Daños al Caballito ascienden a más de 1 millón 400 mil pesos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Daños al Caballito ascienden a más de 1 millón 400 mil pesos

La restauración se llevó a cabo sin la autorización correspondiente y la concentración del ácido nítrico no fue la adecuada.
9 de octubre, 2013
Comparte
Atardecer en la Plaza Tolsa, en el Centro Historico de la ciudad de Mexico. . Foto: Cuartoscuro.

Atardecer en la Plaza Tolsa, en el Centro Historico de la ciudad de Mexico. . Foto: Cuartoscuro.

Aunque el valor cultural del Caballito de Tolsá es incalculable, la estimación de los daños ocasionados al monumento histórico por la intervención realizada por el Sr. Arturo Javier Marina Othón, presuntamente contratado por funcionarios del Centro Histórico de la Ciudad de México en septiembre de 2013, asciende a más de 1 millón 415 mil pesos, valoró la comisión de especialistas comisionada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para revisar el caso.

El ácido nítrico utilizado durante la restauración y rehabilitación del monumento ecuestre Carlos IV de España disolvió en 50% la capa que protegía al bronce original. Al utilizar el ácido en concentraciones tan elevadas (60%) eliminó de forma irreversible la pátina que protegía la superficie como una cantidad de metal, poniendo en riesgo la integridad de la escultura, concluyó la comisión.

César Moheno, Secretario técnico del INAH, informó que dicha intervención a la obra del escultor Manuel Tolsá, que adorna la entrada al Museo Nacional de Arte (Munal) y que fue encargada al Fideicomiso del Centro Histórico del Gobierno del Distrito Federal, fue iniciada sin la autorización del INAH el pasado 19 de septiembre. Luego de constatar los hechos el Instituto Nacional de Antropología e Historia requirió la suspensión de las obras. Al momento, el Fideicomiso del GDF pretendió tardíamentente obtener una autorización para los trabajos que ya habían iniciado.

En conferencia de prensa autoridades del INAH dieron a conocer hoy 8 de octubre que la intervención no contaba con un proyecto que lo justificara.

Para emitir una resolución, el INAH comisionó a un grupo de especialistas formado por restauradores especialistas en metales, un químico metalúrgico y tres arquitectos de la coordinación nacional de conservación del patrimonio cultural de la escuela nacional de conservación, quienes realizaron las labores de inspección el 25 de septiembre.

El dictamen precisa también que durante la inspección de la estatua se encontraron evidencias adicionales de descuido. Se dejaron objetos en la base de la escultura, tales como basura y una cruceta de andamio suelta que deja manchas de productos de corrosión de hierro sobre la base. También se dejaron tablones de madera que provocan la acumulación de humedad y generan áreas de corrosión. “Todo ello muestra la falta de capacidad profesional para intervenir un monumento histórico”, precisan.

Además, se señala que los ácidos inorgánicos, como en el caso del ácido nítrico, se han dejado de emplear en la restauración de metales desde la década de 1950, cuando se comprobó el profundo e irreversible deterioro que causan.

Otra evidencia de negligencia en los trabajos realizados es que los andamios (que describe el dictamen como sumamente inestables e inadecuados) se amarraron a tres de las cuatro patas del caballo, incluyendo aquella que tiene una grieta visible en la cañuela.

“Falta de comunicación”

En mayo pasado, el Comité de Monumentos y Obras Artísticas en Espacios Públicos de la Ciudad de México realizó un diagnóstico de la situación de las esculturas públicas existentes en el Centro Histórico y otras zonas de la ciudad, entre ellas la estatua de “El Caballito”.

El deterioro detectado en dicha obra consistió en fracturas y fisuras de hasta 15 centímetros de largo en distintos puntos, así como diversas degradaciones y una densa capa de dióxido de carbono, polvo y grasa producida por la exposición del monumento durante largo tiempo al tráfico vehicular, a la acidez de la lluvia y a otros impactos de la vida urbana.

El Comité determinó desarrollar un proyecto de conservación y mantenimiento de “El Caballito”, el cual fue encargado al despacho especializado “Marina, restauración de monumentos”, equipo que ha restaurado esculturas y monumentos históricos de la capital durante las últimas dos décadas, entre ellas las esculturas y fuentes de la Alameda Central, el Reloj Chino de Bucareli y las estatuas de José Vasconcelos, Leona Vicario y Sor Juana Inés de la Cruz.

Tras haberse contratado a “Marina” para los trabajos, el pasado 19 de septiembre su equipo de trabajo procedió a colocar andamios y a realizar las primeras acciones de limpieza sobre la escultura. Sin embargo, el titular del despacho “no esperó a la confirmación de las autorizaciones pertinentes por parte del INAH, ni informó cabalmente a los titulares de la Autoridad y el Fideicomiso del Centro Histórico de la Ciudad de México sobre el arranque de los procedimientos”, informó la Autoridad y Fideicomiso del Centro Histórico de la Ciudad de México a través de un comunicado.

