Yo sobreviví al cáncer: 8 mujeres tras la mastectomía (fotos)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Yo sobreviví al cáncer: 8 mujeres tras la mastectomía (fotos)

Un grupo de mujeres con ese padecimiento mostraron sus cuerpos desnudos para hacer conciencia y promover la autoexploración.
Por Ana Laura Maldonado
19 de octubre, 2013
Comparte

Herminia, Lorena, Marifer, Laura, Priscila, María Conchita, Soco y Ana Laura. Todas nosotras tenemos algo en común: somos sobrevivientes de cáncer de mama. Todas nosotras hemos sentido miedo, hemos pasado por momentos difíciles y hemos luchado contra un gran monstruo. Y también, todas nosotras, queremos compartir un mensaje positivo, de fuerza, de vida, de amor, de salud y -¿por qué no?-, de sensualidad.

El colectivo de fotógrafos Taco de Ojo, conformado por Patricia Aridjis, Grace Navarro, Luz Montero, Cecilia Larrabure y Érick Meza, inició el proyecto Amazonas Inmortales. De la mano de ellos, Lorena Toyos, María Fernanda García y Herminia Borjas, fueron las primeras en posar en esta serie de desnudos artísticos.

Luego nos unimos cinco mujeres más: Laura Guerrero, Priscila Santoveña, María Conchita Aguilar, Socorro Javier y Ana Laura Maldonado, para dar continuidad a este concepto que desde el agua como elemento vital, nos ha visto renacer.

“Ha sido una experiencia increíble y muy significativa. Me di cuenta que, a pesar de que me falta un seno, soy una mujer muy sexy”, dice María Conchita, y Priscila coincide: “Fue muy liberador mostrarme tal cual soy físicamente, es realmente asumirme como una guerrera, demostrarme que puedo ser guapa y sensual a pesar de no tener dos pechos”. 

La experiencia del cáncer

“El cáncer es lo más fuerte que he pasado, pero lo pude hacer muy bien -aunque al principio con miedo y algún momento de debilidad- gracias al amor y el apoyo de mis hijos. Somos un equipo de tres, yo no puedo fallarles, así que tomé la decisión de encontrarme a mí misma y sonreírle a la vida. Aprendí a amarme, a perdonarme y a aceptarme, tomé la decisión de ser feliz y agradecer por lo vivido”, comenta emocionada Herminia.

Para Laura Guerrero es igual, a pesar de que el cáncer sigue en su cuerpo: “Fui diagnosticada con cáncer de mama en febrero de 2012. El 30 de abril de ese año, después de cuatro quimioterapias, la extirpación de 24 ganglios y un rastreo óseo, me dijeron que ya no podían hacer nada por mí, y únicamente me prescribieron Tamoxifeno (pastillas para regular los altos niveles hormonales que en ocasiones son causa de cáncer de mama) y medicamentos para el dolor”.

Pero ni los fuertes dolores ni el cansancio han menguado las ganas de vivir de Laura. “Saber que tenía cáncer fue un golpe muy fuerte, sólo pensaba en muerte y, aunque la enfermedad sigue en mí, ha sido como salir de un terremoto y poder dar gracias por seguir aquí. Es una batalla de todos los días, a veces es difícil despertar y saber que hay que seguir luchando, pero disfruto cada momento, sé que yo puedo más que la enfermedad”.

Participar en Amazonas Inmortales ha sido parte del reto de Laura, de enfrentarse al cáncer desde otro punto de vista y también de poder contribuir en la lucha contra esta enfermedad que les quita la vida a catorce mexicanas cada día.

“No pude dormir una noche antes de la sesión de fotos, me sentía muy tensa, pero me relajé al pensar que estas imágenes van a servir para que las mujeres tomen conciencia de que es necesario cuidar su salud, que pueden evitar mucho dolor, sufrimiento y pérdidas. Posé con mucho gusto, experimenté una gran plenitud, un gozo enorme. Finalmente, me considero muy afortunada, porque gracias al cáncer he conocido gente maravillosa”.

Así, estas ocho amazonas, cobijadas por un grupo de excelentes fotógrafos, hemos decidido mostrar nuestros cuerpos y las cicatrices de la batalla para hacer conciencia, para recordar a todos aquellos que nos vean que siempre es un buen momento para preocuparnos por nuestra salud, autoexplorarnos y acudir al chequeo médico. Pero también queremos decirles a las mujeres que han tenido una experiencia similar a la nuestra que la vida sigue, que seguimos siendo personas completas, orgullosas de nosotras mismas.

