Cuando el alcohol era una de las medicinas más usadas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cuando el alcohol era una de las medicinas más usadas

Gotas de ginebra para evitar la plaga, un trago de vino para "defender el cuerpo de la corrupción" y un sorbo de absenta para curar las lombrices.
19 de enero, 2014
Comparte

alcohol1
Durante siglos el alcohol ha tenido un puesto en la historia farmacéutica, junto a las pastillas, pociones y hierbas medicinales.

Hubo un tiempo en que se aconsejaba unas gotas de ginebra para evitar la plaga, un trago de vino para “defender el cuerpo de la corrupción” y un sorbo de absenta para curar las lombrices.

Por supuesto, todo esto ha cambiado.

En la medida que ha crecido nuestro entendimiento del daño del alcohol a la sociedad y los individuos, los remedios con esa sustancia han cedido su lugar en las recetas médicas y han sido remplazados por consejos de abstenerse sólo a su uso prudente.

Ahora, una exhibición en el Colegio Real de Médicos de Londres hace un seguimiento de la utilización, algunas veces fatal, de estas medicinas por profesionales de la salud en los últimos siglos.

Beneficios con advertencia

alcohol2

Uno de los registros más antiguos en los muchos libros de cuero expuestos es la traducción del trabajo del inglés Roger Bacon, filósofo y escritor de alquimia y medicina del siglo XVII.

Según los escritos (publicados en 1683), Bacon sugiere que el vino podría “preservar el estómago, fortalecer el calor natural, ayudar a la digestión, defender el cuerpo de corrupción y preparar la comida hasta que se convierta en la misma sangre”.

Pero también reconoce los peligros de consumir etanol en exceso: “si se consume durante mucho tiempo, contrariamente ocasionará un gran daño: oscurece el entendimiento, afecta al cerebro, produce temblores en las extremidades y visión borrosa”.

Los brebajes a base de vino también aparecen con frecuencia en los libros de cocina de los siglos XVI al XVIII, junto a los consejos generales de preparación de platos.

En una receta del siglo XVII se recomienda “una bebida excelente contra la plaga”. Sus ingredientes incluyen ruda, salvia y casi un litro de vino, mucho más de los límites de alcohol recomendados hoy en día.

Lombriz intestinal

alcohol3

La comisaria de la exhibición, Caroline Fisher, señala que “mientras que el vino tuvo su lugar en la historia más como un tónico fortalecedor, las bebidas espirituosas eran vistas con una luz distinta”.

“Al mismo tiempo que eran consideradas como terapias, también servían como portadoras y preservativos de sustancias que de otra forma serían difíciles de embotellar y vender”.

Por ejemplo, la absenta -destilada de hierbas como el ajenjo- durante años se usó para tratar la lombriz intestinal y otros parásitos.

No obstante, de acuerdo con el doctor James Nicholls, de Alcohol Research UK, para el siglo XVIII, las bebidas espirituosas como la ginebra eran consideradas por un creciente número de personas como la principal causa de alcoholismo, pobreza y crimen.

Hábitos alcohólicos

En 1725, la primera petición documentada del Colegio Real de Médicos expresó su preocupación sobre “el creciente y pernicioso uso de licores espirituosos”.

En toda Inglaterra había un auge de la ginebra; métodos mejorados de destilación y una regulación poco estricta -en comparación con el vino y la cerveza- llevaron a que estas bebidas fueran asequibles para buena parte de la población.

Sin embargo, no fue sino hasta el siglo XIX que el alcohol fue visto como un problema consistente, explica la doctora Virginia Berridge de la escuela de Medicina Tropical e Higiene de Londres.

En la medida que Reino Unido fue haciéndose cada vez más industrializado y urbanizado, necesitó de trabajadores eficientes, lo que convirtió a la sobriedad en una virtud.

Empezaron a emerger movimientos de templanza, al principio algunos recomendaron restricciones sólo en algunas bebidas, pero con el tiempo la posición cambió a una abstinencia total.

Y a mediados del siglo XIX, los médicos tenían su propio movimiento de templanza.

Un comunicado de 1871 de la Sociedad Británica de Templanza Médica dice: “como se cree que la prescripción desconsiderada de grandes cantidades de líquidos alcohólicos… ha dado lugar, en muchos casos, a la formación de hábitos de intemperancia, los abajo firmantes -si bien no pueden abandonar el uso de alcohol para el tratamiento de ciertos casos- son, sin embargo, de la opinión de que ningún médico debe prescribir sin un serio sentido de responsabilidad”.

