Tras las elecciones, Venezuela sigue igual: dividida
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Tras las elecciones, Venezuela sigue igual: dividida

En las elecciones municipales de este domingo, los liderados por el presidente, Nicolás Maduro, salieron victoriosos en el total de los votos y el número de alcaldías, pero los candidatos de Henrique Capriles, triunfaron en ciudades simbólicas.
Por BBC Mundo
9 de diciembre, 2013
Comparte

 Amanecerá el lunes y Venezuela seguirá como estaba el sábado, antes de las elecciones del domingo: polarizada.

Las municipales no fueron la “hora cero” que muchos plantearon, sino que arrojaron resultados que pueden interpretarse de varias formas.

Tanto el gobierno como la oposición ganaron y perdieron, según como se mire.

Los liderados por el presidente, Nicolás Maduro, salieron victoriosos en el total de los votos y el número de alcaldías.

Pero los de Henrique Capriles, que no lograron darle ese golpe de opinión de corte plebiscitario al gobierno, triunfaron en las ciudades simbólicas.

El lunes volverá a salir el sol y las filas para comprar leche, aceite y harina serán de nuevo la preocupación principal de los venezolanos. La inflación y la posible devaluación volverán a la primera plana de los periódicos.

Y las conversaciones de política terminarán, una vez más, divididas entre chavistas y opositores.

Mayoría, pero por poco

Maduro convocó a un “diálogo nacional” con todos los alcaldes elegidos.

Después de que el Centro Nacional Electoral (CNE) anunció los resultados parciales de las elecciones, el presidente Maduro dio un discurso triunfalista desde la plaza de Bolívar de Caracas.

Reconoció la victoria del opositor Antonio Ledezma en la contienda por la Gran Caracas, pero resaltó: “Por cada tres alcaldías que gana la revolución la oposición gana una”.

De las 337 que estaban en juego, el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ganó 196 municipios de 257 que se reportaron en la noche del domingo.

La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), por su parte, ganó 53 alcaldías.

Después de que las elecciones se plantearon como un plebiscito para el gobierno de Maduro, en el poder hace siete meses, el número total de votos tomó cierta relevancia. El gobierno parece haber ganado esa contienda, pero por poco.

A pesar de que el CNE dijo que dicha victoria es irreversible, el margen es difícil de estimar sin que se hayan reportado la totalidad de las mesas de votación. Algunos hablan de 3,2 de diferencia porcentual, y otros de 5,6.

Pero, según el sociólogo estadounidense especializado en Venezuela David Smilde, “el resultado le da a Maduro el espacio para mostrarse fuerte y seguir con sus políticas”.

“Aunque no es la victoria de la que se jacta, esto le da a Maduro ciertomomentum, le dice a BBC Mundo el también investigador de la organización no gubernamental Washington Office on Latin America(WOLA) y autor de un blog sobre Venezuela.

Capriles: “Hice todo lo que humanamente estuvo a mi alcance”.

La campaña para las elecciones del domingo fue, según el rector opositor del CNE Vicente Díaz, “la más ventajista de la historia de Venezuela”.

BBC Mundo pudo constatar el proselitismo político que hicieron partidarios del chavismo en el barrio de Petare, en Caracas, así como la maquinaria electoral y la parcialidad de las cadenas de televisión.

Antes de las elecciones Maduro decretó leyes para rebajar los precios de diferentes productos en el mes antes de Navidad, celebración que además adelantó de manera oficial.

Las medidas, tachadas por la oposición de “electoreras”, subieron la popularidad del mandatario.

Pero a pesar del ventajismo, la maquinaria y las medidas económicas, el chavismo no arrasó en las elecciones, y eso para muchos es un síntoma de que el gobierno cuenta con una masa de críticos amplia que no da su brazo a torcer.

Aferrarse a los símbolos

El mismo Capriles quiso que su mensaje tras las elecciones fuera que “Venezuela no tiene dueño” y “es un país dividido”.

En las elecciones del domingo se disputaron 335 municipios.

“El resultado no es un desastre para la oposición”, dice Anabella Abadi, analista de la consultora política ODH Grupo Consultor, “pero tampoco es lo que se esperaban”.

La Unidad mantuvo la alcaldía de la Gran Caracas y de cuatro de los cinco municipios que conforman la capital. También se quedó con la segunda ciudad, Maracaibo, y de otras capitales como Valencia, Barquisimeto, San Cristobal, Trujillo y Barinas, en el estado natal de fallecido expresidente Hugo Chávez.

