Una TED Talk, de Iztapalapa para el mundo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Una TED Talk, de Iztapalapa para el mundo

El próximo sábado 14 de septiembre, el FARO Oriente de la demarcación será la sede de un evento con ideas locales listas para compartirse.
Por Emily Gómez Ramsey
8 de septiembre, 2013
Comparte

tedx

Si la Delegación Iztapalapa, al oriente de la Ciudad de México, pudiera reunir, los temas más importantes para su comunidad, en una conferencia, ¿cuáles serían?

Esa fue la pregunta que se hicieron los organizadores de TEDxIztapalapa, evento que tendrá lugar el próximo sábado 14 de septiembre en el FARO Oriente de esta demarcación.

Iztapalapa es una de las 16 delegaciones del D.F. Su historia está directamente vinculada al desarrollo comunitario en torno a una rica zona lacustre y un sistema de chinampas que durante decenas de cientos de años resultó fundamental para el desarrollo económico local.

Sin embargo, el extraordinario crecimiento poblacional que experimentó la Ciudad de México desde la década de los setenta impactó severamente a la delegación. La densidad poblacional transformó radicalmente el carácter rural y semi-rural de Iztapalapa, contaminó sus lagos y su aire, empobreció su suelo, desgastó sus cerros y redujo su vegetación casi a la extinción para formar un valle grisáceo de concreto. Desde el punto de vista social, el rompimiento del tejido urbano, la carencia de infraestructura (para la movilidad, para la salud, para el deporte, para la educación), y el hacinamiento, hicieron de Iztapalapa una zona densamente poblada, marginada, pobre y violenta.

“Mediáticamente Iztapalapa es de lo peor del DF,” comenta María del Mar Gargari, directora de TEDxIztapalapa, en entrevista con Animal Político. “Oyes Iztapalapa y piensas en las cárceles, el basurero, el crimen y la colonia La Joya. Pero tiene cosas impresionantes como el Faro de Oriente, nuestra sede, un espacio comunitario que ofrece talleres, conciertos y clases gratuitas de todo tipo, desde artes plásticas y cine hasta náhuatl. En Iztapalapa hay todo tipo de gente y es impresionante por que predomina la comunidad, nosotros sin querer encontramos eso. El FARO, por ejemplo, que es un lugar emblemático para muchos en la comunidad, en seguida nos ofreció el espacio para la conferencia”, cuenta.

faro

Así, con el apoyo comunitario, el evento ha “curado” un grupo de ponentes que de alguna forma u otra, están ligados a líneas temáticas relevantes para los iztapalapenses y que desarrollan exitosamente proyectos científicos, educativos, artísticos, tecnológicos, y culturales, al igual que plantean ideas novedosas destinadas a la prevención y/o la corrección de las propias problemáticas de la sociedad civil.

Bajo el lema “Comunidad-posibilidad”, las ponencias del próximo sábado girarán en torno a movilidad, agua, basura, sistema carcelario, arte urbano y sustentabilidad, por mencionar algunos.

Alejandro Palmerín, por ejemplo, consultor especializado en temas de movilidad urbana en Iztapalapa, delegación en la que creció, hablará del activismo que ha llevado a cabo en contra de la construcción de la Autopista Urbana Oriente;

Marisa Belasteigoitia, directora del PUEG de la UNAM, presentará el proyecto de muralismo que está llevando a cabo en el penal femenil de Santa Martha Acatitla, mientras que Itarí Marta e Israel Rodríguez del Foro Shakespeare hablarán sobre su proyecto Compañía de Teatro Penitenciario y la transformación social a través del arte dramático;

Edmundo Belarosa que tocará el tema de una iniciativa vecinal que ha logrado restaurar, transformar y limpiar el Canal Nacional, una de las pocas vías de agua todavía existentes en el DF, donde la gente pesca y llegan aves migratorias;

también estarán presentes los organizadores de la Pasión de Cristo, que contarán su experiencia en uno de los eventos más exitosos de organización comunitaria, que se lleva a cabo desde hace 170 años.

170 Representación de la Semana Santa Iztapalapa 2013. FOTO: MOISÉS PABLO /CUARTOSCURO

170 Representación de la Semana Santa Iztapalapa 2013. FOTO: MOISÉS PABLO /CUARTOSCURO

Para aquellos que no hayan visto al menos un video de TED, se trata de una serie de eventos cuyo objetivo es reunir a ponentes de todos los ámbitos de la vida en conferencias temáticas videograbadas y colgadas en la red para que, tanto los miembros de la comunidad a la que convocan, como cualquier individuo a lo largo y ancho del globo, tengan la posibilidad de acceder libremente a ellas.

Hay pláticas de todo. Desde arquitectura y diseño hasta bioingeniería, tecnología, educación, música y sustentabilidad; algunas de ellas son francamente aburridas y otras tan electrizantes que hacen pasar los 18 minutos de ponencia como si fueran 5.

