¿Qué tan accidental fue el encuentro entre Obama y Castro?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Qué tan accidental fue el encuentro entre Obama y Castro?

Fue un gesto que no ocurría desde 2000: los presidentes de EU y Cuba se estrecharon la mano. ¿Qué significado tiene? ¿Fue un accidente, como sugiere el gobierno estadounidense, o un movimiento coreografiado?
11 de diciembre, 2013
Comparte

obama_castro

Fue un gesto simple, pero simbólico: si los presidentes de Estados Unidos y Cuba -dos países enemistados desde hace décadas- se dan la mano, el campo se abre a toda clase de interpretaciones. Fue exactamente lo que ocurrió este martes en la ceremonia de despedida del expresidente sudafricano Nelson Mandela. ¿Estaba todo fríamente calculado?

En efecto, la foto en la que Barack Obama estrecha la mano de un sonriente Raúl Castro dio la vuelta al mundo. La última vez que los mandatarios de estas dos naciones se dieron la mano fue en 2000, cuando Bill Clinton saludó a Fidel Castro durante la cumbre del Milenio en la ONU- que no tardó en convertirse en uno de los temas más debatidos de la ceremonia.

Para algunos cubanos esto fue “un insulto, una bofetada”, para otros una muestra de la posibilidad de un acercamiento entre los dos países.

Y si bien el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, le restó importancia al hecho y dio a entender que fue una cuestión librada al azar, para el periódico británico The Telegraph, “bajo los protocolos diplomáticos establecidos años atrás, el presidente de Cuba y los representantes de Washington no suelen ser invitados a los mismos eventos”.

“Y si ocurre”, añade, “la reunión está coreografiada de forma tal que ambos no se encuentren cara a cara”.

¿Accidente del destino o acción premeditada?

El programa Newsnight, de la BBC se lo preguntó a David Owen, ministro de Relaciones Exteriores británico entre 1977 y 1979, quien durante sus años como canciller tuvo que ejecutar más de una danza extraña para evitar acercamientos poco deseados.

¿Cómo interpreta este gesto entre Obama y Castro?

Yo creo que es muy significativo. Desde hace tiempo que Obama quiere mejorar las relaciones con Cuba, algo que era muy difícil de hacer en su primer mandato, teniendo en cuenta que Florida es un estado clave. Pero ahora, incluso en Florida las cosas han ido avanzando.

Cuando Obama levantó en 2009 las restricciones de viajes (a Cuba para los cubano-estadounidenses), esta medida fue popular en Florida y, probablemente, eso lo ayudó en las segundas elecciones presidenciales.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, dice que el encuentro fue pura casualidad. ¿Usted se cree eso?

No, para eso están los cancilleres, para explicar por qué pasan las cosas. Pero no hay duda (que no fue casual). Esto abre el camino para que mejoren las relaciones entre ambos, algo que se necesita desde hace mucho tiempo.

Pero es obvio que la planificación de dónde se sienta cada quién se hizo con meses de antelación. Seguro que ya se sabía que Obama iba a pasar por delante del presidente cubano…

Para, el excanciller británico David Owen, el gesto es muy significativo.

Sí, lo sabía. No fue un accidente. Sabía exactamente lo que pasaría. El mayor problema en estas situaciones se centra en al lado de quien no te quieres sentar.

Cuando asistí al funeral de Jomo Kenyatta, el líder independentista de Kenia, recuerdo que mi principal tarea era interponerme físicamente entre Idi Amin (el exdirigente de Uganda entre 1971-1979, cuyo régimen fue uno de los más sangrientos en la historia de África) y el Príncipe Carlos.

Y Amin era un hombre bastante grandote… Él quería que le tomaran fotos saludando al Príncipe Carlos, lo último que quería Carlos. Y yo logré frenarlo.

¿Cómo? ¿Qué hizo?

Ambos estaban en la misma plataforma. Yo lo miraba atentamente mientras lo veía moverse, tratando de acercarse, y me aseguré de que no pudiera hacerlo.

Yo creo que en realidad la importancia de todo esto es que Obama es una creación de Madiba. Obama pudo ascender gracias a él y creo que siente su legado.

Creo que hará más en materia de temas sociales. Él puede marcar el ritmo y hacer cosas que resultan obvias: no tiene sentido mantener la larga disputa (con Cuba).

Contenido relacionado

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El innovador y exitoso método nórdico para acabar con el acoso escolar

El acoso en la escuela suele dejar secuelas que la víctima puede llegar a experimentar por décadas. Pero hay metodologías que ayudan a cambiar el entorno escolar para evitar que esto ocurra.
2 de mayo, 2022
Comparte

Lady Gaga, Shawn Mendes, Blake Lively, Karen Elson, Eminem, Kate Middleton y Mike Nichols. Estas son solo algunas de las personas que han hablado de su experiencia como víctimas del acoso escolar y el dolor que esto les ha causado en la infancia y en etapas posteriores de su vida.

Cualquiera que haya sido victimizado de niño comprenderá los sentimientos de vergüenza que pueden generar este tipo de experiencias. Y las consecuencias no se quedan ahí.

Investigaciones recientes sugieren que los efectos del acoso infantil pueden persistir durante décadas, con cambios duraderos que pueden ponernos en mayor riesgo de enfermedades mentales y físicas.

Estos hallazgos están llevando a un número cada vez mayor de educadores a cambiar su punto de vista sobre el matoneo: de una situación inevitable del crecimiento a una violación de los derechos humanos de los niños.

