"Las mujeres migran porque son solteras o abandonadas"
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

"Las mujeres migran porque son solteras o abandonadas"

El Instituto para las Mujeres en la Migración indagó la situación de las mujeres migrantes en la frontera sur de Chiapas en donde funcionarios les dijeron que migran “por estar solas”
Por Tania Montalvo
10 de octubre, 2013
Comparte
Migrantes en el sureste del país.//Foto: Cuartoscuro.

Migrantes en el sureste del país.//Foto: Cuartoscuro.

Autoridades migratorias y de gobiernos locales en la frontera entre Chiapas y Guatemala consideran que las mujeres migran porque son madres solteras, están abandonadas y buscan dedicarse a trabajos sexuales.

En un recorrido que el Instituto para las Mujeres en la Migración organizó entre el 28 de mayo y el 1 de junio de 2012 entre Ciudad Cuauhtémoc, Chiapas y el departamento de Huehuetenango en Guatemala pudieron entrevistarse con autoridades de los dos países, y todos expusieron como principal motivo de la migración de mujeres “la falta de una pareja”.

“La migración de las mujeres está marcada por estereotipos de género, ya sea en su lugar de origen, en el tránsito o en el destino, reforzada por el discurso de algunas autoridades (…) Para los servidores públicos, tanto de México como de Guatemala, las mujeres que migran lo hacen porque son ‘madres solteras, dejadas o abandonadas’ y se insertan ‘con facilidad’ como trabajadoras sexuales”, cita el informe sobre la Misión Civil “Ruta de las mujeres en la migración” que realizó esa organización civil.

La Misión —conformada por 15 organizaciones civiles, educativas y de periodistas— recorrió Tuxtla Gutiérrez, San Cristóbal de las Casas, Comitán y Ciudad Cuauhtémoc en Chiapas; además de La Mesilla, Democracia y Huehuetenango en Guatemala.

Ahí pudieron entrevistarse con funcionarios de la Secretaría para el Desarrollo de la Frontera Sur y Enlace para la Cooperación Internacional de México, la presidencia municipal de Comitán, el Instituto Nacional de Migración, y los consulados de El Salvador y de Guatemala en ese municipio; además de con servidores públicos de la Secretaría Presidencial de la Mujer en Guatemala, la Oficina de Relaciones Exteriores de Huehuetenango y la Coordinadora Nacional para la Prevención de la Violencia Intrafamiliar y contra la Mujer de ese país.

“Durante las entrevistas, autoridades de México y de Guatemala dijeron que las mujeres migrantes son madres solteras o abandonadas que vienen a trabajar en bares y/o centros botaderos para dedicarse al trabajo sexual. Ninguno de los entrevistados expuso un motivo diferente ‘a la falta de una pareja’ como una de las principales razones para migrar ni consideraron la trata de personas como una causal de por qué ellas se quedan insertadas en el trabajo sexual”, denuncia el informe de la Misión Civil.

Contrario a lo que autoridades confirmaron, según los datos que lograron recabar con datos oficiales y de organizaciones civiles en la zona, la mayoría de las mujeres que ingresan desde Guatemala a México por motivos laborales lo hacen para desempeñar trabajo doméstico.

Estas mujeres son indígenas que provienen principalmente de los departamentos de San Marcos, Malacatán y Quetzaltenando que tienen entre 12 y 20 años; y realizan jornadas de trabajo de entre 11 y 16 horas diarias para tener un sueldo de 400 a mil 200 pesos.

Cuando las mujeres migrantes entran a México sólo temporalmente lo hacen para acceder a servicios de salud, sobre todo obstétricos y para comprar medicamentos.

Y solo en el caso de quienes tienen como objetivo llegar a Estados Unidos pero quedan atrapadas en la zona fronteriza, se ven forzadas en la mayoría de los casos a realizar trabajo sexual.

El Instituto para las Mujeres en la Migración indica que aún no hay cifras veraces sobre la situación de las mujeres migrantes, pero aproximaciones de organizaciones civiles de 2007 indican que solo en Tapachula, Chiapas había 21 mil mujeres centroamericanas trabajando en burdeles de la ciudad.

“La obtención de cifras es el primer paso para corregir la invisibilidad de la participación de las mujeres en la migración, tanto en los países de origen, como en los de tránsito y destino”, según el Instituto, una organización civil que promueve los derechos de las mujeres en migración.

Tras la Misión Civil, esta organización concluye que es necesario generar una idea distinta sobre la migración de las mujeres y considerar que las verdaderas razones que impulsan a una mujer a migrar son la búsqueda de trabajo para apoyar a su familia, el ser víctimas de violencia en sus comunidades de origen, la búsqueda de oportunidades educativa y laborales, el acceso a la salud o por desplazamiento tras desastres naturales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El caso del hombre con superanticuerpos contra la COVID (y por qué da esperanza a los científicos)

Los anticuerpos de John Hollis son tan potentes que es inmune incluso a las variantes recién descubiertas de la COVID-19.
18 de marzo, 2021
Comparte
John Hollis

BBC
Se podrían diluir los anticuerpos de John Hollis al uno por mil y seguirían matando el 99% de los virus, aseguran los expertos.

