Honduras: ¿como el México de 2006?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Honduras: ¿como el México de 2006?

Juan Orlando Hernández fue declarado vencedor en las presidenciales. La centroizquierdista Xiomara Castro, esposa de Manuel Zelaya, desconoce los resultados ¿Se avecina un escenario como el que vivieron los mexicanos?
Por Juan Carlos Pérez Salazar *BBC Mundo
26 de noviembre, 2013
Comparte

Las cartas parecen estar sobre la mesa: el Tribunal Supremo Electoral (TSE) ha declarado como ganador de los comicios presidenciales en Honduras a Juan Orlando Hernández, candidato del oficialista Partido Nacional (centroderecha).

Su triunfo ha sido saludado por el actual mandatario, Porfirio Lobo y por los presidentes de Panamá, Colombia y -crucialmente- Nicaragua.

Del otro lado, el ex presidente Manuel Zelaya, esposo de Xiomara Castro, candidata del Partido Libre y quién, según el TSE, ocupó el segundo lugar, ha dicho que no reconocerán estos resultados y llamó a sus partidarios a protestar en las calles.

De acuerdo con los últimos recuentos, Juan Orlando Hernández tiene el 34% de los votos y Xiomara Castro de Zelaya el 28,9%.

Y acá se presenta el primer elemento interesante: esto significa que, por primera vez en la historia contemporánea, el Partido Liberal queda relegado a un lejano tercer lugar (con 20,7% de la votación).

El bipartidismo tradicional hondureño (por lo menos desde el regreso de la democracia, hace 32 años) parece haberse roto.

El escenario mexicano

Pero hay algo más que llama la atención: la similitud entre lo que ocurre ahora en Honduras y lo que sucedió en México en 2006, cuando el candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, desconoció el triunfo de Felipe Calderón, llamó a sus seguidores a hacer protestas callejeras e incluso formó un gobierno paralelo.

Es una coincidencia que no ha pasado por alto al doctor Mario Torrico, profesor e investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) y especialista en política y democracia en América Latina.

“Seguramente habrá descontento en las calles, campamentos cerca de las instituciones políticas, pero en ningún caso, creo yo, con un problema de legitimidad del nuevo gobierno ante los demás países de América Latina, como sí ocurrió con Porfirio Lobo”.

“Las elecciones han sido certificadas como limpias por los observadores. El gobierno será reconocido, pero problemas internos sí habrá. Posibilidades de violencia, dado que los antecedentes de Honduras son más complicados que los de México en 2006”.

El doctor Torrico duda que los Zelaya reconozcan en algún momento la legitimidad del gobierno de Juan Orlando Hernández.

Esto, por supuesto, significa que el Partido Nacional no tendrá el apoyo en el congreso del segundo partido más importante hoy en día del país (por votación). Por ello tendrá que buscar alianzas con su rival tradicional, el Partido Liberal.
“De otra forma no tiene mayoría congresal”, apunta Torrico.

¿Y los congresistas?

Aquí, el profesor de la Flacso cree que puede haber otro paralelismo con México: aunque López Obrador desconoció al gobierno, los integrantes del Partido Revolucionario Democrático -al que entonces representaba- ocuparon las curules que habían ganado en la Cámara de Diputados y el Senado.

“Yo creo que Libre va a desconocer al gobierno pero va a ocupar sus curules. (…) Si Libre impugna la elección en serio, no debería tampoco reconocer la composición del Congreso. Pero dudo que se animen a hacerlo, porque es una cuota importante de poder y de recursos”.

Y este es, quizá, uno de los mayores retos que enfrenta el Partido Libertad y Renovación (creado en 2011, al calor de las protestas por el derrocamiento de Manuel Zelaya en 2009): consolidarse como una organización sólida y con presencia en las regiones.

“Que el partido se convierta en una fuerza distribuida por todo el país no depende del liderazgo, depende de la estructura partidaria. Y en eso Libre es muy débil todavía”, argumenta Mario Torrico.

