Capítulo de regalo: 'Esperanzas en papel de arroz'
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Capítulo de regalo: 'Esperanzas en papel de arroz'

“Esperanzas en Papel de Arroz” nos introduce al papel que sufren muchas mujeres dentro del fenómeno del narcomenudeo.
Por Omar Sánchez de Tagle
30 de noviembre, 2013
Comparte

libro esperanzas.jpg

La próxima semana se presentará en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara la más reciente novela de Susana de Murga, “Esperanzas en Papel de Arroz”, que nos introduce al papel que sufren muchas mujeres dentro del fenómeno del narcomenudeo.

En esta obra la autora asegura que aborda el tema del narcomenudeo desde una perspectiva de falta de oportunidades laborales, en donde la protagonista Carmela, decide sacar adelante a su familia mediante el único camino que se abre ante ella: el narcomenudeo.

Ella la protagonista no tiene ambiciones de riqueza, sólo aspira a vivir dignamente, a recuperar lo que la crisis económica y el desempleo le arrebataron. Es durante la agonía de no encontrar un trabajo y de ver crecer las deudas que conoce a Presi, el distribuidor local de drogas.

Él la adentra en la venta de drogas pero también en el mundo de los periódicos; los titulares y los caricaturistas le hablan de su propio devenir, de las razones por las que su vida tomó una dirección insospechada. Tras la máscara de vendedora de golosinas se esconden los miedos y dentro de su canasta conviven sueños fritos y esperanzas envueltas en papel de arroz.

En entrevista con Animal Político la autora explica que el titulo “Esperanzas en Papel de Arroz”, se basa en que las esperanzas de la protagonista vienen “justamente de las hojas de papel de arroz que son con las que se envuelven los cigarros de mariguana”.

¿Por qué te interesan este tipo de temas?

A mí me interesa el ser humano y cruzar por tanto las emociones que todos sentimos, a mí me interesa describir y utilizar las bondades de la literatura, tu apelas a esas emociones en un caso particular y puedes abordar un universo mucho mayor, creo que me interesa mucho más el ser humano que las instituciones.

¿Qué intentas decirle al lector en esta nueva novela?

Pues que hay que abrir los ojos a las nuevas problemáticas, porque a veces nos venden historias y no tenemos todos los argumentos para entender las razones y las causas. Esperanzas en papel de arroz no plantea que el narcomenudeo sea una buena opción, más bien plantea cómo la protagonista se enfrenta a toda una serie de problemáticas.

La novela tiene la intención de ver los motivos por los cuales una mujer que es madre de familia elige tomar ese camino, que en realidad es lo que pasa hoy en día y lo podemos ver en las estadísticas en las que las amas de casa se están convirtiendo en las narcomenudistas más importantes.

Esta novela tiene una cosa que a mí me divirtió mientras la escribía y es que toma cosas y datos de los periódicos, la protagonista comienza por ejemplo a ver los titulares de los periódicos y se da cuenta de que casi van narrando su vida. La novela hace un homenaje a las voces de los moneros, cuyo humor cáustico retrata al México de hoy, el que derrota las aspiraciones de gente como Carmela y la empuja a la ilegalidad.

La novela de Susana de Murga se presentará en el stand J4 del área nacional de la Feria Internacional del Libro que se celebra del 30 de noviembre al 8 de Diciembre del año en curso, en Expo Guadalajara.

Susana de Murga nació en la ciudad de México en 1968. Estudió la licenciatura en Economía atraída por la idea de dilucidar las posibilidades de crecimiento de su país, más aún, las de una distribución equitativa. Sin embargo, encontró su verdadera vocación en la literatura porque ella le brindó más respuestas y le permite una réplica. Es así que decidió participar en diversos talleres y cursar la maestría en Apreciación y Creación Literaria en Casa Lamm. Actualmente es docente en esa institución. Es autora de La vida en un hilván (Ediciones Felou 2008), Mejor morir bajo un
zapato (Ediciones Felou 2011).

