Yo sobreviví al cáncer: 8 mujeres tras la mastectomía (fotos)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Yo sobreviví al cáncer: 8 mujeres tras la mastectomía (fotos)

Un grupo de mujeres con ese padecimiento mostraron sus cuerpos desnudos para hacer conciencia y promover la autoexploración.
Por Ana Laura Maldonado
19 de octubre, 2013
Comparte

Herminia, Lorena, Marifer, Laura, Priscila, María Conchita, Soco y Ana Laura. Todas nosotras tenemos algo en común: somos sobrevivientes de cáncer de mama. Todas nosotras hemos sentido miedo, hemos pasado por momentos difíciles y hemos luchado contra un gran monstruo. Y también, todas nosotras, queremos compartir un mensaje positivo, de fuerza, de vida, de amor, de salud y -¿por qué no?-, de sensualidad.

El colectivo de fotógrafos Taco de Ojo, conformado por Patricia Aridjis, Grace Navarro, Luz Montero, Cecilia Larrabure y Érick Meza, inició el proyecto Amazonas Inmortales. De la mano de ellos, Lorena Toyos, María Fernanda García y Herminia Borjas, fueron las primeras en posar en esta serie de desnudos artísticos.

Luego nos unimos cinco mujeres más: Laura Guerrero, Priscila Santoveña, María Conchita Aguilar, Socorro Javier y Ana Laura Maldonado, para dar continuidad a este concepto que desde el agua como elemento vital, nos ha visto renacer.

“Ha sido una experiencia increíble y muy significativa. Me di cuenta que, a pesar de que me falta un seno, soy una mujer muy sexy”, dice María Conchita, y Priscila coincide: “Fue muy liberador mostrarme tal cual soy físicamente, es realmente asumirme como una guerrera, demostrarme que puedo ser guapa y sensual a pesar de no tener dos pechos”. 

La experiencia del cáncer

“El cáncer es lo más fuerte que he pasado, pero lo pude hacer muy bien -aunque al principio con miedo y algún momento de debilidad- gracias al amor y el apoyo de mis hijos. Somos un equipo de tres, yo no puedo fallarles, así que tomé la decisión de encontrarme a mí misma y sonreírle a la vida. Aprendí a amarme, a perdonarme y a aceptarme, tomé la decisión de ser feliz y agradecer por lo vivido”, comenta emocionada Herminia.

Para Laura Guerrero es igual, a pesar de que el cáncer sigue en su cuerpo: “Fui diagnosticada con cáncer de mama en febrero de 2012. El 30 de abril de ese año, después de cuatro quimioterapias, la extirpación de 24 ganglios y un rastreo óseo, me dijeron que ya no podían hacer nada por mí, y únicamente me prescribieron Tamoxifeno (pastillas para regular los altos niveles hormonales que en ocasiones son causa de cáncer de mama) y medicamentos para el dolor”.

Pero ni los fuertes dolores ni el cansancio han menguado las ganas de vivir de Laura. “Saber que tenía cáncer fue un golpe muy fuerte, sólo pensaba en muerte y, aunque la enfermedad sigue en mí, ha sido como salir de un terremoto y poder dar gracias por seguir aquí. Es una batalla de todos los días, a veces es difícil despertar y saber que hay que seguir luchando, pero disfruto cada momento, sé que yo puedo más que la enfermedad”.

Participar en Amazonas Inmortales ha sido parte del reto de Laura, de enfrentarse al cáncer desde otro punto de vista y también de poder contribuir en la lucha contra esta enfermedad que les quita la vida a catorce mexicanas cada día.

“No pude dormir una noche antes de la sesión de fotos, me sentía muy tensa, pero me relajé al pensar que estas imágenes van a servir para que las mujeres tomen conciencia de que es necesario cuidar su salud, que pueden evitar mucho dolor, sufrimiento y pérdidas. Posé con mucho gusto, experimenté una gran plenitud, un gozo enorme. Finalmente, me considero muy afortunada, porque gracias al cáncer he conocido gente maravillosa”.

Así, estas ocho amazonas, cobijadas por un grupo de excelentes fotógrafos, hemos decidido mostrar nuestros cuerpos y las cicatrices de la batalla para hacer conciencia, para recordar a todos aquellos que nos vean que siempre es un buen momento para preocuparnos por nuestra salud, autoexplorarnos y acudir al chequeo médico. Pero también queremos decirles a las mujeres que han tenido una experiencia similar a la nuestra que la vida sigue, que seguimos siendo personas completas, orgullosas de nosotras mismas.

