5 peculiares disputas legales en la historia de Apple
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

5 peculiares disputas legales en la historia de Apple

Batallas por propiedad intelectual, espionaje y hasta difamación, como en el caso de una denuncia del astrónomo estadounidense Carl Sagan.
Por Emily Gómez Ramsey @ekgramsey
16 de enero, 2014
Comparte

Después de recibir miles de quejas por parte de consumidores, este miércoles 15 de enero, la Comisión Federal de Comercio estadounidense (FTC, por sus iniciales en inglés) ordenó a Apple pagar al menos 32.5 millones de dólares para dirimir un caso federal que involucra miles de compras que niños hacían virtualmente a través de aplicaciones en sus dispositivos Apple sin saber que lo estaban haciendo.

Las aplicaciones en cuestión son “Tap Pet Hotel”, “Dragon Story” y “Tiny Zoo Friends”. En ellos, un jugador que quiere avanzar a un nuevo nivel debe comprar monedas, un baúl de gemas o regalos para alimentar a una mascota virtual.

Además del reembolso, Apple deberá ahora cambiar sus prácticas de facturación para hacer más obvio que está ocurriendo una compra durante el transcurso de un juego o aplicación.

A lo largo de sus casi 40 años de vida, Apple Inc (antes Apple Computer Inc.) ha librado miles de batallas legales. Generalmente sus litigios implican conflictos de propiedad intelectual, pero también han llevado procedimientos antimonopolio, de prácticas injustas de comercio, difamación, espionaje corporativo y muchos más.

Animal Político te presenta otras 4 otras disputas legales curiosas en la historia de la gigante de Cupertino, California:

Captura de pantalla ifone.com.mx

Captura de pantalla ifone.com.mx

1. La empresa mexicana que derrotó al gigante

En marzo de 2013, una pequeña empresa de nombre iFone le ganó un juicio a Apple por un caso de marca.

iFone nació en 2002 y actualmente tiene oficinas en la Ciudad de México, Houston, Miami y Madrid. Desde sus inicios vende sistemas y servicios de comunicación, y se ha especializado en el desarrollo de software que ofrece a empresas de telemercadeo, por ejemplo. En 2003 bautizaron a uno de sus productos con el nombre de iFone, una síntesis de las palabras internet y teléfono, registrándolo ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), el organismo gubernamental que regula el uso de marcas e inventos.

En 2008, Apple pretendió dar de alta el nombre iPhone, pero el Instituto lo rechazó porque es fonéticamente muy parecido al del producto ya registrado.

En respuesta, el consorcio estadounidense solicitó la caducidad de esa marca, con el argumento de que la compañía mexicana no la había utilizado. Ante el rechazo por parte del IMPI, la gigante presentó el caso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quien estableció que la compañía estadounidense no podrá registrar en México el nombre de uno de sus productos más populares, iPhone, para su uso en telecomunicaciones.

Samsung  Galaxy S II. Tomada de Samsung.com

Samsung Galaxy S II. Tomada de Samsung.com

2. Para el smartphone “el tamaño sí importa”

En septiembre de 2011 Apple ganó el derecho a llamar al iPhone 4 el “smartphone más delgado“, luego de que la Autoridad Británica de Estándares Publicitarios fallara a su favor en una disputa legal contra la empresa Samsung. La electrónica coreana había protestado pues argumentaba que su Galaxy S II tenía un grosor de 8.71 mm, mientras que el iPhone medía 9.33 mm de grueso.

“Apple se vio obligado a sacar su cinta métrica (iTape¿?)” reportó el diario británico The Guardian, para demostrar que mientras que la parte más delgada del Galaxy era, en efecto, más delgado que su iPhone, las orillas del smartphone de Samsung eran muy pronunciadas y alcanzaban los 9.91 mm de grosor.

Carl Sagan con un modelo de la sonda Viking. Foto: JPL/NASA

Carl Sagan con un modelo de la sonda Viking. Foto: JPL/NASA

3. “El astrónomo idiota”

En noviembre de 1995 Apple Computer resolvió una demanda con el célebre astrónomo Carl Sagan que comenzó cuando en 1994, ingenieros de Apple Computer llamaron al código interno de la Power Macintosh 7100 “Carl Sagan”. El “chiste local” entre los ingenieros era que con aquel nombre venderían miles de millones de equipos.

Preocupado que su nombre endosara a la compañía, Sagan envió a Apple un requerimiento de cese. Apple renombró el código interno con el código BHA, presuntamente siglas que significaban “butthead astronomer” o “astrónomo idiota”. Sagan demandó por difamación, pero perdió. Al final, Apple volvió a cambiar su código interno por LAW, que presuntamente significó “lawyers are wimps” o “los abogados son unos cobardes”.