La opinión sobre el alcohol de esa sociedad, y de la comunidad médica en general, fue cambiando gradualmente, en parte llevados por un mayor enfoque en la eficiencia y en los avances científicos que ofrecieron compuestos con un mayor potencial medicinal.

Para niños

alcohol4Una de las piezas más modernas que se ofrecen en la exhibición es una botella de Atkinson’s Infants Preservative, un remedio para bebés y niños que se comercializó entre 1919 y 1941.

El empaque asegura a los padres que se puede suministrar “con la mayor confianza”, pues no tenía narcóticos. No obstante, el 50% de sus ingredientes era alcohol.

John Betts, del Museo de la Sociedad Real Farmacéutica, señala que “esto puede ser sorprendente, considerando lo que se sabía sobre los efectos del alcohol en ese tiempo”.

“Pero no fue sino hasta 1941 que la legislación británica forzó a la industria farmacéutica a hacer una lista de todos los ingredientes en sus fármacos”.

El Colegio Real de Médicos tiene una larga historia de crear conciencia de los daños a la salud causados por el alcohol.

Hoy en día asegura que “el alcohol es un factor en más de 40 enfermedades graves, incluyendo enfermedad de hígado y cáncer”. También es una de las principales causas prevenibles de muerte.

Contenido relacionado

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Es posible contraer COVID-19 y contagiar a otros después de vacunarse?

Después de desarrollar vacunas efectivas para combatir la pandemia, el paso siguiente es comprender con más detalle el tipo de protección que ofrecen.
16 de febrero, 2021
Comparte

El mensaje de las autoridades y los especialistas es claro: vacunarse es una manera efectiva de combatir la pandemia de covid-19.

Pero, ¿qué significa exactamente estar vacunado?, ¿qué tipo de protección tienen quienes ya recibieron su dosis completa?

En este momento en el mundo hay al menos 9 vacunas que han demostrado que son altamente eficaces a la hora prevenir la enfermedad que causa el virus SARS-CoV-2.

Eso quiere decir que si una persona vacunada se contagia del virus, tendrá menos probabilidades de desarrollar síntomas o enfermarse gravemente.

Lo que aún no está claro, sin embargo, es si la vacuna logra evitar el contagio.

En resumen: aún no se sabe si la vacuna evita que te contagies, lo que sí se sabe es que si te vacunas y luego te contagias, probablemente no te vas a enfermar.

Veamos por qué ocurre esto y por qué es importante mantener precauciones aún luego de recibir la vacuna.

¿Qué tipo de protección ofrecen las vacunas contra la covid-19?

Hay dos tipos principales de inmunidad que puede lograr con las vacunas.

Una es la llamada “inmunidad efectiva”, que puede evitar que un patógeno cause una enfermedad grave, pero no puede evitar que ingrese al cuerpo o haga más copias de sí mismo.

La otra es la “inmunidad esterilizante”, que sí puede impedir la infección e incluso prevenir casos asintomáticos.

Lo ideal es que una vacuna logre producir inmunidad esterilizante, pero rara vez se logra.

Vacunas

BBC

¿Cuál de estos dos tipos de inmunidad proporcionan las vacunas contra la covid-19?

“En pocas palabras, no lo sabemos, porque son demasiado nuevas”, dice en un artículo de BBC Future Keith Neal, profesor emérito de epidemiología en la Universidad de Nottingham, en Reino Unido.

Hasta el momento, la eficacia de las vacunas se ha medido por su capacidad de prevenir el desarrollo de síntomas, pero aún no hay datos suficientes para saber si también son capaces de evitar la infección.

Algunas investigaciones, sin embargo, ya han comenzado a medir si las vacunas pueden bloquear la infección, y los expertos esperan que en las próximas semanas y meses se obtegan resultados mas dicientes.

Estudios recientes de las vacunas de Oxford-AstraZeneca, Pfizer-BioNTech y Moderna sugieren que estas vacunas podrían tener el potencial de reducir la la transmisión del virus.

virus

Getty
Se sabe que las vacunas pueden impedir que una persona se enferme de covid-19, pero todavía no está claro si evitan la infección.

Estos estudios, sin embargo, tienen limitaciones o aún están en revisión. Es decir, sus resultados aún no son concluyentes.

