close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

GDF se niega a investigar a jefes policiacos, por abusos del 1DMX

Como parte del especial 'Nosotros Marchamos', Animal Político aborda las consecuencias jurídicas y legales para los manifestantes del 1Dmx y para las autoridades.
Por Paris Martínez / tercera parte de cuatro
27 de noviembre, 2013
Comparte

A un año de que cientos de personas, en su mayoría jóvenes, se lanzaran a las calles a marchar contra el gobierno de Enrique Peña Nieto y la criminalización de la protesta social, Animal Político aborda en la tercera entrega de este especial en cuatro partes las consecuencias jurídicas y legales de las movilizaciones para los manifestantes y las autoridades.

MArchas

1dmx3

Aspectos de la confrontación entre manifestantes y elementos de seguridad pública del DF, el 1 de diciembre de 2012. //Foto: Cuartoscuro

 

El 9 de mayo de este año, el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, anunció la “aceptación integral de la recomendación 7/2013”, emitida por la Comisión de Derechos Humanos del DF, luego de comprobar que la policía capitalina incurrió en graves irregularidades durante el operativo del 1 de diciembre de 2012, con el cual fueron disueltas las manifestaciones sociales realizadas ese día por la toma de protesta del presidente Enrique Peña Nieto.

Según la recomendación 7/2013, entre estas actuaciones anómalas de la policía destacan el haber brindado impunidad a un grupo de 50 personas que protagonizó los disturbios públicos, a los cuales la autoridad dejó operar sin contención alguna; otra irregularidad fue que, al tiempo que se dejaba actuaba al grupo violento, la policía arremetía en contra de manifestantes pacíficos, capturando ilegalmente a 99 personas que no habían cometido ningún delito, además de que seis de estos detenidos fueron torturados por los granaderos capitalinos –un sólo adolescente recibió más de 200 patadas de policías, tal como documentó la CDHDF–.

Por todo ello, informó en mayo el gobierno local, “se ha decidido aceptar la totalidad de los puntos recomendatorios” formulados por Derechos Humanos y, más aún, la autoridad capitalina anunció que “se compromete a instrumentar los procedimientos administrativos y legales que permitan que los hechos sean efectivamente investigados”.

Sin embargo, aún cuando esta postura fue anunciada públicamente , difundida por las autoridades del DF entre la ciudadanía y la prensa nacional, en los hechos, una de las exigencias más importantes de la recomendación 7/2013, incluida en el Punto Recomendatorio Número 6 –el cual demanda iniciar procedimientos penales contra los mandos de policía que coordinaron el operativo– oficialmente fue rechazada por el gobierno de Mancera, tal como se desprende del Informe de recomendaciones sujetas a seguimiento , elaborado por la CDHDF y actualizado al 31 de octubre.

A la letra, el punto 6 de esta recomendación, y que se encuentra en el estatus de “No aceptado”, establece “que en un plazo no mayor de 15 días naturales, contados a partir de la aceptación de la presente Recomendación, se formule denuncia ante la Fiscalía para la Investigación de los Delitos Cometidos por Servidores Públicos, de la Procuraduría General de Justicia del DF, a fin de que se investiguen los delitos en que pudieron incurrir los mandos medios y superiores de la policía adscrita a la Secretaría de Seguridad Pública, por sus acciones y omisiones en el operativo del 1 de diciembre de 2012″.

Responsabilidades de alto nivel

Aún cuando la recomendación 7/2013 señala que, en el terreno, las distintas violaciones a derechos humanos del 1 de diciembre de 2012 fueron cometidas por elementos de tropa, también destaca distintas actuaciones irregulares por parte de los mandos medios y altos de la SSP-DF, que dieron pie a que los abusos en el campo de operaciones se concretaran.

En primera instancia, la Comisión de Derechos Humanos del DF concluyó que, “a pesar de que los propios elementos policiales alertaron al menos 30 minutos antes a los mandos superiores, de los riesgos a los bienes públicos y privados establecidos en las avenidas Juárez y Paseo de la Reforma, no se tuvo la previsión de protegerlos de los inminentes daños“, lo que dejó una veintena de hoteles, instituciones bancarias y oficinas públicas a merced del reducido grupo de agresores que protagonizaron disturbios, en el marco de una manifestación en el que la gran mayoría de los asistentes actuaba de forma pacífica.

