close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

14 mil personas en riesgo por la construcción de una obra pública en Morelia

La Segunda Etapa del Libramiento Sur de Morelia se construye desde febrero, a pesar de que geólogos, académicos, Protección Civil, la UNAM y un exhorto del Congreso de Michoacán, desaconsejan la obra por los daños que ocasiona a la naturaleza, así como por los riesgos que implica para la ciudadanía.
Por Manu Ureste
6 de noviembre, 2013
Comparte

 

 

Una carretera para conectar Morelia con un complejo urbanístico de lujo en la parte alta de la ciudad pone en riesgo la vida de al menos 14 mil personas.

Se trata de la Segunda Etapa del Libramiento Sur de Morelia Tramo Ramal Camelinas. Un proyecto de la administración calderonista que se construye desde febrero, a pesar de que un estudio de la UNAM desaconseja la obra por el riesgo que implica construir un túnel en la colonia Ocolusen; lugar en el que Protección Civil documenta la existencia de la falla geológica activa La Paloma.

En este sentido, académicos como el geólogo de la Universidad Michoacana, Víctor Hugo Garduño, alertan que un sismo de entre 5 y 6 grados de magnitud, y cuyo epicentro tenga lugar a lo largo de dicha falla, podría ocasionar derrumbes en la zona donde desembocará el túnel proyectado por la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT), dejando sepultadas a miles de personas que viven en las colonias aledañas a la construcción.

Por su parte, la SCT promete en el Resumen Ejecutivo que con esta obra, de 4 kilómetros y 630 millones de pesos de inversión, se resolverán los problemas de movilidad y contaminación de la parte alta de Morelia, al conectar rápidamente todas las colonias de la Loma de Santa María –ubicada en la parte alta de la capital michoacana- con el resto de la ciudad.

Sin embargo, la SCT ubica el inicio de la Segunda Etapa del Libramiento Sur en las inmediaciones de Paseo Altozano, uno de los centros comerciales más grandes de México que forma parte del complejo urbanístico Altozano-Nueva Morelia, a kilómetros de las colonias populares más pobladas de la parte alta de Morelia, como Santa María o el Ejido Jesús del Monte.

Por tal motivo, activistas integrados en el Movimiento Ciudadano en Defensa de la Loma acusan a las autoridades de engañar a la ciudadanía con una “carretera de élite”proyectada para aumentar la plusvalía de las inversiones de empresarios inmobiliarios en la zona, que pone en peligro a la ciudadanía por la construcción de un túnel en una zona inestable, y que además se lleva a cabo con la clave de cartera de Hacienda vencida desde noviembre de 2012.

Trazo proyectado por la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT) para la Segunda Etapa del Libramiento Sur Tramo Ramal Camelinas, el cual comienza en ‘Inicio 0+200’, a la altura del centro comercial Paseo Altozano, y concluye en 4+463, en la Bajada Baltazar Echave, en Ocolusen. Haz click en cada uno de los puntos del trayecto para ver los videos.

 

Ocolusen: “el peor sitio” para construir un túnel

“Falla geológica activa. Muestra gratis”.

Así lee un graffiti pintado en la Escuela Técnica Número 77, cuya estructura se encuentra cuarteada por su cercanía a la falla geológica La Paloma.

Víctor Hugo Garduño, investigador del Departamento de Geología de la Universidad Michoacana, señala el graffiti y apunta a colación hacia las grietas formadas en la escuela, enclavada en la bajada Baltazar Echave, en la colonia Ocolusen.

A unos metros de distancia, indica el experto, se proyecta la construcción de un túnel que es parte de la Segunda Etapa del Libramiento Sur. El túnel atravesará la inestable ladera ya mencionada para conectar la parte de arriba de la Loma –que comienza en el centro comercial Paseo Altozano-, con la Avenida Camelinas, la arteria aorta de la ciudad.

“Si seleccionáramos un sitio no adecuado para construir, como geólogos, elegiríamos este lugar”, asegura Garduño, quien resalta que un derrumbe de la ladera se expandiría hasta 500 metros cuesta abajo. Situación que pondría en peligro a los alumnos de la Escuela Número 77, a los vecinos de la colonia Ocolusen, y a quienes habitan otras colonias como La Floresta, Periodistas, Fray Antonio de San Miguel y Jardines del Rincón, sumando, según el censo del INEGI de 2010, un total de 13 mil 900 personas.

