La joven negra que salvó a un racista
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La joven negra que salvó a un racista

La adolescente, quien cursaba el bachillerato, se lanzó encima de ese hombre al que no conocía y su cuerpo se convirtió en un escudo contra los golpes que le propinaban
3 de noviembre, 2013
Comparte
Keshia-Thomas rescata a un supuesto simpatizante del Ku Klux Klan. Foto: AP

Keshia-Thomas rescata a un supuesto simpatizante del Ku Klux Klan. Foto: AP

Keshia Thomas tenía 18 años cuando el Ku Klux Klan (KKK), una organización que aboga por la supremacía blanca, celebró una movilización en su ciudad natal Ann Arbor (Michigan, Estados Unidos) en 1996.

Liberal, progresista y multicultural, el lugar era inusual para la convocatoria del KKK y, de hecho, cientos de personas se reunieron para demostrarles que no eran bienvenidos.

Había tensión en el ambiente, pero estaba bajo control. La policía, vestida con los uniformes de las fuerzas antidisturbios y armada con gases lacrimógenos, protegía al pequeño grupo de miembros del KKK, ataviados con batas largas blancas y sus gorros en forma de conos.

Del otro lado de una cerca especialmente levantada para la manifestación, se encontraba Thomas junto a un grupo de opositores a la organización.

De repente, una mujer con un megáfono empezó a gritar: “¡Hay un hombre del Klan en la concentración!”.

Todos voltearon para ver a un hombre blanco, de mediana edad, que llevaba una camisa con la bandera de los Estados Confederados de América. El sujeto intentó apartarse de ellos, pero los manifestantes, incluyendo Thomas, lo siguieron “sólo para correrlo”.

No había confirmación de que el hombre era un simpatizante del Ku Klux Klan, pero para los manifestantes que se oponían a ese movimiento, su ropa y sus tatuajes representaban exactamente lo que ellos fueron a rechazar.

La bandera confederada era para ellos un símbolo del odio y el racismo, mientras que el tatuaje SS -acrónimo de Schutzstaffel, la infame organización nazi- en su brazo apuntaba a la creencia en la supremacía blanca o incluso algo peor.

Se escucharon gritos como “¡Maten al nazi!” y el sujeto empezó a correr, pero lo tumbaron al suelo. Un grupo lo rodeó, y empezó a patearlo y golpearlo con palos de madera de sus pancartas.

‘Barbárico’

La mentalidad de la turba se había apoderado de la situación. “Se volvió algo barbárico”, recuerda Thomas en conversación con la BBC.

“Cuando la gente está en una multitud es más propensa a hacer cosas que nunca haría individualmente. Alguien tenía que salirse del grupo y decir: ‘Esto no está bien'”.

La adolescente, quien cursaba el bachillerato, se lanzó encima de ese hombre al que no conocía y su cuerpo se convirtió en un escudo contra los golpes que le propinaban.

“Cuando lo lanzaron al suelo, sentí que dos ángeles levantaban mi cuerpo y me acostaban sobre él”.

Para Mark Brunner, un estudiante de fotografía testigo del episodio, lo que hizo Thomas es extraordinario.

“Ella se arriesgó físicamente para proteger a alguien que, en mi opinión, no hubiese hecho lo misma por ella”, le dice a la BBC. “¿Quién hace eso en este mundo?”.

¿Qué le dio a Thomas el ímpetu para ayudar a un hombre cuyas visiones parecían ser tan diferentes a las suyas? Sus creencias religiosas jugaron un papel, pero su propia experiencia con la violencia fue otro factor.

“Sabía lo que era ser lastimado”, Thomas indicó. “Todas las veces que me sucedió, deseé que alguien se rebelara por mí”.

Las circunstancias, que ella no quiere describir, eran diferentes. “Pero violencia es violencia, nadie merece ser lastimado, especialmente no por una idea”.

Un ciclo

Thomas no ha vuelto a saber del hombre que salvó, pero en una oportunidad conoció a uno de sus familiares. Meses después, alguien se le acercó en una cafetería y le dijo las gracias. “¿Por qué?”, preguntó. “Ese era mi papá”, el joven respondió.

Para Thomas, el hecho de que el hombre tuviera un hijo le dio a lo que pasó un significado aún mayor: potencialmente, había prevenido más violencia.

“En gran parte, la gente que lastima, ha sido lastimada. Es un ciclo. Digamos que lo hubieran matado o herido mucho. ¿Cómo se hubiese sentido su hijo? ¿Continuaría él con la violencia?”

Teri Gunderson, quien estaba criando dos niñas adoptadas de raza mixta en Iowa cuando el episodio ocurrió, se sintió profundamente afectada por la historia de Thomas. Tanto que mantuvo una copia de su foto y 17 años después, la sigue viendo. Ella asegura que la estudiante la hizo mejor persona.