Para la CDHDF, “esa actitud omisa y permisiva” por parte de los mandos que coordinaban el operativo “contravino la obligación de custodia y vigilancia y, por ende, de protección de los bienes públicos y particulares, en agravio de los derechos de los propietarios de los establecimientos, sus empleados y en detrimento del patrimonio de la Ciudad de México”.

Más aún, la Comisión de Derechos Humanos del DF concluyó que, durante el operativo del 1 de diciembre del año pasado, la prioridad del “puesto de mando de la SSP” no fue garantizar la seguridad de los manifestantes y de los bienes públicos y privados, sino impedir que la protesta pacífica llegara al Zócalo, ya que, “el operativo implementado por SSP-DF, más allá de dirigirse a mantener el orden público, la protección de la integridad física y patrimonial de las personas y la prevención de conductas delictivas, se encauzó a impedir que las personas que se manifestaban legítima y pacíficamente llegaran a una ubicación estratégica para la difusión de sus ideas, como lo era el Palacio Nacional”.

De hecho, la CDHDF subraya que varias detenciones arbitrarias realizadas por policías capitalinos en las inmediaciones del Zócalo, se realizaron “en cumplimiento a las órdenes del puesto de mando de la SSP-DF”.

Por último, se destaca que “la falta de previsión y de materialización de decisiones en tiempos adecuados, por parte de los mandos superiores, generó sin duda alguna una sobreexposición de los elementos de la policía a los actos de violencia”.

Todas estas acciones, insistió el ombdusman capitalino, vulneraron el derecho a la libertad, a la seguridad e integridad personales, el derecho a manifestarse de manera pacífica y el derecho a la libertad de expresión.

Los nombres

Aunque la recomendación 7/2013 no enlista a todos los mandos medios y altos de la SSP-DF que intervinieron en el operativo del 1 de diciembre de 2012, sí menciona por su nombre a los principales responsables del despliegue policial, empezando por Darío Chacón, entonces subsecretario de Operación Policial de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, y quien fue designado como “mando único” del operativo. Chacón, actualmente, funge como coordinador de Restablecimiento del Orden Público de la Policía Federal.

Además, se menciona a Luis Rosales Gamboa, entonces encargado de despacho de la Secretaría de Seguridad Pública, y que a la fecha ocupa el cargo de subsecretario de Control de Tránsito de la policía capitalina.

Asimismo, la recomendación 7/2013 identifica la participación de Héctor Hidalgo, José Francisco Villagómez Pulido, Germán Pérez y Adriana Campero, quienes entonces fungían como subdirector del Grupo Especial de la Policía Metropolitana, director de la Zona Centro, director de la Zona Norte y directora de Enlace Institucional, respectivamente, y cuyas funciones actuales no pudieron ser determinadas, debido a que la SSP-DF no ha hecho público su nuevo organigrama de mandos –a casi un año de haber arrancado la actual administración–.

La recomendación, además, menciona la participación del entonces director General de la Policía Metropolitana y de cinco directores de Zona de la Policía de Proximidad, aunque no menciona sus nombres.

Cabe destacar que, para conocer la postura del Gobierno del Distrito Federal, y de la Secretaría de Seguridad Pública del DF, en torno a los incumplimientos a la recomendación 7/2013, aceptada hace ya siete meses, Animal Político solicitó entrevistas tanto con la Secretaría de Gobierno como con la SSP-DF.

En el caso de la Secretaría de Gobierno, ésta accedió a brindar la entrevista, aunque, en los hechos, nunca la concedió; y en el caso de la Secretaría de Seguridad Pública del DF, la petición de entrevista fue abiertamente denegada.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

El caso del afroestadounidense condenado a muerte que fue juzgado 6 veces por el mismo crimen en EU

Curtis Flowers es acusado de cuatro homicidios, pero se ha librado de la pena capital debido a motivos raciales que han causado polémica durante sus juicios.
Reuters
24 de junio, 2019
Comparte

La Corte Suprema de Estados Unidos anuló este sábado la condena del afroestadounidense Curtis Flowers, sentenciado a muerte por sexta vez en Mississippi, debido a que la Fiscalía excluyó a los jurados negros del juicio.

Los jueces dictaminaron 7-2 que su derecho a un juicio justo había sido violado.

Flowers, de 49 años y que lleva 22 en prisión, ha sido juzgado seis veces por los asesinatos de cuatro trabajadores de una tienda de muebles en Winona, Mississippi, en 1996.

Y el estado podría llevarlo a juicio por séptima vez por el mismo caso.

¿Qué pasó en los juicios?

