Policías, los principales agresores de periodistas el 2 de octubre
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Policías, los principales agresores de periodistas el 2 de octubre

Artículo 19 dio a conocer su reporte #RompeElMiedo, en el que documenta 46 casos de agresiones contra periodistas durante los enfrentamientos del pasado 2 de octubre en la Ciudad de México.
28 de octubre, 2013
Comparte
Periodista detenido durante las manifestaciones del 2 de octubre. Foto: Cuartoscuro

Periodista detenido durante las manifestaciones del 2 de octubre. Foto: Cuartoscuro

La tarde del pasado 2 de octubre de 2013 hubo reportes de decenas de periodistas agredidos por elementos de la policía del Distrito Federal , a casi un mes de los hechos ya se tiene la certeza de que fueron 46 y que la gran mayoría de los comunicadores fue violentado por elementos de la policía.

La organización Artículo 19 dio a conocer su reporte #RompeElMiedo, en el que documenta 46 casos de agresiones contra periodistas o representantes de los medios de comunicación durante los enfrentamientos del pasado 2 de octubre en la Ciudad de México.

De los 46 casos de agresiones contra periodistas (30 hombres, 11 mujeres y 5 personas que por seguridad no se indica), 32  fueron agresiones directas de policías (1 que coincidió con agresiones cometidas por persona de identidad desconocida); 8 por agresoras de identidad desconocida; 3 por civiles con comportamiento policial; y 3 por personas con rostro cubierto.

En el informe se identifica a los elementos de seguridad pública como “los principales agresores de quienes se encontraban ejerciendo la función periodística, afectándoles el derecho de buscar, recibir y difundir la información con el impacto en el acceso a la sociedad sobre dichos hecho”.

El informe destaca que “los hechos ocurridos el 2 de octubre donde la mayoría de las agresiones a periodistas, fueron cometidas por elementos de la policía capitalina, aunadas a las que se ocasionaron por personas vestidas de civil cuyo comportamiento fue ubicado como policial o como si se tratara de autoridades, constituye una violación grave a la libertad de expresión en razón de que tales acciones iban dirigidas a impedir la recolección y difusión de los hechos”.

En ese sentido, entre otras recomendaciones, exhorta   al Estado mexicano en su conjunto y en especial el Gobierno de la Ciudad de México,a  tomar medidas encaminadas a evitar la impunidad respecto las violaciones a los derechos humanos de periodistas ocurridas el 2 de octubre.

Artículo 19 tuvo contacto directo con 46 de los periodistas y comunicadores agredidos, quienes relataron que fueron agredidos pese a que se identificaron verbalmente como prensa, portaban gafetes o equipo de trabajo; es decir, establece la organización, “aún cuando usaban distintivos de prensa fueron agredidos (les infligieron dolores o sufrimientos de forma ilegítima), no sólo para evitar cumplieran con su labor informativa, sino como una especie de castigo o en su defecto para intimidarles o coaccionarles”.

Aquí algunos de los testimonios de los periodistas agredidos por la autoridad:

Tentativa de homicidio

La agresión contra el fotoperiodista José Jiménez es la más grave de todas las documentadas por ARTICLE 19 durante la protesta del 2 de octubre. A José los policías lo amenazaron de causarle muerte cuando vieron que fotografiaba el incidente del estacionamiento de la avenida La Fragua, donde granaderos agredieron a una familia y a representantes de la prensa. Después de amenazarlo le pegaron con un tanque extinguidor de incendios. Se trata de una tentativa de homicidio.

“Al ver que varios colegas corrían al estacionamiento de La Fragua, me acerque y los granaderos me dejaron pasar. Allí saque mi cámara para documentar. Durante el enfrentamiento que se dio entre granaderos, manifestantes y periodistas, los policías me gritaron que me iban a matar y que nadie volvería a saber de mí. Después los granaderos me patearon y con el tanque de un gas extintor me pegaron en la cabeza”.

