5 preguntas para entender lo que pasa en Ucrania
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

5 preguntas para entender lo que pasa en Ucrania

Las manifestaciones comenzaron cuando el gobierno rechazó un acuerdo de largo alcance con la Unión Europea (UE) en favor de fortalecer los vínculos con Rusia.
27 de enero, 2014
Comparte
Choques ente manifestantes y elementos policiacos en el centro de Kiev, el sábado 25 de enero. Foto: AP.

Choques ente manifestantes y elementos policiacos en el centro de Kiev, el sábado 25 de enero. Foto: AP.

El gobierno de Ucrania advirtió este lunes que podría declarar el estado de emergencia luego de que se intensificaran las protestas antigubernamentales y los manifestantes ocuparan el Ministerio de Justicia.

Las manifestaciones se han apoderado de Ucrania desde noviembre de 2013, cuando el gobierno rechazó un acuerdo de largo alcance con la Unión Europea (UE) en favor de fortalecer los vínculos con Rusia.

Las protestas se tornaron violentas el 19 de enero y las primeras víctimas mortales se registraron la semana pasada en la capital, Kiev.

La confrontación derivó en disturbios después de que el gobierno endureciera la legislación sobre el derecho a manifestarse para tratar de poner fin a las protestas masivas en la plaza principal de Kiev, la plaza de la Independencia o Euromaidán.

Líderes de la oposición han estado negociando con el presidente, quien llegó a ofrecerles que se integraran al gobierno. Sin embargo, los disturbios que comenzaron en Kiev se han propagado por el resto del país.

¿Cuán grave es la situación?

Dos personas fueron abatidas a tiros en el principal núcleo de la manifestación, la plaza de la Independencia de Kiev el 22 de enero, después de tres noches de disturbios.

Otro cuerpo sin vida fue encontrado con señales de tortura en un bosque cerca de la capital. El 25 de enero, un cuarto manifestante fue reportado muerto, según se dijo, a causa de las heridas sufridas en la violencia antes.

Las escenas del 19 de enero mostraron los momentos más violentos de casi dos meses de protesta, con los manifestantes incendiando varios autobuses de la policía y otros vehículos, mientras los agentes usaban gases lacrimógenos, balas de goma y cañones de agua.

Cientos de manifestantes y cerca de 170 agentes de policía habían resultado heridos desde el 26 de enero.

Las protestas se han extendido a varias ciudades de Ucrania, sobre todo en el oeste del país, más europeísta que el este, que es más prorruso.

¿Qué motivó las protestas?

Manifestantes llevan el ataúd de un manifestante de 25 años que falleció la semana pasada en enfrentamientos con la policía en las calles de la capital Kiev, el domingo 26 de enero de 2014. (Foto AP/Efrem Lukatsky)

Manifestantes llevan el ataúd de un manifestante de 25 años que falleció la semana pasada en enfrentamientos con la policía en las calles de la capital Kiev, el domingo 26 de enero de 2014. (Foto AP/Efrem Lukatsky)

El malestar de los manifestantes sin duda se vio azuzado por las nuevas leyes que prevén penas de cárcel para cualquier persona que bloquee edificios públicos y prohíbe el uso de máscaras o cascos en las manifestaciones.

Pero para ubicar el detonante de las protestas hay que retrotraerse unos meses, a la decisión del presidente Viktor Yanukovich de no firmar un importante acuerdo de asociación con la Unión Europea pese a años de negociaciones encaminadas a la integración de Ucrania con el bloque de 28 naciones.

Miles de ucranianos proeuropeístas salieorn a las calles de la capital para exigir al presidente Yanukovich que cancele su giro de 180 grados y siga adelante con el acuerdo con la UE. Ante su negativa, las protestas continuaron.

Cuando el pasado 30 de noviembre entró en acción la policía antidisturbios, las imágenes de los agentes disolviendo a los estudiantes y los heridos que dejaron sólo alimentaron la ira contra el presidente. Entonces se disparó el número de personas en la Plaza de la Independencia.

Las autoridades trataron de calmar la indignación a través de medidas tales como la suspensión del alcalde de Kiev o la liberación de los detenidos.

mapa ucrania

El 17 de diciembre, se anunció un importante acuerdoen virtud del cual Rusia podría comprar bonos del gobierno de Ucrania por valor de US$15.000 millones y se recortaba el precio del gas ruso vendido a Ucrania.

El acuerdo parecía haber acabado con el aliento de los movimientos de protesta hasta que la periodista proopositora Tatiana Chornovol fue golpeada por desconocidos el 25 de diciembre. Eso revivió la protesta.

Las nuevas leyes para endurecer las condiciones en que se ejerce el derecho a la manifestación fueron aprobadas el 16 de enero y entraron en vigor el 22. Sin embargo, la presión de la calle llevó al presidente a comprometerse a enmendarlas.

¿Quiénes son los manifestantes?

Los manifestantes son principalmente de la zona de Kiev y el oeste de Ucrania, donde hay una mayor afinidad con la UE. Por el contrario, en el este y el sur, de habla rusa, la afinidad es mayor con Moscú.

