close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El aborto en 26 historias

Con el afán de romper estigmas, la New York Magazine publica un especial en el que relata las historias de 26 mujeres que han practicado (una o varias veces) la interrupción del embarazo.
12 de noviembre, 2013
Comparte
Protestas para despenalizar aborto

Foto: Cuartoscuro

Luego de décadas de debate, el aborto continúa siendo un tema polémico y estigmatizado, aunque sea una realidad cotidiana de  miles de mujeres que se lo practican alrededor del mundo.

Mientras que en nuestro país, el Distrito Federal continúa siendo la única entidad federativa donde el aborto es legal durante las primeras doce semanas de gestación, el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) calcula que la tasa de abortos inducidos en 2009 en todo México fue de 38 por cada mil mujeres entre las edades de 15 y 44 años, lo que se traduce en números totales en  un millón 25 mil  669 abortos inducidos al año. Con esta cifra, México se ubica entre las tasas de aborto más altas del mundo.

En Estados Unidos, desde hace cinco décadas, el aborto ha sido un tema de amplio debate. Tan sólo en los últimos dos años, 26 de los 50 estados han aprobado 111 provisiones que restringen la interrupción del embarazo. Muy pocas mujeres comparten sus experiencias, lo que provoca que la realidad del aborto, así como las emociones que lo acompañan, se convierta en un testigo silente en la controversia.

Así, con el afán de romper dichos estigmas, The New York Magazine publicó un especial en el que relata las historias de 26 mujeres que han practicado (una o varias veces) la interrupción del embarazo.

Aquí una selección de los testimonios:

Lindsay, 35
Minnesota, 2012
Fui abusada por un hombre. Cuando la chica que atendía la clínica me presentó mis opciones, no pude contener el llanto. La sociedad está demasiado enfocada en que las mujeres seamos madres. Me sentí egoísta por no querer ser madre.

Rachel, 30
West Virginia, 2007
Sufro de trastorno esquizoafectivo. Estoy bien mientras tome mis medicinas, pero me daba miedo que pudiera lastimar a mis hijos como lo hicieron mis padres conmigo. Cuando entendí la historia de las enfermedades mentales en mi familia, mi esposo y yo dijimos “Vamos a ponerle fin al ciclo de abuso y no vamos a tener hijos.” Cuando me enteré que estaba embarazada, no podía parar de llorar. La doctora me pasó folletos de clínicas en distintos estados. No podía seguirme recentando mis medicamentos si estaba embarazada. Manejamos 4 horas hasta Maryland para poderme realizar el aborto en un día y así no tener que faltar al trabajo. Afuera de la clínica habían monjas rezando. Adentro de ella, tuve la sensación de volver a respirar. Opté por el procedimiento de aspiración. En una escala de uno a diez, el dolor llegó al nivel ocho. De camino a casa, tuve naúseas y sangrado leve. La familia de mi esposo nos dejó de hablar y así entendimos quien realmente nos apoyaba. Fue una intersección de estigmas- enfermedad mental y aborto. No puedo vivir sin mis medicamentos y honestamente puedo decir que si no hubiera abortado, ya estaría muerta.

Anya, 36
Nueva York y California, 2003 y 2006
Apoyo enormemente a Planned Parenthood por el trabajo que hace, pero a mi me tocó estar en la sala de espera durante horas y cuando fui atendida, fue por un doctor con la mirada en blanco que no me veía a los ojos. Me desperté en una camilla a la mitad de un pasillo, rodeada de caos. Nadie me explicaba lo que pasaba. Tres años más tarde, me enteré que estaba embarazada otra vez. Recordé que tenía seguro médico así que el procedimiento me costó un total de 30 dólares. De camino, a mi novio le dio un ataque de pánico y me preguntó “¿Qué tal que estás matando a mi hijo?”. Tuvimos que pararnos para que yo pudiera manejar. Respeto que haya sido una experiencia emotiva para él. Yo no lo pienso mucho. Cuando lo platico, y la gente me contesta con cara incrédula, les explico que no hay problema, que no me siento mal. Al final acabo consolándolos.

Para leer los demás testimonios haz click aquí.

Aquí algunas cifras sobre la Interrupción Legal del Embarazo en la Ciudad de México (De 2007 a septiembre de 2013)

Infografía aborto en la Ciudad de México by http://www.animalpolitico.com

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Princeton

La simulación de la Universidad de Princeton que muestra la devastación que causaría una guerra nuclear entre Rusia y EU

Un ejercicio académico de la Universidad de Princeton imagina un escenario en el que Rusia y Estados Unidos desatan su poderío nuclear en un conflicto que escala rápidamente.
Princeton
23 de septiembre, 2019
Comparte

Una guerra nuclear es una amenaza latente y, según los expertos, informar sobre la catástrofe mundial que causaría puede servir para evitar que se haga realidad.