En 2009 la organización creó TEDx, una modalidad del evento que cuenta con el sello, formato (y know how) de TED, pero es organizado independientemente por figuras locales que consideran importante dar a conocer al mundo las ideas y temas en boca de su comunidad. La iniciativa ha tenido enorme éxito. Para mediados de 2012, se organizaban entre 5 y 12 eventos TEDx al día, en uno de 133 países.

TEDxIztapalapa no es el primer evento TEDx en México. Se han organizado alrededor de una decena de eventos independientes, desde Tijuana, hasta San Miguel de Allende, Ciudad de México y Guadalajara. Empero, los eventos TED aún son poco conocidos en el país.

“En México, los eventos de TEDx hasta el momento se han hecho para sectores con acceso a la tecnología, al internet, que hablan inglés, en lugares bonitos. Nosotros dijimos bueno ¿qué pasa? La misión de TED es justo llevar la experiencia global a los que no la tienen y por otro lado dar a conocer esas voces locales” explica Gerardo Betancourt, mentor del evento y organizador de Tedx Ciudad de México.

TEDxIztapalapa promete ser el primer evento que rompe con esta dinámica en México, de acuerdo con sus organizadores.

“Queremos llevar a la sociedad defeña, que no está en contacto con Iztapalapa, a Iztapalapa y quitar prejuicios de la zona. Nos gustaría que los capitalinos trataran de ver, con otros ojos, al que tienen al lado.”

“Iztapalapa tiene todo el potencial y aunque no lo tuviera, tiene todo el derecho de ser partícipe de estos movimientos. Lo que cada uno de nuestros ponentes va a decir tiene tanto valor como lo que Al Gore o Steve Jobs han dicho en cualquiera de sus pláticas”, remata Maria del Mar Gargari.

La entrada al público es completamente libre, sólo hay que registrarse en la página de internet del evento. Además de las ponencias estarán presentes organizaciones que durante los recesos darán pláticas sobre maltrato animal y cómo hacer huertos urbanos. También habrá musica. El evento comenzará a las 11 am en el FARO Oriente, ubicado en la Calzada Ignacio Zaragoza, entre las calles de Pino, Cedros y Francisco César Morales.

Para regístrate o conocer más sobre los ponentes, TEDx y la sede, el FARO de Oriente, haz click aquí.

Para ver una selección de las mejores ponencias de los últimos TEDx Talks, haz click aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El enigma de los cubos de uranio que los nazis utilizaban para crear su programa nuclear

La carrera nuclear entre Alemania y Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial tiene un misterioso capítulo. Para algunos es solo una curiosidad histórica, para otros fue el comienzo de la peligrosa era en la que hoy está sumergida la humanidad.
4 de diciembre, 2021
Comparte

En la Segunda Guerra Mundial, Alemania y Estados Unidos competían en una feroz batalla para ver quién lograba desarrollar primero un programa nuclear.

En los primeros años de la década de los 40 varios equipos de científicos alemanes comenzaron a producir miles cubos de uranio que serían el núcleo de los reactores que estaban desarrollando como parte del incipiente programa nuclear nazi.

Los alemanes estaban lejos de lograr una bomba atómica, pero confiaban en que estos experimentos les sirvieran para ponerse en ventaja sobre Estados Unidos.

De hecho, la fisión nuclear fue descubierta en 1938 en Berlín.

Fueron los alemanes Otto Hahn y Fritz Strassmann los primeros en saber cómo se podía dividir un átomo, y que al hacerlo se liberaría una gran cantidad de energía.

Años después, sin embargo, el Proyecto Manhattan y su bomba atómica demostró que en realidad los estadounidenses estaban muchísimo más adelantados que los alemanes en tecnología atómica.

Los cubos de uranio, sin embargo, guardan claves sobre el secretismo y el recelo entre ambos países por la carrera nuclear.

Dispositivo para lograr fisión nuclear.

Getty
La fisión nuclear se descubrió en Alemania en 1938.

Hoy es un misterio el paradero de la inmensa mayoría de los miles de cubos que se fabricaron.

“Es difícil saber lo que ocurrió con estos cubos”, le dice a BBC Mundo Alex Wellerstein, historiador especialista en armas nucleares del Instituto de Tecnología Stevens, en Estados Unidos.

“Los registros que hay no son los mejores”.

En Estados Unidos, solo se han identificado una decena de ellos, lo cual los convierte en un preciado tesoro para los investigadores que intentan reconstruir los comienzos de la era nuclear.

Experimento fallido

Uno de los equipos que experimentaban con los cubos de uranio estaba liderado por el físico Werner Heisenberg, pionero de la mecánica cuántica y ganador del Nobel en 1932.

Werner Heisenberg

Getty
Werner Heisenberg lideraba uno de los laboratorios donde se experimentaba con los cubos de uranio.

El proyecto de Heisenberg y sus colegas consistía en atar 664 de estos cubos de 5 cm a unos cables colgantes y sumergirlos en agua pesada.

El agua pesada está formada por oxígeno y deuterio, un isótopo del hidrógeno que tiene el doble de masa que el hidrógeno ordinario.

La idea es que al sumergir los cubos se desatara una reacción en cadena, pero el experimento no funcionó.