“Suponemos que todas las vacunas van a tener un nivel de capacidad de bloqueo de la infección”, dijo la doctora Zulma Cucunubá, epidemióloga del Imperial College London, en el programa #TuMundoBBC, a finales de enero.

Cucunubá, sin embargo, advierte que para tener esa certeza faltan más ensayos de largo plazo y diseñados específicamente para medir esa capacidad de bloqueo de la infección.

¿Vacunarte evitará que contagies a otras personas?

“La respuesta es: no sabemos“, según lo indica el portal dedicado al coronavirus de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, refiriéndose a que faltan más datos para dar una respuesta definitiva.

Como lo indica este portal, es posible que una persona vacunada pueda tener el virus replicándose en su nariz y garganta, incluso si está protegida contra la enfermedad.

Ahora, también es posible que la respuesta inmune que genera la vacuna y que impide que la persona se enferme, también reduzca la cantidad de virus en la nariz y la garganta, al punto de que sea poco probable que pueda contagiar a otros.

Pero, una vez más, “necesitamos más investigaciones para estar seguros”, indica el portal de Harvard.

Hombre tosiendo

Getty
El coronavirus puede transmitirse a través de las gotas que una persona contagiada expulsa al hablar, toser o estornudar.

Finalmente, hay otros dos factores a tener en cuenta.

El primero es que ninguna vacuna es perfecta.

Una vacuna que tenga una eficacia del 95% significa que cerca de 1 de cada 20 personas que la reciben puede que no obtenga protección contra la enfermedad, según el explica el portal de coronavirus de la Universidad Johns Hopkins.

El segundo factor es que puede darse el caso, por ejemplo, de una persona que sin saberlo ya esté contagiada al momento de vacunarse, con lo cual la infección podría seguir desarrollándose aún después de recibir la vacuna.

Seguir cuidándose y cuidando a los demás

Por todas estas razones, los expertos insisten en que, aun después de vacunarse y mientras no tengamos más información, hay que seguir tomando precauciones como el uso de la mascarilla y el distanciamiento social.

“Si estás entre los primeros grupos de personas que se vacunan, es mejor seguir usando mascarillas y mantener la distancia física para proteger a otras personas que aún no se han vacunado”, dice el portal de Harvard.

Pero la capacidad de las vacunas de bloquear el contagio no solo determina qué tan necesario es que sigamos usando mascarillas y distancia social.

El tipo de protección de la vacuna influye directamente en la posibilidad de alcanzar la anhelada inmunidad de rebaño.

mujer

Getty
El uso de la mascarilla y el lavado de manos ayudan a prevenir el contagio.

La inmunidad de rebaño se refiere a la protección que logra una población cuando una cantidad suficiente de personas ya es inmune al virus, ya sea porque se recuperaron tras el contagio del virus o porque fueron vacunadas.

Los expertos aún no tienen claro qué porcentaje de la población tendría que ser vacunada para lograr la inmunidad de rebaño.

Lo que sí está claro es que “si las vacunas no detienen por completo la transmisión, aumentará la cantidad de personas que necesitamos vacunar para cruzar verdaderamente los umbrales de inmunidad de rebaño y reducir los casos a un nivel cercano a cero“, dice a BBC Future Michael Head, investigador en salud global en la Universidad de Southampton.

Un estudio del Imperial College London, por ejemplo, calculó que con una vacuna que sea 100% efectiva impidiendo la transmisión del virus, se necesitaría vacunar entre el 60% y el 70% de la población.

Con una vacuna que ofrezca el 80% de efectividad para impedir la transmisión, el número de personas vacunadas que se necesitaría aumentaría hasta un rango entre el 75% y el 90%.

personas

Getty
La eficacia y el tipo de protección que ofrecen las vacunas determinan la capacidad de alcanzar la inmunidad de rebaño.

La doctora Cucunubá advierte que en caso de que las vacunas tengan solo la capacidad de prevenir la enfermedad, pero no de bloquear la infección, las vacunas no nos podrían llevar a la inmunidad de rebaño.

Mientras tanto…

Los expertos esperan que en las próximas semanas o meses tengamos más respuestas sobre el tipo de protección que ofrecen las vacunas contra la covid-19.

Mientras llega ese momento, “será importante que todos continúen usando todas las herramientas disponibles para ayudar a detener la pandemia”, según indica el portal de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés).

Eso, en términos prácticos, significa que es importante lavarse las manos, usar mascarilla y mantener la distancia, incluso si ya te vacunaste.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9eUoEbUOy80&feature=emb_title

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.