close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Patishtán queda en libertad: "Me he sentido libre siempre"
Tras permanecer 13 años en prisión, el maestro tzotzil habló por primera vez en libertad. Dijo que las autoridades quisieron acabar con su lucha, pero más bien la multiplicaron.
Por Tania L. Montalvo
31 de octubre, 2013
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

La sonrisa del maestro Alberto Patishtán no cesó mientras explicaba que 13 años en prisión le permitieron luchar por un pueblo oprimido, pero sobre todo por muchos otros que son encarcelados injustamente.

“Siempre los que están en la cárcel los tachamos de delincuentes, pero no todos. Habremos la mitad que sí lo cometió y la mitad estamos de pilón, pagando otros platos rotos que otros deberían de pagar y que nos hacen pagar a los buenos”.

El indígena tzotzil insistió en que desde que fue detenido en el 2000, acusado de participar en una emboscada en la que fallecieron siete policías, se ha sentido “limpio de conciencia”.

“Desde el primer día que llegué a la cárcel estoy libre y Me he sentido libre siempre. Me querían acabar pero yo soy inocente ante los ojos de Dios y de mí mismo (…) Quisieron acabar con mi lucha y restar, pero lo que hicieron fue multiplicar”.

El maestro Alberto Patishtán de 42 años habló en conferencia de prensa este jueves tras recibir el indulto del presidente Enrique Peña Nieto, otorgado con la publicación de la reforma al Código Penal Federal.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, hizo oficial el indulto al dar un mensaje a la prensa en el que dijo que en el caso de Patishtán hubo “violaciones graves” a los derechos humanos, particularmente al debido proceso.

”Me están dando la libertad no por el delito sino por las grandes violaciones que se dieron y que fueron manipulados todo mi proceso y por eso aquí sigo y seguiré. Mi misión, solamente Dios sabrá, pero motivos para seguir caminando y reclamar justicia, yo siempre he dicho que no hacen falta, siempre van a sobrar”, dijo el maestro.

Según Patishtán pese a que  se hable de indulto, él siempre ha sido inocente y ha estado libre de conciencia y eso le ha permitido no dejar de sonreír. “Si dejo de reír siento que es un día perdido para mí. Si me ven sonriente no se preocupen, que esa es mi profesión”.

Tras permanecer 13 años en la cárcel, acusado de haber participado en una emboscada que dejó siete policías muertos en el municipio El Bosque, Chiapas, Patishtán había agotado todos los recursos legales para probar su inocencia y recuperar su libertad.

Y aunque en el caso hay diversas irregularidades, como que hay testimonios de que Patishtán estaba en el albergue en el que daba clases en el momento de la emboscada,  el juez lo encontró culpable de delitos como homicidio agravado, robo y portación de armas de uso exclusivo del ejército. Su sentencia fue por 60 años de cárcel.

En conferencia de prensa tras hacerse oficial el indulto presidencial, Patishtán estuvo acompañado de representantes de organizaciones civiles que siguieron su caso como Amnistía Internacional, el Centro ProDH, la Red TDT, Serapaz, el Centro de Derechos Humanos Frayba o el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad; sus hijos Gabriela y Héctor, así como su nieta Génesis.

Sobre ellos, Patishtán dijo que son fruto de su semilla, “que supieron sembrar y germinar”.

La prensa le pidió algún mensaje para el presidente Peña Nieto, ante lo que Patishtán respondió: “que como autoridades sigan haciendo el bien”.

Ahora en libertad, el maestro tzotzil continuará con sus sesiones de radioterapia en la Ciudad de México para tratar un tumor cerebral.

Checa aquí un video del primer anuncio de Alberto Patishtán, luego de ser liberado:

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
La desconocida historia de Atotoztli, la primera (y única) gobernante de México
La historia (conocida) del imperio mexica dice que fue gobernada por una decena de reyes. Pero entre los cambios de mando hay un periodo poco conocido en el que una princesa toma un papel que algunos historiadores consideran de poder y mando pleno.
Getty Images
27 de abril, 2019
Comparte

El nombre de Atotoztli quizás no suena familiar para muchos mexicanos.

En México hay ciudades, monumentos, calles y hasta estaciones del metro con nombres como Moctezuma o Cuauhtémoc, una forma de homenaje a esos gobernantes del imperio mexica (descendiente del azteca).

Pero de Atotoztli no hay nada de eso.

Su papel en la historia del México antiguo ha sido relatado muy limitadamente, tanto en las propias crónicas prehispánicas como en las narraciones de los conquistadores españoles.

Una ilustración del nombre de Atotoztli y su posición social en la dinastía mexica aparece en una lámina del “Códice Azcatitlán” elaborado tras la conquista española, pero no hay mucho más.

“Fue un personaje clave en la continuidad de la dinastía del imperio”, afirman los historiadores Filiberto Romo y Enrique Aguilar en uno de pocos estudios que existen sobre el tema.

Atotoztli en el códice

INAH
El nombre de Atotoztli puede traducirse como “pájaro de agua”.

Un hecho presumiblemente la borró del relato de quiénes gobernaron uno de los imperios más grandes de la América prehispánica: Atotoztli era mujer.

“Posiblemente no sólo fue la portadora del linaje, sino que, al tener el legítimo derecho de reinar, lo hizo. Fue reina y gobernó”, añaden.

Pero como ocurre en muchas culturas -incluso hasta la actualidad- el acceso de las mujeres al poder era considerado hasta irrespetuoso.

“No se encontraba en la costumbre colocar a una mujer al frente del gobierno de una nación guerrera, dado que ello sería impropio y una falta de respeto a los guerreros“, dicen Romo y Aguilar.