Foto: Especial.

Foto: Especial.

4. Apple vs The Beatles

Las disputas legales entre Apple Inc y Apple Corps, la empresa fundada en 1968 por el grupo británico The Beatles con el fin de reemplazar a Beatles Ltd, se extendió durante tres décadas.

La primera denuncia ocurrió en 1978. Apple Records denunció a Apple Computer por infringir su marca registrada. Apple Corps ganó la demanda y Apple Computer tuvo que pagarle 80 mil dólares. Como condición, Apple Computer aceptó jamás inmiscuirse en el mercado musical. En 1989, se desarrollaría otra batalla legal, cuando Apple Corps denunció que las máquinas creadas por Apple Computer podían reproducir archivos en formato MIDI, infringiendo los términos del anterior litigio, por lo que Apple Computer tuvo que pagar 26.5 millones de dólares.En septiembre de 2003, Apple Corps volvió a demandar a Apple Computer, esta vez por la creación del iPod y la tienda en línea iTunes. En 2006, Apple Corps perdió la demanda.

Un año más tarde, Apple Inc. y Apple Corps anunciaron un acuerdo que daba por acabada la batalla legal entre las compañías. Al final Apple Inc. se llevó el derecho sobre todas las marcas relacionadas con “Apple”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo crear un sistema de alerta de enfermedades infecciosas basado en el modelo para detectar hambrunas

Las pandemias no surgen de repente: comienza con el brote de una enfermedad infecciosa que se transforma en una epidemia local, que luego se propaga entre sus vecinos, y adquiere el potencial de convertirse en global. ¿Cómo detectar estos primeros signos?
5 de agosto, 2020
Comparte

“Para todos los desastres —ya sean hambrunas, terremotos o tsunamis— necesitamos recibir una alerta lo más temprano posible”. Y las pandemias no son la excepción.

Esta es la reflexión de Andrew Natsios, profesor de la Universidad de Texas A&M y director del Instituto Scowcroft de Asuntos Internacionales, en Estados Unidos, quien sostiene que del mismo modo que se puede predecir una crisis alimentaria analizando una serie de variables, también se puede estimar cuándo un brote de una enfermedad infecciosa tiene el potencial de salirse de control.

Crear un método de alerta temprana (que denomina Sistema de Advertencia Temprana de Pandemias, PEWES, por sus siglas en inglés) serviría para evitar que se produzca, asegura el profesor, quien también se encargó de administrar la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) entre 2001 y 2006.

“Una pandemia no surge de repente: comienza con un brote de una enfermedad que luego se transforma en una epidemia localizada, después se propaga a otros países y más tarde se convierte en una pandemia que puede tener el potencial de transformarse en global”, le explica a BBC Mundo.

¿Pero cómo funcionaría este sistema? ¿En que datos se basaría para hacer esta predicción? ¿Y no existen ya otros sistemas de alerta temprana de pandemias?

Entierros y multitudes en los hospitales

El sistema, explica el profesor, sería similar a la Red de Sistemas de Alerta Temprana de Hambrunas, (FEWES, por sus siglas en inglés), un modelo exitoso desarrollado por USAID tras la devastadora hambruna de 1985 en Etiopía que dejó cerca de un millón de muertos.

Cementerio en Brasil

Getty Images
La aparición de una gran cantidad de nuevas fosas es un elemento que indica qué algo fuera de lo normal está ocurriendo en un lugar determinado.

Desde su implementación, recalca Natsios, este programa “ha logrado predecir todas las hambrunas en los territorios bajo su responsabilidad en los últimos 40, 50 años”.

Este sistema utiliza imágenes satelitales para evaluar qué está ocurriendo en el terreno, datos sobre el comercio de granos y ganado, del clima, así como reportes de expertos en alimentos, científicos agrícolas y empresarios que ingresan información a la red cuando notan que algo no está bien.

Con esta información produce mapas de acceso gratuito de zonas con inseguridad alimentaria y análisis sobre los problemas que se están gestando en el mundo.

En el caso de una pandemia, informes de profesionales de la salud locales en distintas regiones del globo podrían contribuir con información relevante.

Paciente en China

Getty Images
Profesionales de la salud locales pueden aportar información clave que, en contexto, puede servir de indicador.

Imágenes satelitales permitirían obtener datos clave.

Fotos aéreas de entierros masivos, crematorios trabajando horas adicionales, imágenes que muestren un aumento en el tamaño de grupos que se congregan frente clínicas y hospitales son un material valioso.

No son necesariamente indicadores de un brote, pero sí denotan la presencia de un problema que amerita investigación, por ejemplo.