Herminia Borjas – 48 años

Lorena Toyos – 39 años

María Fernanda García – 32 años

Laura Guerrero – 44 años

Priscila Santoveña – 34 años

María Conchita Aguilar – 38 años

Socorro Javier – 39 años

Ana Laura Maldonado – 35 años

 

Nota publicada el día 18 de octubre de 2013 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El pescador que descubrió el más grande tesoro petrolero de México (y murió en el abandono)

Rudesindo Cantarell Jiménez, un sencillo pescador de Campeche, encontró uno de los mayores tesoros energéticos de la historia de México.
28 de junio, 2020
Comparte
Una plataforma petrolera en Cantarell

Getty Images
El Complejo Cantarell en su momento fue el segundo yacimiento de petróleo más grande del mundo.

Lo que se guardó Rudesindo Cantarell Jiménez durante casi una década era la ubicación de uno de los más grandes tesoros energéticos que la naturaleza le dio a México.

En el año de 1958, el pescador de 44 años había visto por primera vez una mancha negra en medio de las aguas azul turquesa del mar de Campeche, en el sureste del país.

Al principio no le dio mucha importancia, o no quiso dársela, sabedor de que eso podría transformar la vida de Ciudad del Carmen, en Campeche.

“Un día me fui directamente al aceite. Vi que salía una enorme burbuja que se extendía en la superficie… Creí que era petróleo y se me quedó la idea. Un día le dije a mi señora ‘oye, creo que hay chapo (petróleo) en el Carmen'”, le contó Cantarell a la revista Proceso en 1983.

La sospecha era cierta: en aquel lugar cercano a las costas, la compañía estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) encontró el más grande yacimiento de crudo de la historia del país.

Bajo las calmas aguas había 40,000 millones de barriles, un enorme tesoro que en su tiempo solo estaba por debajo del campo petrolero Ghawar, en Arabia Saudita.

Rudesindo Cantarell

BBC
Rudesindo Cantarell iba a bordo del barco camaronero “Centenario del Carmen” cuando se topó con el petróleo.

El yacimiento fue nombrado Complejo Cantarell, en honor al humilde pescador que llevó a los ingenieros petroleros de Pemex a su hallazgo.

Pero también significó tragedia para muchos, incluido el propio descubridor.

“Le sucedió a Rudusindo Cantarell como un accidente y su accionar transformó para siempre el paisaje y la condición social de su isla”, le dice a BBC Mundo el cineasta Rubén Imaz, quien se inspiró e investigó la vida de aquel pescador para producir la película ficcional “Tormentero”.

Un hombre del mar

Como muchos de los habitantes de las costas de Campeche, la vida de Rudesindo Cantarell (1914-1997) estaba en el mar y la pesca.

Su padre lo llevó a trabajar desde los 10 años, relataba, y desde entonces laboró desde pequeñas canoas y embarcaciones pesqueras de la región, hasta grandes buques en los que llegó a Cuba y Estados Unidos.

Pero uno del que se hizo socio en la década de 1950 es el que cambió su historia y la historia de México: “Centenario del Carmen”.

Una vista de Ciudad del Carmen

Getty Images
Ciudad del Carmen se transformó en una ciudad petrolera a partir del hallazgo del Complejo Cantarell.

A bordo de ese barco divisó aquella mancha en el mar que otros pescadores suponían que se trataba de los remanentes del naufragio de alguna nave. Pero él sí sospechaba que era “chapo”.

“Me dio por tirarle el equipo de pesca, pensando que era un barco o algún chalán hundido, pero el fondo salió limpio”, le dijo al periodista Ignacio Ramírez, de Proceso.

Rudesindo Cantarell se lo guardó durante casi una década. No es claro si por desinterés, o porque los camaroneros querían evitar que llegara la industria petrolera a sus aguas.

“Él rápidamente intuyó que era petróleo. (Pero) mucha gente le insistió que no, entonces parece que se lo guardó años”, dice Imaz.

Fue hasta que en 1968 llegó al puerto de Coatzacoalcos, Veracruz, a vender pescado, que les comentó a otros pescadores que había descubierto petróleo en sus aguas.

Pescadores en Ciudad del Carmen

Getty Images
La pesca se limitó enormemente desde que Pemex tomó el control de la región en Ciudad del Carmen.