“La Paloma es una falla muy grande que viene desde Pátzcuaro y se extiende hasta Tlacomulco; son más de 350 kilómetros de largo con varios segmentos –explica el experto-. Esta falla ha dado lugar a múltiples sismos, como el de 1912, 1979, en el 2007… Es decir, desde el punto de vista sísmico y de inestabilidad de ladera, el peor escenario lo tiene esta falla”.

“Si seleccionáramos un sitio no adecuado para construir, como geólogos elegiríamos Ocolusen”

Estado en el que se encuentra la Escuela Técnica Número 77, en la colonia Ocolusen. //Foto: Manu Ureste (@ManuVpC)

Estado en el que se encuentra la Escuela Técnica Número 77, en la colonia Ocolusen. //Foto: Manu Ureste (@ManuVpC)

 

“Tarde o temprano, la falla pasará factura”

Morelia es uno de los lugares con mayor actividad sísmica de México, debido al sistema de fallas activas que atraviesan el subsuelo de la capital michoacana.

Así lo advierten estudios científicos que identifican La Paloma como una falla “potencialmente sísmica” que forma parte del ‘Sistema activo de fallas Morelia-Acambay’, responsable de múltiples sismos que afectan a Michoacán y México, con intensidades que superan la magnitud siete en la escala de Richter.

Sin embargo, a pesar de estos riesgos y de que, según el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), gran parte del estado de Michoacán está catalogado como “región potencial de deslizamiento de laderas”, Morelia no cuenta con un Atlas de Riesgo actualizado, ni la ciudadanía puede acceder a él sin una solicitud de información que especifique para qué se requiere, según explica el ingeniero civil Sergio Ruiz.

Ante la falta de información pública sobre los riesgos de la zona de Ocolusen, el ingeniero informa que, efectivamente, la falla de La Paloma atraviesa la zona por donde desembocará el túnel, y explica que aunque técnicamente sí es posible una construcción de este tipo, ello repercutirá directamente en el costo de la misma.

Cuestionado si como ingeniero recomendaría su construcción, Sergio Ruíz recuerda que la esencia de la Protección Civil “es la prevención”.

“Si yo sé que este fenómeno puede generar daño a una infraestructura, llámese túnel, casa o edificio, pues propongo otra zona para la construcción de la misma, así de simple. Porque sé que tarde o temprano este fenómeno (la falla) me va a pasar factura”, concluye el ingeniero.

Lee aquí el documento Efectos de las fallas asociados a sobreexplotación de acuíferos y la presencia de fallas potencialmente sísmicas en Morelia, en el cual se da cuenta de los riesgos de construir obras civiles en la zona de Ocolusen, y se documenta el paso de la Falla ‘La Paloma’ por la zona donde la SCT proyecta construir el Túnel II de la Segunda Etapa del Libramiento Sur.

 

Gráfica: Mariana Hernández (@mariana1hdzc)

Gráfica: Mariana Hernández (@mariana1hdzc)

 

“Nadie nos garantiza que se construya el túnel con las especificaciones que se requiere. Son capaces de echarle un cemento más barato y ganarse unos milloncitos”: Gustavo Alcocer, vecino de Ocolusen y activista

“¿Quién nos garantiza que el túnel no se va a caer?”

“Y a los vecinos… ¿quién nos garantiza que ese túnel no se va a caer?”.

La pregunta la formula Gustavo Alcocer, habitante de la colonia Ocolusen y activista contra la vialidad.

“Esa es una de las cuestiones que hemos planteado a las autoridades. Y es… quién nos garantiza, al 10o%, que no se va a poner en peligro nuestras vidas con la obra de ese túnel. ¡Y nadie nos lo puede garantizar!”

Alcocer admite que, tal y como señalan los expertos, el avance de la ingeniería y el desarrollo tecnológico permite construir obras civiles muy complejas. Sin embargo, en su opinión, el problema es otro.

“Tenemos antecedentes de que no somos, precisamente, un país muy limpiecito. La corrupción es un elemento que permea, y nadie nos garantiza que se construya el túnel con las especificaciones que se requiere –apunta-. Porque son capaces de echarle un tipo de cemento diferente, más barato, y ganarse unos milloncitos. Eso es algo común, y no que se me haya ocurrido a mí ahora mismo”.