Agresiones en La Fragua e inmediaciones

Tras finalizar la marcha del 2 de octubre, luego que la mayoría del contingente alcanzó el Ángel de la Independencia y casi una hora después de los enfrentamientos en Eje Central e Hidalgo y los posteriores en Hidalgo y Reforma, se dio una de las agresiones a la prensa más numerosa. El incidente ocurrió en un estacionamiento de la Avenida La Fragua, muy cerca del monumento a La Revolución. El trabajo de documentación de ARTICLE 19, arrojó que 10 periodistas y comunicadores sociales fueron agredidos y amenazados por ejercer su oficio y documentar los excesos que en esos momentos cometían granaderos contra una familia. Fue en ese lugar donde intentaron asesinar al fotoperiodista José Jiménez. Además, en las inmediaciones del estacionamiento se dieron otras agresiones a periodistas.

Ricardo del Conde, videoreportero

Medio: Tejemedios

Responsable de la agresión: Granaderos

“Al estar documentando las agresiones en el estacionamiento de La Fragua los granaderos me empujan, agreden y rompen el micrófono. Me amenazan, junto a otros periodistas, con que nos vayamos. Comienzo a grabar para documentar la parte de los golpes, en ese momento uno de los policías me arranca el gafete de prensa que traía puesto, pero lo logro recuperar. Se trató de una agresión directa contra los periodistas”.

Mónica González, fotoperiodista

Medio: Milenio

Responsable de la agresión: Granaderos

“Al darme cuenta que la policía del DF golpeaba a un compañero de prensa y querer tomar fotografías ellos mismos me empujan y golpean con su tolete en la espalda y pierna izquierda para que me retirara del lugar, caminando sobre la banqueta hasta llegar a la Fragua en el estacionamiento contiguo al Hotel Casa Blanca… los policías nos impidieron documentar como golpeaban a una pareja y

una familia con dos menores de edad y a los dueños del estacionamiento. En este lugar rociaron de gas pimienta o lacrimógeno el rostro de fotógrafos y camarógrafos que estábamos en el lugar”.

Iván Castaneira, fotoperiodista

Freelance

Responsable de la agresión: Granaderos

“De repente un policía se acercó a mí con el escudo de frente y me golpeó con él. Intente acercarme a un lado y comenzaron a llegar más granaderos a rodearme, lo que hice fue levantar las manos y decirles que era prensa, a lo que ellos me gritaban: No sea payaso y saques a la chingada de aquí, aquí no hay nada que ver. Comenzaron a patearme en las piernas, darme con el escudo y algunos que estaban atrás de mí me golpearon las costillas. Después de eso me voltee y comencé a caminar hacia afuera y un granadero comenzó a patearme la espalda y las piernas gritándome: Sácate a la chingada”.

Golpes con toletes y escudos

Las agresiones a la prensa se caracterizaron por actos de violencia física donde diversos periodistas agredidos ubicaron como su agresor al personal de la policía, de la siguiente forma: 4 golpeados en el piso, 6 por piedras, 10 con tolete y 6 con escudos. En los testimonios dados a ARTICLE 19 se evidencio que en la mayoría de los casos los y las periodistas ubican que las agresiones fueron por más de 1 policía.

Guillermo Barros, fotoperiodista

Medio: AFP

Responsable de la agresión: Granaderos

“Yo me identifiqué verbalmente como periodista y les mostré mi credencial pero otro policía que venía por detrás me golpeó con su porra con relativa fuerza en el casco con el que protegía mi cabeza. El golpe me dejó algo aturdido y otro agente

me golpeó de nuevo levemente en el brazo para que me marchara rápido, lo cual hice. Aparte del aturdimiento momentáneo, no tengo ninguna herida o marca en el cuerpo por los dos golpes”.

Alfredo Estrella, fotoperiodista

Medio: AFP

Responsables de la agresión: Granaderos

“Caminaba con mi casco, mascara anti-gas y mis 2 cámaras, cuando del lado izquierdo de la avenida Reforma iban caminando los granaderos (antimotines de la policía) buscando gente para detenerla. En ese momento llega corriendo un granadero y me pega con la mano cerrada en la parte izquierda del estomago, momento después otro granadero me pega con su escudo del lado derecho en mi brazo. Atrás de mí caminaba un grupo de unos 30 granaderos. Logré salir a pie de ese grupo de policías y unos colegas que estaban allí me revisaron y ayudaron.”

