close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Daños al Caballito ascienden a más de 1 millón 400 mil pesos

La restauración se llevó a cabo sin la autorización correspondiente y la concentración del ácido nítrico no fue la adecuada.
9 de octubre, 2013
Comparte
Atardecer en la Plaza Tolsa, en el Centro Historico de la ciudad de Mexico. . Foto: Cuartoscuro.

Atardecer en la Plaza Tolsa, en el Centro Historico de la ciudad de Mexico. . Foto: Cuartoscuro.

Aunque el valor cultural del Caballito de Tolsá es incalculable, la estimación de los daños ocasionados al monumento histórico por la intervención realizada por el Sr. Arturo Javier Marina Othón, presuntamente contratado por funcionarios del Centro Histórico de la Ciudad de México en septiembre de 2013, asciende a más de 1 millón 415 mil pesos, valoró la comisión de especialistas comisionada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para revisar el caso.

El ácido nítrico utilizado durante la restauración y rehabilitación del monumento ecuestre Carlos IV de España disolvió en 50% la capa que protegía al bronce original. Al utilizar el ácido en concentraciones tan elevadas (60%) eliminó de forma irreversible la pátina que protegía la superficie como una cantidad de metal, poniendo en riesgo la integridad de la escultura, concluyó la comisión.

César Moheno, Secretario técnico del INAH, informó que dicha intervención a la obra del escultor Manuel Tolsá, que adorna la entrada al Museo Nacional de Arte (Munal) y que fue encargada al Fideicomiso del Centro Histórico del Gobierno del Distrito Federal, fue iniciada sin la autorización del INAH el pasado 19 de septiembre. Luego de constatar los hechos el Instituto Nacional de Antropología e Historia requirió la suspensión de las obras. Al momento, el Fideicomiso del GDF pretendió tardíamentente obtener una autorización para los trabajos que ya habían iniciado.

En conferencia de prensa autoridades del INAH dieron a conocer hoy 8 de octubre que la intervención no contaba con un proyecto que lo justificara.

Para emitir una resolución, el INAH comisionó a un grupo de especialistas formado por restauradores especialistas en metales, un químico metalúrgico y tres arquitectos de la coordinación nacional de conservación del patrimonio cultural de la escuela nacional de conservación, quienes realizaron las labores de inspección el 25 de septiembre.

El dictamen precisa también que durante la inspección de la estatua se encontraron evidencias adicionales de descuido. Se dejaron objetos en la base de la escultura, tales como basura y una cruceta de andamio suelta que deja manchas de productos de corrosión de hierro sobre la base. También se dejaron tablones de madera que provocan la acumulación de humedad y generan áreas de corrosión. “Todo ello muestra la falta de capacidad profesional para intervenir un monumento histórico”, precisan.

Además, se señala que los ácidos inorgánicos, como en el caso del ácido nítrico, se han dejado de emplear en la restauración de metales desde la década de 1950, cuando se comprobó el profundo e irreversible deterioro que causan.

Otra evidencia de negligencia en los trabajos realizados es que los andamios (que describe el dictamen como sumamente inestables e inadecuados) se amarraron a tres de las cuatro patas del caballo, incluyendo aquella que tiene una grieta visible en la cañuela.

“Falta de comunicación”

En mayo pasado, el Comité de Monumentos y Obras Artísticas en Espacios Públicos de la Ciudad de México realizó un diagnóstico de la situación de las esculturas públicas existentes en el Centro Histórico y otras zonas de la ciudad, entre ellas la estatua de “El Caballito”.

El deterioro detectado en dicha obra consistió en fracturas y fisuras de hasta 15 centímetros de largo en distintos puntos, así como diversas degradaciones y una densa capa de dióxido de carbono, polvo y grasa producida por la exposición del monumento durante largo tiempo al tráfico vehicular, a la acidez de la lluvia y a otros impactos de la vida urbana.

El Comité determinó desarrollar un proyecto de conservación y mantenimiento de “El Caballito”, el cual fue encargado al despacho especializado “Marina, restauración de monumentos”, equipo que ha restaurado esculturas y monumentos históricos de la capital durante las últimas dos décadas, entre ellas las esculturas y fuentes de la Alameda Central, el Reloj Chino de Bucareli y las estatuas de José Vasconcelos, Leona Vicario y Sor Juana Inés de la Cruz.