Además, el activista señala que existe una preocupación por parte de la mayoría sobre la construcción del túnel, así como por las más de 34 mil explosiones que se harán en una ladera inestable para hacer la perforación que dará lugar al túnel.

SCT encarga estudio a la UNAM… y luego lo reserva

El Congreso del Estado de Michoacán aprobó por mayoría realizar un exhorto al Gobierno Federal y al Ayuntamiento de Morelia para que se detuviera la obra, hasta que se obtuviera “evidencia del cabal cumplimiento de todas las normas jurídicas”.

Según Reginaldo Sandoval, presidente de la Comisión de Desarrollo Sustentable del congreso de Michoacán, el exhorto incluía “una oferta para celebrar un foro abierto”, en el que participaran autoridades de los tres niveles, académicos, activistas, y vecinos que están a favor y en contra del Libramiento Sur.

Sin embargo, el exhorto fue rechazado –y tildado como “ocioso” por el síndico Salvador Abud-, ya que, tal y como se encargó de recordar en una rueda de prensa el alcalde moreliano, “el Cabildo siempre está apegado a la Ley”.

Ahora bien: ¿qué dice la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) elaborada por la empresa privada Sega para la SCT, y aprobada por la Semarnat?

En primer lugar, que a lo largo del trazo de la obra “no se detectó ninguna falla”, según el documento S.G.P.A./D.G.I.R.A./D.F./2701, elaborado por la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA), organismo dependiente de la Semarnat.

La SCT enfatiza que “la presencia de fallas no imposibilita la construcción de los túneles, ni pone en riesgo su estabilidad durante su vida útil”. Y agrega que: “En todo caso, para la construcción de los túneles se han tomado previsiones geotécnicas (…), para que durante la construcción no se tengan problemas de estabilidad de la excavación”.

Además, de acuerdo con el documento, la SCT remata la justificación del túnel con que usará “la más alta tecnología de construcción de soporte existente en el mundo, como lo es el sistema de enfilaje o paraguas de micropilotes”.

A pesar de esas conclusiones, la misma SCT encargó un estudio a la UNAM para saber si, en efecto, la obra es viable o no. El problema, denuncian los inconformes con la vialidad, es que la SCT no ha hecho público el estudio de la UNAM, para conocimiento de toda la ciudadanía.

Checa aquí el documento en el que el Centro SCT Michoacán informa que las conclusiones del estudio de la UNAM “son reservadas”.

Congreso de Michoacán hizo un exhorto a Gobierno Federal y al Cabildo de Morelia a detener la obra por irregularidades; el Cabildo lo rechazó y tildó el exhorto de “ocioso”

SCT anuncia que el túnel no va, pero la obra continúa

Un mes después de que la SCT recibiera el estudio de la UNAM, y aunque no lo hace público, Mario Alberto Zarazúa, delegado de la Secretaría en Michoacán, anuncia en rueda de prensa que el Túnel II de la Segunda Etapa del Libramiento Sur no se construirá.

En un video publicado por Nuestra Visión Noticias el 3o de agosto de 2012, Zarazúa admite que la decisión de suspender la obra obedece a que el estudio de riesgo de la UNAM, si bien dice que el proyecto es “adecuado”, lo desaconseja por los riesgos que implica.

 

“Hay quienes se oponen a que Morelia tenga este libramiento vital. Pero yo sí quiero que haya Libramiento Sur”: Felipe Calderón

Académicos como Patricia Ávila, Doctora en Antropología Social y maestra en Desarrollo Urbano de la UNAM, apunta que no obstante las declaraciones del delegado, un año después la construcción de la Segunda Etapa del Libramiento Sur continúa.

“La trayectoria no la han cambiado. A nivel de discurso sí, pero en los hechos sigue siendo la bajada por Ocolusen a través del túnel”, señala.

En este sentido, la también investigadora responsable del Área de Ecología Política de la UNAM explica que para cambiar el trazo de una construcción se debe, en primer lugar, realizar otra MIA y someterla nuevamente a aprobación de la Semarnat, tal y como establece el Reglamento de la Ley General del Equilibrio Ecológico.

Lejos de detenerse la obra para estudiar un nuevo trazo, el 29 de mayo del presente año, ya con Enrique Peña Nieto en Los Pinos, el subsecretario de la SCT, Raúl Murrieta Cummings, resalta que el Libramiento Sur “es un hecho”.