Vitali Klitschko, el ex campeón de boxeo de peso pesado del mundo y líder del movimiento Udar (Puños), ha sido uno de los más promientes manifestantes.

Klitschko se ha expresado insistentemente a favor de la UE y planea postularse a la presidencia en unos comicios que aunque previstos para 2015 la oposición exigen que se adelanten a este año.

Otro de los más destacados participantes ha sido Arseniy Yatsenyuk, líder parlamentario del segundo partido más grande del país, Patria, y aliado de la ex primera ministra Yulia Timoshenko, ahora en prisión.

La liberación de Timoshenko fue una de las condiciones impuestas por la UE para firmar el acuerdo de asociación con Ucrania.

También están involucrados grupos de extrema derecha como Bratstvo (Hermandad) o Svoboda (Libertad), cuyo líder es Oleh Tyahnybov.

¿Cómo ha reaccionado Occidente?

La embajada de EE.UU. en Kiev revocó las visas de “varios ucranianos que estaban vinculados a la violencia” después de las muertes, el 22 de enero.

Líderes de la UE expresaron su conmoción por las muertes y pidieron a todas las partes poner fin a la violencia. El presidente de la Comisión de la UE, José Manuel Durao Barroso, advirtió que la relación de la UE con Ucrania podría tener que ser revisado.

La posición oficial de la UE sobre el acuerdo abandonado en noviembre es que la puerta sigue abierta para Ucrania a firmar, pero se ha puesto toda nueva negociación en espera hasta que haya un compromiso claro para hacerlo.

Tanto la UE como EE.UU. han condenado las nuevas y duras leyes contra la protesta, diciendo que son incompatibles con las aspiraciones democráticas ucranianos.

¿Está Rusia moviendo los hilos en Kiev?

Foto: AP

Foto: AP

Muchos observadores ven el acuerdo alcanzado entre Rusia y Ucrania en diciembre como el juego del palo y la zanahoria.

En 2004, la Revolución Naranja consiguió que se repitieran las elecciones que había ganado Yanukóvich por considerarlas fraudulentas. Rusia lo respaldó entonces y lo apoya ahora.

Durante siglos Ucrania fue un país controlado por Moscú y muchos rusos ven a Ucrania como vital para los intereses de su país.

Después de los disturbios que estallaron el 19 de enero, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, declaró que las protestas estaban “fuera de control”y acusó a los políticos europeos de provocar el problema.

¿Qué le espera a Ucrania?

Yanukóvich, que fue elegido democráticamente en 2010, cuenta con una gran base de apoyo en el este y sur de Ucrania, hasta el punto que sus partidarios también se han manifestado en la calle.

El 25 de enero, el presidente ofreció a la oposición varios altos cargos, incluido el de primer ministro, pero el acuerdo fue rechazado. La oposición dijo que si bien las conversaciones continuarían, demandas clave, incluyendo nuevas elecciones, se deben cumplir antes de que las protestas cesen.

140127001907_uemap

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

India: los desesperados mensajes para salvar a pacientes con COVID

Avani Singh es una de las miles de personas en India que ha tenido que recurrir a las redes sociales para obtener ayuda para su familia.
1 de mayo, 2021
Comparte

Mientras una segunda ola de coronavirus causa estragos en India, con más de 350 mil  casos reportados a diario, las familias de los enfermos de covid-19 buscan desesperadamente ayuda en las redes sociales.

Desde la mañana hasta la noche, rastrean cuentas en Instagram, dejan mensajes en grupos de WhatsApp y revisan sus guías telefónicas. Buscan camas en un hospital, oxígeno, el fármaco remdesivir y donaciones de sangre.

Es caótico y abrumador. Un mensaje de WhatsApp comienza a circular: “Dos camas de UCI libres. Minutos después, ya no lo están. Pasaron a ser ocupadas por quien llegó primero.

Otro mensaje: “Se necesita con urgencia concentrador de oxígeno. Por favor, ayuda”.

A medida que el sistema de salud se debilita, es la comunidad, el esfuerzo personal y la suerte lo que decide entre la vida y la muerte.

La demanda supera a la oferta. Y los enfermos no pueden darse el lujo de perder tiempo.

“Buscamos en 200 lugares una cama de hospital”

Cuando comencé a redactar este artículo el viernes, hablé con un hombre que buscaba oxígeno en WhatsApp para su primo de 30 años en Uttar Pradesh, un estado en el norte de India. Cuando terminé de escribir el domingo, había muerto.

Otros están agotados y traumatizados, después de días cargando en sus hombros el peso de encontrar un tratamiento que salve la vida a sus seres queridos.

“Son las 6 de la mañana, la hora a la que comenzamos las llamadas. Nos informamos de cuáles son las necesidades de mi abuelo para el día -oxígeno e inyecciones- lo compartimos en WhatsApp y llamamos a todas las personas que conocemos”, explica Avani Singh.

Avani Singh con su abuelo, de 94 años, enfermo de covid en Delhi.

Avani Singh
Avani Singh con su abuelo, de 94 años, enfermo de covid en Delhi.

Su abuelo de 94 años está muy enfermo de covid en Delhi.