Lee aquí el capítulo de regalo:

Esperanzas en Papel de Arroz by mureste4878

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Bukele contra las maras: policías denuncian que los obligan a cumplir cuotas de detenciones en la guerra contra las pandillas

Representantes del gremio policial advierten que la detención masiva de pandilleros es una “bomba de tiempo” para un sistema carcelario que ya está sobrepoblado.
19 de abril, 2022
Comparte

Los policías capturaron a dos mujeres sospechosas de colaborar con las pandillas en El Salvador. Cuando las trasladaban en una patrulla, el inspector dijo a los agentes que incluyeran en su reporte a tres personas arrestadas en otros operativos como parte del régimen de excepción que aprobó el Congreso a finales de marzo para combatir a las maras.

Los agentes se negaron. El inspector advirtió que si no acataban la orden de presentar a los cinco detenidos dentro de un mismo procedimiento, serían enviados al otro extremo de El Salvador.

Finalmente fueron trasladados y los agentes lo denunciaron en un informe enviado a Marvin Reyes, secretario general del Movimiento de Trabajadores de la Policía, y al que tuvo acceso BBC Mundo.

Reyes explica a BBC Mundo que ese incidente fue el detonante que llevó al sindicato de la policía salvadoreña a denunciar que los jefes policiales exigen cuotas diarias de arrestos a sus agentes en un momento en el que el gobierno del presidente Nayib Bukele se propone capturar a 20.000 miembros de pandillas.

Bukele reclamó al Congreso que aprobara un régimen de excepción, que entra en su cuarta semana, y a modificar el código penal tras el aumento de homicidios el último fin de semana de marzo.

Esas medidas forman parte de lo que Bukele llama “guerra contra las pandillas” y por la que asegura que ya han sido detenidas 10.000 personas.

El sindicato policial asegura haber recibido 15 denuncias de imposición de cuotas de detención en seis de los 14 departamentos que conforman el país.

En BBC Mundo hablamos con Marvin Reyes, que denuncia las presiones pero comparte las medidas impulsadas por Bukele y el Congreso, de mayoría oficialista, contra las maras.

BBC Mundo solicitó al gobierno de Bukele y al comisionado de la Policía, Mauricio Arreaza Chicas, un comentario sobre la denuncia pero hasta el momento de la publicación no obtuvo respuesta.


Marvin Reyes

Marvin Reyes
Marvin Reyes es el secretario general del movimiento de trabajadores de la Policía Nacional Civil de El Salvador.

¿Qué está pasando con las detenciones de los pandilleros durante el régimen de excepción?

Algunos oficiales que dirigen unidades policiales en diferentes partes del país están imponiendo cuotas de detenidos por día. Por ejemplo, en el municipio de Ciudad Delgado, en San Salvador, le están imponiendo a cada patrulla seis detenidos por día. Los compañeros que están en esa zona dicen que no pueden llegar a veces a ese número porque ya no hay pandilleros allí, han huido a otros sectores para esconderse.

No estamos en una competencia para ver qué unidad policial captura más pandilleros. El objetivo de esto es sacar de circulación a aquellos delincuentes que están vinculados a las pandillas. Para eso hay mecanismos, los aparatos de inteligencia ya tienen identificadas las estructuras de las pandillas, los que colaboran con ellos.

Los esfuerzos de los agentes de la policía están enfocados hacia esta gente, pero no para generar un aspecto de presión para que lleguen a un determinado número. En eso no estamos de acuerdo, porque se está empujando al policía a que capture incluso a alguien que no tenga que ver con pandillas, y para llenar ese cupo, meterlo ahí junto con los demás.

¿Qué dicen los jefes policiales? ¿Qué han respondido después de estas denuncias?

Absolutamente nada. No responden, ignoran las denuncias que se están haciendo. Y el director de la policía, el comisionado Mauricio Arreaza Chicas, tampoco responde. Él no está intercediendo por la gente, simplemente está ignorando las acciones que están cometiendo jefes territoriales. El director debería interceder y evitar que se generen estos traslados.

Nayib Bukele

Getty Images
El presidente Nayib Bukele pidió al Congreso aprobar la medida del régimen de excepción.