“La oposición ganó un espacio simbólico que podrá gobernar y demostrar que las cosas se pueden hacer distinto”, dice Smilde. “Sin embargo, no ganaron el plebiscito que ellos mismos platearon”.

Y ahora, dicen algunos observadores, tendrán que aferrarse a ese espacio sin la expectativa de unas elecciones en el mediano plazo: las próximas serán las parlamentarias de fines de 2015.

Abadi recuerda que Capriles “hizo enorme esfuerzo” para hacer la campaña y recorrer tres Estados el día. Destruyeron una tarima donde esperaba hablar, trataron de incendiar su camioneta y detuvieron a su jefe de giras sin dar explicaciones, entre otras cosas.

“Hice todo lo que humanamente estuvo a mi alcance”, dijo el líder opositor el domingo en una rueda de prensa por la que muchos de sus partidarios lo criticaron al verlo lánguido.

Capriles, argumentaban, bien podría sentirse satisfecho de haber vencido la maquinaria del gobierno.

Maduro convocó a un “diálogo nacional” con todos los alcaldes elegidos esta semana.

Eso, sin embargo, al parecer no cambiará lo que confirmaron las cuartas elecciones en los últimos 14 meses: que Venezuela es un país profundamente dividido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Anabel Sharma

La foto de una hija y su madre antes de morir por COVID (y por qué la hija decidió difundirla)

Maria Rico se quitó la mascarilla de oxígeno para decir adiós a su familia, a pesar de saber que esto aceleraría su muerte.
Anabel Sharma
5 de enero, 2021
Comparte

Maria Rico, de 76 años, de Leicestershire, Inglaterra, se quitó la mascarilla de oxígeno para hablar con sus dos hijas por última vez, a pesar de saber que esto aceleraría su muerte.

Anabel Sharma vio a su madre morir junto a ella en el hospital después de que ambas se contagiaron de COVID-19, y ahora le suplica a la gente que tome precauciones con el coronavirus.

Sharma describió el momento como “desgarrador”, pero dijo que se alegraba de que su madre no muriera sola.

Ahora publicó la última fotografía de su madre antes de morir para crear conciencia sobre el virus.

“Consuelo”

Sharma dijo que su madre había muerto aproximadamente media hora después de que se quitó la mascarilla.

“Mi mamá pidió que le quitaran la mascarilla y ellos dijeron: ‘una vez que te la quitemos, se acabará todo. No tendrás mucho tiempo’.

“Ella dijo: ‘sí, lo sé, pero ya tuve suficiente'”, declaró Sharma, de 49 años.

“Tuvimos unos cinco minutos con ella mientras pudo hablar, luego perdió el conocimiento”.

“Nos dijo que no tenía miedo de morir, que estaba lista. Me dijo que tenía que luchar mucho porque tenía a mis hijos en casa”.

Anabel y Maria

Anabel Sharma
Maria Rico vivía con su hija, yerno y tres nietos.

A su hermana, Susana, también se le permitió estar presente mientras usaba equipo de protección personal.

“Le sostuvimos la mano hasta su último aliento”, agregó.

“Me reconforta saber que pudimos estar con ella y sé que también trajo consuelo a mi madre”.

Rico vivía en la misma casa que Sharma, su esposo y sus tres hijos, Noah, 10, Isaac, 12 y Jacob, 22.

Sharma indicó que creía que uno de sus hijos contrajo el coronavirus en la escuela y luego “arrasó” a la familia a una velocidad “aterradora”.

“Le pediría a la gente que siga todas las precauciones y piense en los demás”, dijo.

Maria con hija y nietos

Anabel Sharma
El coronavirus se propagó en toda la familia y todos en la casa dieron positivo.

Sharma y su madre fueron admitidas en el hospital Leicester Royal Infirmary el mismo día de octubre y Rico murió el 1 de noviembre.

Su funeral fue transmitido en vivo a Sharma, quien todavía estaba en el hospital.

“Ella estaba muy consciente de lo que iba a suceder y sabía que no se iba a recuperar y ya había tenido suficiente tratamiento”, explicó Sharma, quien continúa recibiendo tratamiento con oxígeno en casa porque sus pulmones quedaron dañados por el virus.

Describió a su madre como una “abuela increíble” y “muy, muy tenaz”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ARrMFeZEfmU&feature=emb_title

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.