A 9 meses de anunciada aún no hay lista oficial de desaparecidos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

A 9 meses de anunciada aún no hay lista oficial de desaparecidos

Pese a que el gobierno se comprometió a depurar la información para tener certeza sobre el número de víctimas, aún no ha cumplido; Human Rights Watch reclama certeza para las familias.
Por Daniela Rea
13 de noviembre, 2013
Comparte
//Foto: Cuartoscuro

//Foto: Cuartoscuro

Han pasado nueve meses desde que el gobierno de Enrique Peña  Nieto hizo pública una base de datos preliminar sobre personas desaparecidas y pese a que hubo un compromiso por depurar esa información para tener certeza sobre el número de víctimas de ese crimen, no se ha cumplido.

El 26 de febrero de este año la subsecretaria de derechos humanos Lía Limón, presentó la lista con 26 mil 121 datos de personas desaparecidas y se comprometió a depurarla y transparentarla. En mayo, el secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong señaló que en dos meses se tendría la cifra oficial. Eso hubiera ocurrido en julio, pero a la fecha no se conoce la cifra ni se ha transparentado el mecanismo o reglas para depurarla.

Desde entonces a la fecha, las autoridades han dado declaraciones aisladas sobre la depuración de la lista señalando que posiblemente sea menor el número de personas desaparecidas.

Por ejemplo, el 24 de mayo, durante un encuentro con la prensa internacional, Miguel Ángel Osorio Chong, anticipó que la cifra de 26 mil desaparecidos anunciado por la dependencia a su cargo iba a “a bajar muchísimo” porque algunas personas de la lista ya regresaron a su casa y las familias no lo reportaron o porque dejaron su hogar de manera voluntaria. En aquella ocasión, se comprometió a presentar en dos meses “la estadística del número real de desaparecidos”.

El tiempo pasó y para el 30 de octubre Jesús Murillo Karam, procurador general de la República, durante una conferencia de procuradores, dijo a la prensa que en la mayoría de los casos las personas desaparecidas son localizadas.

“Las entidades que reciben esta denuncia, tienen que procesarlas. En la mayor parte de los casos, por fortuna, se les encuentran. Los que no se encuentran son los que tenemos que ubicar en ese sentido, esos son muchos menos, pero muchos menos que las cifras que se manejan”, dijo.

En junio de este año el subprocurador de derechos humanos, Ricardo García Cervantes, apenas deslizó el método la responsabilidad de dicha lista: si bien se encuentra en manos de Segob, dijo que son los gobiernos estatales los responsables de depurar el padrón con parámetros establecidos  por el Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (Cenapi), que pertenece a la PGR.

Human Rights Watch pide certeza en cifras

Por estas omisiones en transparentar el avance y metodología para la depuración de la lista, el director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, envió un comunicado al gobierno mexicano para que informe sobre los avances y dé certeza en la elaboración final de la base de datos.

En entrevista posterior con Animal Político, Vivanco explicó que ha pasado un tiempo razonable desde que presentaron el informe “Los desaparecidos de México: El persistente costo de una crisis ignorada”, en febrero de este año, y hasta ahora no hay transparencia en el proceso de depuración.

“Ha pasado un tiempo más que razonable y hasta ahora no se ha informado nada, sólo hay declaraciones de altas autoridades como el secretario de Gobernación, el procurador, que aseguran que se depura la lista y que inicialmente concluyen que la lista está muy por sobre las cifras reales y que hay muchos casos de personas que han aparecido”.

“Los familiares merecen una respuesta adecuada, una información seria, y no datos o reacciones a cuentagotas aludiendo a las imperfecciones o falencias con las que la lista cuenta. Todos merecen un informe detallado, contundente, serio sobre lo que han hecho estos meses para investigar esos hechos y depurar esas listas. Nos preocupa que hay casos que hemos documentado y no forman parte de la lista, hasta donde sabemos. No sabemos si han sido añadidos”, agregó.

Las fallas de la base de datos dada a conocer en febrero pasado fueron evidentes. Animal Político documentó que no existía información sobre casos de desaparecidos denunciados públicamente por sus familiares, tampoco incluía todos los datos de los 249 desaparecidos documentados por HRW en su informe, además se registraron nombres repetidos. En la base de datos no se distingue a las personas que fueron desaparecidas de manera involuntaria y aquellas que dejaron su hogar de manera voluntaria; tampoco quienes fueron desaparecidos por presuntos criminales o por autoridades.

En la elaboración de la base de datos no se hizo pública la metodología aplicada para su creación, tampoco qué criterios emplean las procuradurías de los estados para documentar las desapariciones ni la coordinación y flujo de información entre ellas.

Sobre la depuración, José Miguel Vivanco urgió al gobierno mexicano a señalar qué estándar de prueba habrá para determinar si una persona fue localizada, si la autoridad federal verificara la información dada por las procuradurías locales o si los familiares podrán impugnar la localización de una persona.

