100 dólares, el costo de la extorsión en La Bestia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

100 dólares, el costo de la extorsión en La Bestia

Ante el cobro de cuotas en el estado de Veracruz, los migrantes evitan cada vez más subir a La Bestia para llegar a la frontera norte. "No es que haya menos migración, sino que se están yendo por otras rutas, e incluso se van caminando", explica una miembro del grupo de ayuda humanitaria 'Las Patronas'.
Por Manu Ureste
13 de diciembre, 2013
Comparte
El estado de Veracruz es uno de los focos rojos de los migrantes en su ruta hacia la frontera de EU. //Foto: Manu Ureste

El estado de Veracruz es uno de los focos rojos de los migrantes en su ruta hacia la frontera de EU. //Foto: Manu Ureste

“Me tiraron del tren y a mi mujer la secuestraron”.

Tras ajustarse varias veces la gorra, Nelson da vueltas en círculo sin sentido y cruza los brazos. Se retoca otra vez la visera de la gorra, observa desconfiado a un grupo de personas que se acercan caminando lentamente por la vía del tren, y se sienta sobre el riel dándole el perfil derecho a la cámara para no mostrar su rostro completo por temor a que lo reconozcan y empeorar su situación.

“En Veracruz los pandilleros están pidiendo 100 dólares de cuota por persona… y si no los pagas, te tiran del tren –explica con un hilo de voz casi imperceptible al oído-. Pero ni mi mujer ni yo sabíamos que en Tierra Blanca y Veracruz era tan peligroso para los migrantes. Nosotros sólo nos subimos al tren buscando tener en Estados Unidos una vida normal”.

El viaje que los llevaría a esa vida, narra el hondureño de 32 años, transcurrió desde Tenosique hasta Tierra Blanca, en Veracruz, alternando el ferrocarril con jornadas de largos recorridos a pie. En esta calurosa ciudad veracruzana considerada, junto a Coatzacoalcos, Medias Aguas y Orizaba, como uno de los focos rojos de la ruta del migrante debido a la gran cantidad de secuestros de indocumentados que se producen, pernoctaron una noche en el albergue y de ahí subieron de nuevo al ferrocarril al que los migrantes llaman La Bestia para continuar su camino hacia la frontera norte con los Estados Unidos.

Sin embargo, el recorrido se interrumpió violentamente a escasos kilómetros de Córdoba, entre los municipios de Tezonapa y Cosolapa, en la zona cañera de la región.

Al llegar a ese punto del recorrido, a Nelson se le quiebra la voz.

“En Coatzacoalcos trabajé unos días y me gané unos 400 pesos, pero ya no me quedaba nada de dinero. Entonces, en el tren nos salieron unos pandilleros y nos pidieron a cada uno 100 dólares para continuar con el viaje. En ese momento me quedé como hipnotizado –recuerda con la mirada clavada en las piedras que salpican el suelo-. Ahora pienso que debí decirle a mi mujer que nos tiráramos del tren, sin embargo no podía hablar, no reaccionaba. Me quedé esperando a que ellos tuvieran compasión”.

Graffiti que anuncia el comedor de Las Patronas, en Amatlán, Veracruz. //Foto: Manu Ureste

Graffiti que anuncia el comedor de Las Patronas, en Amatlán, Veracruz. //Foto: Manu Ureste

Tras recuperar el aliento, Nelson admite que su gran error fue el desconocimiento de lo que enfrentaban él y su pareja.

No sabía que desde el inicio del 2013 los grupos del crimen organizado que controlan la ruta ferroviaria que inicia en Tabasco y Chiapas, con rumbo al norte del país, emplean una nueva estrategia para extorsionar a los miles de centroamericanos que, como él y su esposa, ingresan de manera ilegal a México: el cobro del pasaje en el tren, con tarifas que van incluso de los 300 dólares por llegar a Coatzacoalcos y 850 dólares hasta Estados Unidos.

“Yo no sabía nada de eso, pero pensé que, al ver que no traíamos dinero, no nos harían nada –insiste sin levantar la mirada-. Pero me aventaron del tren y a mi mujer se la llevaron. Hasta la fecha no sé nada de ella. Nada. No me han llamado para un rescate… ni sé dónde está ahorita -menea la cabeza-. Sólo me queda pedirle a Dios que me la cuide y decirle a estas personas que tengan compasión y que no le hagan daño”.

