Adiós al IFE y a millones de pesos en imagen
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Adiós al IFE y a millones de pesos en imagen

Marco Baños, actual consejero del Instituto Federal Electoral, estima el costo del cambio de imagen en al menos mil millones de pesos.
Por Rafael Cabrera
17 de diciembre, 2013
Comparte

I, efe, e. IFE. Esas siglas no sólo representan al Instituto Federal Electoral sino también una marca que se ha colocado entre la población, y que ha sido construida a través de décadas y millones de pesos en comunicación social. Una identidad que, a decir de especialistas en imagen y comunicación política, será desperdiciada con el cambio de nombre a Instituto Nacional Electoral (INE). Y aunque sólo es una letra, significa mucho más.

La marca IFE comenzó a sembrarse entre la población desde 1990, es decir, a lo largo de 23 años generaciones de mexicanos que alcanzaron la mayoría de edad han visto y oído spots que los invitaron a tomarse la foto, poner su huella e ir a votar como una forma de participación ciudadana. El nuevo INE -aún si fecha de creación-, es resultado de la reforma política-electoral aprobada hace unas semanas por el Congreso.

“A través de campañas afortunadas, aunque otras no tanto, se logró sembrar valores democráticos entre la población. Se creó una marca, el IFE, y con el cambio de nombre se están echando por la borda años de 20 años de trabajo e imagen”, señala Fernando Álvarez Kuri, director de Millward Brown Optimor, agencia especializada a nivel mundial en estrategia de marca.

Uno de los primeros spots, y que se volvió emblemático, fue el que tenía la frase: “¡Pero te peinas, cuña’o!”:

Uno de los cuestionamientos de Álvarez Kuri es si realmente era necesario cambiarle el nombre: “Es sólo una letra, pero generará confusión entre la población. Si era una institución tan identificada entre la población, ¿por qué el cambio de nombre? Primero, es aceptar que algo no estaba bien con el IFE y, por otro lado, está el reto de destacar los valores y atributos del nuevo INE. Se necesitará una buena campaña y estrategia para lograrlo”.

Al menos de 2003 a la fecha, el IFE gastó 881.6 millones de pesos en el rubro de comunicación social. Y, en el mismo periodo, acumuló un presupuesto de 109 mil millones de pesos. A lo largo de los años, al Instituto se le ha identificado con la frase “Lo que hace grande a un país es la participación de su gente”.

Marco Baños, actual consejero del organismo, estima el costo del cambio de imagen en al menos mil millones de pesos. No sólo son los spots sino que el gasto irá desde la papelería oficial, el logo institucional, las credenciales, la rotulación de vehículos, la nueva papelería electoral para las elecciones de 2015 y más.Pero, más allá del presupuesto, el organismo tiene a sus órdenes una plataforma de proyección envidiable: los tiempos de Estado y fiscales para TV y radio en cada una de las frecuencias de las 32 entidades del país, los cuáles quedaron en su control tras la reforma electoral de 2007. Una proyección que durante años de elecciones, es un importante vehículo de difusión para el organismo y los partidos.

Para Víctor Gordoa, rector del Colegio de Consultores en Imagen Pública, el cambio de nombre es un desacierto.

“Cambiar por el nombre de INE generará confusión entre la gente. Además, a la larga, también generará un gasto de dinero público por el cambio de las credenciales de elector. Significa, sin duda, la perdida de una identidad ganada”, considera el especialista.

En el fondo, coinciden ambos consultores, la perdida es mayor: el IFE representó para la población una institución que consolidó el proceso democrático en México y, a pesar de las críticas negativas, representaba una institución confiable y creíble. El INE, por el contrario, no le dice nada a la población.

“Se tendrá que comunicar cuáles son los atributos del nuevo organismo, que justifiquen el cambio y por qué será mejor que el IFE. El reto es muy grande”, concluye Gordoa.

A continuación, algunos de los spots emblemáticos del Instituto Federal Electoral.

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

136 países firman un histórico acuerdo sobre un impuesto mínimo global a las multinacionales

El acuerdo hará que las grandes corporaciones paguen un porcentaje mínimo del 15% en todo el mundo.
8 de octubre, 2021
Comparte

La mayor parte de los países del mundo firmaron este viernes un histórico acuerdo que hará que las grandes compañías paguen más impuestos.

Un total de 136 países acordaron un impuesto mínimo global del 15%, así como un sistema más justo de gravar los beneficios allí donde se ganen.

Esta medida surge de la preocupación de que las compañías multinacionales redireccionan sus beneficios a través de jurisdicciones donde los impuestos son menores, para así reducir la carga impositiva a pagar.

Algunos, sin embargo, dicen que el acuerdo no va lo suficientemente lejos.

La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) ha liderado desde hace una década las conversaciones para alcanzar este acuerdo.

Se estima que pueda generar un extra de US$150.000 millones de impuestos al año, lo que ayudará a que las economías se recuperen tras la pandemia de coronavirus.

No se va a eliminar la competición impositiva entre países, sino que sólo se limita.

El impuesto mínimo global a las multinacionales comenzará en 2023. Hay países que reasignarán algunos derechos impositivos para grandes compañías multinacionales desde sus países de origen a los mercados donde tienen actividades y ganan beneficios.

Y sin importar si las firmas tienen presencia física allí, algo que se espera tenga un impacto en grandes empresas digitales como Amazon y Facebook.

La OCDE dijo que afectará a US$125.000 millones de beneficios de cerca de un centenar de las multinacionales del mundo más grandes y con más beneficios.

“Es un acuerdo de amplio alcance que asegura que nuestro sistema impositivo internacional se ajusta a una economía mundial digitalizada y globalizada”, dijo el secretario general de la OCDE, Mathias Cormann.

Más de 100 países apoyaron las propuestas iniciales de la OCDE cuando fueron anunciadas en julio.

Irlanda, Hungría y Estonia, países con impuestos a las multinacionales inferiores al 15%, inicialmente se resistieron, pero terminaron por sumarse al acuerdo.

El pacto resuelve también la disputa entre Estados Unidos y países como Francia y Reino Unido, que habían amenazado con un impuesto digital para las grandes tecnológicas estadounidenses.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WhrDWNcNQEM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.