¿Es México la selección "más antipática de América"?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Es México la selección "más antipática de América"?

La posibilidad de que la selección mexicana de fútbol no vaya al Mundial de Brasil 2014 tiene a Centroamérica celebrando y a muchos en Suramérica sonriendo. ¿Qué hay detrás de esta antipatía?
Por Arturo Wallace *BBC Mundo
12 de octubre, 2013
Comparte

En realidad no hay pruebas científicas de que, en lo que a fútbol se refiere, la de México sea la selección que más rechazo genera en más países de América.

Pero no se puede negar que sus malos resultados tienen a Centroamérica celebrando. Y a muchos en el resto del continente sonriendo.

Efectivamente, a falta de sólo dos partidos para definir a los representantes de la Confederación de Fútbol de Norte, Centroamérica y el Caribe (CONCACAF) al Mundial de Brasil 2014, la selección mexicana marcha lejos de los puestos de clasificación directa.

Y si “el Tri” no logra clasificarse para el Mundial –entérese siguiendo el relato minuto a minuto de las eliminatorias por BBC Mundo– en la región no faltará quien encuentre en esa humillación un motivo de fiesta.

“Hay una antipatía hacia el fútbol mexicano, no hacia el país, que yo creo es general en toda América Latina, pero que me parece es particularmente acentuada en Centroamérica”, le dice a BBC Mundo Gustavo Jiménez, director del periódico deportivo Al Día, de Costa Rica.

Y José Luis Barralaga, editor de deportes del diario hondureño La Prensa, concuerda.

“En Centroamérica se ve a México como el gigante que siempre nos ha lastimado y por eso no se lo quiere”, explica.

“Entonces, al momento de verlo en una situación crítica, como que la región se une. Pero a Suramérica también le gusta eso“, agrega.

La animadversión contrasta, especialmente en el caso centroamericano, con el aprecio que se le tiene a México en todo aquello que no tenga que ver con “el deporte más hermoso del mundo”.

Es decir, mientras que otras selecciones pueden ser adversadas por el país que representan, eso no es lo que ocurre en el caso de México.

Y el aparente consenso que existe entre los aficionados de América Latina en contra de la selección mexicana tampoco parece tener equivalentes a nivel internacional o en otros continentes.

“Cómo será, que la frase que más caracteriza a los costarricenses, el ‘pura vida’, está tomada del título de una película mexicana”, apunta Jiménez.

“Pero todo eso desparece cuando se trata de fútbol”, acepta.

“Gigante antipático”

Para Jiménez, la animadversión centroamericana tiene sus raíces en “esa aspiración natural de desbancar al más fuerte, de pegarle un porrazo al bravucón del barrio, que este caso es México”.

Pero tanto el periodista costarricense como sus colegas de la región coinciden en que el sentimiento se ha visto magnificado por “la arrogancia” de los futbolistas y medios de comunicación mexicanos, que nunca han sabido ocultar su desprecio hacia el fútbol que se juega en Centroamérica.

“México no es solamente el gigante de la CONCACAF, es el gigante antipático de la CONCACAF”, resume Rodrigo Arias, columnista del diario deportivo El Gráfico de El Salvador.

Y, efectivamente, los ejemplos de lo que Arias, Jimenez y Balarraga califican de “arrogancia” y “desprecio” mexicanos abundan. Y los centroamericanos han tenido que padecerlos durante décadas.

“No recuerdo bien quien fue el que dijo, antes de la eliminatoria del 81 en Honduras, que en Centroamérica jugábamos al fútbol con pelota cuadrada. Algunos le atribuyen la frase a Nacho Matus, un periodista, otros a Hugo Sánchez”, recuerda Arias.

“Pero esa es una buena ilustración de cómo nos veían y de cómo nos menospreciaban. Obviamente, el nivel (futbolístico) de Centroamérica nunca fue el más alto. Pero en México se encargaban de gritarlo”, se queja el periodista salvadoreño.

Esa actitud también es destacada por el costarricense Jiménez, más allá de su disposición a aceptar que, en lo que a fútbol se refiere, los números y la historia están del lado del país azteca.

“Uno no ve, por ejemplo, esas actitudes de Brasil en Sudamérica, siendo de lejos el país con más historial en el Cono Sur, en la Conmenbol”, afirma el director de Al Día, quien también considera que la penetración cada vez mayor de medios mexicanos (o de medios internacionales con una presencia mayoritaria de comentaristas mexicanos) en la región ha contribuido a agravar el problema.

“Acá odian a (el comentarista de ESPN en español, David) Faitelson, porque Faitelson dice muchas cosas groseras de Honduras: ha dicho que Honduras no existe futbolísticamente, qué cómo México se va a preocupar por un país que es el número 50 y pico en el ranking de la FIFA”, ejemplifica Barralaga.

“Y todas esas cosas son las que han llevado a este pueblo a ver a México como su gran enemigo“, le dice a BBC Mundo.

“Estamos bombardeados constantemente por sus comentaristas deportivos. Algunos de esos comentaristas son abiertamente insufribles y eso ha contribuido a exacerbar esa animadversión hacia el fútbol mexicano “, resume Jiménez.

Las razones de Sudamérica

Curiosamente, el de los medios también parece ser un factor que ha contribuido a generar antipatía más allá de las fronteras centroamericanas.

“David Faitelson también se ha expresado muy negativamente del fútbol venezolano”, dice el periodista de BBC Mundo Vladimir Hernández.