Agosto, no diciembre

Otra herramienta crucial es el monitoreo de lo que ocurre en internet y de los temas de los que está hablando la gente.

Natsios hace referencia a un estudio reciente de la Universidad de Harvard que combinó dos piezas de información que permitieron llegar a un conclusión interesante.

“Los investigadores observaron imágenes satelitales de aparcamientos, clínicas y hospitales en la zona de Wuhan, donde la pandemia se manifestó a gran escala en China, y notaron un gran aumento de gente en esos lugares en agosto del año pasado”, le dice Natsios a BBC Mundo.

El segundo dato provino de Facebook y Twitter, que reveló que, desde principios de agosto del año pasado, la gente había empezado a hacer preguntas sobre una nueva enfermedad, enumerando todos los síntomas típicos de la covid-19.

Redes sociales

Getty Images
Analizar los temas que la gente discute en las redes sociales puede darnos una pista de si algo está ocurriendo.

“Combinando estos dos datos, es muy probable que hayan descubierto que, de hecho, la pandemia no empezó en diciembre sino en agosto“, explica el profesor.

De haberlo sabido, “incluso si no hubiésemos podido enviar equipos de ayuda sanitaria (dado que China nunca hubiera permitido el ingreso de grupos de EE.UU., Europa o un contingente de la ONU) podríamos haber alertado a las autoridades chinas”.

Natsios no cree que en ese entonces el gobierno chino tuviera conocimiento de la situación: intuye que los funcionarios locales no quisieron enviar malas noticias a Pekín y por eso mantuvieron en secreto esta información.

Equipos de ayuda

No es que los datos que menciona Natsios por separados no existan, “uno puede obtenerlos comprándolos”, explica.

Pero la idea es aunarlos bajo una mismo techo, y ponerlos en un reporte a disposición del público, ONG y demás organismos e instituciones de forma gratuita.

Los equipos de ayuda son la otra pata del sistema de alerta.

La idea, le dice a BBC Mundo Natsios, es utilizar la estructura de los Equipos de Respuesta Frente a Emergencias de USAID para entrenar a profesionales en el terreno que puedan actuar frente a una pandemia y enviar equipos especiales de ayuda de EE.UU. a los países que lo permitan.

Gobiernos autoritarios

Un sistema de alerta temprana es particularmente útil para recabar datos de países con gobiernos autoritarios, poco dispuestos a revelar información, señala Natsios, aunque estos no son los únicos renuentes a presentar información sobre sí mismos poco halagadora.

Ayuda de USAID enviada a Honduras.

Getty Images
Enviar equipos de ayuda es algo que podría hacerse si se tiene conocimiento de que una enfermedad infecciosa se está escapando de control.

“En realidad a ningún gobierno le gusta dar noticias incómodas. Pero en una democracia, hay organizaciones civiles, profesionales, centros de estudio, congresos, parlamentos y medios de noticias independientes que pueden hacer preguntas”, afirma Natsios, mientras que las autocracias carecen de estas instancias de control.

Con un sistema de alerta temprana, se puede obtener información por otros medios con mucha antelación y hacer sonar la alarma para tomar medidas o presionar a algunos gobiernos a que las tomen.

Superposición

Dado el alcance global de este proyecto, es lógico preguntarse si no sería más indicado que cayera bajo la jurisdicción de un organismo internacional, como la ONU, o cualquier otra institución que no tenga una afiliación nacional.

Es más, la ONU ya cuenta con una Red Mundial de Alerta y Respuesta ante Brotes Epidémicos (GOARN).

¿Qué sentido tiene entonces diversificar recursos y esfuerzos para crear un sistema paralelo?

“No podemos poner todos los ‘huevos humanitarios’ en una canasta, porque a veces los sistemas fallan“, dice Natsios con vehemencia.

Paciente con covid-19

EPA
Saber lo más pronto posible que se avecina una pandemia puede servir para evitar que se produzca.

El problema de un sistema como el de la ONU, es que por la forma en que está organizado los directores ejecutivos tienen derecho a veto, dice el profesor, y menciona el ejemplo del brote de ébola detectado por GOAR en 2014 en África Occidental, del cual no se emitió una alerta porque el funcionario local estimó que esta perjudicaría a la economía regional.

“Y, a veces, también nuestro propio sistema puede fallar”, reconoce. “Por eso tenemos que tener una superposición, una multiplicidad de sistemas, en caso de que se produzcan fallas”.

“Aunar todo en un único sistema internacional sería una idea terrible”, concluye Natsios.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

https://www.youtube.com/watch?v=9JOee6bCojU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.