close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Cuartoscuro
La “sola evaluación” docente no garantiza mejoras en la educación: INEE
El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación señaló que la evaluación de maestros sólo es una herramienta para detectar los problemas educativos del país que deben ser atendidos por autoridades estatales y federales.
Cuartoscuro
Por Tania L. Montalvo
5 de septiembre, 2013
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

La evaluación a docentes que se realizará en el país tras la aprobación en diciembre pasado de la reforma constitucional en materia educativa y en esta semana de las leyes secundarias es sólo una herramienta que “descubre las dimensiones de los problemas” educativos del país, pero no produce en sí misma una mejora ni se enfoca en las causas que deben ser atendidas por los gobiernos estatales y el federal, indicó este miércoles el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación.

En su primer posicionamiento desde que el Congreso aprobó las leyes secundarias de la reforma, la junta de gobierno del INEE -autoridad que definirá cómo evaluar a los profesores- dijo que además de las evaluaciones hacen falta políticas y programas educativos contextualizados para fortalecer la labor de los profesores mexicanos y mejorar las condiciones de la vida escolar.

“La evaluación descubre las dimensiones de los problemas, la ubicación, sus diferencias y permiten acercarnos a atender sus posibles causas. Pero la verdadera mejora solamente se logra cuando se combaten las causas de los problemas. Esto le corresponde al Ejecutivo federal, de los estados y del Distrito Federal y es misión del INEE recomendarle las medidas consecuentes. La evaluación se vuelve formativa cuando se cierra este círculo: se descubren y dimensionan los problemas, se identifican las causas y se interviene para combatirlas”, cita el pronunciamiento de la junta de gobierno.

La Ley General del Servicio Profesional Docente establece la evaluación para profesores de educación básica y media superior. En caso de que un maestro no supere la prueba la primera vez deberá recibir regularización y se le aplicará una nueva evaluación en un periodo menor a un año. Si vuelve a tener un resultado desfavorable se le dará otra oportunidad que definirá si permanece en su plaza o es reasignado a un trabajo administrativo.

Quienes se incorporen al servicio tras la promulgación de esta ley no serán colocados en otro puesto, pues tendrán baja definitiva.

Para Sylvia Schmelkes, presidenta de la junta de gobierno del INEE, ahora que el proceso legislativo se completó esta reforma podría definirse como “una plataforma para poder hacer una reforma educativa”.

“No es una reforma pedagógica, no es una reforma curricular, no es una reforma de la formación inicial de docentes. Es una reforma que pone las condiciones para que estas reformas sean posibles, pero todas las verdaderamente importantes nos hacen falta“, dijo en conferencia de prensa.

La junta de Gobierno explicó que con estas leyes secundarias en materia educativa el INEE gana autonomía y con ello facultades para emitir lineamientos y directrices a los gobiernos estatales para evaluar y mejorar el sistema educativo, aunque en el caso de estas últimas las autoridades no están obligados a cumplirlos.

El INEE emitirá los lineamientos, con carácter vinculatorio, para aplicar las evaluaciones educativas; mientras que las directrices solo serán consejos y recomendaciones a las autoridades para mejorar el sistema educativo con base en el perfil de qué es una buena escuela, un buen profesor, una buena comunidad escolar, etcétera.

Sylvia Schmelkes dijo que las directrices no son obligatorias porque quizá los estados no tendrán los recursos físicos y económicos para cumplir de inmediato con las recomendaciones, pero sí están obligados a explicar sus motivos para no atenderlas.

Evaluación contextualizada

La legislación establece que la evaluación docente debe ser universal y periódica y que el INEE deberá definir los lineamientos que se basarán en perfiles entregados por la Secretaría de Educación Pública (SEP) “que se traducirán en parámetros e indicadores sobre lo que se entiende un buen docente en lo general y en específico, por muchos tipos de docente” dependiendo de su contexto.

Es decir, se contemplará un universo básico de lo que “todo buen maestro debe tener, con elementos comunes que se evaluarán en todo el país de manera similar”, pero con otros factores de evaluación que contemplen la situación socioeconómica, las características del aula, de la escuela y del contexto.

“Hay un equilibrio difícil. Por un lado tenemos que reconocer que los maestros que trabajan en diferentes contextos tienen diferentes niveles de formación y de aptitudes en la docencia y eso lo tenemos que reconocer y no puede ser objeto de castigo porque no es culpa de ellos, así fueron formados. Pero por otro lado, tampoco se pueden bajar los estándares en los lugares más pobres de manera que sigamos reproduciendo las desigualdades“, dijo Schmelkes.

El posicionamiento del INEE sobre sus nuevas responsabilidades indica que también se realizarán sugerencias a la SEP sobre el tipo de apoyo y formación que deberá dar a los docentes, así como resultados de evaluaciones de las condiciones de trabajo de los profesores.

La presidenta de la junta de gobierno rechazó que no se contemplen programas de profesionalización docente y dijeron que la ley es muy clara en que además de evaluar, habrá cursos de capacitación y medidas para apoyar la formación de los profesores, aunque no dio detalles al respecto.

Actualmente, el INEE ya inició “la preparación de una nueva etapa” con algunos proyectos como la definición de lo que es un buen maestro, la revisión de prácticas internacionales sobre la evaluación para ingresar a la docencia o la preparación de un “diálogo informado con los pueblos indígenas sobre la evaluación educativa”, dijeron los consejeros.

La junta de gobierno del INEE está formada por la presidenta y cuatro consejeros: Margarita Zorrilla, Teresa Bracho, Eduardo Backhoff y Gilberto Guevara Niebla.

Zorrilla dijo que pese a las protestas de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE) a la ley, “la legitimidad se la dio el Congreso”; mientras que Guevara Niebla opinó que las expresiones disidentes son “legítimas, pero eso no quita legitimidad a una norma que ha sido aprobada por el poder legislativo (…) en una sociedad que se rige por instituciones democráticas.

 

 

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte