EPN cancela protección al Nevado de Toluca otorgada por Lázaro Cárdenas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

EPN cancela protección al Nevado de Toluca otorgada por Lázaro Cárdenas

A través de un decreto, el presidente canceló el estatus de Parque Nacional otorgado al Nevado de Toluca, que desde 1936 prohibía cualquier tipo de explotación de los recursos de esta zona natural.
Por Paris Martínez
2 de octubre, 2013
Comparte
//Foto: Cuartoscuro.

//Foto: Cuartoscuro.

A través de un decreto publicado ayer, 1 de octubre, en el Diario Oficial de la Federación, el presidente Enrique Peña Nieto canceló el estatus de Parque Nacional otorgado por Lázaro Cárdenas al Nevado de Toluca, que desde 1936 prohibía cualquier tipo de explotación de los recursos de esta zona natural, y, de ahora en adelante, en 96% de su superficie será legal realizar actividades como la “remoción” de especies forestales, el “aprovechamiento extractivo de vida silvestre”, la ganadería, la agricultura, el turismo, así como la “construcción y mantenimiento de infraestructura pública o privada”.

La determinación presidencial anunciada ayer señala que el nuevo rango asignado al Nevado de Toluca es el de “área de protección de flora y fauna”, por lo que la zona de estricta protección de los recursos naturales se reduce a sólo 4% de su territorio original.

Según el decreto, el ex parque nacional tiene una superficie total de 53 mil 590 hectáreas, de las cuales, a partir de ayer, sólo mil 941 seguirán considerándose como “núcleo” protegido, donde se prohibe contaminar suelo y cuerpos de agua, dañar la flora y fauna, extraer minerales, introducir automotores, enceder fogatas o alterar ecosistemas.

Por otra parte, el restante 96% del ex parque nacional –que comprenden 51 mil 659 hectáreas– ahora será considerado como “zona de amortiguamiento”, en la que queda permitido realizar “turismo sustentable”, “manejo forestal”, “actividades agrícolas y pecuarias”, “agrosilvopastoreo”, “erradicación de especies de flora y fauna que se tornen perjudiciales”, “aprovechamiento de la vida silvestre (extractivo y no extractivo)”, además de que los particulares podrán erigir construcciones.

Según el “estudio previo justificativo” en el que se sustenta el cambio de estatus del Nevado de Toluca, publicado por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas en enero de 2013, este macizo montañoso “es estratégico para el abasto de agua a la ciudad de Toluca, su zona metropolitana y parte del Valle de México”, y es tal su importancia que sus escurrimientos abastecen a dos de las cuencas más importantes del país, las de los ríos Lerma y Balsas, además de que “hacia el sur, su influencia hidrológica se extiende hasta Guerrero”.

Fue por su importancia estratégica para el abasto de agua que, en 1936, el ex presidente Lázaro Cárdenas ordenó proteger de toda explotación la superficie forestal del Nevado de Toluca, tal como reconoce el estudio oficial, sin embargo, debido a la falta de protección efectiva de este ex parque nacional “enormes extensiones de bosque han sido convertidas en cultivos”, sus manantiales han desaparecido o mermado, mientras que el suelo se ha erosionado debido al cultivo de papa y a la excavación de minas.

Pese a que durante siete décadas todas estas actividades se han desarrollado de manera clandestina y faltando a la norma ambiental, y también a pesar de que durante ese tiempo la autoridad federal y estatal ha emprendido diversas iniciativas para revertir el deterioro de los bosques, cuerpos de agua y especies que habitan el Nevado de Toluca, las Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, “en colaboración con el gobierno del Estado de México”, concluyó que más que perseguir o inhibir la explotación de esta zona, lo que el gobierno debe hacer es “ordenar apropiadamente las actividades productivas y extractivas que generan un deterioro creciente de los ecosistemas y de sus elementos”, con el objetivo de “mantener a mediano y largo plazo los ambientes y hábitats”.

Esta estrategia, destaca por su parte el decreto de Peña Nieto, busca no sólo que se “preserve nuestro patrimonio natural”, sino que “al mismo tiempo” se genere “riqueza”.

Cabe destacar que Animal Político buscó a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, organismo en el que el decreto presidencial deposita el manejo del “área de protección de flora y fauna Nevado de Toluca”, para que explicara los alcances de esta medida, sin obtener una respuesta favorable.