“Y es impresionante como luego de cada victoria de Venezuela son miles las personas que utilizan las redes sociales para confrontarlo y restregárselo en la cara”, cuenta.

Pero el periodista colombiano Juan Diego Ramírez cree que, en el fondo, el problema de los suramericanos con México tiene que ver sobre todo con un asunto de méritos deportivos.

“Obviamente aquí nuestras principales rivalidades son otras“, le dice el reportero de El Espectador a BBC Mundo.

“Pero creo que hay cierto resentimiento con esa selección porque se clasifica a muchos mundiales y tiene un estatus mundial que es engañoso, pues disputa unas eliminatorias que son muy fáciles”, explica.

Según Ramírez, el fútbol mexicano “cae mal porque se creen lo que no son”.

Y Hernández, quien hasta hace poco se desempeñaba como corresponsal de BBC Mundo en el Cono Sur, asegura haber visto repetirse ese mismo sentimiento en numerosos aficionados al fútbol del subcontinente, desde Venezuela hasta Argentina.

Por eso, tal vez no deja de ser paradójico que las críticas de México al nivel futbolístico de la CONCACAF sean parte de lo que molesta a sus vecinos centroamericanos.

“Manuel Lapuente, que fue técnico de México, decía: ‘nosotros tenemos la desgracia de estar en un área que no es competitiva y no podemos aprender nada de los centroamericanos'”, recuerda Arias.

“Y cada vez que un centroamericano ve eso le entra rabia”, reconoce el periodista salvadoreño.

Mientras que, para el costarricense Jiménez, precisamente ahí está la base de los actuales problemas futbolísticos de México.

“Estaban soñando en semifinales y semifinales, preocupándose por quien les iba a tocar en la segunda ronda del Mundial o en los cuartos de final y olvidándose que los equipos con los que les toca competir con el boleto han avanzado también”, le dice a BBC Mundo.

“Y resulta que no han ganado en su estadio en toda la hexagonal y de repente podrían quedarse hasta sin repechaje”.

“Eso es lo que hace que los aficionados en esta parte del mundo lo estén disfrutando tanto: de repente el vecino rico del barrio, que presumía de sus joyas, que presumía de sus automóviles, resulta que no tenía nada o se puede quedar sin nada”, concluye.

Lo cierto es que, más allá de la percepción que se tiene de México en la región, el “Tri” suele ser protagonista de los torneos internacionales y puede presumir de un extenso palmarés en el que se incluyen un campeonato mundial (sub-17), una medalla de oro olímpica, una Copa Confederaciones y seis títulos en la Copa de Oro de la Concacaf.

Son sentimientos de fútbol, un deporte con mucha historia y memoria selectiva, en el que importa el presente.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Prófugo se entregó a la policía porque no aguantaba seguir confinado con sus compañeros de apartamento

Un delincuente que estaba fugado en Reino Unido se ha entregado a la policía para poder estar al fin "en paz y tranquilidad".
22 de febrero, 2021
Comparte

Los confinamientos durante la pandemia están siendo difíciles para la mayoría, pero hay incluso quien prefiere ir a la cárcel que seguir en cuarentena con sus compañeros de apartamento.

Ese es el caso de un delincuente que estaba fugado en Reino Unido y que se entregó a la policía para poder estar al fin “en paz y tranquilidad”.

La historia sucedió el pasado miércoles en la región de West Sussex, en el sur del país, y la ha hecho pública un oficial de policía.

Eran las cinco de la tarde en la comisaría de policía de Burgess Hill, un municipio de alrededor de 30.000 habitantes a 60 kilómetros de Londres, cuando entró un hombre y se dirigió a los agentes que estaban haciendo guardia.

Decía que quería ser arrestado. Cuando los agentes comprobaron su identidad (que no se ha hecho pública), quedaron sorprendidos: era un hombre que se hallaba prófugo.

Pero al escuchar sus motivos quedaron aún más atónitos.

“Se entregó diciendo que prefería volver a la cárcel antes que tener que pasar más tiempo con las personas con las que vivía”, informó el inspector Darren Taylor en redes sociales.

Ahora pasará otro tipo de cuarentena, “volviendo a la cárcel para pasar más tiempo en solitario”, bromea Taylor.

Discusión

Getty Images
Los estudios muestran que la pandemia está afectando las relaciones personales y la convivencia en los hogares.

Relaciones afectadas por la pandemia

La historia puede parecer extrema, pero lo cierto es que son muchas personas las que han visto afectada la convivencia con su familia o amigos debido a las restricciones que está provocando la covid-19.

Así lo muestra por ejemplo un estudio del King’s College London, que halló que más de la mitad de la población (53%) afirmaba haberse sentido enfadada con otras personas cercanas debido a su comportamiento en relación con la pandemia de coronavirus.

También las relaciones de pareja se han visto afectadas. En el mismo Reino Unido, más de un 20% declaraba tener problemas con su pareja debido a la pandemia, según la organización benéfica Relate.

Y las peticiones de información sobre divorcio crecieron en el país hasta un 300% durante el confinamiento, de acuerdo a los datos de Co-op, un gran consorcio de servicios legales.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=_G0B2CRj58Y

https://www.youtube.com/watch?v=K5Yw1fdnWXc&t=544s

https://www.youtube.com/watch?v=rUrDvYJtKPU&t=42s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.