“Estas secuelas, estas atrocidades, no solo en desaparición sino en tortura y ejecuciones, superan con creces las violaciones masivas a derechos humanos cometidas durante la Guerra Sucia, entonces frente a ese panorama, creo que es justo solicitar a las autoridades un balance público para saber dónde estamos, no respuestas a cuentagotas”, apuntó el especialista.

El registro de personas desaparecidas cuenta con un registro de 26 mil 121 personas, según informó Lía Limón al presentarla en febrero de este año, tuvo como base una lista  realizada durante la administración de Felipe Calderón reunida por la PGR con información de las procuradurías locales.

Durante la presentación, se afirmó que esa lista sería depurada con apoyo de los gobiernos estatales, pues se tenían que revisar los casos de personas que ya fueron localizadas, además de diferenciar entre las personas sustraídas de manera involuntaria, aquellas que decidieron abandonar su hogar o quienes estaban extraviados por catástrofes naturales.

Ley inoperante

El Registro Nacional de Personas Extraviadas o Ausentes que presentó el gobierno de Enrique Peña Nieto comenzó sin suelo firme.

El antecedente es la Ley en la materia que se aprobó en abril del 2012 y que entró en vigor ese mismo mes, sin embargo la ley es inoperante porque a un año de que el gobierno federal debió emitir el reglamento, aún no lo ha hecho.

Según esa ley, el registro pertenecería al Sistema Nacional de Seguridad Pública e incluiría a personas desaparecidas, extraviadas sí como aquellas que estén en establecimientos de atención, detención, internación o resguardo, de quien se desconoce su información.

La ley establece sanciones para los funcionarios que no informen al registro sobre casos de desaparecidos que conozcan, que hagan uso indebido de la información, que lucren con ella o que incluyan datos falsos, las sanciones llegan hasta multas de 15 mil salarios mínimos.

El reglamento tiene que establecer las reglas y mecanismo de suministro, intercambio, sistematización y administración de la información con base a una lista mínima de datos propuestos en la ley como nombre, edad, sexo, nacionalidad, lugar de desaparición, origen étnico, discapacidad y otras.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Tragedia en El Espinal: 4 muertos y más de 250 heridos tras colapso de grada en corrida de toros en Colombia

Una tribuna de tres pisos se derrumbó durante una corrida de toros -conocida como corraleja- en el departamento de Tolima, Colombia. En las corralejas el público entra al ruedo a azuzar al toro, lo que lo hace más vulnerable.
27 de junio, 2022
Comparte

Al menos cuatro personas murieron y 250 resultaron heridas este domingo tras el colapso de un área de graderías durante una corrida de toros en el centro de Colombia, informaron las autoridades.

Dramáticas imágenes compartidas en redes sociales muestran una enorme porción del palco de madera, lleno de espectadores, caer sobre la arena en el municipio de Espinal, departamento de Tolima.

Luis Fernando Vélez, director de la Defensa Civil del departamento informó que entre los muertos se encuentran personas que fallecieron en el lugar del accidente y otras que perdieron la vida luego de ser trasladadas al hospital, entre ellas un niño.

“Al hospital han llegado más de 100 heridos. El personal médico no da abasto y se están evaluando dependiendo de las heridas”, dijo el funcionario.

En la noche del domingo, Patricia Henao, gerente del Hospital San Rafael, de El Espinal, informó que entre los heridos 10 se encuentran en estado crítico.

“Tenemos 257 admisiones en nuestro hospital San Rafael por la parte de urgencias. Tenemos 23 admisiones en la Clínica la Victoria, que es la clínica particular. Tenemos cuatro fallecidos, tres adultos y un menor, de 27 niños atendidos. 14 maternas fueron atendidas en sala de partos, dos pacientes por trauma de abdomen, cuatro pacientes en la Unidad de Cuidados Intensivos Crítica”, desglosó.

Foto aérea de plaza de toros de madera, con una tribuna derrumbada.

Getty Images
La tribuna de tres pisos estaba llena de gente cuando colapsó.

El incidente ocurrió durante las tradicionales corralejas, en el marco de las ferias de San Pedro y San Pablo, en las que el público salta al ruedo para enfrentarse a los toros.

Después del desplome del palco improvisado, decenas de personas gritan y huyen en pánico de la plaza, mientras un toro persigue a los espectadores confundidos.

Medios locales reportaron que, tras el incidente, el toro se escapó de la plaza y causó pánico en las calles del pueblo, aunque luego fue controlado.

Varios desaparecidos

Las autoridades creen que el número de fallecidos podría aumentar.

Varias ambulancias fueron enviadas desde las ciudades cercanas de Ibagué y Melgar para atender a los heridos, que desbordaron la capacidad del hospital de El Espinal, agregó Vélez.

map

BBC

La cadena radial Caracol Radio informó que las autoridades de salud de Tolima declararon la alerta roja en la red hospitalaria en El Espinal.

