantes iniciaron al menos dos horas antes de que iniciara la manifestación juvenil del domingo, en la que, cabe destacar, sólo una fracción mantenía intercambio de agresiones con la policía, mientras el resto, se manifestaba de manera pacífica e, incluso, artística.

Este es el caso de Ana Berenice Cruz, una estudiante de 23 años, dedicada a las artes escénicas, quien fue arrestada a las 9:15 horas (dos horas antes de que iniciara la manifestación), con el argumento de que portaba artefactos que podrían usarse para agredir (el material de utilería con el que, junto a otros estudiantes, pensaba realizar una representación teatral durante la protesta), y por resistirse al arresto, lo cual, como muestra un video captado por ciudadanos, es falso.

Además, la policía también realizó capturas inmediatamente después de recibir ataques o provocaciones de los manifestantes beligerantes, aunque también en video pudo documentarse que hubo casos en los que el detenido o detenida no habían participado en la agresión.

En al menos un caso, luego de ser atacados por jóvenes encapuchados, los policías detuvieron a un menor de edad, que no había participado en la agresión, y al que, en cambio, golpearon y patearon entre varios policías, tan pronto como fue detenido.

En este tipo de arrestos, los videos muestran que las mujeres del cuerpo de granaderos eran las encargadas de hacer formalmente el arresto, luego de que sus compañeros varones tundían al detenido.

#1SMX Uso de la fuerza

Ocultamiento

Tal como en los operativos del 1 de diciembre y 10 de julio pasados, los policías de la Secretaría de Seguridad Pública que participaron en el operativo de contención de este domingo fueron apertrechados únicamente con equipo de protección (casco, escudo, chaleco antibalas y parapetos para extremidades) es decir, no se les asignaron armas letales o no letales.

Sin embargo, varios uniformados portaban toletes oculto bajo los chalecos, con los que agredieron a los jóvenes manifestantes, o con los que repelieron sus ataques.

Cabe destacar que, luego de que a través de videos de prensa y ciudadanos se documentarron distintas irregularidades y abusos por parte de los policías durante el operativo del 1 de diciembre pasado, durante las acciones de este fin de semana los agentes una actitud particularmente hostil con la prensa, así como ciudadanos que grababan o tomaban fotografías con sus teléfonos o cámaras personales.

De hecho, dos fotorreporteros, uno del diario Milenio y otro del El Universal, fueron golpeados por policías cuando tomaban imágenes del operativo, y en ambos casos la agresión fue la misma: encajarles la orilla del escudo plástico en la cuenca del ojo.

Además, el reportero independiente Gustavo Ruiz, del colectivo informativo SubVersiones, fue detenido cuando documentaba el arresto de varios jóvenes, en Calzada de Tlalpan, es decir, ya que había concluido la protesta y cuando se hallaban en camino a sus viviendas.

#1SMX Ocultamiento

Detención Arbitraria de periodista de Agencia SubVersiones from SubVersiones on Vimeo.

Dispersión

La misma tarde del domingo, la Secretaría de Seguridad Pública del DF informó que, en total, fueron 16 las detenciones durante las protestas, todas las cuales se realizaron en las delegaciones Cuauhtémoc, donde inició la manifestación, y Venustiano Carranza, donde concluyó.

A pesar de que, por ley, todo detenido por un presunto delito debe ser presentado de manera inmediata a la agencia del MP más cercana, ninguno de los arrestados con motivo de la manifestación del 1 de septiembre fue presentado ante el Ministerio Público de las delegaciones donde se dio la captura, sino que fueron diseminados en agencias de Xochimilco, Milpa Alta, Tláhuac y Magdalena Contreras.

Esta situación, señalaron las familias de los detenidos, busca dificultar una defensa unificada, así como impedir que eventuales protestas se concentren en un sólo lugar, tal como ocurrió en los disturbios de diciembre y junio, cuando la agencia 50 del Ministerio Público –oficina central de la Procuraduría General de Justicia del DF, ubicada en la delegación Cuauhtémoc– se convirtió en punto  de protesta de los jóvenes que demandaban la liberación de sus compañeros, todos detenidos en esas instalaciones.