“Para pasar por Veracruz arriba del tren hay que soltar una feria, eso es así”, confirma tras ser cuestionado al respecto Alfredo Antonio López, otro migrante de El Salvador que lleva un par de días en el comedor de Las Patronas, en Amatlán, Veracruz, quien agrega que “tanto en el viaje de ida como en el de vuelta” arriba de La Bestia, “las pandillas de centroamericanos” están provocando estragos con el cobro de “cuotas”, robos, y secuestros de connacionales sin documentos.

“Entre migrantes nos decimos que si pasas de Tierra Blanca, ya la hiciste. Ya nos sentimos más tranquilos, respiramos aliviados, porque ahí está muy peligroso, tanto si subes hacia Estados Unidos, como si bajas de allá para tu país”, señala.

Por su parte, Samantha Martínez, voluntaria jesuita que participa en las labores humanitarias de Las Patronas, indica en este sentido que, de acuerdo con los testimonios de los migrantes que atienden a diario, las zonas donde se reportan mayor número de incidentes en el estado de Veracruz en forma de “robos, secuestros, y cobros de cuota o de piso” son “Medias Aguas, Acayucan, Tierra Blanca y Coatzacoalcos”.

Mientras que doña Bernarda Romero Vázquez, integrante del grupo de ayuda humanitaria Las Patronas, revela que el cobro de 100 dólares para poder continuar con el viaje, especialmente en el corredor Tierra Blanca-Orizaba, está provocando que descienda el número de migrantes que se sube a La Bestia, aunque esto no implique que el flujo migratorio se haya reducido.

Según el Movimiento Migrante Mesoamericano, unos 70 mil indocumentados desaparecieron durante el sexenio de Felipe Calderón. //Foto: Manu Ureste

Según el Movimiento Migrante Mesoamericano, unos 70 mil indocumentados desaparecieron durante el sexenio de Felipe Calderón. //Foto: Manu Ureste

“Ya vienen menos en el tren, pero no porque haya menos migración, si no que se están yendo por otras rutas, e incluso los que no pueden pagarse un pasaje se van caminando para evitar subir al ferrocarril y que los extorsionen”, incide la activista.

Ante esta situación de inseguridad, tanto Nelson como Alfredo comentan que no subirán a La Bestia para pasar por Tierra Blanca en su camino de regreso a Honduras y El Salvador, respectivamente. Sino que harán el camino junto a la Caravana de Madres Centroamericanas que está por llegar a La Patrona.

“Primero voy a regresar a Honduras aprovechando el paso de la caravana para atravesar Tierra Blanca, porque es más seguro. Y luego regreso a México a buscar a mi mujer, iré desde el DF hacia el norte”, afirma Nelson.

“Sé que va a ser muy complicado, pero lo voy a intentar -concluye o esbozando por primera vez algo parecido a una sonrisa en su rostro-. Tengo fe en que lo voy a lograr”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las elecciones más cruciales en América Latina en 2021 (y por qué pueden definir el rumbo de la región)

Castigados por la pandemia y la crisis económica, y en el marco de un amplio descontento popular, varios países latinoamericanos irán a las urnas en el correr del año.
2 de enero, 2021
Comparte

Más pobres, vulnerables y ansiosos que unos meses atrás, millones de latinoamericanos buscarán responder en 2021 algo urgente: ¿quién puede sacarlos del pozo en que se encuentran?

La pregunta dominará las elecciones que varios países de América Latina prevén celebrar en el transcurso del año, tras la muerte y devastación causada por la pandemia de covid-19.

Los datos estremecen: la región sufre la que ha sido llamada supeor contracción económica en un siglo, cercana a 8% en 2020, con unos 40 millones de personas entrando en la pobreza.

Los expertos anticipan que en este contexto puede acentuarse un fenómeno que ya se veía en Latinoamérica antes de la pandemia: la tendencia a cambiar de gobernantes, que pagarán el costo de la crisis ya sean de izquierda o derecha.