La Defensoría del Pueblo dijo en Twitter que en la morgue se encuentran varios cuerpos sin identificar.

“Lamentando profundamente lo sucedido en nuestra plaza de toros Gilberto Charry, quiero pedirle a la ciudadanía que está en la plaza de toros por favor evacuar, ya los organismos de control están atendiendo la emergencia y ya se evacuaron los heridos a los hospitales”, escribió, por su parte, el alcalde de El Espinal, Juan Carlos Tamayo.

Reacciones

Tras ser informado del desplome de la plaza de toros, el presidente Iván Duque envió un mensaje a las víctimas y anunció una investigación.

“Sentimos la terrible tragedia registrada en El Espinal, durante las fiestas de San Pedro y San Juan, por desplome de palcos en una corraleja. Pediremos una investigación de los hechos; pronta recuperación a los heridos y solidaridad con las familias de las víctimas”, indicó el presidente a través de redes sociales.

En su cuenta de Twitter, el presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, también se solidarizó con las víctimas e hizo un llamado a los alcaldes para no autorizar más eventos similares en el país.

https://twitter.com/petrogustavo/status/1541138473532493826?s=20&t=TgEnd47pJ3WR58_BYG9m7g

El 20 de enero de 1980 ocurrió la mayor tragedia reportada en un espectáculo de este tipo en Colombia cuando los palcos de tres pisos se vinieron abajo en Sincelejo y cayeron sobre cerca de 400 personas.


¿Qué son las corralejas?

Por Natalia Guerrero, BBC News Mundo

Las corralejas son corridas de toros de la costa Caribe de Colombia y otras regiones del centro del país, que usualmente ocurren en temporadas de fiestas regionales.

Consisten en un ruedo de arena rodeado por un corral de gradas (que se construyen en su mayoría para las festividades) en una estructura de varios pisos de base de guadua -un tipo de bambú-, tablas de madera largas y láminas de zinc.

Toreros aficionados en corraleja de Soplaviento, Colombia. 2017.

Getty Images
Los defensores de las corralejas sostienen que son parte del patrimonio cultural del país; para los detractores, son maltrato y crueldad animal.

En estos eventos el público puede saltar al ruedo a torear y burlarse del toro, lo que genera una especie de caos, que para algunos es parte del secreto de unas buenas corralejas, mientras que para otros, lo hace un evento de maltrato animal en el que los espectadores están también vulnerables.

El alcohol, como en muchas fiestas regionales en otros lugares del mundo, es además un factor que está siempre presente.

Pero en las corralejas los toros no se matan, como es el objetivo en las corridas de toros tradicionales.

La tragedia en El Espinal de este domingo, de la que todavía no se conoce un saldo definitivo de víctimas, fue causada directamente por el colapso de su estructura, que derribó al menos seis palcos, que cayeron al piso con todo su público adentro y sobre parte del que ya había en el ruedo.

Pero el sábado, primer día de la temporada de corralejas en esta población tolimense, ya habían resultado heridas nueve personas, seis de las cuales tuvieron que ser tratadas en el hospital, según reportó el diario El Espectador.

En Colombia hay un polarizado debate sobre las corridas de toros, que han sido prohibidas en algunos lugares del país, incluyendo temporalmente en la capital Bogotá.

Los toreros aficionados se cuelgan de las gradas en la corraleja en Soplaviento, Colombia. Diciembre 17 de 2017

Getty Images
Las corralejas son eventos masivos en pueblos de Colombia donde los toreros aficionados entran al ruedo mientras que en las tarimas los espectadores comen y beben.

Sin embargo, una ley de 2009 declaró Patrimonio Cultural de la Nación la Fiesta en Corralejas del 20 de enero en Sincelejo, así que sus defensores sostienen que están protegidas por la ley.

Otras voces, en cambio, se amparan en las leyes contra el maltrato animal para pedir que sean prohibidas, entre ellas, una ley de 2016 que declaró a los animales en Colombia como seres sintientes, que deben ser protegidos “contra el sufrimiento y el dolor, en especial el causado directa o indirectamente por los humanos”.

Eventos como el de El Espinal, que deja niños entre las víctimas, revive el debate, no sólo de los animales versus los apasionados por el toreo colectivo, sino por la regulación ausente de las estructuras en las que se celebran las corralejas, lo que hace que esta no sea la primera tragedia que ocurre en este tipo de eventos.

En 1980, 500 personas murieron y más de mil resultaron heridas en la ciudad de Sincelejo cuando se derrumbarron varios palcos improvisados para una corraleja.

La llegada al poder en agosto del presidente electo Gustavo Petro, un detractor de las corridas de toros, podría cambiar el rumbo de estos eventos.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=asyDLF9LXlI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.