Nicolás Tavira, fotoperiodista

Medio: Notimex

Responsable de la agresión: Granaderos

“Mientras realizaba fotografías de un chico golpeado brutalmente por 10 granaderos, sentí un golpe en la cabeza y al voltear me vi rodeado por una cantidad innumerable de granaderos quienes me golpeaban y pateaban a la vez que me insultaban y me decían que ya había chingado a mi madre… Después al caminar sobre Paseo de la Reforma encontré a una compañera fotoperiodista con el hombro zafado y sin poder moverse debido al dolor, por lo que la ayudé y le realicé un cabestrillo para que pudiera sostener su hombro y pudiera llegar hasta donde se encontraba la Cruz Roja. Posteriormente me encuentro un grupo de fotoperiodistas… discutiendo con policías vestidos de civil y con granaderos quienes amenazaban con golpearlos si seguían haciendo fotografías de detenidos y manifestantes golpeados por granaderos. La amenaza directa fue: no levanten su cámara si lo hacen los vamos a madrear, ya lo vieron”.

Nayelli Roldán, reportera

Medio: Efekto Noticias

Responsable de la agresión: Granaderos

“Los granaderos me empujaron por la espalda con su escudo. Uno de estos granaderos intentó quitarme el celular, le grité que era prensa, pero un segundo granadero me pega en la muñeca para que soltara el celular. Uno de los granaderos me jala la blusa y me estrella contra sus compañeros. Yo siento los escudos encima y alcanzo a observar a defensores de los derechos humanos, de la Organización Agustín Pro. Uno de ellos me saca del encapsulamiento en el que me tenían los policías, pero casi de manera inmediata los granaderos encapsulan a otro de los defensores”.

Jonathán Josue García , fotoperiodista

Latitudes Press

Responsable de la agresión: Granaderos

“Me lanzaron una granada lacrimógena en los pies la cual me explotó. Más adelante, frente a la iglesia de San Hipólito, los policías me agredieron. Esto sucedió cuando caminaba sobre la banqueta. Yo llevaba mi gafete de prensa, la cámara abajo y el rostro descubierto. En eso veo a un policía jugando con un tolete quien me dijo: Quieres pasar hijo de tu pinche madre y luego me dio un toletazo en las piernas en la parte baja de los glúteos. Me comienza a retar verbalmente pero yo no respondí porque evidentemente corría un riesgo mayor”.

Consuelo Pagaza, fotoperiodista

Freelance

Responsable de la agresión: Granaderos

“Un granadero se acercó corriendo detrás de mí, me golpeó del lado izquierdo en el brazo con un tolete. Para proteger el equipo giré mi cuerpo quedando en cuclillas. Me identifiqué como periodista y me soltó gritándome pues ponte a trabajar. Después de ello, el policía se retiró…El golpe me dejó un fuerte dolor y debilidad que ha persistido durante tres días y tres contusiones en la pantorrilla derecha de color violáceo y verde de aproximadamente dos centímetros cada una; un raspón de aproximadamente tres centímetros en la pantorrilla derecha y en la pantorrilla izquierda, una contusión de color rojizo de menor intensidad”.

Omar Franco, fotoperiodista

Medio: El Sol de Mexico

Responsables de la agresión: Granaderos

“Los policías golpeaban a una chica a unos 3 metros de mí y, sin importar que mis dos cámaras estaban visibles y que traía la credencial del medio para el que trabajo colgando en el cuello, los policías comenzaron a golpearme con sus escudos, con los puños y me dieron patadas. Les dije que era fotógrafo de prensa, lo que ignoraron al tiempo que me encapsulaba un grupo de al menos 8 policías y continuaron golpeándome ocasionando hematomas en mi cabeza, en la ceja izquierda, inflamación en mi tobillo y dolor en las piernas y glúteos, así como daños en uno de los lentes de mi equipo fotográfico. Uno de los policías que dirigían al grupo que me agredió me jaló, me pateó y me dijo “¡A chingar a su madre!”, y fue entonces que pude salir de en medio de los policías que me agredían”.