Herminia Borjas – 48 años

Lorena Toyos – 39 años

María Fernanda García – 32 años

Laura Guerrero – 44 años

Priscila Santoveña – 34 años

María Conchita Aguilar – 38 años

Socorro Javier – 39 años

Ana Laura Maldonado – 35 años

 

Nota publicada el día 18 de octubre de 2013 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Pueden los niños desarrollar COVID-19 de larga duración?

Según un estudio del King's College de Londres es posible, pero las cifras son bajas: menos de uno de cada 20 sufre síntomas por más de cuatro semanas.
28 de agosto, 2021
Comparte

Los niños que se enferman de coronavirus rara vez experimentan síntomas a largo plazo, y la mayoría se recupera en menos de una semana, según revela una nueva investigación.

Científicos del King’s College de Londres dicen que si bien un grupo pequeño puede experimentar una prolongación en el tiempo de los síntomas, los números son bajos.

Los síntomas reportados más comunes fueron dolor de cabeza y cansancio.

De acuerdo con un experto del Colegio Real de Pediatría y Salud Infantil británico, la información recabada por el estudio refleja lo que los médicos ven en la práctica.

Uno de cada 20

En comparación con los adultos, los niños son menos propensos a enfermarse de covid-19.

Muchos niños que se infectan no desarrollan síntomas y, aquellos que lo hacen, tienden a padecer un cuadro más leve de la enfermedad.

Este estudio, revisado por pares y publicado en la revista Lancet de Salud Infantil y Adolescente, buscó analizar cómo la covid afecta a los niños y cómo se compara con otras enfermedades respiratorias.

La información analizada fue provista por los padres o encargados de los niños a la app británica Zoe.

El estudio analizó los casos de 1,734 niños de entre cinco y 17 años que habían desarrollado síntomas y dieron positivo en la prueba de covid entre septiembre de 2020 y febrero de 2021.

Menos de uno de cada 20 de los que tenían covid experimentó síntomas por cuatro semanas o más, y uno de cada 50 tuvo síntomas durante más de ocho semanas.

En promedio, los niños mayores estuvieron enfermos durante un poco más de tiempo que los niños de la escuela primaria.

Prueba de covid en una niña

Getty Images
Es común que muchos niños den positivo en la prueba de PCR pese a no tener síntomas.

Los niños de entre 12 y 17 años tardaron una semana en recuperarse, mientras que para los niños más pequeños la enfermedad duró cinco días.

Los síntomas más frecuentes que se reportaron fueron cansancio y dolor de cabeza. Otros síntomas comunes incluyeron dolor de garganta y perdida de olfato.

No se reportaron síntomas neurológicos como ataques o convulsiones.

“Escuchar a las familias”

El equipo también observó un número igual de niños que tenían síntomas pero dieron negativo en la prueba de covid.

Solo unos pocos niños, 15 de 1.734, tuvieron síntomas durante al menos 28 días, menos de uno de cada 100.

Emma Duncan, profesora de endocrinología clínica en el King’s College de Londres, quien trabajó en la investigación, dijo que el “mensaje que deja el estudio” es: “¿Pueden los niños tener una enfermedad prolongada después de sufrir covid-19? Sí, pueden, pero no es común y la mayoría de estos niños mejora con el tiempo“.

“Los niños también pueden tener síntomas prolongados de otras enfermedades. Necesitamos cuidar a todos los niños que tienen enfermedades prolongadas, independientemente de si esa enfermedad es covid-19 o cualquier otra cosa”.

Michael Absoud, médico especialista en neurodiscapacidad pediátrica del Hospital Infantil Evelina en Londres, y autor principal del estudio, dice que es importante escuchar a las familias que dicen que sus hijos tienen síntomas.

“Si estás preocupado por tu hijo, lo primero que debes hacer es ir a tu médico de cabecera y describir sus síntomas particulares”, explica.

Niña hablando con su abuela por internet

Getty Images
Aunque las consecuencias de la covid no sean graves en los niños, el problema es que pueden contagiar la enfermedad a los miembros más vulnerables de la familia.

“Ellos pueden darte información o derivarlo a un pediatra. Es importante recordar que puede haber algo más”.

En opinión de Liz Whittaker, especialista en enfermedades infecciosas del Colegio Real de Pediatría y Salud Infantil, que no estuvo involucrada en la ivestigación: “El estudio es tranquilizador para la mayoría de los niños y jóvenes que desarrollan infección por SARS-CoV-2, y refleja lo que los pediatras estan viendo en la práctica”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9RF0a9vccwA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.