No fue hasta que surgieron señalamientos ciudadanos en redes sociales, que la Autoridad y el Fideicomiso se percataron de la situación e instruyeron la suspensión inmediata de los trabajos.

Fue un “lamentable problema de falta de coordinación” con el INAH, admitieron las instancias responsables de la gestión del Centro Histórico.

Aquí el dictamen íntegro:

Dictamen INAH Caballito by http://www.animalpolitico.com

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El pedazo de hielo del tamaño de Londres que se desprendió de la Antártida

El enorme témpano se separó de la plataforma de hielo Brunt, ubicada en el mar de Weddell, al sur del océano Atlántico.
27 de febrero, 2021
Comparte

Un gran iceberg de unos 1.270 kilómetros cuadrados, aproximadamente el tamaño de la zona metropolitana de Londres, se desprendió de la Antártida.

Este viernes, los instrumentos de detección en la superficie de la plataforma de hielo Brunt confirmaron la separación.

No muy lejos, el British Antarctic Survey (BAS), una institución de Reino Unido dedicada a la investigación de la Antártida, opera la estación Halley. Desde 2017 lo ha hecho con una capacidad reducida debido a la perspectiva inminente de un desprendimiento.

Actualmente no hay nadie en la base, por lo que no hay riesgo para la vida humana.

BAS tiene una variedad de dispositivos GPS en la plataforma Brunt que transmiten información sobre los movimientos del hielo a la sede de la agencia en Cambridge.

Los expertos inspeccionarán las imágenes satelitales de lo ocurrido cuando estén disponibles.

Querrán verificar que no aparezcan inestabilidades inesperadas en la plataforma de hielo restante donde está ubicada la estación Halley.

“Aunque la ruptura de grandes pedazos de las plataformas de hielo de la Antártida es algo completamente normal de su funcionamiento, los grandes desprendimientos como el detectado en la plataforma de hielo de Brunt el viernes siguen siendo bastante raros y emocionantes”, dijo el profesor Adrian Luckman, quien ha estado rastreando imágenes de satélite del Brunt durante las últimas semanas y predijo la ruptura.

“Con tres largas fisuras que se han estado desarrollando activamente en el sistema de la plataforma Brunt durante los últimos cinco años, todos hemos estado anticipando que algo espectacular iba a ocurrir”, dijo a la BBC.

“El tiempo dirá si este desprendimiento provocará que en los próximos días y semanas se rompan más pedazos. En la Universidad de Swansea estudiamos el desarrollo de las grietas en la plataforma de hielo porque mientras algunas conducen a grandes desprendimientos, otras no; y las razones de esto pueden explicar por qué existen las grandes plataformas de hielo “, agregó.

Borde del iceberg A68

Mario Tama/Getty Images
Aunque el nuevo iceberg es enorme, no es tan grande como el A68 (fotografiado en esta imagen) cuyo tamaña equivale a cuatro veces el de Londres.

¿Dónde exactamente se produjo la ruptura?

El desprendimiento detectado este viernes está en la plataforma de hielo Brunt, que es la protuberancia flotante de glaciares que han fluido de la tierra hacia el mar de Weddell.

En un mapa, el mar de Weddell es ese sector de la Antártida directamente al sur del océano Atlántico. El Brunt está en el lado este del mar.

Como ocurre con todas las plataformas de hielo, periódicamente de ella se desprenden icebergs. El último gran trozo que se desprendió en esta área lo hizo a principios de la década de 1970.

¿Cuán grande es el nuevo iceberg?

Se estima que mide unos 1.270 kilómetros cuadrados. Eso es grande desde cualquier punto de vista, aunque no tan grande como el iceberg A68 que se desprendió en julio de 2017 de la plataforma de hielo Larsen C, en el lado occidental del mar de Weddell.

Pero incluso con una cuarta parte del tamaño de A68 será necesario rastrear este bloque del Brunt debido al riesgo futuro que podría representar para la navegación.

El Centro Nacional de Hielo de Estados Unidos le dará al nuevo desprendimiento un nombre a su debido tiempo. Dado que está en el mismo cuadrante antártico (0-90W) en el que se originó el A68, también llevará la letra “A” en su nombre. Es probable que se llame A74.

¿Es esto consecuencia del cambio climático?

No. El desprendimiento de témpanos en el borde delantero de una plataforma de hielo es un comportamiento muy natural.

La plataforma tiende a mantener el equilibrio y la expulsión de témpanos es una forma de equilibrar la acumulación de masas derivada de las nevadas y la entrada de más hielo procedente de los glaciares que se alimentan en tierra.

A diferencia de la península Antártica, al otro lado del mar de Weddell, los científicos no han detectado cambios climáticos en la región de Brunt que alterarían significativamente el proceso natural descrito anteriormente.

Además, las estimaciones sugieren que el Brunt había logrado su mayor extensión en los últimos 100 años cuando se produjo este desprendimiento. Esta ruptura hace tiempo de debía ocurrir.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI&t=20s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.