“Las elecciones van a ser un soberano voto de castigo para los gobiernos“, le dice Carlos Malamud, investigador principal para la región del Real Instituto Elcano, a BBC Mundo.

Otros advierten que la situación puede propiciar incluso el surgimiento de líderes populistas y de nuevas protestas callejeras: el rumbo político de la región puede definirse en 2021 tanto en las urnas como en las calles.

Entre febrero y noviembre

El calendario electoral latinoamericano 2021 tiene una primera entrada en Ecuador el 7 de febrero.

En la disputa están el banquero y empresario Guillermo Lasso, el líder indígena Yaku Pérez y el economista Andrés Arauz, un delfín del expresidente izquierdista Rafael Correa (2007-2017), cuya condena por un caso de corrupción le impidió ser candidato a vicepresidente.

Una manifestación en Quito

EPA
Ecuador tiene previsto celebrar elecciones en febrero.

Con opciones tan diferentes en medio de la crisis económica y un gran descrédito de las instituciones, la elección ecuatoriana puede ser un anticipo de lo que ocurrirá luego en otros países de la región.

En el vecino Perú, sacudido por la pandemia y una fuerte inestabilidad política que le ha llevado a tener tres presidentes distintos durante 2020, las elecciones generales están marcadas para el 11 de abril.

La crisis de liderazgo peruana ha derivado en la preparación de más de una veintena de candidaturas presidenciales, ninguna con una mayoría clara en las encuestas, que marcan una amplia indecisión o apatía de los votantes.

Otro país con un complejo panorama es Chile, que tiene elecciones previstas para el 21 de noviembre, tras la gigantesca ola de protestas callejeras de 2019 y la elección por voto popular de una convención constituyente en abril próximo.

Las encuestas marcan como principales precandidatos chilenos al alcalde comunista Daniel Jadue, al alcalde conservador Joaquín Lavín y a la diputada Pamela Jiles, aunque el escenario puede variar en los próximos meses.

Dos mujeres se abrazan durante las celebraciones en Chile por la victoria del Apruebo

Reuters
Chile irá a elecciones mientras redacta una nueva Constitución.

En noviembre también hay elecciones previstas en Honduras y Nicaragua, donde analistas anticipan que el presidente Daniel Ortega buscará pasar a su esposa Rosario Murillo el poder que ejerce desde 2007, según sus opositores en base a fraudes electorales.

Además, los gobiernos de Andrés Manuel López Obrador en México y de Alberto Fernández en Argentina tendrán tests de popularidad en junio y octubre respectivamente, con elecciones legislativas de mitad de mandato previstas en sus países.

Entre protestas y populismos

La crisis de América Latina plantea en algunos países una necesidad de reformular el contrato social, lo cual es “una buena oportunidad para evitar el surgimiento de opciones populistas, que las va a haber de todos los colores”, sostiene Malamud.

El malestar social a lo largo de la región quedó de manifiesto en noviembre con las protestas masivas en Perú, que causaron la caída de un presidente, y en Guatemala, que acabaron con el Congreso en llamas y la suspensión de un proyecto de presupuesto para 2021.

Guatemala

Reuters
El malestar social latinoamericano se expresó en protestas como las que estremecieron a Guatemala e noviembre.

Marta Lagos, directora de la encuesta regional Latinobarómetro, cree que las protestas en la región van a resurgir cuando los gobiernos decidan acabar con las ayudas sociales que implementaron ante la pandemia.

“Se pueden producir inestabilidades si los gobiernos no logran entender, y los nuestros claramente no han entendido todavía, en qué consiste la demanda (de ayudas sociales): ellos creen que es una demanda pasajera y la pandemia la ha transformado en una demanda permanente“, le dice Lagos a BBC Mundo.

A su juicio, esto puede llevar al ascenso de líderes populistas en la región.

Los pueblos van a privilegiar el presente, que nunca ha sido tan importante como en la pandemia“, señala. “Y el populismo es el presente: tratar de parchar lo inmediato sin ninguna visión de futuro”.

“Por lo tanto”, agrega, “la probabilidad de que surjan candidatos populistas es muy alta”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Y4HQthYFZQw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.