Aquí puedes ver una nota periodística de Televisión Mexiquense sobre la nueva categoría de esta zona.

Aquí lo publicado en el Diario Oficial de la Federación:

Decreto Nevado Toluca by http://www.animalpolitico.com

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo miles de millones de rayos pudieron ser el origen de la vida en la Tierra

Cómo se formó la vida en la Tierra es una de las grandes preguntas de la ciencia. Ahora un equipo de Universidad de Yale y la Universidad de Leeds proponen una respuesta.
17 de marzo, 2021
Comparte

Hay una nueva pieza en el rompecabezas del origen de la vida en la Tierra.

Miles de millones de rayos que bombardearon la Tierra durante un largo periodo pudieron ser la chispa que permitió que la vida comenzara a formarse en nuestro planeta.

Esa es la conclusión a la que llegó una reciente investigación de la Universidad de Yale en Estados Unidos y la Universidad de Leeds, en Reino Unido.

El estudio sostiene que durante millones de años los rayos que impactaban la Tierra fueron liberando el fósforo necesario para la creación de las biomoléculas que fueron la base de la vida en el planeta.

Los autores de la investigación afirman que su hallazgo ayuda a comprender cómo se pudo haber formado la vida en la Tierra y cómo podría estar formándose en otros planetas.

La clave es el fósforo

El fósforo es esencial para que se produzca vida.

Este elemento quimico, sin embargo, no estaba fácilmente disponible en la Tierra primitiva, ya que estaba bloqueado dentro de minerales insolubles en la superficie del planeta.

Durante mucho tiempo, los científicos se han preguntado cómo el fósforo de la Tierra se hizo accesible para ayudar en la formación del ADN y otras biomoléculas necesarias para la vida.

ADN

Getty
El fósforo es clave para la formación de biomoléculas.

Este nuevo estudio sugiere que ese fósforo se volvió disponible gracias a los rayos que impactaban la Tierra.

Cuando un rayo golpea el suelo puede crear fulguritos, una formación vítrea que contiene schreibersita, un mineral que a su vez contiene fósforo.

Los fulguritos contienen algo del fósforo de la superficie del suelo, pero en forma soluble.

Con base en modelos computacionales, los investigadores calcularon que hace entre tres mil quinientos y cuatro mil quinientos millones de años, cuando la vida comenzaba a formarse, la tierra firme del planeta era impactada por cerca de entre cien y mil millones de rayos cada año.

Eso, en un periódo de mil millones de años, equivaldría a un total de entre 0,1 y 1 quintillón de rayos (1 seguido de 30 ceros) ayudando a la formación de fósforo en el planeta.

fulgurito

Benjamin Hess/Yale
Los fulguritos se forman cuando un rayo impacta la Tierra.

Bombardeo constante

Anteriormente, otras investigaciones habían sugerido que la fuente de la schreibersita eran los meteoritos.

Este nuevo estudio sin embargo, afirma que la cantidad de meteoritos no hubiera sido suficiente, y tampoco hubiera sido constante, como sí lo fueron los rayos.

Además, es probable que los rayos fueran más frecuentes en regiones tropicales, proporcionando áreas más concentradas de fósforo utilizable, según el estudio.

Los investigadores calcularon que durante la etapa de formación de vida en el planeta, los rayos pudieron ser el origen de entre 110 y 11.000 kilos de fósforo cada año.

planta

Getty
El origen de la vida en la Tierra es una de las grandes preguntas de la ciencia.

Esa cantidad pudo haber sido suficiente para ayudar a la formación de vida, según le dice al portal Live Science Benjamin Hess, estudiante de posgrado en el Departamento de Ciencias de la Tierra y Planetarias de Yale, coautor del estudio.

“Para que se forme vida, solo es necesario que haya un lugar que tenga los ingredientes adecuados“, dijo Hess a WordsSideKick.com, citado en un reportaje de Live Sicence.

“Si de fósforo al año se concentraran en un solo arco de islas tropicales, entonces sí, bien podría haber sido suficiente. Pero es más probable que eso suceda si hay muchos de esos lugares”.

Según Hess, estos hallazgos convierten a los rayos en buenos candidatos para ayudar a entender el origen de la vida en la Tierra.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.