Por qué Israel y Arabia Saudita se oponen al acuerdo nuclear con Irán
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Por qué Israel y Arabia Saudita se oponen al acuerdo nuclear con Irán

Mientras las potencias occidentales celebran lo que consideran un acuerdo nuclear histórico, Israel y sus vecinos árabes -particularmente Arabia Saudita- están nerviosos con el pacto.
25 de noviembre, 2013
Comparte
IRAN-NUCLEAR

En esta foto difundida por la Agencia Estudiantil Iraní de Noticias, un grupo de iraníes con imágenes del presidente Hasán Ruhani saludan a los negociadores nucleares iraníes a su regreso de Ginebra en el aeropuerto Mehrabad de Teherán, el 24 de noviembre del 2013. (AP Foto/ISNA,Hemmat Khahi)

Israel y muchos de sus vecinos árabes -particularmente Arabia Saudita- no comparten el optimismo de las potencias occidentales sobre el acuerdo para limitar el programa nuclear de Irán y reducir la posibilidad de que este país desarrolle un arma atómica.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, tildó el acuerdo de un “error histórico” que “convierte el mundo en un lugar que da mucho más miedo”, en el sentido que considera que no se le ha cerrado la puerta definitivamente a la consecución de armas nucleares.

Por su parte, un asesor de política exterior saudita advirtió que el toma y daca del pacto le está “entregando a Irán más espacio o mano libre en la región”.

¿A qué se debe tanto nerviosismo?

Amenaza e influencia

Desde la revolución islámica en Irán, en 1979, Israel y las monarquías árabes han percibido el gobierno de Teherán como una amenaza importante.

Irán ha enviado dinero y misiles sofisticados a grupos militantes en la periferia de Israel, el más poderoso de estos siendo Hezbolá, en Líbano.

Las monarquías árabes alegan que Irán ha menoscabado sus naciones de mayoría y gobierno sunita al apoyar las comunidades marginadas chiítas.

En 2003, la invasión de Irak liderada por Estados Unidos transformó a Irán de enemigo a aliado. En 2011, Washington se mantuvo al margen mientras otro acérrimo régimen antiiraní era derrocado en Egipto.

Más recientemente, Arabia Saudita quedó estupefacta cuando EE.UU. de repente decidió cancelar el planeado ataque con misiles contra Siria, echando a perder lo que Riad consideraba como la mejor oportunidad en años para frenar la influencia iraní en ese país.

Tal vez más impactante para los sauditas fue cómo supieron de la cancelación del bombardeo: a través de la cadena CNN en lugar de sus contactos con funcionarios estadounidenses.

Para estos países, los acuerdos diplomáticos con Irán van más allá del tema nuclear. Su preocupación es que Occidente aflojó la presión prematuramente antes de que Teherán se hubiera rendido completamente, dejándolos con suficiente infraestructura nuclear para construir una bomba en el futuro.

Especialmente molesto para ellos es que el convenio concibe permitir que Irán continúe indefinidamente con el enriquecimiento de uranio -aunque bajo estrictos controles-, algo a lo que Israel se opone.

La principal preocupación, sin embargo, es que EE.UU. estaría permitiendo que Irán se acomode en la región. Es una situación que, combinada con el creciente interés de Washington en Asia, podría erosionar la disposición y la capacidad de Washington de proteger los intereses israelíes y árabes contra la intromisión iraní.

Curiosa alianza

Esta sensación de abandono de parte del fuerte aliado tiende a despertar antiguas inquietudes y les recuerda cuando Washington estaba más cercano a Teherán que a Arabia Saudita, durante las épocas del Shah.

Aunque tal vez sean un poco exageradas, son preocupaciones generalizadas en todo el Medio Oriente y que están reforzadas no sólo por el reciente acuerdo en Ginebra sino por la manera en que se logró.

Se informa que EE.UU. sostuvo conversaciones bilaterales secretas con Irán desde antes de la elección del moderado presidente Hassan Rohani -incluyendo durante el período en que se cancelaron los ataques contra Siria- y que Arabia Saudita filtró la información de estos contactos clandestinos a Israel.

El temor común está logrando una convergencia de opinión entre israelíes y sauditas, a pesar de que Riad ni siquiera reconoce la existencia del Estado de Israel.

Estos aliados de EE.UU. están cada vez más convencidos de que la cooperación entre Washington y Teherán se hará a expensas de Israel y los países árabes.

Es posible que haya algún tipo de respuesta coordinada entre Tel Aviv y Riad. Israel advirtió que el acuerdo logrado con Irán no es vinculante, una amenaza implícita de que la opción militar queda sobre la mesa.