Por eso, un grupo de expertos en seguridad y armas nucleares de la Universidad de Princeton, en Estados Unidos, crearon una simulación llamada “Plan A”, que muestra la devastación que dejaría un conflicto nuclear entre Estados Unidos y Rusia.

Sus cálculos son aterradores.

En cuestión de horas habría 34 millones de muertos y más de 57 millones de heridos.

“El riesgo de una guerra nuclear ha aumentado dramáticamente en los últimos dos años a medida que Estados Unidos y Rusia han abandonado los tratados de control de armas nucleares”, señalan los creadores de la simulación en el blog del programa de Ciencia y Seguridad Global de la Universidad de Princeton.

“Comenzaron a desarrollar nuevos tipos de armas nucleares y ampliaron las circunstancias en las que podrían usar esas armas”, advierten.

En ese contexto, dicen, su motivación con este video es llamar la atención sobre las “consecuencias potencialmente catastróficas de los actuales planes de guerra nuclear de Estados Unidos y Rusia”.


Aquí puedes ver la simulación:


Varios expertos consultados por BBC Mundo, que no estuvieron involucrados en esta investigación, coinciden en que aunque este tipo de ejercicios académicos muestran resultados escalofriantes, pueden ser útiles para persuadir a la potencias de no llegar a un enfrentamiento nuclear.

“Durante mucho tiempo hemos visto simulaciones como esta y siempre son alarmantes“, le dice a BBC Mundo Sarah Kreps, profesora de la Universidad de Cornell, donde investiga sobre la proliferación de armas de destrucción masiva.

“En algunos sentidos, estas simulaciones son útiles para reforzar la disuasión.

“Si no hay transparencia o si hay optimismo sobre las consecuencias de un enfrentamiento nuclear, es más probable que cualquiera de las dos partes escale su postura, ya sea consciente o inconscientemente”.

Para Kreps, los estragos que evidencian este tipo de simulaciones pueden servir para que ambas partes “ejerzan la moderación”.

Pero ¿en qué consiste el video de Princeton y cómo es el preocupante panorama que proyecta en caso de una guerra nuclear?

Millones de víctimas en pocas horas

La guerra imaginaria que ilustra el video comienza con el intento de Rusia de impedir un avance de Estados Unidos y de los miembros de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte).

Para ello, los rusos lanzan un misil nuclear “de advertencia”, sobre la frontera que comparten Alemania, Polonia y República Checa.

Con ese ataque el conflicto escala rápidamente.

misil nuclear ruso

Getty
Una guerra nuclear podría incluir misiles lanzados desde submarinos.

Rusia envía aviones con un total de 300 ojivas nucleares y dispara misiles de corto alcance contra bases y tropas de la OTAN en Europa.

La OTAN, por su parte, responde con aviones que viajan rumbo a Rusia, cargados con 180 ojivas nucleares.

En solo 3 horas, ya habría más de 2,6 millones de víctimas.

Ante la destrucción de Europa, Estados Unidos inicia un ataque con 600 ojivas nucleares que lanza desde su territorio y desde submarinos que apuntan a Rusia.

Rusia responde con misiles que dispara desde instalaciones subterráneas, camiones y submarinos.

Ese intercambio dura unos 45 minutos y deja 3,4 millones de víctimas.

En este punto, el objetivo de cada uno es evitar que el enemigo tenga oportunidad de recuperarse, así que cada bando despliega ataques contra las 30 ciudades más pobladas de cada quien.

En cada bombardeo se utilizan entre 5 y 10 ojivas nucleares, dependiendo del tamaño de la ciudad.

misil

Getty
Los ataques con misiles causarían devastación en pocas horas.

El resultado son 85,3 millones de víctimas en 45 minutos.

Así, en menos de 5 horas, habría 91,5 millones de víctimas. Eso incluye 34,1 millones de muertes inmediatas y 57,4 millones de heridos.

Esas cifras, advierten los investigadores, aumentarían “significativamente” si se toman en cuenta las muertes que a largo plazo causarían los residuos radioactivos en el aire.

¿Cómo lo calcularon?

Los investigadores de Princeton dicen que sus cálculos son “razonables” y están basados en posturas realistas de Rusia y EE.UU., así como los posibles objetivos militares y el daño que pueden causar las armas nucleares.

Con base en la información sobre las armas nucleares que actualmente están desplegadas, los escudos antimisiles y los posibles objetivos de cada arma, los expertos estimaron el orden en el que escalaría la guerra, pasando de ser un enfrentamiento táctico para luego volverse estratégico hasta llegar a atacar ciudades.

El número de muertes y heridos que se producirían en cada fase lo calcularon con base en el NukeMap (mapa de armas nucleares, en español), una herramienta interactiva que muestra el daño que causarían distintas armas nucleares según su potencia y el lugar donde se lancen.

Hiroshima

Getty
La bomba atómica sobre Hiroshima, Japón, en 1945 fue una muestra de lo apocalípticas que resultan las armas nucleares.

