Marcha del 2 de octubre: la violencia va al alza (crónica y videos)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Marcha del 2 de octubre: la violencia va al alza (crónica y videos)

Granaderos y grupos identificados como anarquistas mostraron en la marcha estrategias que no habían usado en otras manifestaciones con hechos violentos, como la del 1 de diciembre de 2012 o la del 1 de septiembre de este año.
Por Paris Martínez
3 de octubre, 2013
Comparte
//Foto: Cuartoscuro.

//Foto: Cuartoscuro.

 

En punto de las 15:00 horas, miles de estudiantes de distintas escuelas públicas y privadas se formaban ya, a un costado de la Plaza de las Tres Culturas, para conmemorar con una marcha el 45 aniversario de la matanza de Tlatelolco, con la consigna de llegar al Zócalo aún ante la negativa de las autoridades capitalinas.

A la vanguardia iban, como ya es tradición, los ex líderes del movimiento estudiantil del 68, y detrás los alumnos de las distintas facultades de la UNAM, del Politécnico, la UAM, Chapingo, UACM, normalistas y bachilleres, así como maestros de oaxaca, comuneros de Atenco, electricistas del SME, y entre ellos, a la mitad de la procesión de jóvenes, los grupos anarquistas, en contingente nutrido, de alrededor de 200 integrantes, la mayoría encapuchados, muchos con casco y máscaras antigás.

Con ánimo solemne, primero, y luego festivo, la marcha inició su andar a las 16:00 horas, sobre Eje Central, aunque pronto la tensión marcó el paso de los manifestantes, cuando al pasar junto a la plaza de Garibaldi dieron con el cerco policiaco tendido a ambos lados de la avenida, y que incluía no sólo a granaderos, sino también a uniformados a caballo, armados con toletes, escudos y morteros con balas de lacrimógeno.

“Una marcha pacífica es una marcha sin policía –se escuchó desde el altavoz que encabezaba la vanguardia–, la violencia viene del Estado”, y luego un grito, repetido a coro: “¡disolución del cuerpo represor!”, que era ya una de las principales demandas del movimiento estudiantil masacrado hace 45 años.

En calma transcurre esta primera parte de la manifestación, de acaso unos minutos, calma que comienza a diluirse cuando los estudiantes distinguen al fondo, en Bellas Artes, la mancha azul oscuro del contingente policial dispuesto ahí para impedir su paso al Zócalo capitalino.

Es al topar la vanguardia de la marcha con este cinturón policiaco que, sin aspavientos, se anuncia que la manifestación tendrá un destino alterno: el Ángel de la Independencia, así que al llegar a Bellas Artes, el contingente dobla sobre avenida Hidalgo, en dirección opuesta a la Plaza de la Constitución, y enrumba hacia Reforma.

El temor de que el grupo de anarquistas insista en llegar al Zócalo resulta pasajero, pues acatan sin chistar la indicación de seguir hacia el Ángel de la Independencia. Sin embargo, en este punto queda claro que, aún cuando su deseo no sea llegar ante Palacio Nacional, sí tienen un objetivo claro: enfrentarse con la policía a como dé lugar.

Artillados

A diferencia de las recientes manifestaciones en las que han protagonizado choques con la policía federal y capitalina –las del 1 de diciembre del año pasado, y las de los días 1 y 13 de septiembre–, en esta ocasión los manifestantes beligerantes aplicaron una nueva estrategia para mantener a distancia a los uniformados, ahora ya no sólo arrojándoles piedras y palos, sino también cohetes, que este 2 de octubre llovieron por decenas sobre los granaderos.

Además, los manifestantes arrojaron no sólo las ya típicas bombas molotov, sino también granadas de gas lacrimógeno contra los uniformados –aunque no más de una docena–, dificultando así que mantuvieran sus formaciones ofensivas, ya que sólo contaban con máscaras antigás aquellos policías armados con morteros.

De los granaderos, además, los jóvenes anarquistas aprendieron ya la técnica de rodear a grupos pequeños de rivales, reducirlos a golpes e, incluso, aprovechar el desconcierto para jalar a alguno de los uniformados y tundirlo entre varios.

Por su parte, los policías capitalinos también mostraron nuevas estrategias que no habían empleado en las anteriores grescas con manifestantes, empezando por el uso mismo de gas lacrimógeno lanzado a discreción, y en distintas presentaciones: granada arrojadiza, morteros con balas de gas e, incluso, extintores. Aún cuando el 1 de diciembre se empleó este tipo de armamento no letal para disolver la protesta por el arribo de presidente Enrique Peña Nieto a Los Pinos, en aquella ocasión fueron las fuerzas federales, y no las capitalinas, las que emplearon este método.

Esta vez, además, todos los uniformados del DF, sin excepción, portaban toletes, un arma no letal cuyo uso no había sido autorizado por los mandos policiales en anteriores protestas.

Y también por primera vez en los años recientes, la Policía Montada participó en el operativo antimotines desplegado por el gobierno de la Ciudad de México.