El escritor estadounidense John Hollis, de 54 años, pensó que iba a contraer la covid-19 cuando un amigo con el que compartía casa se infectó y enfermó gravemente en abril de 2020.

“Fueron dos semanas en las que sentí mucho miedo”, dice John Hollis. “Durante dos semanas esperé que la enfermedad me golpeara, pero nunca ocurrió”.

Hollis simplemente pensó que había tenido suerte por no contraer la enfermedad.

Pero en julio de 2020, de manera absolutamente casual, Hollis mencionó esa convivencia con una persona muy enferma en una conversación con el médico Lance Liotta, profesor de la Universidad George Mason, en Estados Unidos, donde Hollis trabaja en tareas de comunicación.

Liotta, quien investiga formas de combatir el coronavirus, invitó a Hollis a participar como voluntario en un estudio científico sobre el virus que se estaba desarrollando en la universidad.

De este modo, Hollis descubrió que no sólo había contraído la covid-19, sino que su cuerpo tenía superanticuerpos que le hacían permanentemente inmune a la enfermedad, es decir, que los virus entraban en su cuerpo, pero no lograban infectar sus células y hacerle enfermar.

“Esta ha sido una de las experiencias más surrealistas de mi vida”, reconoce Hollis.

“Una mina de oro”

“Recogimos la sangre de Hollis en diferentes momentos y ahora es una mina de oro para estudiar diferentes formas de atacar el virus”, explica Liotta.

En la mayoría de las personas, los anticuerpos que se generan para combatir el virus atacan las proteínas de las espículas del coronavirus, formaciones puntiagudas en la superficie del Sars-Cov-2 que le ayudan a infectar las células humanas.

virus

Getty Images
Los anticuerpos de Hollis son distintos: atacan varias partes del virus y lo eliminan rápidamente.

“Los anticuerpos del paciente se adhieren a las espículas y el virus no puede pegarse a las células e infectarlas”, indica Liotta.

El problema es que cuando una persona entra en contacto con el virus por primera vez, su organismo tarda en producir estos anticuerpos específicos, lo que permite la propagación del virus.

Pero los anticuerpos de Hollis son distintos: atacan varias partes del virus y lo eliminan rápidamente.

Son tan potentes que Hollis es inmune incluso a las nuevas variantes del coronavirus.

“Podrías diluir sus anticuerpos al uno por mil y seguirían matando el 99% del virus”, asevera Liotta.

Los científicos están estudiando estos superanticuerpos de Hollis y de algunos otros pacientes como él con la esperanza de aprender a mejorar las vacunas contra la enfermedad.

“Sé que no soy la única persona que tiene anticuerpos de este tipo, sólo soy una de las pocas personas a quien se le han descubierto“, opina Hollis.

Experimento

BBC
La población negra es poco proclive a participar en estudios por escándalos como el de Tuskegee, una investigación sobre la sífilis en pacientes negros que los tuvo sin tratamiento durante décadas aunque existía el remedio.

Prejuicios raciales en las investigaciones

Sin embargo, este tipo de descubrimientos no suceden algunas veces debido a un sesgo racial en las investigaciones científicas: la mayor parte se realizan con pacientes blancos.

La participación de los individuos negros en los estudios suele ser mucho menor que su representación en la sociedad.

“Hay una larga historia de explotación (de pacientes negros) que hace que la comunidad afroamericana desconfíe a la hora de participar en las investigaciones”, revela Jeff Kahn, profesor del Instituto de Bioética de la Universidad John Hopkins.

“Es comprensible que exista esa desconfianza”, reconoce.

Uno de los experimentos más conocidos en el que participaron afroamericanos es el estudio de la sífilis de Tuskegee: durante más de 40 años, científicos financiados por el gobierno estadounidense estudiaron a hombres negros que tenían sífilis en Alabama sin proporcionarles medicamentos para la enfermedad.

“A lo largo de los años, durante la elaboración del estudio, los antibióticos se volvieron un remedio ampliamente disponible y no se les ofrecieron a estas personas”, relata.

“Los investigadores mintieron sobre lo que se les hacía y se les negó el tratamiento en nombre de la investigación”, sentencia Kahn.

“Cuando el estudio de Tuskegee salió a la luz, se establecieron normas y regulaciones para la investigación con seres humanos, que están en vigor desde los años 70”.

Esta historia es una de las razones por las que un segmento de la población, el cual se ha visto muy afectado por la pandemia, suele ser reacio a participar en los estudios o a vacunarse.

Poblacion negra

Getty Images
La población negra está siendo muy afectada por el coronavirus y hay que asegurarse de que reciban “los beneficios de las innovaciones que se están desarrollando”, consideran los expertos.

“Queremos asegurarnos de que las comunidades más afectadas reciban los beneficios de las innovaciones que se están desarrollando”, afirma Kahn.

“Y para ello, esas poblaciones también deben formar parte de los estudios”.

“Debemos honrar a esas personas, a las víctimas del estudio de Tuskegee, iniciando un proceso para asegurarnos de que eso no vuelva a ocurrir. Y también para salvar vidas, especialmente en la comunidad afroamericana, que se ha visto muy afectada por la pandemia”, sostiene Hollis.

“Protegernos los unos a los otros es un deber para con nosotros mismos y para con las personas que amamos”, zanja el escritor.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.