“Yaaaaa, me decían”, dijo a Proceso, pero tomó el consejo de aquellos hombres de dar aviso a los ingenieros petroleros de Pemex.

“¿Será, señor?”, le dijo uno de los expertos. “Pues yo creo que sí, usted dirá”.

La confirmación

En la década de 1960 en México apenas y había unas 10 plantas petroleras y una discreta producción comparada con otras grandes productoras de este energético de la época.

Pero los estudios de los ingenieros Javier Meneses, Serafín Paz y Mario Galván, guiados por Rudensindo Cantarell -“ahora sí que yo mero fui”, relató- confirmaron el hallazgo.

En las aguas relativamente bajas a menos de 100 km de las costas de Campeche, Pemex detectó en 1971 un yacimiento como ninguno otro en la historia del país.

Map

Los pozos Bacab, Abkatun, Ku, Maloob, Akal y Nohoch llevaron la producción de crudo a un millón de barriles diarios en la década de 1980, casi 40% de lo que extraía México entonces.

“Yo no lo creía, pero varias personas que trabajaban para Pemex empezaron a buscarme, a llevarme algunos regalitos, a decirme que yo era como un héroe de la nación”, contaba Cantarell en 1983.

Y la riqueza era prometedora, pues se calculó que había unos 40,000 millones de barriles, lo que dio pie a que el gobierno emprendiera grandes proyectos de infraestructura y gasto público.

“Vamos a administrar la abundancia”, se ufanaba el presidente José López Portillo.

Plataformas de Pemex en Cantarell

Getty Images
Bacab, Abkatun, Ku, Maloob, Akal y Nohoch son los campos petroleros principales del Complejo Cantarell.

Pero para Ciudad del Carmen, la invasión de la industria petrolera confirmó los temores de los camaroneros de la región: unos 1,000 barcos pesqueros ya no podían navegar por ahí.

“En cuanto llegó Pemex se clausuró la pesca. Y la tradición de pueblo pesquero de un siglo se desapareció. Y es verdad que los pescadores le dieron la espalda a Rudesindo”, explica Imaz.

“En otro país sería un héroe”

Aquel pescador fue homenajeado y su apellido se convirtió en sinónimo de riqueza petrolera.

Pemex le prometió empleo y el gobierno mexicano le entregó en 1978 una medalla de oro con motivo del 40 aniversario de la nacionalización petrolera con la frase “El petróleo es nuestro”.

“¿Nuestro? Será de quienes lo manejan, ése es el coraje que me da. No es justo que unos cuantos se enriquezcan a costa del petróleo”, le dijo a Proceso tan solo cinco años después.

Una plataforma petrolera en Cantarell

Getty Images
Cantarell llegó a su máxima producción en 2003, tras lo cual ha ido cayendo constantemente.

Y es que después de los reconocimientos y aplausos, Cantarell recibió un empleo -sin contrato fijo- como auxiliar de limpieza en un laboratorio de Pemex en Campeche, con un sueldo muy bajo acorde a ese nivel.

“Fue triste enterarme de eso, que perdió el apoyo de su comunidad. Y las autoridades lo utilizaban como una botarga, para que apareciera en el estrado, pero lentamente se hizo una figura inactiva”, explica Imaz.

El viejo pescador aseguró que las cartas que enviaba a los ejecutivos de Pemex y del gobierno federal nunca le trajeron una mejora salarial ni un buen empleo.

“Estoy jodido”, dijo.

La tumba de Rudesindo Cantarell

Rubén Imaz
Rubén Imaz encontró la modesta tumba de Rudesindo Cantarell en Isla Aguada, Campeche.

En Ciudad del Carmen hoy casi nadie recuerda a Rudesindo Cantarell: “El nombre les resuena a los mayores, pero en realidad su historia y su persona la conocen unas tres personas“, dice Imaz.

“Su vida es desconocida, lo cual me parece una tragedia, en especial en un país como México que es muy dado a valorar a sus héroes. Y de repente alguien que fue tan importante y transformador”, agrega.

Y es que el hombre que llevó a Pemex hasta su más grande descubrimiento murió sin casi ningún patrimonio que dejar en mayo de 1997 a los 82 años.

Pero desde muchos años antes sabía que la suerte del oro negro no le había sonreído a él: “En otro país sería casi un héroe, pero aquí…”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=SZY7ugs_DvI

https://www.youtube.com/watch?v=o6uE-XS3O4w

https://www.youtube.com/watch?v=0imLxAHjGjA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.