No fue sino hasta que los manifestantes beligerantes llegaron a Reforma que la táctica policiaca diseñada para esta marcha quedó en evidencia: extirpar al bloque anarquista de la procesión, y luego permitir que los contingentes pacíficos que venían detrás continuaran su camino hacia el Ángel, medida que provocó los disturbios más fuertes de la tarde, ya que los anarquistas fueron divididos en dos grupos, uno desviado hacia Hidalgo, a la altura del Panteón de San Fernando, y el otro por Reforma hasta el entronque con Lafragua, en donde fueron obligados a refugiarse en el plantón magisterial que se mantiene sobre el Monumento a la Revolución.

Fue en estos dos puntos donde la policía realizó la mayoría de las detenciones, aunque, como ha ocurrido en anteriores protestas, los arrestos se hicieron a discreción, sin contemplar si el detenido había participado en las agresiones contra los uniformados o no.

Y tal como en las pasadas protestas, los arrestos se realizaron con lujo de violencia, a grado tal que, en la entrada del Metro Hidalgo ubicada junto al templo de San Hipólito, los granaderos que no perdieron su tolete en la refriega, se quitaron los cascos y con éstos golpearon a un grupo de jóvenes que tenían acorralados y rendidos.

Poco antes de las 19:00 horas, y una vez que una veintena de detenidos fueron subidos en un camión oficial, los últimos contingentes pacíficos pudieron continuar la marcha rumbo al Ángel, donde la jornada concluyó con un mítin en el que, paradójicamente, un representante del Comité 68 –convocante de la manifestación– declaró que la protesta había logrado su objetivo: conmemorar la matanza de Tlatelolco de forma “pacífica”, y sin haber caído en la “provocación policiaca”.

Los pacíficos

Los muchachos del CCH Oriente se organizaron. A sus escasos 15 o 17 años, saben lo que ha ocurrido durante las últimas manifestaciones en el DF: detenciones, enfrentamientos. Consiguieron una manta, un poco de cuerda y un altavoz.

La idea era simple: ir a la marcha de 2 de octubre en un sólo e indisoluble contingente. Avanzarían juntos ellas y ellos, rodeados por una cuerda y una manta con consignas, a manera de valla. Así nadie se separaría ni nadie se metería a causar conflictos.

Al frente, uno de sus compañeros llevaba un altavoz. Desde ahí lanzaba consignas que repetían quienes iban dentro del corral o daba instrucciones.

Ellos no vieron los enfrentamientos que ocurrieron sobre avenida Hidalgo y Reforma. Su contingente iba casi al final de la marcha conmemorativa a los hechos de Tlatelolco, en 1968.

Cuando llegaron al lado de la Alameda central, un picor se metió en sus ojos y gargantas. A su alrededor había piedras, basura, ladrillos despotillados. Avanzaron y a cada paso había más y más policías. Se agarraron a la cuerda e instruyeron que nadie se separara del grupo.

Al llegar a Paseo de la Reforma, sus semblantes cambiaron. La alegría adolescente se convirtió en miedo, incertidumbre. Frente a ellos, a unos 200 metros, explotaban petardos y se alzaban nubes de gas lacrimógeno.

“No hay que seguir, hay que quedarnos aquí hasta que se calme”, opinó una joven de fleco rosa. “¡Ni madres, vamos a chingarnos a esos policías!”, gritó otro. Al final, el grupo acordó esperar a la altura del metro Hidalgo. Detrás de ellos venían los alumnos de la FES Iztacala y el SME.

En el cruce de Bucareli, Reforma y Juárez, los manifestantes y la policía se enfrentaban. Volaban piedras hacia ambos lados. Los petardos estallaban.

Afuera del hotel Meliá, los profesores se replegaban. “¡Somos docentes, no delincuentes!”, gritaban al unísono para calmar a los granaderos. Pero el enfrentamiento seguía.

Al fotógrafo Alejandro Medina, de la agencia Oochel, se lo llevaron detenido. A un fotógrafo de la agencia Cuartoscuro, la policía le rompió los lentes.

Mientras el choque entre manifestantes seguía, el resto del contingente de la marcha se abrió pasó hacia el Ángel de la Independencia.

Los muchachos del CCH pasaron en silencio, agarrados a la cuerda que los protegía, mientras varias piedras volaban y un helicóptero rondaba.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

4 consejos (muy) simples para lidiar con la fatiga que nos generan las pantallas

Para muchos, este último año la casa se transformó en el lugar de trabajo. Y la vista es uno de los sentidos perjudicados por tanto consumo de pantallas digitales. Te compartimos consejos fáciles que puedes aplicar para aliviar la fatiga ocular.
17 de abril, 2021
Comparte

Agenda para hoy:

7:00 a 9:00 – revisar las noticias y los correos (dispositivo: teléfono celular).

