“La ley está por encima del sueño americano”: habla un agente de la Patrulla Fronteriza
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

“La ley está por encima del sueño americano”: habla un agente de la Patrulla Fronteriza

Andy F. Adame ha sido agente de la patrulla fronteriza por 25 años y aunque cree que es legítimo que miles intenten alcanzar el sueño americano cada año, dice que lo primero es hacer cumplir la ley de su país.
Por Tania L. Montalvo / primera de cuatro partes
16 de diciembre, 2013
Comparte
Andy F. Adame es de origen mexicano y por 25 años se ha desempeñado como agente de la Patrulla Fronteriza. //Foto: Tania L. Montalvo.

Andy F. Adame es de origen mexicano y por 25 años se ha desempeñado como agente de la Patrulla Fronteriza. //Foto: Tania L. Montalvo.

El agente de la patrulla fronteriza Andy F. Adame aprendió a hablar a español gracias a su padre nacido en Aguascalientes. Dice que lo más difícil es evitar “el acento gringo”, aunque en realidad, al hablar de la labor de esta agencia policial estadounidense a la que pertenece desde hace 25 años, el principal error que comete es cuando explica que su trabajo en la frontera es “enforzar” la ley, “por encima de cualquier cosa, cualquier sueño”.

Lo que Andy intenta es traducir del inglés la palabra “enforcement” y explicar que su labor es hacer cumplir la ley estadounidense aunque él mismo crea que “miles de los que cruzan ilegalmente la frontera merecen vivir el sueño americano”.

A sus 47 años, Andy ha trabajado en dos de los principales puntos de cruce en la frontera México-Estados Unidos: San Diego, California y Nogales, Arizona, sitios en los que en 2012 se detuvo a 18 mil 851 personas que intentaron pasar sin documentos.

En entrevista con Animal Político, este agente de piel morena, cabello negro y ojos oscuros niega que la Patrulla Fronteriza viole los derechos humanos de los migrantes, pero reconoce que su trabajo se basa en identificar a quienes “tengan aspecto de haber cruzado ilegalmente”.

 ¿El sueño americano existe? ¿qué piensas de que miles lo persigan cada día?

¡Claro que existe! La vida en los Estados Unidos es más buena. No sé por experiencia propia cómo es la vida en México, pero sólo de oír a las personas que vienen siguiendo el sueño americano cuando nosotros los arrestamos, yo puedo ver porque lo hacen y los entiendo, veo mi vida en la de ellos. Yo nunca he sido rico, he tenido que trabajar desde siempre, mis papás y yo sembrábamos y vivíamos de la cosecha, toda la gente que yo recuerdo a mi alrededor tenía más que nosotros, pero hemos tenido oportunidades y ahora no somos ricos, pero vivimos bien.

¿Pero vale la pena andar el camino hacia la frontera e intentar cruzarla?

Antes pensaría que si, pero ahora sabiendo las historias, el sufrimiento que viven los personas cuando toman la decisión de cruzar, no estoy seguro. Está bien seguir el sueño americano, pero el costo puede ser perder la vida y es fácil perder la vida en estos días siguiendo ese sueño. Antes oía historias de que las personas sufrían porque estaban en cualquier pueblo en México y decían ‘me quitaron mi dinero’; pero ahora se oyen las historias de ‘me agarraron, me violaron, me quitaron el dinero, me tenían encerrado’. Para una persona que pasa por todo eso, que pierde un padre, un hijo, una hija, un hermano en el camino, no sé si vale la pena hacer el viaje.

 ¿Qué sientes cuando ves a un grupo de migrantes con sed, hambre, perdido en el desierto?

Aunque no por experiencia, conozco la realidad de lo que les está pasando. Entonces yo como agente de la patrulla fronteriza todo el tiempo debo y estoy consciente de que todos somos humanos, pero también tengo un trabajo muy difícil por hacer, un trabajo por mi país.

Yo en mi corazón sé que es un delito cruzar así a los Estados Unidos y que muchos mexicanos, centroamericanos me miran y sienten odio, pero si una persona cruza ilegalmente es mi trabajo detenerlos. No hay más, esto es blanco y negro. Donde se pone no tan claro es cuando hay vidas, porque cada persona que yo arresto tiene una familia, puede ser mamá o papá, hermano. Ahí es cuando pienso que todos somos humanos, pero hay leyes y deben ser respetadas y cumplidas.

¿Has sentido la necesidad de dejar ir a algún migrante cuando conoces su historia?

Si, claro. Muchas veces he arrestado a las personas y lo he pensado. Unos me dicen historias que me dejan sorprendido, puedo ver el sufrimiento, están bien desesperados, no saben qué hacer en su país y yo sé por qué vienen aquí a los Estados Unidos, porque la vida está mucho más buena aquí. Yo sé eso. Me doy cuenta que están aquí porque para atrás ya no tienen nada, porque ahora que los detuve se han quedado sin nada, sin esperanzas, porque en su país no tienen nada. ¿Me da pena?, si, claro, pero mi trabajo es hacer cumplir la ley de mi país.