Es algo que no ocurre, señala, con el Partido Liberal, que gracias a su solidez estructural como organización nacional puede recuperarse en las elecciones venideras.

Todo esto lo deben estar evaluando, en estos momentos, Xiomara Castro, Manuel Zelaya y su equipo de asesores.

El enigma de Xiomara Castro de Zelaya

Gobierno Hernández

Por lo pronto, Juan Orlando Hernández, el ganador de las elecciones, ha dicho que no negociará la legitimidad de su futuro gobierno.

Hernández representa el continuismo del partido en el poder. Tres días antes de las elecciones le dijo a BBC Mundo que la administración de Porfirio Lobo era de “transición” después de lo ocurrido en 2009 y que la suya se encargaría de consolidar ese proyecto.

El ahora presidente electo basó su campaña en la promesa de cero tolerancia con la violencia. Su política más llamativa -y controvertida- en esta materia es utilizar el ejército para combatir el crimen organizado (algo similar a lo que hizo Felipe Calderón en México).

La metamorfosis de Juan Orlando Hernández

Estas postura, al parecer, tuvo calado entre muchos hondureños, pues, según las encuestas, la campaña de Hernández empezó rezagada de la de Xiomara Castro y rápidamente ganó terreno hasta hacerse con las elecciones.

¿Reaccionará Hernández con mano dura frente a las protestas que, previsiblemente, realizarán los simpatizantes de los Zelaya?

“En estos casos los grupos perdedores les interesa provocar a las fuerzas del orden. Normalmente los gobiernos se cuidan mucho de no responder bruscamente, para no dar argumentos en contra. Pero no se olvide que Hernández subió con una plataforma de cero tolerancia al desorden. Habrá que ver si tiene alguna paciencia”, finaliza el doctor Mario Torrico.

Mientras todo esto ocurre, Honduras sigue siendo el país que era hace una semana: el segundo más pobre del hemisferio (después de Haití), uno de los más violentos del mundo -y desiguales de América Latina- y ruta del 80% de la cocaína que va desde Sudamérica hacia Estados Unidos.

Todos problemas urgentísimos y aplazados.

Las tres plagas que azotan a Honduras

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué son los interferones: los "soldados" con los que nuestro cuerpo combate el COVID (y qué peligros tienen)

Los humanos producimos interferones de manera natural para combatir los efectos de algún virus y científicos ahora buscan formas de potenciarlos ante la pandemia.
2 de septiembre, 2020
Comparte

Fueron nombrados como “nuestros mejores combatientes”. Así, el epidemiólogo más reconocido y líder en la lucha de Estados Unidos contra el coronavirus, Anthony Fauci, describió a los interferones.

Y de acuerdo a los expertos consultados por BBC Mundo, no exagera.

Los interferones son glucoproteínas de alta actividad antiviral producidas en nuestro cuerpo y se consideran parte esencial de la defensa del organismo contra múltiples virus, entre ellos el nuevo SARS-CoV-2.

De hecho, diferentes estudios plantean que fortalecer la presencia de estas moléculas en el cuerpo humano a tiempo puede inhibir con fuerza los efectos de la covid-19.

La esperanza es que, junto a otros tratamientos, se pueda acelerar la recuperación y prevenir daños a largo plazo en la salud.

Pero se señala que también existen peligros cuando la enfermedad ya está avanzada por los intensos efectos secundarios que se pueden provocar.

Pese a ello, tratamientos con interferones ya son usados con males como la hepatitis C y la esclerosis múltiple.

Descripción

“Son nuestros soldados de primera línea. Cuando te infectas con un virus, las células realizan un trabajo fundamental. Podemos decir que lo primero que hacen es un llamado para aumentar las defensas del cuerpo. Esa acción es mediada por estas proteínas llamadas interferones“, explica a BBC Mundo Benjamin tenOever, director del Centro de Ingeniería de Virus para Terapia e Investigación, con sede en Nueva York.

Dosis de tratamiento con interferones inyectables

BBC
Los interferones son producidos de manera natural por el cuerpo humano, pero se desarrollaron tratamientos para fortalecer el sistema inmune de las personas.