Provocaciones juveniles

Identificados como estudiantes de orientación anarquista, y otros como integrantes del Frente Oriente –que aglutina a alumnos de distintos planteles públicos de educación media-superior y superior del oriente de la ciudad–, los jóvenes que protagonizaron las trifulcas con la policía este 1 de septiembre, y que no eran más de 50, acudieron mayoritariamente equipados con cascos y máscaras antigás, lo que no fue común en las anteriores protestas, y algunos, incluso, llevaban los antebrazos protegidos con espuma plástica.

A diferencia de las refriegas previas, además, esta vez sin excepción todos los integrantes del grupo beligerante se cuidaron de mantener los rostros bien cubiertos, con camisas, pasamontañas y paliacates, además de que varios mudaron de prendas a lo largo de la marcha, para dificultar su identificación y, al igual que los policías, este grupo mantuvo una actitud hostil con la prensa, aunque sin llegar a agredir físicamente a ningún reportero o camarógrafo.

En su trayecto –que pasó por avenida Juárez, Eje Central y Fray Servando–, el grupo beligerante de manifestantes, que se adelantó a la vanguardia de la marcha estudiantil, protagonizó al menos una decena de reyertas con la policía, en las que emplearon básicamente piedras, pequeñas la mayoría, por falta de obras públicas o excavaciones en la ruta, aunque también arrojaron contra los granaderos cohetes, botellas y al menos dos bombas molotov: una en la calle de Venustiano Carranza y otra en Fray Servando, a la altura del Mercado Sonora, ya en las cercanías de la Cámara de Diputados, donde el paso les fue definitivamente bloqueado por el contingente de uniformados, conformado por varias centenas.

Cabe destacar que la mayoría de estos choques duró sólo algunos segundos, salvo la confrotación final, suscitada alrededor de las 16:30 horas, cuando el contingente de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación anunció que se retiraba al Zócalo, momento que los jóvenes aprovecharon para lanzar una última embestida contra los granaderos que los rodeaban, que duró cerca de cinco minutos y luego de la cual, entre el caos desatado, los jóvenes se dispersaron.

Así, aún antes de que la CNTE terminara de organizar su retirada del lugar, este bloque beligerante que había estado luchando con la policía, prácticamente, se esfumó.

#1SMX Provocaciones juveniles

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Northwestern Medicine

Mayra, la primera persona en recibir un trasplante doble de pulmón por COVID-19

Cuando Mayra Ramírez despertó otra vez a mediados de junio tras haber estado sedada y conectada a un respirador por más de 40 días no entendía todavía muy bien qué había pasado. Esta es su historia.
Northwestern Medicine
7 de agosto, 2020
Comparte

Cuando Mayra Ramírez despertó a mediados de junio tras haber estado sedada y conectada a un respirador por más de 40 días no entendía todavía muy bien qué había pasado.

Estaba en una cama de un hospital de Chicago, conectada a decenas de cables, aparatos y monitores, una escena similar al último recuerdo que tenía, cuando fue ingresada con los síntomas inequívocos de COVID-19 a finales de abril.

Pero las marcas frescas de las cicatrices mostraban que algo había sucedido mientras ella estaba en un coma inducido, en un no-tiempo de inconsciencia y pesadillas recurrentes.

“No fue hasta semanas después de que desperté que me di cuenta de que me habían hecho un trasplante de pulmones el 5 de junio y de que era el primer caso en Estados Unidos que lo recibía como un paciente de coronavirus”, cuenta en entrevista con la BBC.

Los médicos de Ramírez -de 28 años y sin ninguna enfermedad conocida que pudiera agravar su estado- habían visto su salud deteriorarse progresivamente desde que ingresó.

La joven había llegado al hospital con falta de aire, pero unas semanas después sus pulmones ya estaban “como un queso gruyer“.

A inicios de junio, llamaron a la familia en Carolina del Norte para que se despidiera de ella: no le daban dos días de vida.

Pero casi a último minuto los médicos decidieron probar una técnica que, hasta donde se conoce, no se había practicado antes con un paciente de coronavirus en EU.

“Mayra, más allá de la enfermedad, estaba saludable y también es joven, por lo que si éramos capaces de arreglar sus pulmones, todo lo demás debería estar bien”, cuenta a la BBC el cirujano Ankit Bharat, uno de los responsables del trasplante.

