Honduras: ¿como el México de 2006?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Honduras: ¿como el México de 2006?

Juan Orlando Hernández fue declarado vencedor en las presidenciales. La centroizquierdista Xiomara Castro, esposa de Manuel Zelaya, desconoce los resultados ¿Se avecina un escenario como el que vivieron los mexicanos?
Por Juan Carlos Pérez Salazar *BBC Mundo
26 de noviembre, 2013
Comparte

Las cartas parecen estar sobre la mesa: el Tribunal Supremo Electoral (TSE) ha declarado como ganador de los comicios presidenciales en Honduras a Juan Orlando Hernández, candidato del oficialista Partido Nacional (centroderecha).

Su triunfo ha sido saludado por el actual mandatario, Porfirio Lobo y por los presidentes de Panamá, Colombia y -crucialmente- Nicaragua.

Del otro lado, el ex presidente Manuel Zelaya, esposo de Xiomara Castro, candidata del Partido Libre y quién, según el TSE, ocupó el segundo lugar, ha dicho que no reconocerán estos resultados y llamó a sus partidarios a protestar en las calles.

De acuerdo con los últimos recuentos, Juan Orlando Hernández tiene el 34% de los votos y Xiomara Castro de Zelaya el 28,9%.

Y acá se presenta el primer elemento interesante: esto significa que, por primera vez en la historia contemporánea, el Partido Liberal queda relegado a un lejano tercer lugar (con 20,7% de la votación).

El bipartidismo tradicional hondureño (por lo menos desde el regreso de la democracia, hace 32 años) parece haberse roto.

El escenario mexicano

Pero hay algo más que llama la atención: la similitud entre lo que ocurre ahora en Honduras y lo que sucedió en México en 2006, cuando el candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, desconoció el triunfo de Felipe Calderón, llamó a sus seguidores a hacer protestas callejeras e incluso formó un gobierno paralelo.

Es una coincidencia que no ha pasado por alto al doctor Mario Torrico, profesor e investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) y especialista en política y democracia en América Latina.

“Seguramente habrá descontento en las calles, campamentos cerca de las instituciones políticas, pero en ningún caso, creo yo, con un problema de legitimidad del nuevo gobierno ante los demás países de América Latina, como sí ocurrió con Porfirio Lobo”.

“Las elecciones han sido certificadas como limpias por los observadores. El gobierno será reconocido, pero problemas internos sí habrá. Posibilidades de violencia, dado que los antecedentes de Honduras son más complicados que los de México en 2006”.

El doctor Torrico duda que los Zelaya reconozcan en algún momento la legitimidad del gobierno de Juan Orlando Hernández.

Esto, por supuesto, significa que el Partido Nacional no tendrá el apoyo en el congreso del segundo partido más importante hoy en día del país (por votación). Por ello tendrá que buscar alianzas con su rival tradicional, el Partido Liberal.
“De otra forma no tiene mayoría congresal”, apunta Torrico.

¿Y los congresistas?

Aquí, el profesor de la Flacso cree que puede haber otro paralelismo con México: aunque López Obrador desconoció al gobierno, los integrantes del Partido Revolucionario Democrático -al que entonces representaba- ocuparon las curules que habían ganado en la Cámara de Diputados y el Senado.

“Yo creo que Libre va a desconocer al gobierno pero va a ocupar sus curules. (…) Si Libre impugna la elección en serio, no debería tampoco reconocer la composición del Congreso. Pero dudo que se animen a hacerlo, porque es una cuota importante de poder y de recursos”.

Y este es, quizá, uno de los mayores retos que enfrenta el Partido Libertad y Renovación (creado en 2011, al calor de las protestas por el derrocamiento de Manuel Zelaya en 2009): consolidarse como una organización sólida y con presencia en las regiones.

“Que el partido se convierta en una fuerza distribuida por todo el país no depende del liderazgo, depende de la estructura partidaria. Y en eso Libre es muy débil todavía”, argumenta Mario Torrico.

Es algo que no ocurre, señala, con el Partido Liberal, que gracias a su solidez estructural como organización nacional puede recuperarse en las elecciones venideras.

Todo esto lo deben estar evaluando, en estos momentos, Xiomara Castro, Manuel Zelaya y su equipo de asesores.

El enigma de Xiomara Castro de Zelaya

Gobierno Hernández

Por lo pronto, Juan Orlando Hernández, el ganador de las elecciones, ha dicho que no negociará la legitimidad de su futuro gobierno.