Si no se logra una negociación a largo plazo y hay señales de que Irán estaría renovando su expansión nuclear, el riesgo de un ataque aéreo israelí aumentará.

No es concebible que Arabia Saudita ofrezca asistencia militar directa en el caso de dicho ataque, pero si podrían permitir -secretamente- el sobrevuelo de los bombarderos israelíes por su espacio aéreo.

Aunque es probable que el contacto de inteligencia entre Arabia Saudita e Israel aumente, particularmente cuando los dos países estarán buscando señales de que Irán está incumpliendo, ninguno de los dos puede darse el lujo de alejarse mucho de Estados Unidos.

Contenido relacionado

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: BBC

Nicolás Toledo: quién era el mexicano que murió en el tiroteo del desfile del 4 de julio en Chicago

La familia Toledo había acudido junta a disfrutar del desfile del Día de la Independencia en Highland Park.
Foto: BBC
6 de julio, 2022
Comparte

Nicolás Toledo, el mexicano que murió en el tiroteo, no estaba muy convencido de ir a ver el desfile del Día de la Independencia la mañana del lunes en Highland Park.

El mexicano de 78 años necesitaba de una andadera para caminar y sabía que podría ser difícil para él desplazarse por las aceras llenas de gente en esa ciudad al norte de Chicago.

Su familia, sin embargo, no quería dejarlo solo en casa. Todos iban a asistir y era una buena oportunidad para pasar un día juntos.

Iban 15 de la familia y eligieron un buen sitio para ver el desfile en el centro de Highland Park. Los carros alegóricos comenzaron a pasar, dice Xochil Toledo, una de sus nietas que lo acompañó.

Súbitamente estalló el caos: Robert Crimo, un estadounidense de 22 años, comenzó a disparar hacia la multitud con un rifle de alto poder. Más de 70 disparos, según la investigación de la policía.

Nicolás Toledo fue uno de los siete fallecidos, además de una treintena de heridos, que ha dejado este ataque del 4 de julio.

“Un día que se suponía que iba a estar lleno de alegría y felicidad se convirtió en un sueño lleno de terror y dolor”, dice la nieta de Toledo en un mensaje de su perfil de Facebook.

Las autoridades han identificado a otras víctimas mortales como Katherine Goldstein, de 64 años, Irina McCarthy (35), Kevin McCarthy (37), Jacquelyn Sundheim (63) y Stephen Straus (88).

Irina y Kevin McCarthy eran una joven pareja que dejan huérfano a un bebé de 2 años.

“Un ángel de la guarda”

Xochil Toledo explica que su abuelo estaba sentado en medio de la familia cuando arrancó el desfile.

Mientras pasaba un carro con una banda en la Avenida Central de Highland Park, su abuelo se veía feliz, “disfrutando el momento”.

El lugar del tiroteo

Getty Images

Escucharon detonaciones, que en un principio pensaron eran parte del espectáculo. Pero entonces comenzaron a caer las balas justamente en el lugar en el que estaba la familia.

Tres impactaron en el abuelo, causando su muerte.

“Él nos salvó la vida a todos. Pudieron haber ido contra mí, contra mi novio o contra mis primos”, dijo Xochil Toledo al diario Chicago Sun Times.

Un hijo de Toledo trató de protegerlo y recibió un disparo en el brazo, pero todos los demás pudieron ponerse a salvo luego del ataque.

La familia dice que Toledo es unángel de la guarda” que los protegió.

Abrieron una recaudación de fondos que en poco más de 24 horas obtuvo la respuesta de más de 1.200 personas y una ayuda superior a los US$60.000.

“No hay palabras para decir cuánto agradecemos a la comunidad por toda su ayuda en estos momentos tan difíciles para nuestra familia. Todas las donaciones irán para los gastos del funeral”, escribieron.

Dos personas frente a un ramo de flores

Reuters
Algunas personas han regresado al sitio del ataque para colocar flores por las víctimas del tiroteo.

Nicolás Toledo estaba de visita a su familia al norte de Chicago, luego de dos años de no poder viajar a EE.UU. por las restricciones de la pandemia.

Era originario del estado de Morelos, en el centro de México, pero durante muchos años trabajó en Estados Unidos, donde está una buena parte de su familia conformada por su esposa y ocho hijos.

Tenía doble nacionalidad mexicano-estadounidense, así que pasaba largos periodos con su familia en Illinois.

“Lo trajimos aquí para que pudiera tener una vida mejor”, dijo su nieta al diario The New York Times. “Sus hijos querían cuidarlo y estar más en su vida y luego sucedió esta tragedia”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=IyD55w5yihM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.