“La gente solía pensar que el acoso escolar era un comportamiento normal y, en algunos casos, que incluso podría ser algo bueno, porque ayuda a fortalecer el carácter”, explica Louise Arseneault, profesora de psicología del desarrollo en el King’s College de Londres, en Reino Unido.

“Les tomó mucho tiempo comenzar a considerar este comportamiento como algo que puede ser realmente dañino”.

Con este cambio de mentalidad, muchos investigadores ahora están probando varios esquemas contra el acoso, con algunas estrategias nuevas y emocionantes para crear un entorno escolar más amable.

Cultura de tolerancia de la victimización

El Programa de Prevención del Acoso Olweus (Olweus Bullying Prevention Program) es uno de los esquemas que más se ha puesto a prueba.

Lady Gaga

Getty Images
Lady Gaga es uno de los personajes famosos que ha hablado abiertamente sobre su experiencia de acoso escolar.

Fue desarrollado por el fallecido psicólogo sueco-noruego Dan Olweus, quien encabezó gran parte de las primeras investigaciones académicas sobre la victimización infantil.

El programa se basa en la idea de que los casos individuales de acoso suelen ser producto de una cultura más amplia que tolera la victimización. Como resultado, intenta abordar todo el ecosistema escolar para evitar que prospere el mal comportamiento.

Como muchas otras intervenciones, el Programa Olweus comienza con un reconocimiento del problema. Por este motivo, los colegios deberían realizar una encuesta para preguntar a los alumnos sobre sus experiencias.

“Saber lo que está pasando en tu edificio es realmente importante y puede guiar tus esfuerzos de prevención del acoso escolar”, dice Susan Limber, profesora de psicología del desarrollo de la Universidad de Clemson, en Carolina del Sur, Estados Unidos.

El Programa Olweus alienta a la escuela a establecer expectativas muy claras para un comportamiento aceptable, y las consecuencias si se infringen esas reglas.

“ no deberían ser una sorpresa para el niño”, dice Limber. Los adultos deben actuar como modelos positivos a seguir, que refuercen los buenos comportamientos y muestren tolerancia cero ante cualquier forma de victimización.

También deben aprender a reconocer los lugares dentro de la escuela donde es más probable que ocurra la intimidación y supervisarlos regularmente.

Acoso escolar

Getty Images

“Todos los adultos de la escuela necesitan una formación básica sobre el acoso: las personas que trabajan en la cafetería, los conductores de autobuses, el conserje”, señala Limber

A nivel del aula, los propios niños organizan reuniones para discutir la naturaleza del acoso escolar y las formas en que pueden ayudar a los estudiantes que son víctimas de este comportamiento.

El objetivo, en todo ello, es conseguir que el mensaje anti-intimidación quede arraigado en la cultura de la institución.

Resultados positivos

Al trabajar con Olweus, Limber probó el esquema en varios entornos, incluida una implementación a gran escala en más de 200 escuelas en Pensilvania.

Sus análisis sugieren que el programa resultó en 2.000 casos menos de intimidación durante dos años. Es importante destacar que los investigadores también observaron cambios en la actitud general de la población escolar hacia el acoso, incluida una mayor empatía con las víctimas.

Los resultados de Limber no son los únicos que muestran que las campañas sistemáticas contra el acoso pueden generar un cambio positivo.

Comedor escolar

Getty Images
Todo el personal de la escuela debería estar alerta a las posibles señales de intimidación y matoneo.

Un metanálisis reciente, que examinó los resultados de 69 ensayos, concluyó que las campañas contra el acoso escolar no solo reducen la victimización sino que también mejoran la salud mental general de los estudiantes.

Curiosamente, la duración de los programas no pareció predecir sus posibilidades de éxito.

“Incluso unas pocas semanas de intervención fueron efectivas”, dice David Fraguas, del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital Clínico San Carlos, en Madrid, España, quien fue el autor principal del estudio.

Atentos a las señales

La intimidación no acaba en la escuela, y Limber argumenta que los padres y cuidadores deben estar atentos a las señales que indican que puede haber un problema. “Debes ser proactivo al hablar sobre el tema, no esperes a que surja”, dice.

“Puedes hacerlo como parte de una conversación del tipo: ‘¿Cómo van las cosas con tus amigos? ¿Tienes algún problema?'”.

Ella enfatiza que el adulto debe tomar en serio las preocupaciones del niño, incluso si parecen triviales desde una perspectiva externa, al mismo tiempo que debe mantener una mente abierta.

“Escucha atentamente y trata de controlar tus emociones mientras las escuchas”. El cuidador debe evitar hacer sugerencias apresuradas sobre cómo el niño puede manejar el problema, ya que esto a veces puede crear la sensación de que la víctima tiene la culpa de la experiencia.

Acoso escolar

Getty Images
Todos los sitios donde puede ocurrir el acoso dentro de la institución educativa deberían estar supervisados.

Si corresponde, el padre o tutor debe iniciar una conversación con la escuela, que debe elaborar un plan de inmediato para asegurarse de que el niño se sienta seguro. “Lo primero es centrarse en ese niño y sus experiencias”.

Crecer rara vez va a ser fácil: los niños y los adolescentes están aprendiendo a manejar las relaciones sociales y eso va a traer dolor y malestar.

Pero como adultos, podemos hacer un trabajo mucho mejor al enseñarles a los niños que ciertos tipos de comportamientos nunca son aceptables: no hay nadie a quien culpar sino a los mismos agresores.

Estas lecciones podrían tener un impacto generalizado en la salud y la felicidad de muchas generaciones venideras.

*Este artículo fue publicado en BBC Future. Haz clic aquí para leer la versión original en inglés.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZkQj6xbNUVA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.