Hernández representa el continuismo del partido en el poder. Tres días antes de las elecciones le dijo a BBC Mundo que la administración de Porfirio Lobo era de “transición” después de lo ocurrido en 2009 y que la suya se encargaría de consolidar ese proyecto.

El ahora presidente electo basó su campaña en la promesa de cero tolerancia con la violencia. Su política más llamativa -y controvertida- en esta materia es utilizar el ejército para combatir el crimen organizado (algo similar a lo que hizo Felipe Calderón en México).

La metamorfosis de Juan Orlando Hernández

Estas postura, al parecer, tuvo calado entre muchos hondureños, pues, según las encuestas, la campaña de Hernández empezó rezagada de la de Xiomara Castro y rápidamente ganó terreno hasta hacerse con las elecciones.

¿Reaccionará Hernández con mano dura frente a las protestas que, previsiblemente, realizarán los simpatizantes de los Zelaya?

“En estos casos los grupos perdedores les interesa provocar a las fuerzas del orden. Normalmente los gobiernos se cuidan mucho de no responder bruscamente, para no dar argumentos en contra. Pero no se olvide que Hernández subió con una plataforma de cero tolerancia al desorden. Habrá que ver si tiene alguna paciencia”, finaliza el doctor Mario Torrico.

Mientras todo esto ocurre, Honduras sigue siendo el país que era hace una semana: el segundo más pobre del hemisferio (después de Haití), uno de los más violentos del mundo -y desiguales de América Latina- y ruta del 80% de la cocaína que va desde Sudamérica hacia Estados Unidos.

Todos problemas urgentísimos y aplazados.

Las tres plagas que azotan a Honduras

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El hombre que se ganó 270 mil dólares en la lotería y no los puede cobrar por ser indocumentado

El premio es demasiado grande para ser pagado en efectivo y el hombre no tiene los papeles que necesita para abrir una cuenta bancaria en Bélgica.
16 de abril, 2022
Comparte

Rascó el boleto y le tocó la suerte: un premio de 270 mil dólares (unos 250 mil euros). Y, sin embargo, no lo ha podido cobrar.

Un hombre de 28 años, de nacionalidad argelina, ha enfrentado crecientes dificultades en Bélgica para reclamar el dinero que ganó en esta lotería, en la que se compra un boleto y se rasca en busca de premios.

¿El motivo? Su condición de indocumentado.

El premio es demasiado grande para ser pagado en efectivo y el hombre no tiene los papeles que necesita para abrir una cuenta bancaria.

El ganador no sabe qué hacer para reclamar su recompensa, que asegura que quiere usar para construir una nueva vida en Bélgica.

“Cuando tenga el dinero, compraré un lugar para vivir en Bruselas. Y tal vez un automóvil”, dijo al periódico belga Het Laatste Nieuws. La identidad del hombre no ha sido revelada.

Los problemas

El hombre de 28 años no tiene documentos de identidad válidos ni un lugar permanente para vivir, según la emisora belga VRT.

Debido a que no puede abrir una cuenta bancaria, la compañía de lotería no realizará el pago, dijo el abogado del hombre, Alexander Verstraete.

“Estamos buscando esos documentos que puedan probar su identidad. Tendrá que contactar a su familia en Argelia”, dijo Verstraete a la agencia de noticias AFP.

Un vocero de la lotería no especificó a AFP qué documentos se requerirán para reclamar el premio.

Uno de los amigos del hombre que tiene los papeles en regla intentó reclamar las ganancias en su nombre.

Acudieron a la sede de la lotería en Bruselas, un trámite que es necesario para cualquier premio superior a los 100 mil euros.

Pero el amigo y otros dos que lo acompañaban fueron detenidos porque las autoridades sospecharon que habían robado el cartón ganador.

Fueron puestos en libertad después de que el ganador explicara la situación.

El cartón ganador está ahora en manos de un tribunal de la ciudad de Brujas.

Verstraete dice que las autoridades prometieron no deportar al hombre hasta que haya recibido el dinero del premio.

El ganador salió de Argelia hace cuatro meses tras viajar en barco a España, según los medios de comunicación belgas. Desde allí atravesó a pie España y Francia antes de llegar a Bélgica.

Quería viajar a Reino Unido, pero ahora dice que preferiría quedarse en Bélgica y espera formar una familia.

“También buscaré una esposa”, le dijo a Het Laatste Nieuws. “Pero no voy a encontrar una con mi dinero, sino con mi corazón”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=tvqrGD4ytjA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.