El médico describe, por ejemplo, que los interferones actúan cuando tienes síntomas de un resfrío o gripe como la fiebre y dolor corporal.

“Combaten los efectos que producen los virus. Intentan reducir lo que generan”, señala.

Por su parte, un ensayo publicado por científicos alemanes, publicado en julio por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, indica que los interferones “reaccionan rápidamente durante el proceso de una infección viral.

“Forman una parte esencial de un mecanismo de defensa muy temprano”.

Frente al coronavirus

De acuerdo al equipo de médicos alemanes, un indicador de la importancia de los interferones es el hallazgo de que en cultivos celulares y experimentos con animales se detectó que pueden inhibir fuertemente los efectos del coronavirus.

Es por ello que diferentes estudios en el mundo apuntan a potenciar su capacidad en el cuerpo humano, lo que significaría que el sistema inmune de las personas tenga mayores opciones de que la covid-19 no produzca efectos graves o fatales.

Hasta este 1 de septiembre, 850.545 personas fallecieron por el contagio del nuevo virus y se registraron más de 25 millones de infecciones en el mundo.

Estados Unidos, Brasil, India y México son los países con mayor cantidad de fallecimientos por la pandemia.

Personas con mascarilla en Guatemala

Getty Images
Hasta finales de agosto, la pandemia llegó a provocar más de 850.000 muertes.

Benjamin tenOever explica que no es una sorpresa que dotar de interferones es una forma efectiva de combatir infecciones como el coronavirus, pero también añade que existen problemas.

Los peligros

“Pueden existir casos en los que si se proporciona esta proteína como un medicamento puedes experimentar la peor gripe de tu vida. Una dosis puede ser mucho más grande de lo que tu organismo puede producir de forma natural y te sentirás terrible incluso en el caso de que te pueda ayudar con una infección de algún virus”, explica.

El experto sostiene que esa es una de las razones por las que todavía se debate si esta posibilidad se debe usar de manera más generalizada con aquellos contagiados con el nuevo coronavirus.

Y es una posibilidad de que el momento en el que se aplica este procedimiento el que defina los posibles efectos.

Una dosis en una etapa temprana del coronavirus puede ser más efectiva que cuando el paciente ya se encuentra hospitalizado, “pero es algo que todavía se analiza”, dice tenOever.

“Todavía no está claro. Es algo que aún no sabemos y, además, actúa de manera diferente en cada caso”, señala.

Y por ello científicos alrededor del mundo estudian cómo se puede lograr que los interferones logren ser incluso mejores soldados de lo que son ahora en la lucha contra el coronavirus.

A la par que diferentes laboratorios del mundo intentan desarrollar una vacuna para la covid-19 que sea segura y efectiva.

Prueba de coronavirus en Cuba

Getty Images
Cuba desarrolló hace más de dos décadas su medicamento Interferon Alfa 2b, que produce con su propia tecnología.

El tiempo para actuar parece ser vital, de acuerdo a las investigaciones de un grupo de científicos franceses liderados por Jérôme Hadjadj.

En su artículo, publicado en la revista Science, explican que la producción de células inmunes desciende en los casos ya avanzados de la enfermedad en un artículo publicado en la revista estadounidense Science.

“Descubrimos que cuanto más graves estaban los pacientes, menos interferón tipo 1 producían”, señalan el artículo “Deterioro de la actividad del interferón tipo I y respuestas inflamatorias en pacientes con COVID-19 grave”.

TenOever, por su parte, añade que en casos avanzados el virus “reprime de forma muy activa tanto la producción como la acción de los interferones”.

A pesar de que estos tratamientos para la el virus no los avala la Organización Mundial de Salud, ya son usados en países como Cuba, que desarrolló hace más de dos décadas su medicamento Interferon Alfa 2b, que produce con su propia tecnología.

El Ministerio de Salud Pública de la isla resalta que la inclusión de este medicamento en sus protocolos de tratamiento trajo resultados positivos.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.