Funeral de Edgar Tamayo en Morelos, la próxima semana
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Funeral de Edgar Tamayo en Morelos, la próxima semana

El presidente Enrique Peña Nieto lamentó la ejecución y aseguró que sienta un mal precedente.
23 de enero, 2014
Comparte
TEXAS-MEXICO EJECUCION

Edelmira Arias llora y recibe consuelo en la casa de los padres del ciudadano mexicano Edgar Tamayo, su primo, en Miacatlán, México, el miércoles 22 de enero de 2014. Tamayo fue ejecutado el miércoles 22 de enero de 2014 por inyección. (Foto AP/Tony Rivera)

El mexicano Edgar Tamayo fue ejecutado el miércoles 22 de enero en Texas por el asesinato de un oficial de policía de Houston hace 20 años, a pesar de las súplicas y la presión diplomática del gobierno mexicano y del Departamento de Estado para detener la pena capital.

Su cuerpo será sepultado la próxima semana en Miacatlan, en Morelos, de donde era originario, informaron fuentes de la cancillería mexicana.

El cadáver del reo fue retirado de la cámara de la muerte de la Unidad Carcelaria Walls, en Huntsville, por empleados de la casa funeraria Carnes. Euclides del Moral, director general adjunto de protección de mexicanos en el exterior de la Secretaria de Relaciones Exteriores de México, informó que la cancillería mexicana asistirá a la familia de Tamayo para el traslado de sus restos a México.

Del Moral dijo que el cuerpo sería trasladado este jueves a una funeraria en Houston, donde se efectuarían los trámites requeridos por ley para su traslado.

En Houston, la familia de Tamayo tenía planeado un duelo privado este jueves, informó Del Moral.

El funcionario dijo que los trámites y los arreglos del traslado del cuerpo por vía aérea a México podrían prolongarse por atravesarse el fin de semana, por lo que estimó que los restos de Tamayo llegarían a su tierra natal hasta la semana próxima.

Semanas antes, Tamayo había expresado su deseo de que tras la ejecución su cuerpo fuera trasladado a México.

La tarde de este jueves (tiempo de México), el presidente Enrique Peña Nieto, quien se encuentra en Davos, Suiza, lamentó la ejecución.

“La Cancillería ha fijado una posición muy clara de respaldo diplomático, de lamentar que no se haya respetado el debido proceso, sobre el cuál hubo un fallo de la Corte Internacional”, expresó el titular del Ejecutivo en una breve entrevista.

Peña Nieto agregó que el no reconocer el mandato de la Corte Internacional de La Haya, genera un mal precedente, en este caso para un mexicano, pero también para los ciudadanos de cualquier nación.

“Es un precedente ante cualquier caso – para el ciudadano de cualquier nación – que se excusé o justifiqué la no aplicación del debido proceso o la no aplicación de la vía de la justicia”, dijo.

Tamayo, de 46 años, recibió una inyección letal por los disparos que cegaron la vida del oficial Guy Gaddis en enero de 1994.

Cuando un guardián le preguntó si tenía una última declaración, musitó “no” y movió la cabeza. A medida que la dosis letal de pentobarbital comenzó a hacer efecto, respiró unas cuantas veces y luego hizo un ronquido ligeramente audible antes de dejarse de mover por completo. Fue declarado muerto 17 minutos después de que le administraron la sustancia, a las 9:32 de la noche.

La ejecución, la primera de este año en el estado con mayor cantidad de reos ejecutados del país, se retrasó por más de tres horas mientras la Corte Suprema de Estados Unidos sopesaba apelaciones de último momento.

Tamayo nunca miró hacia la madre de Gaddis, dos hermanos y otros dos familiares que veían a través de una ventana.

“Es un cobarde justo como cuando le disparó a mi hermano en la nuca y murió como un cobarde”, dijo Glen Gaddis.

Había varias decenas de policías y simpatizantes del patrullero muerto que aceleraban sus motocicletas fuera de la prisión antes de que dejaran ingresar a los testigos dentro de la cámara de la muerte. Tamayo no escogió ningún testigo propio.

“Un pedazo de mi corazón hecho pedazos se siente mejor”, dijo la madre del oficial, Gayle.

La ejecución se produjo después de que la Corte Suprema de Estados Unidos y tribunales federales rechazaron apelaciones de último momento, y de que los funcionarios de Texas desdeñaron los argumentos de que la detención y pena de muerte de Tamayo estaban viciados porque no le informaron, según indica un acuerdo internacional, que podía recibir asistencia jurídica de su país tras el arresto.

Los abogados también alegaron sin éxito que no era mentalmente capaz y por lo tanto no era elegible para la pena de muerte, y que los procedimientos de clemencia del estado fueron injustos.

La Junta de Perdón y Libertad Condicional de Texas había rechazado el martes el pedido de clemencia de Tamayo.