¿Es verdad que recibieron la orden de detener a los pandilleros de la MS-13 y no a los de Barrio 18?

Es verdad. Hemos recibido muchas denuncias de varios departamentos del país donde los oficiales le han dicho al personal que tienen bajo su mando que no detengan a pandilleros de Barrio 18, no importa si es la facción sureña o revolucionaria. Que se enfoquen en los de la pandilla MS.

No sabemos cuál es el motivo. Los oficiales dicen al personal que son órdenes superiores. Eso es lo único que hasta el momento hemos podido recabar porque no hemos encontrado una razón.

¿Es factible detener a más de 10.000 personas en dos semanas, como ha informado el gobierno?

Sí, porque la policía lleva sus registros de personas detenidas con lujo de detalles.

Manos esposadas.

Getty Images
Los hombres que llevan tatuadas marcas de las pandillas son detenidos en El Salvador.

¿Qué diferencia hay entre el régimen de estado de excepción y otros operativos de seguridad anteriores que se han aplicado para combatir a las pandillas?

El código penal ha sido modificado para que la sola pertenencia a las pandillas sea motivo de delito. Para un miembro de pandillas son 30 años de cárcel. Para un colaborador son 15. Eso no existía antes. Era muy difícil establecer que un sujeto pertenecía a una pandilla, había que reunir alrededor de 12 requisitos por cada pandillero. Ahora es más rápido.

Sabemos que un tipo que anda tatuado claramente pertenece a la pandilla y va preso. Mediante los aparatos de inteligencia de la policía, entrevistas y otros parámetros, se tienen que establecer indicios para determinar la pertenencia a la pandilla de quienes no están tatuados y aplicar la ley.

Aquí hay mucha gente que ha estado colaborando con las pandillas.

Mucha gente ha vivido a expensas de estas colaboraciones y tienen carros y casas lujosas. No se tatúan y pasan como personas normales, pero están colaborando directamente con las pandillas. Esta gente también va presa y lleva 15 años de cárcel.

¿Existe el riesgo de que por ser ahora un proceso más expedito metan presa gente inocente?

Eso es lo que no se debe hacer. En la policía no debe existir el margen de error porque no podemos estar metiendo gente inocente a la cárcel. Es el cuidado que se tiene que tener para establecer plenamente aquellos que no están vinculados a la pandilla.

El Salvador

Getty Images

¿En cuánto se estima la población pandillera de El Salvador?

Estimamos que son alrededor de 70.000 pandilleros solo de la MS a nivel nacional. Hay que multiplicar los colaboradores por cinco o seis. Sobre la 18 hablamos de unos 20.000 a nivel nacional. Hablamos aproximadamente de unos 100.000 pandilleros diseminados por todo el territorio de El Salvador.

¿Qué impacto pueden tener estas detenciones masivas en la población carcelaria?

Esto es una bomba de tiempo. Ya había una sobrepoblación, quizás del 200% o 300% en casi todas las cárceles del país. Y meter a esta gran cantidad de detenidos va a generar más problemas de los que ya tiene el régimen carcelario. Las cárceles no tienen la capacidad ni están diseñadas para albergar a esa gran cantidad de población. Se va a sobresaturar el sistema.

Las autoridades de centros penales tendrán que buscar un mecanismo para contener a toda esta gente. Buscar algún edificio temporal que puedan adecuar rápidamente para mover a tanta gente. Las bartolinas de la policía, las cárceles pequeñas preventivas dentro de cada base policial, son limitadas. Las más grandes pueden contener 125 personas máximo.

Hombre detenidos en una prisión en El Salvador

Getty Images
Marvin Reyes asegura que las detenciones agravarán el hacinamiento carcelario en El Salvador.

¿Es posible que las pandillas aprovechen las cárceles como un espacio para encontrarse y reorganizarse?

Podría ser. Es una gran posibilidad porque el delincuente siempre está buscando la manera de contrarrestar o superar las acciones de las autoridades, sobre todo los planes de seguridad y los métodos carcelarios. Lógicamente ellos van a tratar de causar inestabilidad dentro del sistema penitenciario.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=nniRPDLfaJ0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.