Alcalde de Ensenada entrega la Ruta del Vino a inmobiliarias
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Alcalde de Ensenada entrega la Ruta del Vino a inmobiliarias

El reglamento aprobado por el Cabildo indica que el ayuntamiento podrá autorizar cambios en el uso de suelo para la construcción de hoteles o conjuntos plurifamiliares en la zona agrícola del Valle de Guadalupe.
Por Tania L. Montalvo
11 de noviembre, 2013
Comparte
//Foto:  Por un Valle de Verdad

//Foto: Por un valle de verdad

Pese a la oposición de vitivinicultores, otros productores agrícolas y pobladores del Valle de Guadalupe para modificar el Programa Sectorial que regula el uso de suelo en la región de la Ruta del Vino, el presidente municipal y el cabildo de Ensenada crearon y aprobaron un reglamento que les da facultades para autorizar cualquier cambio en la zona agrícola.

El Reglamento de Zonificación y usos de suelo para el Programa Sectorial de Desarrollo Urbano-Turístico de los Valles vitivinícolas de la Zona Norte del Municipio de Ensenada, Baja California —aprobado el jueves en la noche por el Cabildo fast-track en sesión extraordinaria­— indica que el ayuntamiento podrá modificar el uso de suelo en la región y agrega tres nuevos conceptos para construcciones: conjuntos unifamiliares, plurifamiliares y proyectos de hotelería.

En zona agrícola, ahora será posible tener complejos hoteleros con edificaciones de dos niveles en lotes de 50 mil metros cuadrados con hasta 50 cuartos, cuando antes se permitían únicamente “proyectos de vivienda agrupada” con una vivienda por cada dos hectáreas.

En el caso de conjuntos plurifamiliares, se podrán construir hasta cinco viviendas por hectárea cuando el Ayuntamiento lo autorice tras la presentación de un estudio paisajístico, pues el nuevo reglamento elimina la condición de contar con un estudio de impacto urbano para iniciar cualquier tipo de construcción.

Un primer intento por permitir el ingreso de desarrollos turísticos e inmobiliarios en la zona agrícola del Valle de Guadalupe se dio en septiembre pasado cuando el Ayuntamiento de Ensenada presentó modificaciones al Programa Sectorial de Desarrollo Urbano-Turístico de los Valles Vitivinícola de la Zona Norte del Municipio de Ensenada (Región del vino) para cambiar el uso de suelo agrícola y natural por uno “habitacional turístico campestre” y de “recreación”.

El proyecto encontró opositores entre pobladores de la zona, pero también en productores y vitivinicultores que criticaron el interés por modificar el Programa Sectorial que fue publicado en octubre de 2010, pero que nunca fue reglamentado por la administración del priista Enrique Pelayo.

Reglamentar el uso de suelo

Después de ignorarlo por tres años, a semanas de que finalice su gestión —el próximo 30 de noviembre— Pelayo y el Cabildo decidieron reglamentar el Programa Sectorial, pero en lugar de tomar en cuenta la propuesta hecha por el Instituto Municipal de Investigación y Planeación de Ensenada (IMIP) —y presentada al Cabildo en septiembre— que ya contaba con el apoyo de pobladores y vitivinicultores, crearon y aprobaron su propio documento.

Con el reglamento aprobado se busca regularizar y modificar el uso de suelo para todas las construcciones que hayan iniciado actividad como hoteles, campos de golf y otras; pese a que éstas se prohíben en el Programa Sectorial de Desarrollo Urbano-Turístico.

“El presente reglamento también tiene por objeto regularizar todos y cada uno de los proyectos, asentamientos, hoteles, comercios, campos de golf, o inmuebles destinados a actividades deportivas, que a la fecha se encuentren físicamente en la Región del Vino, materia de este cuerpo de leyes. Razón por la cual los mismos y a solicitud de los interesados, propietarios o posesionarios contarán con la Autorización de Uso del Suelo, de manera automática, siempre y cuando no contravenga Leyes Estatales y lo soliciten dentro de los 360 días siguientes a la publicación de este Reglamento en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado”.

Esta propuesta de reglamento se votó el jueves en la noche, en una sesión extraordinaria en la que regidores dijeron a vitivinicultores que no se trataba de una reunión de trabajo sino de una fiesta privada.

Ante la insistencia de vitivinicultores de conocer si en la reunión se discutiría el tema del uso de suelo en el Valle de Guadalupe, personal del palacio municipal de Ensenada apagó las luces del recinto tras insistir en que no habría sesión; aunque finalmente el documento se presentó, se votó y aprobó.

En el Cabildo, la única regidora que votó en contra del proyecto fue la panista María del Carmen Iñiguez Casanova, quien asegura que como ella, la mayoría de los regidores no conocían el documento que aprobaron.

La funcionaria dijo a Animal Político que el reglamento es una forma de legitimar que se viole la ley en el Valle de Guadalupe, ubicado en el noroeste de Baja California.

“Deja abierto a que hoy por hoy algunos desarrolladores inmobiliarios grandes que no han cumplido con la normatividad en el Valle puedan regularizarse, legitimen sus megaproyectos”.

Desde mediados de este año, en Ensenada se construye y oferta el desarrollo residencial y turístico “Rancho Olivares Masterplanned Country Community”, que cuenta con 4,500 viviendas, un hotel, un Club de Golf y un centro comercial. El terreno pertenece a Grupo Lagza, propiedad del desarrollador de bienes raíces, Carlos Lagos, y del actual subsecretario general de Gobierno del Ayuntamiento de Ensenada, Ricardo Zazueta.

