Patishtán ya está libre: “Quisieron acabar con mi lucha, pero la multiplicaron”

Osorio Chong instruyó a funcionarios de la Segob a trasladarse a la clínica del DF donde se encuentra internado Patishtán para notificarle sobre su libertad inmediata

Patishtán ya está libre: “Quisieron acabar con mi lucha, pero la multiplicaron”
Foto: Tania Montalvo
Foto: Tania Montalvo
Alberto Patishtán en la rueda de prensa posterior a su puesta en libertad. // Foto: Tania Montalvo

Ya es un hombre libre. Tras pasar 13 años en prisión acusado de un delito que no cometió, el profesor tzotzil Alberto Patishtán ofreció esta tarde una conferencia de prensa en el DFen la que reiteró su inocencia “ante los ojos de Dios y de mí mismo”. 

“Quisieron acabar con mi lucha, pero lo que pasó fue que se multiplicó”, aseguró el profesor ante los medios de comunicación, quien agregó al respecto que su encarcelamiento se debió “por defender al pueblo oprimido”. 

Asimismo, Alberto Patishtán comentó en la Casa de la Solidaridad, en la colonia del Valle, que durante su estancia en prisión también encontró a otros compañeros que “vivían una gran injusticia”, y denunció que las personas indígenas, “que no tienen dinero y que no disponen de intérpretes para defenderse“, se quedan en la cárcel.

Cuestionado por los medios sobre qué significa para él recuperar la libertad, el profesor tzotzil señaló que siempre se ha sentido libre, aún y cuando permanecía en prisión.

“¿Qué significa la libertad? La sentí desde el primer día que llegué a la cárcel. Me he sentido libre siempre“, dijo.

“Fue el pueblo quien indultó a Patishtán, no las autoridades”

Minutos antes, Héctor, hijo de Patishtán, reiteró que nadie le dio indulto a su padre, puesto que “fue el pueblo quien logró su libertad”. 

Alberto Patishtán libre. Foto: @TodosxPatishtan
Alberto Patishtán libre. Foto: @TodosxPatishtan

El profesor tzotzil Alberto Patishtán Gómez recuperó su libertad este 31 de octubre de 2013 tras permanecer encarcelado por más de 13 años, acusado de un delito que no cometió.

Patishtán dejó hace unos minutos la clínica de la Ciudad de México en la que se encontraba internado recibiendo radioterapia debido a que padece un tumor en el cerebro.

El maestro, previamente sentenciado a 60 años de prisión por supuestamente participar en una emboscada en la que murieron siete policías estatales de Chiapas, salió libre luego de que funcionarios de la Secretaría de Gobernación (Segob) le notificaron su libertad inmediata.

Minutos antes, la Segob confirmó que el presidente Peña Nieto concedió un indulto al profesor tzotzil Alberto Patishtán. Miguel Ángel Osorio Chong, titular de la Segob, informó que tras encargar un dictamen sobre el caso Patishtán y luego de las reformas al código penal federal aprobadas recientemente por el Congreso, Peña Nieto decidió otorgar el indulto al maestro chiapaneco.

El funcionario federal reveló que tras la investigación del caso, se determinó que hubo violaciones graves a los derechos humanos del profesor Patishtán y al debido proceso, por el cual se mantuvo preso por más de 13 años.

Una vez que el Presidente concedió el indulto, Osorio Chong  instruyó a funcionarios de la Segob a trasladarse a la clínica del DF donde se encuentra internado Patishtán para notificarle sobre su libertad inmediata.

Días antes, Alberto Patishtán lo reiteró: no pediría un indulto porque él es inocente. Sin embargo,luego de 13 años de cárcel y de agotar todas las instancias del Poder Judicial, el indulto le fue otorgado sin que tenga que solicitarlo y con ello, finalmente, recuperará su libertad.

El caso Patishtán

Pero el camino para llegar a este punto ha sido largo y jurídicamente muy complicado. Es, sin duda, el resultado de la lucha constante del profesor Patishtán, de su familia y de organizaciones sociales que a lo largo de este tiempo han exigido justicia. Y es, también, el reconocimiento de que Patishtán pagó por un crimen que nunca cometió y, por lo tanto, un reflejo más de las deficiencias del sistema de justicia en México. “Implícitamente se está reconociendo que Patishtán es inocente”, dijo su abogado Sandino Rivero.

Patishtán fue detenido en el año 2000 acusado de haber participado en una emboscada que dejó siete policías muertos y dos personas heridas en El Bosque, Chiapas, de donde es originario. Los delitos en su contra van desde homicidio hasta portación de armas de uso exclusivo del Ejército, entre otros. Él siempre ha sostenido ser víctima de una “venganza política”.

En el 2000, Patishtán -además de su trabajo como profesor bilingüe en un albergue escolar- se había convertido en un luchador social. Junto con otras personas, comenzó un movimiento para denunciar los actos de corrupción del entonces presidente municipal de El Bosque, Manuel Gómez Ruiz. Buscaban su destitución, incluso enviaron un documento solicitándola a Roberto Albores Guillén, gobernador de Chiapas en ese momento.

El 12 de junio de 2000 por la mañana ocurrió la emboscada. Uno de los sobrevivientes era el policía Belisario Gómez; el otro, Rosemberg Gómez, hijo del presidente municipal. Siete días después, el 19 de junio, personas que vestían de civil se llevaron a Patishtán. Su hija Gabriela tenía 9 años, pero recuerda bien aquella mañana cuando de camino a la escuela escuchó a la gente murmurar en el mercado. Una señora se le acercó y le dijo: “A tu papá se lo llevaron, lo subieron en un carro de forma violenta, ve a decirle a tu mamá”. En el pueblo había conmoción. La gente que apoyaba a Patishtán tomó la presidencia municipal; atribuyeron la agresión a una represalia del presidente municipal.

Gabriela, su mamá y su hermano Héctor, de 4 años, pasaron una semana sin saber nada del profesor de primaria. Supieron, luego, que se encontraba arraigado en el hotel Safari en Tuxtla Gutiérrez. “Lo tenían aislado, sin abogado, le fabricaron delitos y lo torturaron, así estuvo un mes”, cuenta su hija, hoy estudiante de Derecho y madre de Génesis, la primera nieta de Patishtán. Tras el arraigo, fue trasladado al CERESO Número 1 de Cerro Hueco en Tuxtla Gutiérrez.

El caso está plagado de irregularidades. Los testimonios de que Patishtán, aquel 12 de junio, se encontraba primero en el albergue donde daba clases, luego en un reunión de supervisión y después en la fiesta de San Antonio -incluidas constancias de asistencia- fueron desestimados por el juez. Y las declaraciones de los sobrevivientes resultaron contradictorias: mientras que Belisario, el policía, dijo no ser capaz de reconocer a Patishtán como su agresor; Rosemberg, el hijo del entonces presidente municipal, lo señaló como culpable.

El caso Patishtán llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pero en marzo pasado los ministros rechazaron revisar su solicitud de reconocimiento de inocenciay turnaron el asunto al Primer Tribunal Colegiado de Circuito en Tuxtla Gutiérrez, que el pasado 12 de septiembre ratificó la sentencia de 60 años a Alberto Patishtán, al resolver en su contra el último recurso jurídico que quedaba para su defensa.

Actualmente, el profesor indígena se encuentra en un hospital de la Ciudad de México recibiendo radioterapia debido a que padece un tumor en el cerebro.

 

Close
Comentarios