Aunado a lo anterior, el presidente municipal de Morelia, Wilfrido Lázaro Medina, asegura que no se descarta que el Libramiento Sur pase por Ocolusen.

Incluso, tan sólo tres meses más tarde del anuncio de Zarazúa ante los medios, Felipe Calderón viajó a Morelia en noviembre de 2012 para supervisar el estado de las obras del Libramiento Sur.

En ese entonces, tal y como se aprecia en un video de Presidencia, el ex delegado de la SCT explica al panista que el trazo del túnel se va a modificar por las condiciones topográficas de la zona, aunque no menciona nada de las conclusiones del estudio de la UNAM –las cuales eran de conocimiento de la SCT desde julio de 2012-, ni de las advertencias de geólogos y Protección Civil.

No obstante, y aún con el cambio de planes anunciado por Zarazúa, Calderón arremetió contra quienes interpusieron amparos y alegaron “cosas ambientales, geológicas, estéticas y sociológicas” para que la vialidad no se lleve a cabo.

“No quieren que Morelia tenga este libramiento vital. Pero yo sí quiero que haya Libramiento Sur”, zanjó Calderón.

Clave de cartera de Hacienda está cancelada desde noviembre 2012

Cuatro meses después de las declaraciones del ex mandatario panista, en febrero de 2013, las excavadoras comenzaron a realizar movimientos de tierra en el punto previsto para el inicio de la vialidad.

El pasado 28 de agosto, Animal Político corroboró a pie de obra que la construcción de la Segunda Etapa del Libramiento Sur continuaba, con todo y túnel. Esto, a pesar de que, según un oficio girado por la oficina de Inversiones, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) canceló desde el 21 de noviembre de 2012 la clave de cartera 1109360009, en tanto la SCT no actualizara el estudio costo-beneficio, y además presentara la documentación que demuestre que el Libramiento Sur es factible técnica, legal y ambientalmente.

Lee aquí el correo electrónico que la Directora General Adjunta de Proyectos de Inversión ‘A’ envía al Movimiento Ciudadano en Defensa de la Loma, en el que explica que la clave de cartera 11093600009 tiene su vigencia suspendida:

hacienda cancela clave cartera

 

Y aquí puede leer el oficio que la SHCP dirige a Clemente Poon Hung, Director General de Carreteras, en el que se le informa que la clave de cartera del Libramiento Sur tiene la vigencia suspendida.

Obra en ‘stand by’

A cuatro de noviembre de 2013, la vialidad se encuentra en ‘stand by’, pero no cancelada para la SCT, debido a que, tal y como admitió en el diario La Voz de Michoacán el síndico del Ayuntamiento de Morelia, Salvador Abud, no ha llegado dinero de la Federación para continuar con los trabajos, puesto que éstos se llevaban a cabo con recursos de 2012, mismos que se agotaron.

Así, ante la exigencia de Hacienda de presentar nuevos estudios que demuestren que la obra sí es viable, la Dirección General de Carreteras de la SCT encarga un nuevo estudio de riesgo. Pero esta vez no se lo pide a la UNAM, sino a la empresa privada Consultec, a la que, por medio de un contrato por invitación de 5 millones de pesos, le encarga el 19 de septiembre de 2013 un “estudio complementario” para que evalúe otra vez los riesgos de construir un túnel en Ocolusen, a pesar de que la UNAM, geólogos y Protección Civil ya lo desaconsejaron, y presente alternativas con las que se asegure la estabilidad de la ladera donde se ubicará el Túnel II del Libramiento Sur.

Sin embargo, activistas denuncian que se trata de un estudio “a modo”, que busca justificar ante la SHCP que la obra sí es factible técnicamente, y así ésta ‘destrabe’ la clave de cartera para continuar con la construcción del trazo tal cual está proyectado por la SCT: de Altozano a Ocolusen.

Asimismo, cabe destacar que Consultec evaluó para la SCT los túneles ‘Los Fresnos’ y ‘La Presa’, en la carretera de reciente inauguración Durango-Mazatlán. Túneles que, reporta la prensa local, sufrieron sendos derrumbes el pasado 20 de septiembre, debido a las lluvias torrenciales originadas por ‘Manuel’.