“No importa de dónde sea la persona”, dijo Lucy Nashed, portavoz del gobernador Rick Perry. “El que cometa un crimen despreciable como éste en Texas, queda sujeto a nuestras leyes estatales, incluido un juicio justo con jurado, y la pena máxima”.

Las abogadas de Tamayo, Sandra L. Babcock y Maurie Levin, emitieron un comunicado tras la decisión de la Corte Suprema.

“Hoy Texas una vez más ha demostrado su total desprecio por el imperio de la ley y los compromisos de los tratados de Estados Unidos. En su afán de ejecutar al señor Tamayo, el gobernador y el fiscal general intencionalmente hicieron caso omiso de las promesas que hicieron a los líderes de nuestra nación que de garantizarían una revisión de la violación de los derechos consulares del señor Tamayo”, dijeron.

La ejecución del señor Tamayo viola los compromisos de tratados (firmados) por Estados Unidos, amenaza los intereses de política exterior de la nación, y socava la seguridad de todos los estadounidenses en el extranjero”, añadieron Babcock y Levin.

Gaddis, quien llevaba dos años en la policía, llevaba a Tamayo y otro hombre desde el lugar de un robo cuando, según muestra la evidencia, el oficial recibió tres disparos en la cabeza y el cuello con una pistola que Tamayo había ocultado en sus pantalones. El auto se estrelló, y Tamayo huyó a pie pero fue capturado a pocas cuadras, todavía esposado, con el reloj y el collar de la víctima del robo.

Funcionarios mexicanos y los abogados de Tamayo dijeron que estaba protegido por una cláusula de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares de 1963. La asistencia jurídica que garantiza ese tratado pudiera haber descubierto pruebas para impugnar la pena capital por asesinato o que evitaran que Tamayo fuese condenado a la pena de muerte, dijeron.

Los registros muestran que el consulado se enteró del caso hasta que el juicio estaba a punto de comenzar.

El secretario de Estado John Kerry había pedido al procurador general de Texas, Greg Abbott, que demorara la ejecución, diciendo que “podría afectar la manera como los ciudadanos norteamericanos son tratados en otros países”. El Departamento de Estado repitió esa postura el miércoles.

Pero el despacho de Abbott y la fiscalía de distrito del Condado Harris se opusieron a cualquier retraso.

Por lo menos otros dos reos en circunstancias similares fueron ejecutados en Texas en años recientes.

El gobierno mexicano expresó en un comunicado tras la muerte de Tamayo que “la importancia fundamental de este caso es que es el respeto al derecho de acceso a la protección que brindan nuestros consulados a los mexicanos en el exterior”. A comienzo de la semana había declarado que se oponía con firmeza a la ejecución.

 “Un asesinato sin justificación alguna”: Amnistía Internacional

Amnistía Internacional (AI) condenó la ejecución de Édgar Tamayo Arias, ocurrida en Texas, luego de que la Suprema Corte de ese país rechazó la apelación interpuesta por el mexicano.

“Con su actuar el día las autoridades de Texas no sólo han puesto en duda la capacidad de este estado de conducir procesos judiciales justos, sino que también ha puesto en duda la voluntad de Estados Unidos para cumplir con sus obligaciones internacionales”, indicó Perseo Quiroz, director ejecutivo de AI en México.

En un comunicado, la organización recordó que la ejecución, llevada a cabo en el centro Penitenciario Walls, Texas, a las 21:40 horas del 22 de enero, ocurrió a pesar de las irregularidades en el proceso penal de Tamayo Arias.

Consideró que este hecho, donde no se respetó un juicio justo y no se tomaron en cuenta elementos como la discapacidad mental leve presentados por la defensa, convierte la ejecución “en un asesinato sin justificación alguna”.

“La decisión de las autoridades de Texas de llevar a cabo la ejecución de Tamayo representó un claro desacato a una sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que había ordenado suspender tal sentencia en tanto no hubiera una revisión completa de su caso”, señaló.

Además, refirió, las autoridades estadounidenses ignoraron las medidas cautelares dictadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en las que solicitó la suspensión de la ejecución del mexicano.

En este sentido, Amnistía Internacional llamó al Congreso estadounidense a discutir y aprobar una iniciativa de ley que obligue a los estados de ese país a obedecer las sentencias de la CIJ, así como la revisión de todos los casos de mexicanos condenados a muerte sin haber recibido asistencia consular.

Viola Texas la legislación internacional: UE

 La Unión Europea lamentó este jueves 23 de enero  la ejecución del mexicano y recordó que el procedimiento viola la legislación internacional.

La ejecución del señor Tamayo Arias es una violación de una obligación internacional incuestionable”, dijo la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, en un comunicado.

“Pese a que era un ciudadano mexicano, las autoridades de Texas han fallado en notificarlo sobre su derecho de contactar un consulado mexicano en el momento de su detención, como exige la Convención de Viena sobre las relaciones consulares”, precisó.