Su título como la primera gobernante que haya tenido México, ya sea el prehispánico, colonial o moderno, no le fue concedido.

La princesa Atotoztli

Aproximadamente en 1325, los aztecas se establecieron su imperio en México-Tenochtitlan, la actual Ciudad de México.

Una pintura de Tenochtitlan

Getty Images
Tenochtitlan se convirtió en unas décadas en la más grande ciudad de Mesoamérica.

Su organización política se desarrolló como una monarquía con una familia dinástica, cuya transmisión del poder se daba de forma semihereditaria entre los varones.

El quinto gobernante -conocidos con el vocablo náhuatl tlatoani– de la dinastía fue Moctezuma Ilhuicamina, quien engendró a Atotoztli, según se establece en los documentos historiográficos “Genealogía de los príncipes mexicanos” y el “Codex Mexicanus”.

Los reyes mexicas tenían múltiples hijos y Moctezuma Ilhuicamina no fue la excepción, tuvo otros hijos varones, entre ellos uno llamado Iquehuacatzin.

El varón ocupó el alto rango de tlacatéccatl, un puesto considerado preparatorio para ocupar el puesto de tlatoani, explican Romo y Aguilar.

Pero por alguna razón que las fuentes de la época no dejan en claro por qué, a la muerte de Moctezuma I (1469) su hijo varón fue omitido como tlatoani.

Murió en una batalla en 1472, según el códice “Anales de Tlatelolco”.

El códice en donde aparece Atotoztli

INAH
Atotoztli perteneció a la casta de reyes que dominaron el imperio mexica desde su fundación hasta su caída.

Atotoztli era la única hija del gobernante y al ser mujer ocurrió lo que el antropólogo Rudolf van Zantwijk considera un “drama real azteca” en la sucesión.

“Queda el misterio de por qué los mexicas prefirieron a Atotoztli sobre su hermano Iquehuacatzin, pero una vez eliminado aquel príncipe, ella se presenta como la candidata más lógica“, señala el investigador.

¿Qué registros hablan de Atotoztli?

El sistema de sucesión es un terreno aún no muy explorado por la historia, pero el antropólogo Van Zantwijk ofrece una interpretación.

“En los casos de sucesión por uno o más de los hermanos de un tlatoani anterior, después de haber gobernado los hermanos, la función volvía a un descendiente de aquel entre ellos (los hermanos) que ocupa el puesto como sucesor inmediato”, dice.

Moctezuma I fue tlatoani después del fallecimiento de su hermano Itzcóatl, pero como su hijo Iquehuacatzin no heredó el cargo, se generó el conflicto de interregno, es decir, una interrupción en la sucesión.

Una ilustración de Tenochtitlan

Getty Images
Convertirse en tlatoani significaba heredar el poder sobre uno de los imperios más grandes de la América prehispánica.

Algunos documentos establecen que Atotoztli fue heredera y ejerció el cargo, según las investigaciones historiográficas recientes.

En el “Códice Ramírez” se establece que Moctezuma I gobernó junto a su hija de 1440 a 1469.

“Relación de Genealogía” dice que a la muerte de su padre, Atotoztli gobernó cuatro años (1469-1473) y luego fue sucedida por uno de sus hijos.

Y “Origen de los mexicanos” relata que la mujer gobernó con su esposo entre 1470 y 1482, pero no ofrece más detalles.

Además, Fray Toribio de Benavente, Motolinia, en Historia de los Indios de la Nueva España, dice que la mujer gobernó entre 1469 y 1481, y Francisco López de Gómara escribió que “Axayaca fue rey después de su madre”.

La reina no nombrada

Los relatos de la historia mexica se escribieron después de la conquista de los españoles, por lo que tanto estos documentos como las crónicas propias de los conquistadores son básicamente interpretaciones del pasado.

Atotoztli se había casado con su primo Tezozómoc -hijo de su tío y tlatoaniItzcóatl- con quien tuvo tres hijos: Axayácatl, Tizoc y Ahuizotl.

Un hombre representa un guerrero azteca

Getty Images
La mexica, al ser una nación guerrera, no permitiría tener una mujer al mando, según los historiadores Romo y Aguilar.

A pesar de las otras referencias, el relato de la historia dominante cuenta que el imperio mexica tuvo como tlatoani sucesor de Moctezuma I a su nieto Axayácatl, y de él siguieron Tizoc y Ahuzitl.

El papel de Atotoztli queda omitido en las fuentes de la historia prehispánica más citadas en los siguientes siglos.

La antropóloga Susan D. Gillespie dice a BBC Mundo que Atotoztli “destaca más que cualquier otra mujer en la línea de la familia real” mexica.

Sin embargo, considera que la falta de documentos y fuentes originales de los mexicas dificultan el determinar su lugar en la historia.

“Nadie puede saber si ella gobernó o no, o incluso si existió, porque no hay documentos históricos indígenas sobrevivientes de antes de la conquista de 1521. Todo lo que tenemos fue escrito después”, indica.

Ilustración de Moctezuma Xocoyotzin en su encuentro con Hernán Cortés

Getty Images
Moctezuma Xocoyotzin, nieto de Atotoztli, fue el tlatoani que se encontró con el conquistador Hernán Cortés.

Pero su existencia para otros expertos suena lógica a la luz de cómo era considerado el papel de la mujer en la sociedad mexica, y principalmente en el sistema de gobierno patriarcal.

“Fue considerada como anomalía el ejercicio de la jefatura externa de un sistema político por parte de un mujer”, afirma Van Zantwijk.

“Por eso la mayoría de las fuentes históricas de origen azteca no mencionan el período de gobierno de Atotoztli”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=_cDXqCfnycM

https://www.youtube.com/watch?v=cqGT5wh5REw

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.