 

****
Para este reportaje Animal Político buscó la opinión de Sega, empresa que realizó la Manifestación de Impacto Ambiental de la Segunda Etapa del Libramiento Sur de Morelia. Sin embargo, Sega no hizo ninguna declaración al respecto, remitiendo a la SCT para cualquier información sobre el proyecto carretero.

Por su parte, la Secretaría de Obras Públicas del Ayuntamiento de Morelia, a través del área de Comunicación Social, también remitió al Centro SCT Michoacán.

Nadie de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte, tanto a nivel federal como estatal, ha ofrecido versión alguna ante los cuestionamientos que académicos, activistas y vecinos plantean en este reportaje.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Nightingale de Google: el escandaloso proyecto que le permitió acceder al historial médico de millones

Google acaba de cerrar un trato con una enorme empresa de salud en Estados Unidos, Ascension, gracias al cual tuvo acceso al historial clínico de millones de pacientes de hospitales del país.
Getty Images
12 de noviembre, 2019
Comparte

Google ha ganado acceso a una cantidad masiva de datos en Estados Unidos gracias a un acuerdo con una gran empresa de servicios sanitarios.

Se trata de la compañía Ascension, que gestiona 2,600 hospitales en el país.

Gracias al proyecto Nightingale (que significa ruiseñor en inglés), Google tiene acceso a historiales clínicos, nombres y direcciones sin necesidad de haber consultado a los pacientes, según informó el diario estadounidense The Wall Street Journal, el primer medio en dar la noticia.

El gigante tecnológico dijo que esa es “la práctica habitual”.

Entre los datos a los que Google tiene acceso, según el acuerdo, también hay resultados de pruebas de laboratorio, registros de hospitalización y fechas de nacimiento.

Ni a los médicos ni a los pacientes se les informó de que Google puede ver esa información.

El informe de The Wall Street Journal señala que la empresa comenzó a tener acceso a esos datos el año pasado y que se amplió durante el verano.

Google señaló en su página web que su trabajo con Ascension se adheriría a todas las regulaciones de la industria, como la Ley de Portabilidad y Responsabilidad de Seguros de Salud en Estados Unidos, de 1996, también conocida por sus siglas en inglés, HIPAA.

“Para ser claros… los datos de los pacientes no se pueden combinar -ni se combinarán- con ningún dato de consumo de Google”, añadió la compañía.

Cirujana con una tableta

Getty Images
Ni los pacientes ni los médicos fueron informados.

Ascension dijo que el trato le ayudaría a “optimizar” el cuidado de los pacientes e incluiría el desarrollo de herramientas de inteligencia artificial para ayudar a los médicos.

La compañía de servicios de salud también dijo que comenzaría usando los servicios de almacenamiento en la nube de Google y aplicaciones empresariales como G Suite.

Preocupaciones sobre la privacidad

Sin embargo, el proyecto Nightingale ya ha despertado críticas por parte de quienes argumentan que les quita control a los pacientes sobre sus propios datos.

“Hay un enorme problema en que estas asociaciones público-privadas se hagan todas bajo contratos privados, de manera que es bastante difícil obtener algo de transparencia“, le dijo a la BBC Jane Kaye, directora del Centro de Derecho, Salud y Tecnologías Emergentes (HeLEX) de la Universidad de Oxford, en Reino Unido.

“Google dice que no los vincularán con otros datos, pero lo que hacen todo el tiempo es refinar sus algoritmos, perfeccionar lo que hacen y ganar una mayor ventaja comercial”.

Las organizaciones sanitarias están cada vez bajo más presiones para mejorar la eficiencia y la calidad de los cuidados a los pacientes.

Muchas de ellas están valorando el uso de la inteligencia artificial en un esfuerzo por mejorar sus servicios, pero a veces estas acciones despiertan críticas negativas sobre cómo se manejan los datos de los pacientes.

En Reino Unido, la filial de Google para el desarrollo de inteligencia artificial, DeepMind, infringió la ley cuando no pudo explicar a los pacientes cómo usarían sus datos para crear una aplicación sobre una enfermedad renal.

La herramienta, llamada Streams, fue diseñada para resaltar qué pacientes tienen más riesgo de desarrollar una enfermedad renal aguda.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bDSBMWM16Ss

https://www.youtube.com/watch?v=U72BRgPU7_g

https://www.youtube.com/watch?v=H8NO-TEa5QQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.