¿Has llorado estando con ellos?

Me siento muy mal, pero me tengo que decir: Andy, eres un agente de la patrulla fronteriza, tú tienes un trabajo qué hacer, tienes que hacer cumplir la ley. Lo tienes que hacer lo más humano que puedas hacerlo.

¿Crees que Estados Unidos debe tener leyes más duras para frenar el flujo de migrantes?

No tengo opinión sobre eso. Mi trabajo es hacer cumplir las leyes que los americanos quieren que se cumplan.

 ¿Te preocupa la imagen que tiene la patrulla fronteriza?, ¿qué los acusen de violar los derechos humanos de los migrantes?

Yo como persona me siento mal, profesionalmente también. He estado en la patrulla fronteriza 25 años y sí ha habido abusos, pero esos abusos no pasan sin ser reportados. Nosotros somos una organización profesional y cada agente que es de la patrulla fronteriza tiene que ser así. Tenemos que respetar los derechos humanos de cada persona que detenemos.

Me duele que a lo largo de mis 25 años, la mayoría de las personas que acusa a la patrulla fronteriza de violaciones a derechos humanos son personas que nunca han estado detenidas o que no han visto las detenciones de la patrulla fronteriza ni saben cómo trabaja.

¿Qué dices de los señalamientos de que su actuación se basa en la discriminación?

Nuestro trabajo es diferente al de cualquier otro policía del país porque nosotros estamos en la frontera y la mayoría de las personas que vamos a ver son mexicanas. Si los Estados Unidos tuvieran la frontera con China, vamos a ver chinos. Pero así es, nosotros, ¡claro!, ¡claro que estamos buscando mexicanos! Porque el 99% de las personas que entran ilegalmente por nuestra frontera son mexicanos y tenemos que pararlos. Sí buscamos a los que tengan aspecto de haber cruzado ilegalmente.

 ***

Andy describe el momento más difícil que ha tenido como agente de la patrulla fronteriza. Habla de sus tres hijas —hoy adolescentes— y entonces cuenta que no olvida cuando hace una década aproximadamente, encontró a una niña de entre ocho y diez años muerta en el cauce de un arroyo seco en el desierto de Nogales.

“Fue muy duro, me marcó”. Aquí el relato:

Este agente empezó su carrera a los 22 años cuando ingresó a la Patrulla Fronteriza y fue asignado en 1988 a la estación de San Diego, California. Desde el año 2000, fue trasladado a la de Nogales, Arizona, en donde cumplió un cuarto de siglo portando el uniforme verde olivo de este cuerpo policial que tiene jurisprudencia en las 25 millas —poco más de 40 kilómetros— que siguen al muro fronterizo con México.

“Sé que mi carrera ha sido muy bonita. Cuando me metí a la patrulla fronteriza era un joven de rancho, no sabía nada del mundo, para mí ha sido una experiencia para abrir los ojos hacia lo que está pasando con la migración. De chaval yo miraba a la migra en sus carros, pero jamás imaginé el verdadero trabajo que hacían. Yo de niño conocí a muchas personas que eran indocumentadas y que trabajaban en la siembra conmigo y con mis padres. Fueron muchas veces una familia para mí y esos recuerdos fueron la parte más difícil cuando empecé a ser agente, pero también ,y hasta hoy, son lo que me hace entender su sufrimiento y su camino para seguir el sueño americano, pero siempre sé, siempre estoy consciente que mi trabajo es ‘enforzar’ las leyes de mi país y no más”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: la creciente angustia en el refugio de los últimos civiles y militares en Mariúpol

Uno de los últimos combatientes ucranianos que quedan defendiendo la sitiada ciudad de Mariúpol, dijo a la BBC que las condiciones dentro del refugio son extremas pero que no se rendirán.
22 de abril, 2022
Comparte

Uno de los últimos combatientes ucranianos que resisten la toma de Mariúpol dijo a la BBC que el exterior de la sitiada siderúrgica donde están atrincherados está en gran parte destruido y que los civiles están atrapados bajo los edificios colapsados.

El capitán Svyatoslav Palamar, que milita en el polémico regimiento nacionalista Azov, afirmó desde la planta de Azovstal -la única parte de Mariúpol que no está bajo control de las fuerzas rusas- que los defensores habían repelido una oleada de ataques.

“Siempre he dicho que mientras estemos aquí, Mairúpol seguirá bajo control de Ucrania”, declaró.

Con anterioridad, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, canceló el planeado asalto a la siderúrgica -que es un laberinto de túneles y talleres- y en cambio exigió a sus tropas cercarla completamente.