Dos días después iniciaron el procedimiento, sin tener ninguna esperanza -o certeza- de cuáles serían los resultados.

El lugar del silencio

Mayra, que es originaria de Carolina de Norte, se había mudado en 2014 a Chicago, donde comenzó a trabajar como asistente legal.

Mantenía una vida saludable: le gustaba correr, viajar y en su tiempo libre solía visitar a sus amigos o su familia o jugar con sus perros.

Cuando la pandemia comenzó a golpear el estado de Illinois, el temor de enfermarse la llevó a reforzar las precauciones: comenzó a trabajar de forma remota y asegura que apenas salía de casa.

Mayra

Northwestern Memorial Hospital
Mayra todavía se recupera de su operación.

Pero en abril comenzó a sentirse inusualmente mal y algunos síntomas recurrentes se mostraron como un mal augurio.

“Es la cosa más difícil por la que he pasado en mi vida. Estaba trabajando desde casa cuando empecé a perder el olfato y el sabor. Estaba muy cansada, me faltaba el aire y no podía caminar grandes distancias”, recuerda.

Contactó con la línea nacional de COVID para seguir sus consejos. Le recomendaron que se aislara en casa y vigilara sus síntomas.

Pero cada día se sentía peor.

“El 26 de abril ya no pude soportar más y fui a emergencias. Tomaron mis signos vitales y mi oxígeno en sangre estaba muy bajo. A los 10 minutos ya me estaban pidiendo que designara a alguien para que pudiera tomar decisiones médicas por mí“, recuerda.

Fue su último recuerdo por más de un mes.

Una cama de hospital

BBC
La joven estuvo en un ventilador por más de un mes.

La joven fue sedada y conectada casi inmediatamente a un respirador y a una máquina ECMO (oxigenación por membrana extracorpórea), un dispositivo que brinda soporte cardíaco y respiratorio.

“Estuve durante seis semanas en el respirador”, dice.

De todo ese tiempo solo recuerda unos malos sueños que todavía la atormentan.

“Durante esas semanas tuve pesadillas que todavía me afectan hoy, mientras todavía sigo tratando de recuperar algunas capacidades mentales y cognitivas”, asegura.

El momento decisivo

Pero luego de un mes y medio en un respirador Mayra no mostraba mejoría y sus pulmones ya mostraban daños irreversibles.

“Entonces fue cuando le dijeron a mis padres que yo tenía un daño pulmonar agudo y les pidieron que vinieran al hospital a decir adiós porque yo no pasaría de la noche”.

El equipo médico del Chicago’s Northwestern Memorial Hospital, sin embargo, decidió tomar una decisión arriesgada: completaron una evaluación urgente, la consultaron con la familia y como último recurso decidieron someterla a un trasplante doble de pulmón.

Era un procedimiento que se había probado antes en países como Austria y China para pacientes de coronavirus, pero no existía referencia hasta ese momento de otro caso similar en EU.

“Inmediatamente después del trasplante su corazón comenzó a bombear sangre de forma correcta a todos los demás órganos”, afirma el doctor Bharat.

“Cuatro semanas después estaba fuera del hospital. Ahora está en casa, hablando bien, con niveles de oxígeno adecuado”, agrega.

Según un comunicado del hospital, el caso de Ramírez y de otro hombre sometido poco tiempo después a una intervención similar muestran que los trasplantes dobles de pulmón pueden ser también una opción para casos críticos de coronavirus.

Para Ramírez, tras la operación, no solo comenzó el largo proceso de la recuperación, en el que ha tenido que aprender a respirar e incluso a caminar de nuevo.

También, dice, ha tenido que lidiar con las profundas cicatrices emocionales y psicológicas que los últimos meses han dejado en su vida.

“Ahora me siento mucho mejor que cuando desperté tras el trasplante. Estuve durante tres semanas en un proceso de rehabilitación que me ha ayudado drásticamente a mejorar mis habilidades físicas, pero todavía estoy tratando luchar con esto desde un punto de vista mental”.

“Es un proceso lento, pero estoy mucho mejor”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY&t=15s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.