Desde su casa en Estados Unidos, Avani y su madre, Amrita, describen una extensa red de familiares, amigos, parientes y contactos profesionales, muchas veces lejanos, que les ayudaron cuando el abuelo cayó enfermo y su salud se deterioró rápidamente.

“Usamos todos los contactos que tenemos. Yo buscaba en las redes sociales. Algunas páginas que sigo dicen ‘tal lugar confirmado, tiene cama de UCI’ o ‘este sitio tiene oxígeno’. Entre todos probamos unos 200 lugares“, explica Avani.

Finalmente, a través de un amigo de la escuela, encontraron un hospital con camas, pero descubrieron que no tenía oxígeno. En esos momentos, el padre de Avani estaba inconsciente.

“Entonces publiqué una súplica en Facebook y un amigo sabía de una sala de emergencia con oxígeno. Gracias a ese amigo, mi padre sobrevivió aquella noche“, dice Amrita.

Cuando hablamos el sábado, su perspectiva había mejorado, pero la tarea que tenían por delante Avani y Amrita era conseguir inyecciones de remdesivir. Hicieron algunas llamadas, y el hermano de Amrita en Delhi viajó en auto hasta esos lugares, haciendo unos 160 km en un solo día.

“Mi abuelo es mi mejor amigo. No puedo agradecer lo suficiente a las personas que manejan esas páginas de Instagram por todo lo que están haciendo”, dice Avani.

Pero la información pronto se desactualiza. También les preocupan las informaciones falsas.

“Nos enteramos de que una farmacia tenía los medicamentos pero cuando mi primo llegó allí ya no quedaba ninguno. Abría a las 8:30 de la mañana y la gente llevaba haciendo cola desde medianoche. Solo los 100 primeros recibieron las inyecciones”.

“Ahora venden los medicamentos en el mercado negro. Deberían costar unas 1.200 rupias (US$16) y los venden por 100.000 rupias (US$1.334), y nadie te puede garantizar su autenticidad”, explica Amrita.

Como cualquier sistema que confía en conexiones personales, no todo el mundo recibe una oportunidad justa. El dinero, los contactos familiares y un alto estatus social brindan mayores posibilidades de éxito, así como el acceso a internet y los celulares.

Situaciones desesperadas

En medio del caos, algunas personas tratan de poner algo de orden, centralizando la información, creando grupos comunitarios y usando cuentas de Instagram para hacer circular los contactos.

Arpita Chowdhury, de 20 años, y un grupo de estudiantes en su universidad para mujeres en la capital gestionan una base de datos que ellas mismas recaban y verifican.

Arpita Chowdhury

Arpita Chowdhury
Arpita Chowdhury y otras estudiantes del Lady Shri Ram College, una Universidad en Nueva Delhi, crearon un grupo para coordinar la información en las redes sociales.

“Cambia hora a hora, minuto a minuto. Hace cinco minutos me dijeron que había un hospital con diez camas disponibles, pero cuando llamo ya no hay”, explica.

Con sus compañeras, llama a los números de contacto anunciados en las redes sociales que ofrecen oxígeno, camas, plasma o medicamentos, y publica la información verificada en internet.

Luego responde a las solicitudes de familiares de pacientes con covid que solicitan ayuda.

Es algo que podemos hacer para ayudar, a nivel más básico, dice.

Arpita Chowdhury comparte información verificada en WhatsApp

BBC
“Necesitamos dos camas de hospital para mis abuelos, ¿saben de algo?”, preguntan en un mensaje. “El Colegio Médico Doon tiene camas de UCI”, responden.
Arpita Chowdhury comparte información verificada en WhatsApp

BBC
-“SOS, oxígeno en Agra”. -“De acuerdo, averiguo”. “OXÍGENO. Ubicación: Agra, Uttar Pradesh. Disponible el 23 de abril a las 12 del mediodía. Verificado”.

El viernes, Aditya Gupta me dijo que estaba buscando un concentrador de oxígeno para su primo Saurabh Gupta, gravemente enfermo en Gorakhpur, una ciudad en el estado norteño de Uttar Pradesh en donde hubo un gran aumento de casos y muertes.

Saurabh, un ingeniero de 30 años, era el orgullo y la alegría de su familia. Su padre tenía una pequeña tienda y ahorró para que pudiera tener una educación.

“Visitamos casi todos los hospitales en Gorakhpur. Los hospitales más grandes estaban llenos y el resto nos dijeron: ‘Si logran obtener el oxígeno por su cuenta, podremos aceptar al paciente“, explicó Aditya.

A través de WhatsApp, la familia consiguió un cilindro de oxígeno, pero necesitaban un concentrador para hacerlo funcionar. Estaban agotados el viernes, aunque recibieron garantías de un proveedor de que podrían obtener uno.

Pero el dispositivo que tan desesperadamente necesitaban nunca llegó y Saurabh no puso ser ingresado en el hospital.

El domingo, Aditya me dijo: “Lo perdimos ayer por la mañana, murió delante de sus padres”.

Saurabh Gupta

Aditya Gupta
Saurabh tenía 30 años.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9Bbb1CsM8f0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.