Según Timothy Koeth, investigador de la Universidad de Maryland que le ha seguido el rastro a los cubos, Heisenberg habría necesitado 50% más de uranio y mayor cantidad de agua pesada para que el diseño funcionara.

“A pesar de ser el lugar de nacimiento de la física nuclear y tener casi dos años de ventaja respecto a EE.UU., no había una amenaza inminente de una Alemania nuclear al final de la guerra”, dice Koeth en un artículo del Instituto Estadounidense de Física.

Bomba nuclear

Getty
El desarrollo de la bomba atómica demostró que Estados Unidos tenía un programa nuclear mucho más avanzado que Alemania.

Material confiscado

En 1945, mientras los alemanes intentaban refinar sus esfuerzos, Estados Unidos y los Aliados ganaron la guerra.

En ese momento, Estados Unidos conformó una misión para recolectar información y confiscar material relacionado con los avances de los alemanes en materia nuclear.

Así fue como tropas estadounidenses llegaron hasta el laboratorio de Heisenberg en la pequeña población de Haigerloch.

Más de 600 cubos de uranio fueron confiscados y enviados a Estados Unidos, según un informe del Laboratorio Nacional del Noroeste Pacífico de Estados Unidos (PNNL, por sus siglas en inglés).

La idea era conocer qué tan avanzados estaban los alemanes en tecnología nuclear y también evitar que los cubos cayeran en manos de los soviéticos, según explica Wellerstein.

Al final, a los científicos estadounidenses el hallazgo de los cubos les sirvió para darse cuenta de que los alemanes estaban rezagados en materia nuclear.

Perdidos

Hoy todavía se desconoce el paradero de la gran mayoría de los cubos.

Se cree que varios de ellos se utilizaron en el desarrollo de armas nucleares de Estados Unidos.

Según Wellerstein, algunas personas comenzaron a regalar los cubos como souvenires, otros científicos los utilizaron como material de análisis y otros cayeron en el mercado negro.

Otros más permanecen como material de colección.

En 2019, la revista Physics Today logró rastrear la ubicación de 7 cubos que según quienes los tienen pertenecieron a los experimentos nucleares de los nazis.

Tres de ellos están en Alemania: uno en el Museo Atomkeller, en Haigerloch, donde antes estuvo el laboratorio de Heinsenberg; otro está en el Museo de Mineralogía de la Universidad de Bonn; y el tercero en la Oficina Federal de Protección contra la Radiación, en Berlín.

Otros dos están en el Museo Nacional de Historia Americana en Washington D.C.; y otro en la Universidad de Harvard.

La revista indica que al parecer un sexto cubo estuvo Instituto Tecnológico de Rochester, pero debido a un cambio en las normas de almacenamiento de material radioactivo, el cubo fue desechado.

Un séptimo cubo está en manos del PNNL, y aunque se le conoce como “el cubo de Heisenberg”, los investigadores no están 100% seguros de su procedencia.

Otro de los cubos lo tiene el propio Koeth, quien lo recibió como un curioso regalo de cumpleaños en 2013.

Brittany Robertson

ANDREA STARR/PNNL
Brittany Robertson trabaja en la identificación de los cubos de uranio.

Koeth colabora junto con el PNNL para averiguar el paradero de los cientos o miles de cubos que aún permanecen perdidos y para conocer más detalles acerca de cómo llegaron a Estados Unidos.

En busca del pedigrí

Más allá de su valor histórico y simbólico, “realmente los cubos no son muy valiosos, no puedes hacer nada con ellos“, dice Wellerstein.

Tampoco son peligrosos, ya que generan una radiación muy débil. Después de agarrar uno de ellos, “basta con lavarte las manos”, dice el experto.

En agosto de 2021, Jon Schwantes y Brittany Robertson, investigadores del PNNL, presentaron un proyecto en el que describen cómo trabajan para identificar el “pedigrí” de varios de los cubos que se han encontrado.

Según explica Schwantes, la idea es comparar distintos cubos e intentar clasificarlos.

Hiroshima

Getty
Estados Unidos desarrolló su programa nuclear en parte por miedo a los avances de los nazis en esta tecnología. (Foto de Hiroshima tras la bomba atómica de 1945).

Para ello, combinan métodos forenses y radiocronometría, que es la versión nuclear de la técnica que utilizan los geólogos para determinar la edad de una muestra con base en el contenido de isótopos radioactivos.

Miedo

Los expertos coinciden en que Estados Unidos desarrolló velozmente su programa nuclear en gran parte por miedo a que los alemanes lo lograran antes que ellos.

Y aunque algunos ven estos cubos como una curiosidad histórica, otros lo ven como el desencadenante de la peligrosa era de armas nucleares en la que hoy está atrapada el mundo.

“Las armas nucleares, la energía nuclear, la Guerra Fría, el planeta como un rehén nuclear, todo esto fue motivado por el esfuerzo que se generó a partir de estos 600 y tantos cubos” dice Koeth en un artículo de la cadena NPR.

En todo caso las dos grandes preguntas sobre cientos o miles de estos cubos siguen sin respuesta: cuántos existen todavía y dónde están.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=AiYSDL3nOI8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.