Flowers fue declarado culpable en los tres primeros procesos, el primero con un jurado compuesto exclusivamente por individuos blancos y los dos siguientes con un solo integrante negro. El cuarto y quinto fueron juicios nulos.

Corte Suprema de Estados Unidos.

Getty Images
Los fiscales en EE.UU. pueden descartar a un número limitado de posibles integrantes del jurado al inicio de un caso sin dar una razón, pero es ilegal hacerlo por motivos de raza.

La Corte Suprema de Mississippi anuló las tres primeras condenas por “numerosos casos de conducta indebida de la fiscalía”, incluida la discriminación contra los jurados negros.

Los fiscales en EE.UU. pueden descartar a un número limitado de posibles jurados al inicio de un caso sin dar una razón, pero una resolución de la Corte Suprema de 1986 hizo que fuera ilegal hacerlo por motivos de raza.

En el sexto juicio, los fiscales desestimaron a cinco de los seis miembros afroestadounidenses, lo que, según Flowers, era discriminatorio.

La Corte Suprema de Mississippi emitió la sexta condena, pero la Corte Suprema de EE.UU la anuló el viernes.

¿Qué dijo la Corte Suprema de EE.UU.?

El juez Brett Kavanaugh, quien emitió por escrito la opinión de la mayoría, dijo que el Estado había estado “involucrado en cuestionamientos dramáticamente dispares” de posibles jurados basados en la raza.

Curtis Flowers antes de ser enviado a prisión

In The Dark
Curtis Flowers lleva en prisión desde 1997.

En su veredicto señaló que, en particular, uno de los jueces negros excluidos, Carolyn Wright, estaba “en una situación similar” a los miembros blancos a quienes la Fiscalía no se oponía.

Por su parte, el juez Samuel Alito señaló que era “arriesgado” que el caso fuera procesado “una vez más por el mismo fiscal”.

El fiscal de distrito del condado de Montgomery, Doug Evans, quien es blanco, ha llevado el caso de Flowers las seis veces anteriores.

¿Qué dijeron los jueces disidentes?

Los jueces Clarence Thomas y Neil Gorsuch no estuvieron de acuerdo.

Habitación donde se ejecuta la pena de muerte

Getty Images
Curtis Flowers enfrenta la pena de muerte.

El juez Thomas dijo que la decisión de la mayoría era “manifiestamente incorrecta” y dijo que la nueva decisión prolongaría la “pesadilla” de las familias de las víctimas.

También señaló que la mayoría no cuestionó el veredicto de culpabilidad o la imparcialidad del jurado, solo la conducta del fiscal.

El juez Thomas, el único afroestadounidense de la corte, señaló que la defensa también había utilizado ataques para eliminar a posibles jurados blancos.

¿Cómo ocurrieron los asesinatos?

Los asesinatos ocurrieron el 16 de julio de 1996 en Winona, Mississippi, una pequeña ciudad con una población de alrededor de 5,000 habitantes, 53% de ellos negros y 46% blancos.

La dueña de la tienda, Bertha Tardy de 59 años, el repartidor, Robert Golden de 42 años, el empleado a tiempo parcial, Derrick Stewart de 16 años, y la contadora Carmen Rigby, de 45 años, fueron asesinados a tiros en la tienda de muebles Tardy.

Golden era negro; las otras víctimas eran blancas.

Flowers había trabajado en la tienda, pero había sido despedido recientemente. Tardy, la dueña de la tienda, habría retenido su paga después de despedirlo. Faltaban cerca de US$300 dólares en la tienda después de los asesinatos.

Flowers no tenía una coartada para la mañana en que ocurrieron los asesinatos, pero tampoco tenía antecedentes penales.

Los testigos y la evidencia en la escena fueron impugnados.

Archie y Lola Flowers

Ben Depp/APM Reports
Los padres de Curtis Flowers, Archie y Lola.

¿Cuál es la reacción?

Después de la decisión, Benny Rigby, cuya esposa Carmen murió en el tiroteo, dijo al periódico local Clarion Ledger de Mississippi: “No hay justicia”.

“Si fuera blanco, ya lo habrían ejecutado”, agregó Rigby.

Pero la familia de Flowers se alegró con la resolución.

Su hermano mayor, Archie Flowers Jr, dijo que los tribunales “deberían haberlo dejado ir”.

“No hay duda en nuestras mentes de que él es inocente y Dios lo demostró hoy”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=AWSMPHoLKGc

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.