10:00 – reunión por Zoom (dispositivo: tableta)

10:30 a 18:30 – trabajar (dispositivo: computadora portátil)

20:00 – serie (dispositivo: televisor)

Tal vez esta agenda del día puede aplicarse a muchas personas que durante la pandemia por la covid-19 tuvieron que adaptarse al teletrabajo.

Y la consecuencia evidente tras estas actividades es que nuestros ojos estén cansados por estar mirando constantemente dispositivos electrónicos.

Según un reciente estudio publicado en la revista American Journal of Ophthalmology, el exceso de exposición a las pantallas digitales y las actividades al aire libre limitadas están asociadas a la aparición y la progresión de la miopía y podrían agravarse durante y posteriormente al período de la pandemia.

En un lente se refleja una pantalla electrónica.

Getty Images

Incluso algunos oftalmólogos advierten que “la fatiga visual digital en la pandemia de la covid-19 es una amenaza emergente para la salud pública”, según publica el Indian Journal of Ophthalmology.

Los niños tampoco están exentos. La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) sostiene que mirar las pantallas durante horas y horas puede provocar fatiga visual, visión borrosa y ojos secos también en los menores.

Pero a no desesperarse.

Aquí te compartimos 4 consejos simples que puedes aplicar en el teletrabajo y en tus horas de ocio electrónicas para aliviar la fatiga que genera la prolongada exposición a las pantallas digitales.

1. Alarma para la 20-20-20

Ya te contamos sobre los beneficios de la regla 20-20-20 en la que tanto insisten los especialistas en ojos. 👉 La regla 20-20-20

Igual, te la refrescamos.

Reloj que marca 20 segundos.

Getty Images
La regla 20-20-20 es una manera de ayudar a descansar los ojos.

La técnica 20-20-20 sirve para relajar los músculos de dentro y alrededor de los ojos que son los que hacen que puedas mirar detenidamente en una misma dirección.

Consiste en que cada 20 minutos, debes mirar algo al menos a 20 pies de distancia, que son unos seis metros, durante 20 segundos.

Pero seamos sinceros. ¿Recuerdas descansar los ojos cada 20 minutos?

Una solución práctica para cumplir con la regla es programar una alarma en el teléfono.

Si tu teléfono no cuenta con esa función, existen varias aplicaciones gratuitas que puedes descargar como Repeat Alarm o Interval Timer y que cada 20 minutos tengas un ayuda de memoria electrónico.

2. Lámparas LED y ubicación

Si la luz artificial de tu casa te provoca dolores de cabeza, una recomendación es cambiar las bombillas.

Intenta usar lámparas LED o una luz más suave que no cause destellos o haga zumbido.

Otro consejo es que coloques la pantalla de la computadora evitando el reflejo sobre todo de la iluminación que provenga del techo o de las ventanas.

Un hombre a oscuras mira una pantalla.

Getty Images
Puedes mejorar la luz y tu posición frente a la pantalla para aliviar la fatiga ocular.

Por último, según la Asociación Estadounidense de Optometristas (AOA, por sus siglas en inglés), a la mayoría de las personas les resulta más cómodo ver una pantalla cuando los ojos miran hacia abajo.

La pantalla debe estar entre unos 15 a 20 grados por debajo del nivel de los ojos medido desde el centro de la pantalla (entre unos 10 y 12 cm) y entre 50 a 70 cm de distancia de los ojos.

3. Letra más grande y color

Adaptar la letra de la computadora puede ayudarte a que el ojo no se esfuerce más de lo que ya lo hace diariamente frente la pantalla.

No hay un tamaño ideal que se adapte a todas las personas así que debes encontrar cuál te sienta mejor, opinan los especialistas.

Una mujer frunce el ceño intentando leer la pantalla del teléfono celular.

Getty Images
Recuerda que puedes ajustar el tamaño de la letra en sus aparatos electrónicos para no forzar tu vista.

Ajustar el brillo de la pantalla para que coincida con el nivel de la luz en donde te encuentres es otra forma de ayudar a evitar la fatiga ocular.

Y algunos expertos dicen que el texto oscuro sobre un fondo claro es generalmente mejor para los ojos que el texto claro sobre un fondo oscuro.

4. Presente en Zoom

¿Estás cansado de las reuniones de Zoom?

De ellas tal vez no puedas escaparte pero si te fatiga ver tu propio rostro en la pantalla puedes ocultarlo sin que afecte la comunicación.

Puedes hacerlo con la función “Hide self view” en el menú que se despliega en los tres puntos a la derecha del cuadro donde aparece tu cara.

Boris Miranda y Analía Llorente en una llamada de Zoom.

BBC
Puedes ocultar tu rostro en una llamada de Zoom si estás cansado de verte a ti mismo.

Puedes volver a habilitarlo si cambiaste de opinión.

Y tú que llevas trabajando o estudiando en casa hace más de un año por la pandemia del covid-19, ¿tienes algunos consejos simples para evitar la fatiga que te provocan las pantallas de los aparatos electrónicos?

Cuéntanos en este post de Facebook.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=EqG2FLNJvIQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.