Heriberto Paredes, videoreportero

Medio: Agencia Subversiones

Responsables de la agresión: Granaderos

“Me percaté que un colega fotoperiodista iba detenido. El me dijo que sólo estaba tomando fotos y me acerque para apoyarlo. Ahí fue donde la policía comenzó a golpearme con su escudo en la rodilla derecha. Me golpeó, sigo grabando y mantengo la grabación. Al colega fotógrafo que grababa lo dejan libre y continúo grabando en la esquina de Bucarelli. Justo fuera de El Universal llegan unos policías que venían retrasados y que participaban en esta detención, quienes me golpean por segunda ocasión pero ahora con toletes en la espalda”.

‘Civiles’ agresores

Las agresiones físicas a la prensa por parte de civiles que parecían contar con el consentimiento o aquiescencia de la policía, fue otro de los ataques documentados durante la marcha del 2 octubre. En la Esquina de la Información, sobre la avenida Reforma, Alberto Torres, videoreportero, fue agredido por un grupo de hombres vestidos de civil quienes lo golpearon y le provocaron un esguince de tercer grado. Al periodista sus agresores lo amenazaron y le arrebataron su teléfono con el que hacía una transmisión en vivo.

Alberto Torres, videoreportero

Responsables de la agresión: “civiles” con la anuencia de la policía

“Este grupo de personas vestidas de civil salieron de la calle de Bucareli y desde la esquina con Reforma comenzaron a golpear a quienes grababan los disturbios, sobre todo a quienes traían teléfonos celulares. Yo era uno de ellos, a través de él realizaba una transmisión en vivo. Minutos antes de las 18:00 horas dos personas de este grupo se me acercaron mientras grababa…Me identifiqué como reportero… De inmediato me golpearon la pierna, el tobillo derecho con algo que no identifiqué. Me tiraron, me arrastraron y arrebataron mi teléfono celular… El grupo de hombres, de entre los 30 y 40 años, actuaban coordinados y portaban

radios para comunicarse. Algunos llevaban lentes obscuros, otros portaban gorras y unos más cangureras y bolsas, en donde guardaban lo que le quitaban a quienes golpeaban y detenían: los teléfonos celulares”.

Xilonen Pérez, videoreportera

Agencia Subversiones

Responsables de la agresión: “Civiles” con la anuencia de policías

“Presenciado una detención con extrema violencia por personas vestidos de civil, uno de ellos empuja mi cámara contra mi cara mientras fotografiaba la detención para lograr identificarlos, puesto que no portaban ningún distintivo. En ese momento esta persona me grita: Déjame hacer mi trabajo; Déjame hacer el mío, yo sí estoy identificada le respondí…”

Detenciones arbitrárias

Las detenciones arbitrarias de granaderos contra periodistas fue otra agresión documentada por ARTICLE 19, no obstante que a los pocos minutos la gran mayoría de ellos fueron puestos en libertad al evidenciarse la ausencia de elementos que justificaran la privación de la libertad. Fue el caso de Alejandro Medina, de la Agencia Oochel, quien fue detenido arbitrariamente por granaderos aún cuando en todo momento se identificó como prensa.

Alejandro Medina, fotoperiodista

Agencia Oochel

Responsable de la agresión: Granaderos

“Cuando pregunte el motivo de mi detención un policía me dijo verbalmente ¿Que nos andas tomando fotos? Andas en tus desmadres, nos agredes, camínale. A la altura de la Avenida Juárez, detrás de la valla de granaderos, fui entregado a un policía el cual me despojo de mi casco, me traslado a jalones y empujones a la Calle Balderas hasta llegar al cruce de la calle Independencia esquina con Azueta, donde me presentó ante el comandante (eso fue lo que escuche) que había ordenado mi detención, dicho comandante le dijo verbalmente al policía: él no es mi detenido”.

Moisés Rosas, fotoperiodista

Freelance

Responsables de la agresión: Granaderos

“Policías y personas vestidas de civil comenzaron a realizar detenciones, entre estas a compañeros reporteros gráficos que documentaban los hechos. Al yo estar documentando la detención, tropecé con un granadero, por lo que de inmediato los demás granaderos que detenían a mis compañeros comenzaron a patearme en el suelo. Un grupo de manifestantes pacíficos me levantaron e impidieron me llevaran a mi también, pues al incorporarme intentaron los granaderos jalarme sin conseguirlo”.