“Bloqueen esta zona industrial para que no escape ni una mosca”, ordenó el mandatario.

Gran parte de Mariúpol ha quedado destruida tras semanas de intensos bombardeos rusos y combates calle a calle. La toma de control del puerto sobre el mar de Azov es un objetivo clave de la guerra de Rusia y liberaría más tropas para la ofensiva de Moscú en la oriental región de Donbás.

El capitán Palamar contó que los rusos habían disparado contra la planta metalúrgica desde buques de guerra y lanzado bombas “rompebúnkeres”.

La BBC no ha podido verificar ninguno de los detalles de esa declaración. Sin embargo, coincide con los testimonios dados a comienzos de semana por un comandante de la marina ucraniana que también está dentro de la siderúrgica, quien dijo que los combatientes estaban superados en número y quedándose sin provisiones.

“Todos los edificios en el territorio de Azovstal están prácticamente destruidos. Lanzaron bombas pesadas, bombas rompebúnkeres que causan gran destrucción. Tenemos a heridos y muertos dentro de los búnkeres. Algunos civiles están atrapados debajo de los edificios colapsados”, aseguró Palamar.

El regimiento de Azov fue un grupo neonazi de extrema derecha que luego se incorporó a la Guardia Nacional de Ucrania. Sus combatientes, al lado de la brigada de la marina, guardias fronterizos y policías, son de los últimos defensores ucranianos que quedan en la ciudad.

Imagen aérea de la siderúrgica de Azovstal

Getty Images
Rusia no ha podido tomar control de la siderúrgica de Azovstal.

Cuando se le preguntó cuántos defensores ucranianos quedaban en Mariúpol, el capitán Palamar simplemente respondió “suficientes para repeler ataques”.

Explicó que los civiles estaban un sitios alejados de los combatientes, en sótanos que contienen entre 80 y 100 personas cada uno. Sin embargo, no estaba claro cuántos civiles en total había pues algunos de los edificios están destruidos y los combatientes no podían llegar hasta ellos debido al fuego de artillería.

Las entradas de algunos de los búnkeres están bloqueadas por voluminosas placas de concreto que solo se podrían remover con maquinaria pesada, detalló.

“Nos mantenemos en contacto con los civiles que se quedan en sitios donde podemos llegar. Sabemos que hay niños pequeños, hasta de tres meses de edad”, dijo.

El capitán exhortó a que a los civiles se les dé salvoconducto para evacuar la siderúrgica y pidió que un tercer país o un ente internacional actuara como garante de su seguridad.

“Estas personas ya han pasado por mucho, por crímenes de guerra. No confían en los rusos y están asustadas”, manifestó, añadiendo que temían ser torturadas y asesinadas a manos de las tropas rusas o deportadas a Rusia a través de los llamados campamentos de filtración.

Los civiles ancianos dentro de la siderúrgica necesitaban medicamentos, mientras que también había unos 500 combatientes gravemente heridos que no estaban recibiendo la atención debida -incluyendo cirugías serias como amputaciones.

“Después de 52 días de bloqueo y fuertes combates, nos estamos quedando sin medicamentos. Y también hay cadáveres expuestos de nuestros combatientes que necesitan ser enterrados con dignidad en territorio controlado por Ucrania”, aseveró.

Mapas de Mariúpol

BBC

Palamar dijo que los defensores ucranianos también querían asegurar su propia evacuación, de ser posible -pero que la rendición está descartada.

“En cuanto a la rendición, a cambio del salvoconducto de nuestros civiles, creo que todos sabemos con quién estamos tratando. Definitivamente sabemos que toda garantía, toda declaración de la Federación Rusa no vale nada”.

Manifestó que muchos de los defensores de Azovstal vinieron de Crimea, que Rusia anexó en 2014, así como de las orientales regiones de Dontesk y Luhansk. Él mismo se casó allí y su hijo también nació allí.

“Fui testigo de cómo esta ciudad se desarrollaba. Cómo esta ciudad se convirtió en la perla de Azov, y también es mi ciudad natal”, declaró.

“Rusia no está renovando ni reconstruyendo nada. Su meta es destruir y aterrorizar. Si caemos, esta horda seguirá adelante y todo el mundo civilizado estará en peligro”.

Ucrania ha acusado a las fuerzas rusas de bombardear los refugios civiles y de usar armas prohibidas o restringidas por la ley internacional -incluyendo bombas de fósforo y de racimo– en los ataques contra Azovstal.

Tanto Ucrania como Estados Unidos y Reino Unido han anunciado investigaciones sobre posible uso de armas químicas en Mariúpol, algo que Rusia ha negado. La BBC no pudo confirmar esas acusaciones independientemente.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=TG6s6GRSaAY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.