El NukeMap fue creado por Alex Wellerstein, profesor del Instituto Tecnológico Stevens y especialista en la historia de las armas nucleares.

La información del NukeMap es “altamente precisa”, según le dice a BBC Mundo Erika Simpson, profesora de política internacional en la Universidad Western en Canadá y especialista en la estrategia nuclear de la OTAN. Simpson no estuvo involucrada en la investigación de Princeton.

¿Cuál es el panorama hoy?

Los expertos coinciden en que esta simulación llega en un momento en el que la amenaza nuclear no es menor.

“Este video es un poderoso recordatorio de que la amenaza de las armas nucleares no se ha ido”, dice Jonathan Marcus, corresponsal de asuntos diplomáticos y de defensa de la BBC.

“Llega en un momento en que la mayor parte de los tratados de control de armas y reducción de armas que ayudaron a mantener el equilibrio estratégico y la disuasión durante la Guerra Fría han sido abandonados”, añade.

Según explica Marcus, actualmente entre Estados Unidos y Rusia solo sobrevive un tratado importante para el control de armas nucleares.

Se trata del START II, que establece límites estrictos y verificables en la cantidad de sistemas nucleares estratégicos de largo alcance que cada parte puede desplegar.

aviones de Estados Unidos.

Getty
Ante la intensificación del conflicto, ambas partes lanzarían ataques con aviones.

“Pero este tratado expira en febrero de 2021”, advierte Marcus. “Y en la actualidad ni Washington ni Moscú parecen tener un gran entusiasmo por extenderlo”.

En agosto, EE.UU. se retiró formalmente del Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF, por sus siglas en inglés), que en 1987 firmaron el entonces presidente de la URSS, Mijaíl Gorbachov, y su homólogo de Estados Unidos, Ronald Reagan.

“Ese fue otro clavo en el ataúd del control de armas”, expone Marcus.

El desplome de estos tratados, explica el corresponsal de la BBC, ocurre cuando estamos ante el surgimiento de nuevas armas “aterradoras”, como los misiles hipersónicos y la aplicación de inteligencia artificial al armamento estratégico.

¿Para qué sirven estas simulaciones?

Aunque espeluznantes, los estudiosos de temas nucleares afirman que estas simulaciones son útiles.

“Este estudio le ofrece información vital al público”, le dice a BBC Mundo Dinshaw Mistry, especialista en proliferación nuclear de la Universidad de Cincinnati y autor del libro “Conteniendo la proliferación de misiles”.

Gorbachov y Reagan

Getty Images
El presidente de la URSS, Mijaíl Gorbachov, y el de Estados Unidos, Ronald Reagan, firman el tratado INF el 8 de diciembre de 1987 en Washington.

“Dicha información ofrece la base para cuestionar la justificación del tamaño y uso de las fuerzas nucleares”.

Mistry coincide con Kreps en que estas simulaciones sirven para pensar en las consecuencias de un conflicto nuclear a gran escala y la importancia del control de armas.

Útil pero limitado

Aunque reconocen su utilidad, los expertos afirman que el trabajo de Princeton tiene limitaciones.

Mistry, por ejemplo, sostiene que este escenario de guerra nuclear a gran escala es “menos probable” que un enfrentamiento a “pequeña escala” en el que las partes usen entre una y cinco armas nucleares en la etapa inicial del conflicto.

“La simulación sería aún más útil si mostrara cómo se puede controlar la escalada y limitar los daños”, apunta.

De manera similar opina Matthew Bunn, profesor de la Universidad de Harvard, especialista en medidas para controlar la proliferación de armas nucleares.

“Sería útil conectar (la simulación) con más información y acciones que podrían tomarse para reducir el peligro“, le dice Bunn a BBC Mundo.

base militar china

Getty
Algunos expertos ven más probable un enfrentamiento entre China y Estados Unidos.

Bunn se refiere a medidas como abordar los conflictos regionales, reducir las tensiones entre EE.UU. y Rusia, revitalizar la implementación de acuerdos pasados y reducir el énfasis que las doctrinas militares ponen en el uso de armas nucleares.

Marcus, por su parte, resalta que el video de Princeton deja de lado un punto álgido.

“Es interesante, quizás, que la simulación elige enfocarse en un intercambio nuclear Rusia-EE.UU.”, dice.

“Mucha gente podría ver más probable un conflicto entre China y EE. UU.

“Rusia es una sombra de lo que era la antigua Unión Soviética en términos de poder bruto, y Putin lo sabe“.

Pero más allá de cualquier análisis puntual, Marcus resalta algo en lo que los expertos están de acuerdo.

Todo este panorama “hace que la necesidad de revivir todo el proceso de control de armas sea más importante que nunca“, concluye Marcus.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZU3QkNT_HGo

https://www.youtube.com/watch?v=rCXa2gRXlcM&t=27

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.