El nuevo reglamento también menciona que queda “sin efecto alguno” las disposiciones del Programa Sectorial que tengan que ver con áreas no urbanizables, áreas de reserva para extensión urbana y agropecuaria, en donde se limitaba la construcción.

En peligro, la vocación del Valle

Esta región produce 1.2 millones de cajas de vino cada año, es decir, el 90% de la producción nacional total, aunque también se caracteriza por el cultivo de aceituna. El principal problema en la zona es la escasez de agua.

Actualmente, en los tres poblados del Valle de Guadalupe —Francisco Zarco, El Porvenir, San Antonio de las Minas— la cobertura del servicio de agua potable es de 66% y de drenaje sanitario de 84%.

Según datos oficiales, el acuífero de Guadalupe reporta un déficit de 20 hectómetros cúbicos, por lo que es calificado por el mismo Ayuntamiento como “en condiciones de explotación máxima”. Ese sistema es la principal fuente de agua para la industria vitivinícola de la región pero también para abastecer a Ensenada.

Adrián García de la Vinícola Retorno dijo que con este nuevo reglamento se concreta el plan para “acabar con la vocación agrícola del Valle de Guadalupe”.

Vitivinicultores, prestadores de servicios, pobladores y otros productores participaron este sábado 9 de noviembre en una caravana en contra del reglamento aprobado por el Cabildo.

250 vehículos partieron del Palacio Municipal de Ensenada y se dirigieron al Valle de Guadalupe para recorrer los municipios que se verán más afectados con estos cambios: Francisco Zarco, San Antonio de las Minas y El Porvenir.

Según la regidora Iñiguez Casanova el único camino para “salvar al Valle” es evitar que el reglamento sea publicado en el Periódico Oficial del Estado argumentando que “un reglamento no puede ir en contra de una ley”.

“Nuestro argumento es que este reglamento está violentando no sólo al mismo Programa Sectorial si no también a la Ley de Desarrollo Urbano del Estado, al corredor ecológico que también se tiene que respetar y que lo está violentando”.

El equipo del alcalde electo de Ensenada, el priista Gilberto Hirata Chico, no respondió a la petición de Animal Político de conocer la postura sobre la aprobación del reglamento, dijeron que se emitirá en los próximos días.

En la sesión extraordinaria del cabildo, votaron a favor los siguientes regidores:

Raymundo de la Mora (PRI)

Antonio Lomeli Sedano (PRI)

Macario Díaz Rodríguez (PRI)

Alberto Moreno Garayzar (Panal)

Adriana Lencioni (PRI)

Graciela Moreno (PRI)

Hilda Chanes Miranda (PVEM)

Livia Coutolent (PRI)

Lorenzo Cárdenas Zertuche (PT)

Alejandro González León (PES –partido local-)

Joaquín Bolio Pérez (PRD)

 

En contra

Carmen Iñiguez Casanova (PAN)

 

Se abstuvo

-Alcalde

Enrique Pelayo Torres (PRI)

 

Ausente

Aníbal Santana Chaires (PAN)

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El inicio del “paro armado” del Clan del Golfo en Colombia deja decenas de actos violentos

La organización criminal tomó represalias luego de la extradición de Otoniel quien fue su principal líder.
7 de mayo, 2022
Comparte

El primer día de “paro armado” del Clan del Golfo en Colombia dejo decenas de actos violentos.

Después de la extradición esta semana a Estados Unidos de alias Otoniel, la organización criminal que el líder narco dirigió, el Clan del Golfo, tomó represalias e inició un “paro armado” que durará cuatro días.

En el primer día ya se reportaron en diferentes carreteras del norte del país, alrededor de 100 vehículos incinerados entre camiones, buses, automóviles y motocicletas, según informó el gobierno.

La prensa local, por su parte, compartió imágenes de municipios que amanecieron con grafitis alusivos a las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), como también se conoce a la organización criminal.

Durante los ataques conocidos como “paros armados”, los grupos criminales bloquean vías, restringen la libre movilidad y envían mensajes amenazantes que obligan el cierre de establecimientos comerciales y la suspensión de clases en colegios y universidades.

En respuesta a los hechos, el ministro del interior, Diego Molano, asistió a consejos de seguridad regionales en las zonas más afectadas.

Molano reveló que Wilver Giraldo, alias ‘Sipoas’, y Jesús Ávila Villadiego, alias ‘Chiquito Malo”, asumieron el liderazgo del grupo criminal después de la captura de Otoniel en 2021.

Molano anunció, también, que han aumentado la recompensa por cada uno de los cabecillas

El Clan del Golfo -también llamado Autodefensas Gaitanistas, Los urabeños o Clan Úsuga- es una de las principales organizaciones criminales de Colombia. De acuerdo con un reporte de la Policía Nacional y la Fundación Paz y Reconciliación, tiene presencia en 211 de los 1.103 municipios que hay en el país.

Su principal líder ha sido Otoniel, quien luego de ser extraditado a EE.UU. esta semana se declaró no culpable ante un fiscal federal en Nueva York, renunció a solicitar libertad bajo fianza y espera enfrentar un juicio con jurado.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VAA9SgC0w9Q

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.