Daño al equipo

Dañar el equipo de los periodistas fue otra agresión directa que se dio durante el transcurso de la marcha, 8 periodistas sufrieron daños a sus herramientas de trabajo, y 5 robos de equipo de los cuales en 2 casos se realizó por elementos de la policía.

Miguel Ángel Fuentes , camarógrafo

Medio: Milenio TV

Responsable de la agresión: Granaderos

“Yo sigo la secuencia en primer plano de 5 policías deteniendo a un manifestante. En ese momento veo cuando uno de los policías se abalanza contra mí y me suelta un toletazo. El golpe va directamente hacía la lente de la cámara, que se dañó un poco. Pero la intención era dañarme el equipo que es una extensión de mi persona”.

Arturo Ramos, fotoperiodista

Agencia Libre

Responsables de la agresión: Granaderos

“Los granaderos comienzan una envestida arrojando piedras hacia los manifestantes, por lo cual me coloco frente a una barrera de escudos de granaderos de donde provenían las piedras y al intentar tomar una fotografía de estos acontecimientos, percibo una roca que venía del lado de los elementos de la policía misma que impactó en mi rostro lo cual me hizo perder ligeramente el conocimiento y caer al suelo. La pedrada también causó daños a mi equipo fotográfico”.

Testimonio anónimo

Videoreportero

AFP

Responsables de la agresión: Manifestantes con el rostro cubierto

“Los primeros enfrentamientos que grabé ocurrieron en Bellas Artes, donde quedé atrapado entre la policía y los anarquistas cuando al menos tres jóvenes enmascarados me atacaron; uno intentó quitarme la cámara de video de las manos, rompiéndola en dos, otro me atacó con un espray que encendió con un encendedor para dirigir el fuego a mi cara y otro más me golpeó en el cuello. No estoy herido, pero la cámara ya no funciona”.

Aquí el informe completo:

2deOctubre by http://www.animalpolitico.com

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La ingeniosa estrategia de una banda de rock para tocar en medio de la pandemia por COVID

Un par de conciertos en Oklahoma, EU, recurrieron a burbujas inflables individuales para que el evento se pudiera realizar respetando las medidas de distanciamiento social.
25 de enero, 2021
Comparte
Concierto de Flaming Lips

Flaming Lips
Cada burbuja tiene una capacidad máxima de tres personas.

A situaciones complicadas, soluciones ingeniosas.

La respuesta de la banda estadounidense de rock Flaming Lips a la necesidad de mantener la distancia social en tiempos de pandemia ha sido colocar tanto a los músicos como al público dentro de burbujas individuales inflables.

Cada uno de los dos shows, llevados a cabo en Oklahoma, contó con 100 burbujas, con capacidad para hasta tres personas en cada una de ellas.

La ingeniosa idea provino del líder de la banda, Wayne Coyne, quien desde hace tiempo suele “rodar” por entre el público en una de estas cápsulas durante sus conciertos.

Concierto en Glastonbury, en 2010

BBC
Desde hace tiempo que Coyne utiliza la burbuja. En el pasado, lo hacía para rodar por entre el público.

Antes de tocar, Coyne dijo que ir a ver a la banda utilizando este sistema era “más seguro que ir a la tienda de comestibles”.

Cada burbuja estaba dotada de un parlante suplementario de alta frecuencia, para evitar que el sonido se escuchara distorsionado, así como de una botella de agua, un ventilador a pila, una toalla así como un pancarta que indicar necesidades básicas como “Tengo que ir a orinar/hace calor aquí dentro“, para llamar a un asistente de la sala.

Los conciertos estaban planificados originalmente para diciembre, pero en ese momento tuvieron que ser suspendidos por el aumento de casos de coronavirus en Oklahoma.

El éxito del show hace pensar en la posibilidad de que otras bandas puedan replicar la experiencia, siempre y cuando se encuentre una sala adecuada y el público tome las medidas de precaución necesarias.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=5nrw3i70k8c

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.