“La voz en mi cabeza dice algo como ‘Si ella pudo proteger a un hombre (como ese), yo puedo ser amable con esta persona’. Y con esa motivación, me comporto con más bondad”.

Pero se pregunta si hubiera podido ser tan valiente como Thomas. ¿Qué habría pasado si alguno de los que habían sido ofensivos racialmente con sus hijas estaba en peligro?

“¿Los hubiera salvado o me hubiera quedado ahí diciendo: ‘Te lo mereces, eres un patán’?. Simplemente todavía no tengo la respuesta. Quizás esa es la razón por la cuál ella me impactó tanto”.

Brunner y Gunderson con frecuencia piensan en las acciones de la adolescente. Pero Thomas, quien ahora está en sus treintas y vive en Houston, Texas, no; prefiere concentrarse en lo que puede hacer en el futuro y no en lo que consiguió en el pasado.

“No quisiera pensar que eso fue lo mejor que puedo ser. En la vida, siempre te tienes que empeñar en ser mejor”.

Thomas dice que cada día intenta hacer algo para eliminar los estereotipos raciales. No se trata de grandes gestos, ella prefiere pensar que los actos pequeños son más importantes.

“Lo más grande que puedes hacer es simplemente ser amable con otro ser humano. Puede ser mirarlo a los ojos o sonreírle. No tiene que ser un acto extraordinario”.

Al ver sus fotos de Thomas tratando de detener a la turba, ese día de junio de 1996, Brunner dice: “A todos nos gustaría ser un poquito como Keshia, ¿no? Ella no pensó en sí misma. Ella sólo hizo lo correcto”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La nueva función para pedirle a Google que elimine tus datos personales de sus resultados de búsqueda

Antes Google permitía la eliminación de ciertos datos personales si existía algún riesgo potencial para un individuo, con la nueva función no será necesario este requisito para la eliminación de datos.
3 de mayo, 2022
Comparte

Con el auge de internet y sobre todo, con el dominio de Google como principal motor de búsqueda en la red, la privacidad de la información personal se ha convertido en un tema prioritario para los usuarios.

Por eso ha llamado la atención la noticia que se dio a conocer en los últimos días en el que Google anunció la creación de un nuevo formulario que permite eliminar de forma más sencilla los datos personales de las búsquedas que se hacen a diario.

“La disponibilidad de información personal en línea puede ser desconcertante”, explicó Michelle Chang, líder de políticas globales de búsqueda de Google, en el portal de la organización.

Chang dejó en claro que los datos podrían resultar en “contacto directo no deseado o incluso en daños físicos”.

La actualización reduce drásticamente los requisitos de Google para eliminar datos de los resultados de búsqueda.

Antes se podía solicitar borrar la información personal y financiera solo en casos de un potencial robo de identidad o amenaza de la integridad de la persona.

Ahora con la nueva herramienta, Google señala que se puede solicitar la eliminación de la información personal incluso si no existe un riesgo claro.

Esto teniendo en cuenta que en el motor de búsqueda de Google se hacen 63 mil consultas de búsqueda por segundo, lo que se traduce en 5 mil 600 millones de búsquedas por día.

Google Formulario

Lee: Google no censuró la imagen de la Línea 12 en Street View

Cómo es el nuevo formulario

En el blog de la empresa, Chang explica que cualquier persona puede enviar una solicitud de eliminación de datos.

Lo ideal es tener una serie de links de internet o URL donde se encuentre la información que se desea eliminar.

Después se llena el formulario que pueden encontrar acá. Allí se pide que se especifique si se desea borrar la información de una búsqueda de Google específica o de un sitio web.

Según la empresa también sería ideal incluir en la solicitud capturas de pantalla donde se pueda apreciar la información que se desea remover.

“Al recibir la solicitud, vamos a evaluar todo el contenido de la página web incluida en el formulario sobre todo para asegurarnos que al borrar esa información, no estamos afectado contenido que sea útil, como por ejemplo, un artículo o una noticia”, explica Chang.

Por esa razón el portal aclara que algunos cambios no se podrán completar.

“Si el contenido aparece en sitios de registro público o que pertenece a un gobierno, en esos casos no podremos hacer nada”, agregó.

Entre las modificaciones que el formulario ha incluido en esta actualización se puede borrar contraseñas que están en aplicaciones que gestionan contraseñas.

En América Latina los países más afectados por el robo de identidad, muchos de ellos por información que se encuentra disponible en la red, son Venezuela, Colombia, México y Brasil.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=NMDLd_zwYXY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.