El exorbitante precio de los autos en Cuba: hasta $262 mil dólares por un Peugeot
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El exorbitante precio de los autos en Cuba: hasta $262 mil dólares por un Peugeot

Comprarse un auto sin autorización del gobierno en Cuba desde este viernes es posible, pero ¿a qué costo?
4 de enero, 2014
Comparte
FOTO: AP

FOTO: AP

Comprarse un auto sin autorización del gobierno en Cuba desde este viernes es posible. Pero este sueño está al alcance de pocos bolsillos.

El pasado 19 de diciembre se abolió la restricción que exigía tener permiso gubernamental para adquirir un vehículo y desde la entrada en vigor de la medida este viernes, cualquier cubano tiene el derecho de comprar un coche. Siempre y cuando disponga del dinero para hacerlo.

Los autos -de segunda mano y nuevos- solo los vende el gobierno.

Pero los precios en Cuba distan de los de otros países: un Peugeot 508 en una de las salas de ventas de La Habana figura a US$262 mil. Es decir, ocho veces más de lo que cuesta en Reino Unido, por ejemplo.

Y el sobreprecio no sólo corre para autos nuevos. Un Peugeot 206 con cinco años de uso, por ejemplo, puede costar fácilmente unos US$85 mil.

En la mayoría de los países latinoamericanos, por la misma cantidad sería posible comprar al menos una casa.

Más allá del evidente sobreprecio en comparación con el mercado internacional, Cuba es un país donde la gran mayoría de la población todavía gana un salario fijado por el Estado de unos US$20 al mes.

Captura de pantalla 2014-01-04 a las 11.03.07“Mercado negro”

Desde la Revolución que catapultó a Fidel Castro al poder en 1959, los cubanos debían conseguir un permiso del gobierno para comprar vehículos nuevos, un privilegio otorgado principalmente a los altos funcionarios, los mejores atletas y los artistas.

“El privilegio fue concedido a unos pocos elegidos y, a menudo, negociado en el mercado negro por grandes sumas de dinero en efectivo”, comenta Sarah Rainsford, corresponsal de la BBC en La Habana.

Con la llegada del hermano de Fidel, Raúl Castro, al poder, el gobierno comenzó a realizar una serie de reformas para eliminar restricciones impopulares.

En 2011, se autorizó la compraventa de automóviles usados entre cubanos, pero esa primera apertura no eliminó el requisito de la firma del vicepresidente, prohibía comprar autos nuevos y limitaba el número de vehículos de un extranjero residente a dos durante toda su estancia en el país.

La disposición que entra en vigor este viernes elimina esas restricciones.

Sin embargo, muchos creen que sólo una minoría de los cubanos podrá beneficiarse con la medida.

Monopolio

El Estado mantiene el monopolio de las ventas de automóviles nuevos y los precios fijados son elevados.

El gobierno argumenta que una porción importante de los beneficios de las ventas irán a renovar el decrépito sistema de transporte público de la isla e insiste en que esa es la prioridad.

Pero, señala Rainsford, esos ingresos se verán muy limitados a no ser que bajen los precios de los automóviles.

“El día antes de que se iniciaran las ventas, vi una turba de gente acercarse a una tienda para enterarse de los costos”, relata la corresponsal.

“Quedaron bizcos con los precios, no lo podían creer. Muchos dijeron que era una locura”, asegura.

Contenido relacionado

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Twitter: cómo el primer tuit de la red social generó una subasta millonaria

El cofundador de Twitter decidió poner a subasta su primer tuit y su iniciativa se convirtió rápidamente en una puja millonaria.
Por BBC
7 de marzo, 2021
Comparte

La subasta online por el primer tuit de la historia llegó a tener pujas de hasta 2,5 millones de dólares  este sábado.

Todo se debe al cofundador de Twitter, Jack Dorsey, que decidió poner a subasta su primer tuit y su iniciativa se convirtió rápidamente en una puja millonaria.

“Just setting up my twttr”, se lee en inglés en el post publicado en marzo de 2006 ( “Sencillamente configurando mi twttr”, en español).

La publicación será vendida en forma de NFT (token criptográfico), un certificado digital exclusivo que establece quién posee una fotografía, un video u otra forma de contenido online.

No obstante, el comentario de Dorsey seguirá estando disponible para el público en Twitter incluso después de que acabe en manos de un nuevo propietario.

El comprador recibirá un certificado, firmado digitalmente y verificado por el propio Dorsey, junto a los metadatos del tuit original, que incluirá información como el momento en que se publicó el tuit y su contenido.

Gran parte de esa información, no obstante, ýa está públicamente disponible.

¿Como un “souvenir”?

La subasta se lleva a cabo a través de la web Valuables, lanzada hace tres meses para vender tuits usando estos mecanismos.

En una publicación en esta plataforma, sus fundadores comparan la compra de un tuit como la de un autógrafo más tradicional o un souvenir.

“Tener cualquier contenido digital puede ser una inversión financiera“, señalan. “ valor sentimental. Tal y como un autógrafo en una tarjeta de béisbol, el NFT en sí mismo es la firma de su creador en el contenido, convirtiéndolo en algo único, limitado y valioso”.

https://twitter.com/jack/status/20

Ofertas anteriores al tuit de Dorsey sugieren que fue sacado a la venta en diciembre, pero la subasta atrajo mayor atención después de que el propio cofundador tuiteara un vínculo a ésta el viernes. Ese comentario ha sido compartido miles de veces desde entonces.

En cuestión de minutos, la puja por el tuit llegó a los más de US$88.000 y se disparó este sábado, con una oferta de US$1,5 millones siendo usurpada por otra de US$2 millones alrededor de las 15:30 GMT.

Según las condiciones de Valuables, el 95% de las ventas del tuit irán destinadas al creador original y el restante a la página web.

línea

BBC

Análisis de Rory Cellan-Jones, periodista de la BBC especializado en Tecnología

Los tuits son el último activo digital en ser monetizado a través de los llamados NFT.

Los NFT utilizan la tecnología de contratos blockchain, popular por ser usada en criptomonedas como el bitcoin, para crear certificados exclusivos de adquisición de cualquier contenido digital.

Pese a que la idea de que artistas digitales pueden obtener ingresos al ofrecer a los compradores cierto sentido de propiedad tiene sus alicientes, la “venta” de tuits dejará a más de uno perplejo.

Valuables, la plataforma que comercializa el tuit de Dorsey, parece reconocer que el concepto provocará cierto desconcierto. En el apartado de preguntas frecuentes de su página web, explica que “poseer cualquier tipo de contenido digital puede… tener valor sentimental y forjar una relación entre el coleccionista y el creador”.

La mayoría de nosotros pensaría que este es un precio muy alto a pagar por una relación con el jefe de Twitter, pero dado el estado frenético y a menudo irracional de cualquier tipo de mercado relacionado con las criptomonedas, quizá el comprador confía en que pronto habrá alguien que le quitará el tuit de las manos a un precio incluso superior.

Por mi parte, basado en el dicho de que “si no puedes con ellos, mejor únete”, he puesto uno de mis tuits a la venta.

Es un tuit sobre este artículo y acabo de aceptar una puja por él de US$1. Puede sonar algo modesto, pero teniendo en cuenta que tengo otros 72.466 tuits disponibles puede ser el comienzo de algo grande…

línea

BBC

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.