Tras haberse contratado a “Marina” para los trabajos, el pasado 19 de septiembre su equipo de trabajo procedió a colocar andamios y a realizar las primeras acciones de limpieza sobre la escultura. Sin embargo, el titular del despacho “no esperó a la confirmación de las autorizaciones pertinentes por parte del INAH, ni informó cabalmente a los titulares de la Autoridad y el Fideicomiso del Centro Histórico de la Ciudad de México sobre el arranque de los procedimientos”, informó la Autoridad y Fideicomiso del Centro Histórico de la Ciudad de México a través de un comunicado.

No fue hasta que surgieron señalamientos ciudadanos en redes sociales, que la Autoridad y el Fideicomiso se percataron de la situación e instruyeron la suspensión inmediata de los trabajos.

Fue un “lamentable problema de falta de coordinación” con el INAH, admitieron las instancias responsables de la gestión del Centro Histórico.

Aquí el dictamen íntegro:

Dictamen INAH Caballito by http://www.animalpolitico.com

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

En fotos: cómo lidian con el frío los migrantes que acampan en la frontera entre México y EU

Cientos de migrantes, incluidos niños, atraviesan una ola de frío procedente de Ciudad Juárez, en México, mientras esperan para solicitar asilo en el país norteamericano.
21 de diciembre, 2019
Comparte
A Mexican migrant covers her face with a blanket as she and others camp at a park while waiting to apply for asylum in the US, in Ciudad Juarez on 17 December, 2019,

Reuters

Temperaturas heladas han golpeado a la ciudad mexicana de Ciudad Juárez desde el miércoles, lo que ha puesto en riesgo a cientos de migrantes que montaron precarios campamentos cerca de los puentes que conectan a la localidad con la frontera de Estados Unidos.

A Mexican man warms himself near a fire as temperatures dropped below freezing in Ciudad Juarez

Reuters

Alrededor de 550 personas que están esperando para solicitar asilo en EE.UU. están durmiendo en carpas en las calles cercanas a los puntos de cruce fronterizos, según información del gobierno local.

Casi la mitad de esos migrantes son niños menores de 12 años.

A Mexican man embraces his daughter near the Cordova-Americas international border bridge in Ciudad Juarez while waiting to apply for asylum to the US

Reuters
A Mexican girl hugs a doll in a make-shift camp in Ciudad Juarez

Reuters

La mayoría son mexicanos que huyen de la pobreza y de los altos niveles de criminalidad.

A Mexican girl tries to warm herself by a fire as temperatures dropped in Ciudad Juarez

Reuters

Las temperaturas bajo cero han afectado la región esta semana y se extenderán durante el fin de semana, según las predicciones del tiempo.

Funcionarios del gobierno mexicano empezaron a trasladar a grupos que estaban viviendo en las calles a refugios como El Buen Samaritano.

Pero muchos de los migrantes prefirieron quedarse por temor a perder su turno en la fila de los que cruzan la frontera para pedir asilo.

A family of Mexican migrants camps at a park while waiting to apply for asylum in the US in Ciudad Juarez

AFP

La agencia de Aduanas y Protección Fronteriza estadounidense (CBP, por sus siglas en inglés) impuso estrictos límites en cuanto al número de personas al que permite solicitar asilo al día en los puertos de entrada fronterizos, en un proceso que en inglés recibe el nombre informal de metering.

Esto genera una acumulación de casos y un retraso en el lado mexicano de la frontera, donde la espera puede durar entre días y meses.

A Mexican family waits to apply for asylum outside their tents as temperatures dropped below freezing in Ciudad Juarez

Reuters

Una lista de espera del gobierno mexicano en Ciudad Juárez acumula unos 1.200 nombres en la actualidad.

Funcionarios dijeron que están buscando reunirse con su contraparte en EE.UU. para crear un sistema en el que aquellos que estén próximos a ser llamados en la lista sean localizados y llevados a la frontera sin tener que acampar cerca de los puentes.

El número de personas en los campamentos ha decrecido desde el pasado agosto de 3.500 a 550. Muchos de los que han abandonado la ciudad argumentaron sentir miedo de exponer a sus hijos a temperaturas invernales.

Todas las imágenes están sujetas a derechos de autor.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sQxT-oKkuko

https://www.youtube.com/watch?v=ZxEkMGziyDU

https://www.youtube.com/watch?v=bXK31IpSnLQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.