En la mira internacional

La ejecución del mexicano  fue retomada por varios de los principales medios internacionales de noticias.

En Medio Oriente la qatarí Al Jazeera acompañó la información con una foto de personas protestando por la ejecución. Ve aquí la nota.

BBC: “Texas executes Mexican citizen for murder”. Aquí la nota.

The Guardian: “Mexican Edgar Tamayo executed in Texas despite last-minute pleas”. Ve la nota.

The New ZeaLand Herald: “Texas executes man despite opposition from Mexico”. Aquí la nota.

Tamayo estaba en Estados Unidos sin autorización y tenía antecedentes penales en California, donde cumplió una pena de prisión por robo y recibió la libertad condicional, según registros de la prisión.

Tamayo estaba entre más de 40 ciudadanos mexicanos condenados a muerte en Estados Unidos cuando la Corte Internacional de Justicia de La Haya, Holanda, falló en 2004 que no les habían informado debidamente de sus derechos consulares. La Corte Suprema indicó posteriormente que audiencias solicitadas por la Corte Internacional sobre los casos de esos reos sólo eran obligatorias si el Congreso emitía una ley al respecto.

“Desafortunadamente, esa ley nunca se aprobó”, reconoció la Secretaría de Relaciones Exteriores de México.

Con información de Notimex y AP.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Luna Azul': el raro evento cósmico que podrá verse este 31 de octubre (y no se repetirá hasta 2023)

El de la "Luna azul" es un fenómeno inusual que se produce cada 2.5 años aproximadamente debido al tiempo que duran los ciclos lunares.
27 de octubre, 2020
Comparte

En realidad no es azul. Es una Luna llena, como cualquier otra, del color que se ven la mayoría de las Lunas llenas: entre gris pálido, blanco lechoso o plateado.

Lo que hace raro a este fenómeno, que el folclor bautizó como “Blue Moon” o “Luna azul”, es que se dan dos Lunas llenas en un solo mes, cuando lo normal es ver una.

Un ciclo lunar, el período en el que ocurren todas las fases de la Luna, se repite cada 29,5 días aproximadamente.

Si coincide que la Luna llena se produce el primer o segundo día y el mes tiene 31 días, es entonces cuando es probable que aparezca una segunda Luna llena.

Esta es la conocida como “Luna azul”.

El mes de febrero, que tiene 28 días, nunca verá una.

Luna en el Capitolio

Getty Images
Así se vio la Luna Azul detrás del domo del Capitolio, en Washington D.C. en 2015.

¿Cuándo es la “Luna azul” de 2020?

Es un fenómeno inusual que se da cada 2,5 años.

La última vez que ocurrió fue el 31 de marzo de 2018.

Este año aparecerá en el cielo en la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, cuando muchos países celebran Halloween y en México empieza la festividad del Día de Muertos.

Ya hubo una Luna llena el 1 de octubre y a finales de mes podremos ver la segunda.

Calabaza de Halloween

Getty Images
Este año coincide con Halloween.

¿Por qué azul?

Tal como explica la NASA en su sitio web, la definición de Luna azul surgió en la década de los 40 del siglo XX.

En esa época el Maine Farmer’s Almanac (la fuente más confiable en todo lo relacionado con el clima desde hace casi 200 años) ofrecía una definición de la Luna Azul tan enrevesada que muchos astrónomos tenían dificultades para entenderla.

Para poder explicar las Lunas azules en lenguaje llano, la revista Sky & Telescope publicó un artículo en 1946 titulado ‘Una vez cada Luna Azul’. El autor, James Hugh Pruett (1886-1955) citó al almanaque de Maine de 1937 y dijo: “La segunda (Luna llena) en un mes, tal como yo la interpreto, se llama Luna Azul”.

Esto no era correcto -asegura la NASA- pero por lo menos pudo entenderse.

Y así nació la Luna Azul moderna.

El volcán Krakatoa

Getty Images
El volcán Krakatoa, en Indonesia, volvió a expulsar cenizas el pasado 11 de abril de 2020.

Lunas y volcanes

Aunque la que veremos no fue una verdadera Luna azul, sí existen las lunas de este color.

Pero sólo pueden verse azules después de una erupción volcánica.

En 1883, después del terremoto del volcán Krakatoa en Indonesia, la gente dijo que casi cada noche se podían ver Lunas azules.

Con la fuerza de la erupción, similar a una bomba nuclear de 100 megatones, se elevaron hacia lo más alto de la atmósfera terrestre nubes de ceniza cuyas partículas hicieron que la Luna se viera azul.

También hubo informes de Lunas azules en México en 1983, tras la erupción del volcán El Chichón, y en el estado de Washington en 1980, tras la erupción del Monte Santa Helena.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=24JaHawe-RM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.